Unreqvited – Empathica

Nuestra Nota


9 / 10

Ficha técnica

Publicado el 22 de mayo de 2020
Discográfica: Northern Silence Productions
 
Componentes:
鬼 – Multiinstrumentista

Temas

1. Empathica I: Heart of the Spectral Mountains (4:54)
2. Empathica II: Everwinter (8:31)
3. Empathica III: Innocence (9:51)
4. Crystal Cascade (8:48)
5. Snowspirits of the Arcane (4:01)
6. The Permafrost (4:27)
7. Dreamer's Hideaway (7:17)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Unreqvited – Empathica
Todos los discos de Unreqvited en Amazon


Si hay algo que realmente me guste del black metal es el misticismo y el misterio que lo envuelve, al menos, en la mayoría de los casos. Es bien sabido que este misticismo y misterio, normalmente, va acompañado de una necesidad de introspección, de crecimiento personal, emocional y, a veces, espiritual.

Obviamente, esto no siempre es así, por el sencillo motivo de que no todas las bandas esparcen el mismo mensaje, ni abogan por las mismas cosas, pero es cierto que cada vez están emergiendo más y más bandas que se centran en este concepto.

Unreqvited es un proyecto one man band liderado por , que empezó como un proyecto de black metal atmosférico-depresivo y que poco a poco fue mezclando este estilo con el shoegaze, llegando así a evolucionar en una especie de blackgaze/post-rock/post-black metal ambiental de lo más intenso y emocional. Es muy difícil encasillar a esta banda en un género concreto, y eso es lo que lo hace realmente único y especial. Si lo escuchas, me entenderás al instante.

El pasado 22 de mayo, Unreqvited nos deleitó con su nuevo LP Empathica (2020), un lanzamiento muy especial y muy cuidado en todos los aspectos, conteniendo unas guitarras que producen unas melodías de otros planos junto con un trabajo de sintetizador sublime, todo ello contrastado con unos aullidos black metal marca de la casa, haciendo que este álbum te sumerja en lo más profundo de tu mente y de los soundscapes que transmite.

El álbum se presenta ante nosotros con “Empathica I: Heart of the Spectral Mountains”, que con un trabajo de sintetizador simplemente excepcional y lanzando unas melodías etéreas, casi oníricas, junto a unos cánticos angelicales, nos presenta ante unas montañas místicas, gélidas e imponentes. La portada del álbum habla a través de este tema, y, conforme avanza el mismo, iremos introduciéndonos más y más a fondo en estas montañas, llegando al fin, a lo más profundo, al corazón de las montañas espectrales.

Empieza “Empathica II: Everwinter”, mi tema favorito del LP, sin duda, con un arpegio de lo más melancólico, que marcará la base para la siguiente línea de guitarra líder que se le añade. Las dos guitarras trabajan en perfecta armonía, y junto al sintetizador, te mecen en un trance de serenidad y quietud, que pronto llegará a su clímax con un aullido que pone los pelos de punta. La melodía que acompaña este grito desgarrador es entrañable como pocas, y si no remueve nada en lo más profundo de tu ser, es que estás muerto por dentro. Un tema muy completo, con distintos pasajes totalmente diferenciables entre sí, y jodidamente abrumador. Un auténtico temazo mayúsculo, que, como mínimo, te hará saltar la lagrimilla.

“Empathica III: Innocence” es el último tema de la saga homónima del álbum, que se introduce con un trabajo de sintetizador muy suave y muy atmosférico, junto a unas voces que terminan de darle ese toque envolvente a la canción, y pronto se les añaden unas guitarras con un riff muy contundente y muy pesado, que sonará por encima de la base de sintetizador antes presentada. Un tema con una atmósfera muy intensa y muy bien definida, puro sentimiento que sigue con unos blast beats muy intensos, combinados con la base rítmica dominante en el tema, dándole ese aspecto apoteósico a la canción. Finalmente, las baterías y las guitarras, se desvanecen en la nada, y el tema culmina meciéndote, de nuevo, entre sintetizadores, en un ambiente de calma y tranquilidad total.

Vamos con “Crystal Cascade”, la cuarta pista del LP, que empieza arremetiendo con todo cual huracán helado, con unos blast beats y unas melodías etéreas que te dejarán sin aliento en los primeros segundos de la canción. La batería es aplastante, y los aullidos característicos de la banda van sonando de forma binaural, haciendo que te sientas literalmente en otro plano de existencia. A partir de más o menos el minuto cinco, unos sintetizadores empiezan la transición a un pasaje espectacular de post-rock, con unos sonidos de agua fluyendo, muy enterrados en la mezcla, para que puedas terminar de verte ante esta maravillosa cascada de cristal que el artista nos plasma a través de su música.

“Snowspirits of the Arcane” empieza con el fade que nos dejó “Crystal Cascade”, y no tarda en atacar con un arpegio de lo más oscurote y siniestro, que sirve de interludio para los dos últimos temas del plástico. Aunque no por ser un interludio tiene que bajar la calidad ni el nivel, y es que, aun tratándose de un interludio, nos plantamos ante una canción con 4 minutos y medio de duración, que igualmente induce ese estado de trance, y sigue dando esa sensación de contacto con entidades de otros planos y con lo arcano y lo oculto. Finalmente, “Snowspirits” se esfuma, y deja paso a “The Permafrost”, entrando con una melodía de lo más fría y melancólica, muy acorde con el hielo perpetuo del que nos habla el título. Poco a poco se van introduciendo unas guitarras limpias y unos violines que acompañarán dicha melodía. De golpe el tiempo se detiene, y la canción llega a su punto más álgido en un estallido de alaridos, guitarras lentas y sintetizadores que ponen los pelos de punta, para poco a poco, perderse en el silencio, y dar paso al último pasaje de este maravilloso disco.

“Dreamer’s Hideaway” empieza con una melodía de piano muy lenta, con unos efectos de sonido de ventisca un tanto enterrados en la mezcla, que arrastran consigo el olor a despedida, la sensación de haber llegado al final, pero también nos transmite la sensación de estar a salvo, en el lugar en el que se refugian los soñadores, como bien plasma el título de la canción. Has llegado al final, y Empathica se encarga de darte tu merecido descanso y tu ansiada paz. Al fin, tu alma reposa, y los sueños cesan.

Un álbum muy intenso, que define muy bien sus pasajes atmosféricos y ambientales, y con un concepto muy bien trabajado; cada canción tiene un ambiente distinto, y va muy acorde al título planteado, haciendo que tu imaginación fluya, llevándote por todos los lugares y paisajes que se relatan a través de la música.

Estoy seguro de que cautivará a muchos desde la primera escucha.