Tyler Bryant and & the Shakedown – Pressure

Nuestra Nota


8.25 / 10

Ficha técnica

Publicado el 16 de octubre de 2020
Discográfica: Snakefarm Records
 
Componentes:
Tyler Bryant – Voz, guitarra
Graham Whitford - Guitarra
Ryan Fitzgerald - Bajo
Caleb Crosby - Batería

Temas

1. Pressure (2:25)
2. Hitchhiker (3:23)
3. Crazy Days (3:50)
4. Backbone (2:49)
5. Holdin’ My Breath (4:12)
6. Like the Old Me (3:51)
7. Automatic (2:54)
8. Wildside (3:23)
9. Misery (3:35)
10. Fuel (2:50)
11. Loner (3:34)
12. Fever (3:32)
13. Coastin’ (2:31)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Tyler Bryant and & the Shakedown – Pressure
Todos los discos de Tyler Bryant and & the Shakedown en Amazon


Les conocí con su disco debut pero os reconozco que nunca había familiarizado del todo con Tyler Bryant & the Shakedown. Puede que sea una tontería, pero el hecho de que esté en las filas de este trío el hijo de Brad Whiford de Aerosmith me daba la sensación de que al grupo se le daba más cancha de lo habitual por esta razón. En mi opinión a la música y al estilo les faltaba algo. Aquí queda todo solventado, y con creces. Atención a los 13 cortes que componen este Pressure pues te dejan KO, y en algunos momentos… impresionado. Hay muchísima variedad de estilos yendo desde el rock sureño al hard rock oscuro. Lo mejor de todo, queda cohesionado y absolutamente coherente en este disco. Mantienen su habitual producción apagada y oscura en la que la batería de Caleb Crosby gana mucha personalidad.

Puro feeling y mucho ángel compositivo en un “Pressure” que abre a lo grande y que conecta con aquél EP de seis temas con el que debutaron en 2015. Es ese mismo sonido, pero en esta composición las ideas, el estilo y todo en general encaja estando muy lejos del nivel con el que empezaron. En “Hitchhiker” hay cuerdas de acero para la guitarra de Tyler. Corte electrificado y musculoso que mira un poco hacia el sur estadounidense resultando un tremendo medio tiempo en el que una voz femenina da color en los coros.

En terrenos americana se luce “Crazy Days” con aires del Shooter Jennings más comercial. Solos y aires sureños con Caleb Crosby jugando con percusiones adicionales. Y completando el póker de entrada hay un “Blackbone” pesado y de corte algo más experimental. Oscura, con marcada batería y una línea de bajo en loop. Muchísima variedad ante todo y una clase abrumadora.

Hay piezas absolutamente inspiradas en Pressure y la balada “Like the Old Me” es un ejemplo de ello. Preciosa tonada sencilla de apariencia con un Tyler dejando patente su nivel vocal y unos arreglos de cuerda y piano que consiguen elevar el tema y que, a la vez, dan otro giro estilístico al disco. En esa liga de alto nivel hay la posterior “Automatic”. Carne de single, directa y adictiva subrayando las muchas virtudes que han conseguido enmendar respecto a sus anteriores discos.

Profunda y sentida es “Misery”, ahondando en el blues de raíces y con la mujer de Bryant Rebecca Lovell otra vez en los coros. El sonido de la guitarra estilo Dobro y unas cajas muy apagadas terminan de darle al tema un aire western que le queda muy bien. “Fuel” se nos muestra inflamable y con uno de los mejores trabajos de guitarras de compacto. Hay que añadir que las líneas vocales están realmente logradas en todas las composiciones.

Hay otro volantazo estilístico en la calmada “Loner” en la que echan el ancla en Tom Petty y se marcan otra notable composición en tempo pausado. Otro inspirado medio tiempo. A medio camino entre el blues y el funky despega “Wildside” con un estribillo luminoso y adictivo. Destacan también esos platos tan apagados con los que Crosby castiga con dureza en el tramo final.

La cadenciosa “Fever” te eleva la temperatura con aires del desierto y sus dejes ZZtopianos y “Coastin’” es un blues grabado en directo y de forma básica y directa. Para el final hemos guardado ese “Holdin’ My Breath” en el que participa todo un Charlie Starr de los Blackberry Smoke. Otra gran razón para darle una escucha a este discazo y rendirte a los pies de los de Nashville. Es el tema más largo y uno de los que contiene uno de los solos más trabajados.

Posiblemente podamos afirmar que este Pressure es de las pocas cosas buenas que ha generado la pandemia, que es cuando se ha cocinado este disco. A la cuarta parece que el trío se nos muestra sin presión alguna y cargado de argumentos y temas certeros capaces de engancharte desde la primera escucha. Despejan toda duda y se elevan como una firme realidad de sonido muy personal. Toman de Nazareth, de Aerosmith, del rock sureño y picotean un poco de todo servido con una pátina de oscuridad y sonando tremendamente modernos y actuales. Gran disco y grandes canciones.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 497 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.