Tungsten – Tundra

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 20 de noviembre de 2020
Discográfica: Arising Empire
 
Componentes:
Mike Andersson - Voz
Nick Johansson - Guitarra
Karl Johansson - Bajo, coros, teclados
Anders Johansson - Batería

Temas

1. Lock and Load (3:45)
2. Volfram’s Song (3:37)
3. Time (3:32)
4. Divided Genarations (4:05)
5. King of Shadows (3:53)
6. Tundra (4:15)
7. Paranormal (4:21)
8. Life and the Ocean (4:20)
9. I See Fury (4:19)
10. This Is War (3:14)
11. Here Comes the Fall (7:15)

Multimedia


Escucha y compra

Este disco en Amazon: Tungsten – Tundra
Todos los discos de Tungsten – Tundra en Amazon


Desde la fría Suecia llega el segundo disco de Tungsten, una banda que ya nos convenció ampliamente con su disco debut en septiembre del pasado año. Allí estaba todo un Anders Johansson ex de Malmsteen, Hammerfall entre muchos otros. Sus dos hijos componen música de calidad, encontraron a Mike Andersson a las voces y completan con las bellísimas portadas de Andreas Marschall. Un poco juegan a hacer como Hammerfall en lo visual, aunque también hay elementos de su exbanda en lo musical. Su power metal es de última hornada, acercándose a Powerwolf, Civil War o Sabaton, aunque con fuerte personalidad y propuesta personal. De todas formas, han abierto el abanico y se acercan, por ejemplo, a los Turisas más cinematográficos esta vez, a Finntroll o incluso a Alestorm. Es un disco muy sólido, entretenido y convincente, tanto como apuntaba su predecesor. Apuntad el nombre de Tungsten porque no pudieron girar, pero a la que lo consigan van a dar mucho de que hablar.

Os diría que “King of Shadows” es su single evidente, y funciona, pero me suena que ese estribillo está fortísimamente influenciado por Dschinghis Khan y su célebre “Moscaw”, que tampoco es malo del todo. En “Time” veo la mano de los Turisas del The Varangian Way junto a Sabaton. En su música hay muchos “uooo, uooo” si bien hay que recalcar el excepcional fichaje de Mike como vocalista. Tiene una voz tremendamente personal y le saca rendimiento máximo sin necesidad de grandes subidas ni agudos imposibles. La base de teclados moderna haciendo el riff base y que los temas sean cortitos y muy directos son las otras patas con las que sustentan su propuesta. Atención a la entretenida y cantarina “This Is War” pues aquí se meten de lleno en terrenos Finntroll pero en vertiente melódica.

A Karl (bajo) y Nick (guitarra) les gustan especialmente Meshuggah y Rammstein y un poco eso de deja notar en cortes como “Lock and Load”, a pesar de que todo queda bastante difuminado pues es el power metal y el folk los que aquí dominan de verdad. Sorprenden muy positivamente con piezas como ese medio tiempo acústico a lo Hammerfall en “Life and the Ocean” en otra agradabilísima demostración de clase por parte de Mike. Más enfocada al directo y con los tiempos fuertemente marcados encontramos “Divided Generations” en la que sobresale el puente hacia el estribillo y ese clavicordio. “Tundra” da título al disco y es un buen tema que claramente vira hacia el folk metal. Diversión y contundencia, para luego caer en brazos de Finntroll otra vez y tirar de voces guturales en “I See Fury”.

Hasta cierto punto “Paranormal” es el corte más diferente del disco teniendo aun así mucho feeling y siendo melódico con ese coro que da la réplica a la voz solista. Ciertos dejes a lo más accesible de Hammerfall, pero qué le vamos a hacer, es la banda en la que Andreas Johansson estuvo más tiempo. ¿Echas de menos a su hermanito Jens? ¿El flamante teclista de Rainbow y Stratovarius? El tío de Karl y Nick aparece a lo grande en la extensa “Here Comes the Fall” con un gran solo. Jens y Anders llevan toda la vida tocando y a nivel técnico son capaces de hacer absolutas virguerías. Aquí esta va de power metal de manual, del de finales de los 90 y del que ambos hermanos son maestros. Podría pasar por un tema de Stratovarius perfectamente. Gran canción y demostración de su versatilidad y ganas de comerse el mundo con un pasaje fuertemente Uriah Heep.

Grandes mimbres y una mezcla de veteranía y sangre nueva es lo que hace que este combo sueco brille especialmente dejando claro que tienen las ideas claras y que la calidad es evidente. Su mascota es un tal Volfram y de verdad que luce espectacular en las pinturas de un Marschall que parece que ha vuelto al negocio con más ganas que nunca. La música del disco es tan atractiva como la portada por lo que recomiendo encarecidamente este proyecto. El día que se cuelen en festivales y que puedan hacer gira europea acompañando a Sabaton, Nightwish o Alestrom ganarán miles de fans al momento. Si en directo consiguen este nivel muchos/as van a encontrar en ellos a su nueva banda favorita.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 498 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.