Crónica y fotos del Tótum Revolútum - Calàbria 66 (Barcelona), 13 de mayo de 2018

Tótum Revolútum 4.0: a la tercera (jornada) también va la vencida

Datos del Concierto

Tótum Revolútum

Bandas:
Blak + Le Mur + Noah Histeria + Rooms + Lizzard + We Are Impala + Moonloop
 
Fecha: 13 de mayo de 2018
Lugar: Calàbria 66 (Barcelona)
Promotora: Red Phone Events
Asistencia aproximada: 100 personas

Fotos

Fotos por Manuel Rubiales / Rubén de Haro

Nuestra Previa

No se ha encontrado entradas

El fin de semana más prog de los últimos tiempos que recuerda la Ciudad Condal tocaba a su fin tras dos jornadas previas repletas de sentimiento y talento, tal y como mi compañero y amigo Albert Vila se ha encargado de narraros días atrás en sendas crónicas (día uno / día dos).

La verdad sea dicha: yo no soy muy de rock progresivo, aunque si cambias la palabra «rock» por «death metal», pues me has pillado. Aún así, aunque prefiera los guturales antes que las aproximaciones de este género a la música jazz más experimental, no iba a dejar pasar la oportunidad de empapar mis papilas auditivas a base de los temas largos, cuadros conceptuales, letras ambiciosas y el virtuosismo que emana de lo más florido y granado del panorama prog nacional. Porque aquí también tenemos a nuestros King Crimson, a nuestros Genesis o a nuestros Yes. Aquí también gozamos con la grandilocuencia de un género musical que parece estar resurgiendo con el paso de los años. El rock progresivo, señoras y señores, nunca había estado tan vivo.

Veamos, a continuación, lo que un servidor supo interpretar acudiendo a la jornada final del Tótum Revolútum 4.0... viaje arriba, viaje abajo. Jamás en mi vida había utilizado tanto antes un ascensor.

Blak

Los de Roda de Ter, magistralmente capitaneados por el genio de Eloi Casellas, eran los encargados de inaugurar el domingo. En pleno vermut, el normalmente trío, se presentaba antes nuestros ojos con unas cuentas cuerdas de más… y no precisamente para interrumpir las (posibles) cabezadas que tan intempestivo horario pudiera provocar entre la parroquia allí congregada.

El rock instrumental de los catalanes es de lo más hermoso que he visto en mucho tiempo. Se trata de una banda con una capacidad para transmitir emociones que quita el sentido, y creo que es de justicia recordar que este bolo, el que aquí nos ocupa, era el segundo de toda su carrera. Temas como «In the Absence of Light» o «Black Drips in the Sky» sonaron brutales en un auditorio que, la verdad sea dicha, tiene una acústica la mar de envidiable.

La mezcla de estática y movimiento, de sueño y de poesía sonora que adorna los elaborados compases de Blak, no dejó a nadie indiferente. Bien, Tótum. Empezamos bien.

Setlist Blak:

Quan Hi Ha Absència de Llum – Eigengrau
Impressió d’una Foscor Encara Més Profunda – Il·lusió
Temples Dibuixats per Cecs – Descobriment
Colors Awake – Percepció
Vostok
Degoteig Negre Damunt el Cel – Aclaparament

Le Mur

Para los que no estuvisteis allí, os lo cuento. El Espai Veïnal Calàbria 66 es más que un club cultural, y para la ocasión se puso sus galas más glamorous, hasta el punto de, no contentos con alimentarnos con los fastuosos actos organizados en su auditorio principal, decidió montar un segundo y más humilde escenario en el hall principal del recinto… donde los conciertos eran gratis, por cierto.

Los murcianos Le Mur, que junto con los franceses Lizzard eran los que más carretera y manta se habían chupado para la ocasión, fueron los elegidos para tocar en primer lugar sobre las mismas tablas que, horas antes, habían pisado bandas como Fireplace o Big Bang. Su apuesta, la más alternativa de la jornada, estuvo marcada y bien encaminada por la potencia y el carisma de su vocalista Elsa, cuyo desparpajo, simpatía y, por encima de todo, calidad vocal nos dejó a todos -perdón por la expresión- con el culo torcío. Es una banda (cuarteto) que, como ellos mismos dicen, se atraen mutuamente para dirigirse hacia la música, para abrir y conectar con sus emociones… para provocar una respuesta. ¡Y vaya si nos provocaron! Nota a nota, acorde tras acorde, se encargaron de hacer sangrar las palmas de nuestras manos, estableciendo una comunión banda-público a prueba de bombas.

Captamos, entendimos y, sobre todo, supimos interpretar el mensaje que con temas como la hermosísima «Hiedra» o la tool-iniana «Crucífera» se encargaron de transmitirnos. Tal fue el éxito de los murcianos, que hasta Juan, vocalista dels valencians Noah Histeria, se dejó caer por allí para saltar junto al respetable al ritmo que «Diente de León» nos marcaba.

Durante toda su actuación no pararon de darnos las gracias por tan buena acogida, pero quisiera aprovechar la ocasión para daros YO, personalmente, las gracias por el sudor y las lágrimas allí derramadas, pero no malgastadas. ¡De diez, achos!

Setlist Le Mur:

Posidonia
Deneón
Hiedra
La Pared
Crisantemo
El Brote
Crucífera
Loto
Llegan
Diente de León
Hierbanegra

Noah Histeria

«Nos dicen mucho eso de que nuestros conciertos son para verlos sentado cómodamente.» Esto escribía no hace demasiado Juan (el mismo que botaba como si no hubiera un mañana en la anterior crónica) en su Facebook personal… y no podía estar más de acuerdo con el de Xàtiva.

Mi idilio con esta banda se remonta a unos cuantos meses atrás, a días antes de la publicación de su acojonantemente enorme Hautefaye (2017). Un compañero de la redacción me puso en sobre-aviso, y desde ese mismo día vivo pegado, cual lapa, a los hermosos versos de temas como «Coloso». Esta banda transmite… y de qué manera. Su recital estuvo copado por su más reciente obra discográfica, la cual tocaron en su totalidad, tras abrir fuego con «Que No Te Escondes», pieza incluida en su EP de 2014.

Pasamos una más que entretenida tarde en la Aquitania francesa sin necesidad de movernos de la butaca. Uno a uno, fueron desgranando con maestría y poesía todos y cada uno de los pasajes de su más reciente obra, dejando entrever, no solo la perfección del conjunto, sino que también dejaron claro que «su todo» no tiene ningún sentido sin las diferentes piezas que engrasan y hacen rodar el engranaje dels valencians.

El paisaje que Noah Histeria dibuja a través de sus canciones es único e imaginable solo si realmente lo sientes bien dentro de ti, y ya os digo yo que allí no había nadie que no vibrara con cada segundo, con cada acorde y con cada pequeña partícula contendida en la tesitura que es su música. Sublime es poco, mágica quizá sea demasiado, pero ellos se sitúan ahí, justo a medio camino para iluminar todos y cada uno de los rincones de nuestras almas. Virtuosismo a raudales y una entrega, que aunque tranquila y sosegada, nos hizo a todos alzarnos de nuestros asientos. Un viaje inolvidable.

Setlist Noah Histeria:

Que No Te Escondes
Hautefaye
43 Días Pt. 1
43 Días Pt. 2
Elah
Djemil
Coloso
Shiro

Rooms

La propuesta más tranquila de la jornada vino de mano del cuarteto de Girona Rooms, una deliciosa mezcla de folk, pop y rock que da como resultado una música pausada pero, a su vez, vibrante y directa.

Ante nosotros se presentan como una formación clásica de guitarra, bajo y batería, con la salvedad de que Isabel Ametller no solo aporta dulzura al conjunto a través de sus cuerdas vocales, sino que también se encarga de complementar el trabajo de Simon Saura tras la batería con una sutil percusión.

Su música es como si fuera una gran casa repleta de habitaciones de las cuales a veces no te apetece salir pues en ellas encuentras el consuelo y el calor que buscas, pero que en ocasiones prefieres abandonar y optar por refugiarte en otra parte por aquello de buscar la sorpresa en lo «desconocido». Calidez contenida y pausada en medio de pasajes en los que, por momentos, uno tiene la sensación de flotar.

Por cierto: como mola el violoncelo de Maria

Setlist Rooms:

Panic Room
Wolf Cave
Superstition Room
Hiperacustica
Last Ticket to Home
Waiting Room
Nest
Window

Lizzard

A los franceses Lizzard cada vez se les nota más que están encantados de dejarse caer por aquí. El trío ya desperto mi interés cuando, meses atrás, se personaron en la más pequeña de las Razz para abrir para O.R.K., noche esta que ya nos encargamos de cronicar.

La potencia de su directo quedó meridianamente claro desde el minuto cero, desde el riff inicial de «Singularity», uno de su temas más característicos y que quizá mejor definen la propuesta musical de los de Limoges: una experiencia excitante, viva y única. Con «The Roots Within (Majestic)» uno no puede evitar el pensar en Primus, pues el tema circula por unos derroteros en los que los de San Francisco son unos consagrados maestros.

Rock progresivo altamente adulterado que cae hábilmente en la compleja dinámica de bandas como Tool. La rítmica marcada por Katy Elwell le proporciona al paquete un telón de fondo atronador, felizmente acompañado por el bajo tembloroso de William Knox y por la melodía que proviene de las guitarras de su vocalista, Mathieu Ricou. En su conjunto, entre risas y buen hacer, nos ofrecieron una clase magistral de rock duro y dinámico con un fuerte toque melódico y progresivo. William y Mathieu cambian de marcha continuamente y desatan una tormenta sónica que te moja todos los sentidos. No es terrorismo sonoro, sin embargo, la banda ofrece cambios complejos y unos giros en sus composiciones que hacen que la maquinaria de los franceses suene retorcida e inspiradora a partes iguales.

Setlist Lizzard:

Singularity
The Roots Within (Majestic)
Vigilent
Colour Blind
Leaving the Dream
Shift
Open View
Min(e)d
The Orbiter
Twisted Machine
Passing By

We Are Impala

Dream rock. Ese es el estilo que practican los de Mataró, una banda que con solo un trabajo discográfico publicado, Synesthesia (2015), se han convertido en uno de los principales alicientes de la escena prog estatal.

A lo largo de los poco más de cuarenta minutos que ocuparon el escenario secundario del Tótum, demostraron (y sin cantar) que dominan ese noble arte de la creación de atmósferas post apocalípticas a base de metal y experimentaciones varias. El concierto se abre con «Delayrama» y «Abstrakta» para, a continuación, dar paso a dos novedades, «Alpha» y «Pink», no incluidas en su álbum, y regresar de nuevo a Synesthesia (2015).

Un concierto que, a priori, uno podría esperar que fuese aburrido, pues las bandas instrumentales no son del todo del agrado del que aquí os escribe, acabó por convertirse en una más que grata sorpresa y en una antesala precisa y elaborada del plato fuerte que estaba por llegar, un par de pisos más arriba.

Setlist We Are Impala:

Delayrama
Abstrakta
Alpha
Pink
Tentakloj
Kasdan

Moonloop

Una alarma de incendios, que no dejó de sonar durante casi una hora, dejaba entrever que el ambiente estaba ya bastante calentito. Eso, y el hecho de que el lugar se estaba llenando de jebis, solo podía significar una cosa: Moonloop, una de nuestras bandas fetiche, estaba por caer. La verdad es que no se me ocurre un mejor broche para tres jornadas de tan buen hacer.

No sin antes solventar, con maestría y arrojo, un pequeño problema con la intro, y con la alarma todavía queriendo ganar protagonismo de fondo, los de la Ciudad Condal, se disponían a ofrecernos y demostrarnos porqué son, quizá, la mejor banda de death metal progresivo del país. Las enormes «Megalodon» y «Zeal», ambas incluidas en su más reciente obra, Devocean (2017), uno de los discos del año 2017 según muchos de nosotros, fueron las encargadas de abrir la ya noche. Cuando ves en directo a esta banda, uno puede dejar de mirar y admirar en lo que Eric Baulenas & Co. se están convirtiendo con el paso de los años. Su perfectamente engranada maquinaria se comió por completo el escenario del Auditori y su actuación, lejos de desentonar si tenemos en cuenta el tipo de público que por allí pasó, caló bien hondo… sobre todo gracias a las dos sorpresas que la banda tenía preparadas para la ocasión: un medley de King Crimson, una de las bandas que mejor define lo que es el rock progresivo, y una versión más eléctrica del «Redemption» de Eric Baule, el proyecto menos cañero y más prog de su vocalista.

Setlist Moonloop:

Megalodon
Zeal
Oceans
Interglacial
Strombus
Medusa
King Crimson Medley (Level Five, Red, Dangerous Curves)
Redemption (Eric Baule cover)

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 370 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.