Timo Tolkki – Hymn to Life: 20 años de cuando el líder de Stratovarius abrazaba el ecologismo en solitario

Ficha técnica

Publicado el 28 de enero de 2002
Discográfica: Nuclear Blast Records
 
Componentes:
Timo Tolkki - Guitarra, bajo, voz, teclados
Anssi Nykänen - Batería
Mika Ervaskari - Piano, teclados
Michael Kiske - Voz
Sharon den Adel - Voz

Temas

1. Primal (intro) (0:20)
2. Key to the Universe (4:05)
3. Now I Understand (4:24)
4. Divine (4:32)
5. Little Boy I Miss You (4:37)
6. I Believe (5:27)
7. Are You the One (5:05)
8. Father (6:24)
9. Fresh Blue Waters (4:16)
10. Dear God (5:09)
11. It's Xmas Morning (4:21)
12. Hymn to Life (11:36)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Timo Tolkki – Hymn to Life: 20 años de cuando el líder de Stratovarius abrazaba el ecologismo en solitario
Todos los discos de Timo Tolkki – Hymn to Life: 20 años de cuando el líder de Stratovarius abrazaba el ecologismo en solitario en Amazon


Un canto a la vida en pleno auge de Stratovarius y con un Timo Tolkki todavía centrado y con los pies en el suelo, además que muy amueblado. Stratovarius conseguían un gran estatus en el circuito y conseguían entonces un gran contrato discográfico. Tolkki ya había sacado el típico disco en solitario de guitarrista indagando en el material clásico y esta vez apostaba por la naturaleza, la autoconfianza en uno mismo y en la paz.

No fue un disco que realmente triunfara lo más mínimo, especialmente entre la comunidad metálica, básicamente porque esta vez apostaba por las canciones y las letras. Recuerdo que en su día para las entrevistas te hacían llegar absolutamente todas las letras de las canciones. Expreso deseo del gigantón finés. Multitud de estilos y un formato que con los años le serviría para Avalon, si bien aquí el heavy metal queda absolutamente aparcado. Como ases sorpresivos dos colaboraciones: una, Michael Kiske, que en esos momentos andaba desaparecido y la otra, Sharon Den Adel de Within Temptation.

El disco

La intro es una declaración e intenciones con un grito humano desgarrador que rompe el bucólico momento de naturaleza con los pájaros cantando. “Key to the Universe” un poco es lo que la gente esperaba de un disco en solitario de Tolkki, pues no queda lejos de su banda madre y Kiske está de cine. Recuerdo emocionarme después de tanto tiempo sin escucharle en disco. Gran canción, posiblemente la mejor, o si más no, la más emblemática de la obra. Evocadora y bonita, resume a la perfección lo que quería ofrecernos el finlandés.

Hay algunas canciones como la atmosférica “Divine” que puede acercarse (de lejos) a lo que había hecho en algún medio tiempo en Stratovarius. Muchos teclados por parte de Mike Ervaskari y una muy buena voz por parte de Tolkki. No olvidemos que en los primeros pasos de Stratovarius él era el cantante. Hoy en día apenas puede cantar… Destacaría especialmente el enorme trabajo de batería de Anssi Nykänen, muy imaginativo, plenamente solista y con una batería absolutamente heavy metal.

Toca destacar ese “Now I Understand” con sus arreglos de teclado y virtuosas guitarras acompañando una línea vocal aparentemente sencillita y facilona. “Little Boy I Miss You” es de las piezas fundamentales y vertebrales del disco. Es una de esas canciones que salen del corazón del artista y es una balada muy sentida y de las que te tocan. Y vuelve a cantar de maravilla nuestro gigantón favorito.

Funciona correctamente “I Believe” sin estridencias, con mucho reverb a la batería y juegos con la campanilla del ride. Realmente te convence de que esto es un disco en solitario de Tolkki, pues es justita y poco más. Sharon inmensa en su participación en “Are You the One?”. Una colaboración de lujo cuando la neerlandesa estaba próxima a conseguir el éxito masivo en un par de años. Esto es una balada sentida con muchos teclados y múltiples detalles de guitarra.

Sorprende la oscura “Father” en tiempos de doom metal por la manifiesta oscuridad. No creo que quede especialmente bien la relación con su progenitor… Tolkki berrea más que canta y gasta más de seis minutos largos en ello. Es una marcianada en la que expira sus demonios. Sabor country en “Fresh Blue Waters” con gran solo de guitarra perfectamente integrado. Se agradece la variedad estilística intentada.

La crítica a las religiones está presente en “Dear God”, y eso que don Tolkki es un hombre muy espiritual. Dulce y plácida resulta “It’s Christmas Morning”, muy en la línea general de lo que es el disco. El tema se rompe con la guitarra de Timo y la potencia de la batería, pero no es un corte que luzca especialmente.

“Hymn to Life” puede que sea la razón de hacer este disco… Balada ampulosa con teclados y una voz estelar en la que vamos ganando intensidad y que perfectamente podría haber sido balada clásica para Stratovarius. Hay la intersección de los pájaros cantando a la vez que la música, que terminará con el mítico discurso de Charles Chaplin en “El gran dictador”. Impresiona y te da que pensar pues el mismo Tolkki fue quien quiso meter discursos de Hitler en un disco de Stratovarius posterior… Estamos aquí ante un Timo lúcido con las ideas claras y mucho futuro.

Veredicto

Hymn to Life son esos buenos tiempos en los que Timo Tolkki era respetado por todo el negocio discográfico. Stratovarius estaba en su cenit con contratos de muchos ceros y Nuclear Blast editándole sus aventuras solistas. Mucho cambiaron las cosas luego, pero tenían que venir todavía los dos Elements, y a partir de 2004… el desastre.

Actualmente Tolkki anda perdido por Suramérica viviendo de rentas y de su fama del pasado. La posible reunión con la banda que él fundó de verdad que la veo absolutamente improbable pues definitivamente no está para giras ni para trabajo en equipo. Le echamos mucho de menos pues era un músico excepcional y este trabajo es el perfecto ejemplo de lo que tiene que ser un disco en solitario al margen de tu exitosa carrera.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 940 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.