Therion – Leviathan

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 22 de enero de 2021
Discográfica: Nuclear Blast
 
Componentes:
Thomas Vikström – Voz
Lori Lewis - Voz
Christofer Johnsson – Guitarra, bajo, teclados, programación
Christian Vidal – Guitarra
Nalle Påhlsson – Bajo

Temas

1. The Leaf on the Oak of Far (3:38)
2. Tuonela (4:38)
3. Leviathan (4:01)
4. Die Wellen der Zeit (3:46)
5. Aži Dahāka (3:07)
6. Eye of Algol (4:03)
7. Nocturnal Light (5:38)
8. Great Marquis of Hell (2:37)
9. Psalm of Retribution (5:03)
10. El Primer Sol (3:37)
11. Ten Courts of Diyu (5:29)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Therion – Leviathan
Todos los discos de Therion – Leviathan en Amazon


Ya tocaba… Therion han estado experimentando una y otra vez y un poco han ido desesperando a sus muchos/as fans. ¿Un disco triple basado en un libro? ¿Otro de versiones de canciones francesas de los 60 y 70? Lo que está claro es que Christofer Johnsson sabe que su aportación a la historia del heavy metal ya está dada, pero como visionario y figura que es no se va a quedar de brazos cruzados e intentará siempre hacer cosas que nadie ha hecho. Esto nos lleva a una encrucijada en la que sabe que la experimentación es lo que más desea, pero que sus fans de toda la vida demandan otro Theli u otro Vovin. Con Leviathan vuelve un poco a lo previsible, una especie de recopilación de todos los estilos y guiños que le han hecho leyenda y eso es algo bueno… y malo.

Cuando entrevisté a Christian Vidal me decía que estaba encantado de hacer un disco “normal” por vez primera desde que está con Therion, pero que Johnsson con la pandemia estaba componiendo cantidades ingentes de material, algo que un poco le define como músico. Evidentemente que habrá quien espere mucho más, pero el disco es bueno y puramente Therion, que es lo que yo les pido. Carrusel de voces invitadas, orquestaciones arropando todos los temas y coros femeninos y masculinos por doquier. Sorprende también el hecho de que hayan puesto una portada de Amon Amarth, porque esa es la sensación que da el Leviathan escogido para la ocasión…

“Leviathan” (la gran bestia) da titulo a la obra y ya fue el primer avance del disco. Orquestaciones combinadas con el carrusel de voces que van de lo operístico al heavy metal en un single claro con conexiones con The Crowning of Atlantis por eso de los juegos entre el coro masculino y femenino. Justo lo que uno/a espera de ellos. Inician con la trepidante “The Leave on the Oak of Far” con Lori Lewis a las voces dejando claro que este disco tiene mucho de retorno a las raíces, o si más no, a lo que el público espera de Therion. Bellos contrastes vocales entre solistas masculinos y femeninos y la solemnidad del coro ampuloso con conexiones a los tiempos del Gothic Kabbalah.

Voz femenina en los versos y juegos de coros aderezados con arreglos orquestales al viejo estilo de Therion en “Tuonela”. También hay la participación vocal de Marko Hietala dando color y matices en un tema en el que brilla la batería de Björn Hoglund. Hay aquí los riffs a trote caballuno y ese muro orquestal marca de la casa. En “Die Wellen Der Zeit” ponen la pausa, con estilo, tirando de balada y coros masculino y femenino. El tema lo firma el bajista Nalle y tiene alma folk.

En “Azi Dahaka” tenemos a Snowy Shaw a la batería en otro de los temas que recupera el sonido más clásico y en el que vuelven indagar en escalas arábigas. Se deja espacio para que las voces luzcan por momentos sin instrumentos metal y los arreglos de violines y coros le dan mucha profundidad. Buena demostración vocal femenina en “Eye of Algol” con los vientos de protagonistas. “Nocturnal Light” es lo más cinematográfico del disco, una especie de banda sonora con voz heavy metal aguda masculina.

En “Great Marquis of Hell” llegan a sonar por momentos a power metal. Es un tema en la tradición de “Flesh of the Gods” o “The Blood of Kingu”, otra de sus caras, la más netamente heavy metal, si bien no me parece un tema a la altura de las ambas mencionadas anteriormente. El otro lujo del disco junto al tema homónimo es la gran “Psalm of Retribution” en la que vuelven a los tiempos de Deggial y Secret of the Runes. Oscuridad y cadencias que avanzan con un bonito interludio clásico. “El primer sol” busca esa grandeza y ampulosidad con acento castellano y funciona sin sorprender. Luego terminan con “Ten Courts of Diyu”. De verdad que la guitarra de todo un Christian Vidal pasa bastante inadvertida en lo que es el disco para mayor lucimiento de la orquesta. De todas formas, tanto este tema como todos los del disco son ampliamente disfrutables.

Leviathan es un disco que busca recuperar el terreno perdido volviendo a contentar al fan de toda la vida, aunque se queda un poco a medias. Prefiero personalmente esos discos que te dejan a cuadros como Les Fleurs de Mal o Beloved Antichrist por el riesgo que asume Johnsson. Obviamente me convence y es plenamente disfrutable, además de añadir algunos futuros clásicos, pero se me hace predecible y las estructuras no tienen esos quiebros compositivos que les hicieron leyenda.

Therion aportó a la escena un paso más allá con Theli y Vovin, luego siguieron enamorando en estudio y mantienen unos directos de ensueño, toquen lo que toquen. Leviathan contentará a muchos y desesperará a otros, pero si no ves la genialidad de Les Fleurs du Mal ni Beloved Antichrist poco esperes ya de Therion. Han grabado más de 40 canciones y esto va para trilogía, así que, te guste o no, vienen dos tazas más…

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 605 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.