Freedom Call – Crystal Empire: 20 años después

Ficha técnica

Publicado el 22 de enero de 2001
Discográfica: Steamhammer
 
Componentes:
Chris Bay - Voz, coros, guitarra y teclados
Sascha Gerstner - Guitarra y coros
Ilker Ersin - Bajo y coros
Dan Zimmermann - Batería y coros

Temas

1. The King of the Crystal Empire (0:32)
2. Freedom Call (5:32)
3. Rise up (4:05)
4. Farewell (4:06)
5. Pharao (4:42)
6. Call of Fame (4:14)
7. Heart of the Rainbow (4:35)
8. The Quest (7:34)
9. Ocean (5:09)
10. Palace of Fantasy (4:47)
11. The Wanderer (3:45)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Freedom Call – Crystal Empire: 20 años después
Todos los discos de Freedom Call en Amazon


No creo decir ninguna tontería al afirmar que los 90 fue una década muy propicia y fructífera para el power metal. Al melón que ya en los 80 habían abierto bandas como Helloween (con toda su progenie noventera de Gamma Ray, Iron Savior y demás) se les unieron nuevos talentos como Blind Guardian, Iced Earth o Stratovarius. No era de extrañar que la siguiente generación quisiera marcar distancias con la precedente.

Con el nuevo milenio aparecieron nuevas agrupaciones, entre las cuales podemos encontrar a estos Freedom Call, formados por el ingeniero de sonido Chris Bay y por el entonces batería de Gamma Ray, Dan Zimmermann.

La publicación de su álbum debut Stairway to Fairyland (1999), toda una declaración de intenciones, les supuso la oportunidad de girar por toda Europa acompañando a las grandes bandas del momento (HammerFall, Rhapsody…) y de tocar en los grandes festivales del viejo mundo.

Así las cosas, llegamos a 2001, año de la publicación de su segundo trabajo, Crystal Empire. En líneas generales, el sonido de este disco es un power metal sin la aceleración de Blind Guardian ni la pesadez de Iced Earth. En Crystal Empire los temas son rápidos ligeros, las guitarras fluyen sin estridencias y las atmósferas creadas son envolventes. No existe esa sensación de pesadez. Todo esto se puede constatar, en caso necesario, tema por tema. Pasaremos, no obstante, por los más representativos.

Después de una breve intro con voz siniestra incluida, el disco comienza con el himno “Freedom Call”, un tema al que no le sobra ni le falta de nada, que combina a la perfección velocidad con partes lentas, con melodías y con un estribillo enormemente pegadizo. La cuarta pista de este segundo trabajo de los germanos Freedom Call corresponde a “Farewell”, un tema algo más lento si lo comparamos con la tónica general del disco. Pese a su título, “despedida” en inglés, el tema ha acabado convirtiéndose en la muestra del “happy metal” que la banda lleva años practicando. Más adelante, en el quinto corte del álbum, tenemos a “Pharao”, una obra solemne, monumental, majestuosa y a la par lenta, oscura y tenebrosa, basada en la figura del faraón Ramsés II, con la que el disco llega a su cima.

Tras este derroche de versatilidad podemos mencionar a “Call of Fame”, otro tema rápido y powermetalero muy en la línea de la banda, a “Ocean”, tema preciosista en el que los teclados (tocados por el propio Bay, todo sea dicho) adquieren mayor protagonismo, o la balada “The Wanderer”. No obstante, un menú de semejante factura jamás podría haberse sostenido con un solo plato fuerte. “The Quest”, tema más largo del LP con algo más de siete minutos y medio, aúna esa tranquila parsimonia de los medios tiempos, unos riffs abrumadoramente potentes y una atmósfera encantadora.

En definitiva, este Crystal Empire que ahora cumple su vigésimo aniversario nos proporcionó una nueva visión del power metal menos agresiva, menos cargante, y tal vez más comercial, con la que los metaleros y las metaleras de entonces pudimos salir un poco de nuestro gueto. Si la diosa Fortuna hubiera obrado de manera diferente, tal vez ahora estaríamos hablando de una banda de primerísima línea, pero eso queda en terreno de la mera especulación.

Avatar
Sobre Franz S. Heiligen 5 Artículos
Soñador en tiempos de hierro, solitario corredor de larga distancia, disfruto tanto de leer un libro en el más absoluto silencio como de la música más salvaje imaginable. Y a veces escribo algo.