The Smiths: primera vez en Top of the Pops, «The Charming Man» y chulería con Factory Records

Meses antes de que el primer trabajo de los de Manchester saliese al mercado, exactamente el 24 de noviembre de 1983, la banda liderada por Morrisey y Marr, aparecieron por primera vez en el mítico programa de la BBC Top of the Pops interpretando su sencillo “This Charming Man”, pero… ¿Qué es Top of the Pops? Supongo que a estas alturas de la película muy poca gente desconocerá el mítico programa de música que comenzó a emitirse en la BBC el 1 de enero de 1964, pero como Science of Noise me paga un pastizal por cada palabra escrita, no me importa explicar un poco de que iba este conocidísimo programa.

TOTP fue un programa de notable éxito en el Reino Unido, historia de la música, se emitía semanalmente y fue el programa semanal de mayor duración del mundo. Duró 42 años y la última vez en antena data del 30 de julio de 2006. Por él, aparte de ser una constante fuente de información musical, han pasado artistas como David Bowie, Queen, Judas Priest, Rod Stewart, The Beatles… y un larguísimo etcétera etcétera. A finales de los noventa la BBC notó un descenso considerable de audiencia y se dieron cuenta de que era imposible competir con las cadenas musicales de televisión por satélite que emitían las 24 horas del día. En los últimos años cambiaron varias veces, tanto el formato, como de presentadores, pero ni así pudieron aguantarlo, decidiendo finalizarlo en ese 2006.  

TOTP era un gran escaparate además para las nuevas bandas, y todas ellas querían tener su hueco en su parrilla, además, que poder actuar en el programa era considerado un honor. The Smiths lo hizo a los pocos días de que “This Charming Man” se lanzase al mercado, un single que, a pesar de recibir muchos elogios de la crítica, apenas pudo llegar al puesto 25 del UK Singles Chart.

“This Charming Man” es muy rítmica y melódica, además, cosas mías, siempre le he visto ligeramente un regustillo muy funk. Su letra, como todas las de la banda británica, generó diferentes interpretaciones sobre su significado, y ésta siempre se ha asociado a la homosexualidad, a la tensión sexual del cantante frente a otro hombre. Morrisey la escribió en primera persona, usando muchas frases, diálogos, y palabras de sus lecturas y de películas de antaño favoritas.

Actuar en TOTP era hacerlo en un poco disimulado y descarado playback, así que Morrisey entendió que era absurdo salir a cantar con un micro, sustituyendo éste por un ramo de gladiolos, y es que las flores serían un icono muy significativo en la carrera del vocalista. En un artículo para The Guardian del 2011 Marr explicaba:

Habíamos usado gladiolos por primera vez en el escenario de Haçienda aproximadamente un año antes, para contrarrestar la estética austera y abarcadora de Factory Records. La gente asumió que era un homenaje a Oscar Wilde, pero eso fue una ventaja. Las flores hacían el escenario muy traicionero si llevabas mocasines, pero se volvían emblemáticos, icónicas. Morrissey estaba usando esos gladiolos de una manera que estaba lejos de ser mágica, casi blandiéndolos. Morrissey aportó extravagancia, el resto de nosotros usábamos suéteres y aportábamos un aspecto de pandilla callejera.

En la actuación en TOTP podemos ver ya a ese Morrisey bailongo, tan sensual y teatral. A su lado la banda parece mucho más comedida, resaltando a un joven Marr de apenas veinte años empuñando una preciosa Rickenbacker.

Se dice, que después de la actuación, The Smiths no quisieron quedarse en Londres ni un minuto, que es donde se grababa el programa, y decidieron regresar a toda prisa (desconozco en que medio de transporte) a Manchester para festejar su primera aparición en TOTP rodeados de su gente más cerca, eligiendo la Haçienda de Tony Wilson, mandamás de Factory Records, como lugar de festejo. Hay que saber que entre Wilson y The Smiths nunca hubo demasiada amistad ni cordialidad, más bien todo lo lo contrario, y nunca se ha entendido el por qué una de las bandas más incipientes de Manchester no firmó por el sello discográfico más grande e importante de la ciudad, como si lo hicieran poco antes Joy Division, New Order, o Section 25. Parece que The Smiths prefirieron ser más libres y no estar todo el día controlados en su propia ciudad, de ahí que eligieran firmar por un sello que tenía sus oficinas a más de 300 kilómetros de su casa.

Como suele pasar siempre con este tipo de historias hay muchas contradicciones sobre ello, y únicamente los actores principales sabrán realmente la verdad. Johnny Marr, en una entrevista al respecto para NME en el 2014 dijo:

“Se ha hablado mucho de que Factory aparentemente rechazó a The Smiths, pero eso es una tontería. No quería para nada ser asimilado a la estética Factory. Si eras músico en Manchester en ese momento, era casi una ley que te pusieras de rodillas y le pidieras a Tony Wilson su bendición papal para meterte en el estudio, y yo no estaba dispuesto a hacer eso.

En el otro lado de la historia, Wilson lo recuerda de otra manera:

Un joven Morrisey me invitó a su casa. Me senté bastante incómodo al final de la tarde en la habitación de este adolescente, rodeado de carteles de James Dean. Me anunció que había decidido convertirse en una estrella del pop, miré a este niño y casi tuve que dejar de reírme. No había manera en la tierra de Dios de que este extraño niño alguna vez fuera a ser una estrella del pop.”

Más adelante, incluso Rob Gretton, socio de Wilson en el sello, se sentó con la banda y les dijo:

Vuestra demo es una puta mierda, dadnos una buena demo y os contrataremos.

Sea como fuera, y esto ya son impresiones maléficas mías, el hecho de que The Smiths quisiesen celebrar en la Haçienda, con amigos y familias, el éxito que estaban obteniendo, puede verse como una chulería y una provocación de la banda hacia Wilson.

Avatar
Sobre Jaime Arjona 88 Artículos
Pota Blava y fanzinero de los 90. La música siempre ha sido una de mis grandes pasiones, y aunque el Metal es mi principal referencia, no he parado de moverme por diferentes estilos sin encerrarme a nada. Con los años el escribir también se convirtió en otra pasión, así que si junto las dos me sale la receta perfecta para mi droga personal. Estoy aquí para aportar humildemente algo de mi locura musical, y si además me lo puedo pasar bien…pues de puta madre.