The Smashing Pumpkins – Cyr

Nuestra Nota


8.25 / 10

Ficha técnica

Publicado el 27 de noviembre de 2020
Discográfica: Sumerian Records
 
Componentes:
Billy Corgan - Voz, guitarra, bajo
James Iha - Guitarra
Jeff Schroeder - Guitarra
Jimmy Chamberlin - Batería

Temas

1. The Colour of Love (4:24)
2. Confessions of a Dopamine Addict (3:14)
3. Cyr (4:03)
4. Dulcet in E (3:22)
5. Wrath (3:46)
6. Ramona (3:48)
7. Anno Satana (3:50)
8. Birch Grove (3:17)
9. Wyttch (3:44)
10. Starrcraft (4:10)
11. Purple Blood (3:19)
12. Save Your Tears (3:31)
13. Telegenix (3:23)
14. Black Forest, Black Hills (4:42)
15. Adrennalynne (3:42)
16. Haunted (3:11)
17. The Hidden Sun (3:24)
18. Schaudenfreud (3:02)
19. Tyger, Tyger (2:50)
20. Minerva (3:33)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: The Smashing Pumpkins – Cyr
Todos los discos de The Smashing Pumpkins en Amazon


En los últimos compases de este turbulento e inusual curso nos topamos de bruces con una nueva entrega de The Smashing Pumpkins. Si bien es cierto que poca gente espera con ansias un nuevo trabajo de la banda liderada por Bill Corgan, un servidor lo ansía con fervor.

Hace dos años regresaron con Shiny and Oh So Bright Vol.1 (2018). El presunto disco de reunión nos trajo unos músicos más necesitados que ambiciosos. Mucho querían abarcar en tan poco tiempo, Shiny fue el disco más corto de la carrera de los de Chicago. Lo que si se pudo notar fue el carácter renovado, atrás quedaron esos discos más irregulares como Oceania (2012) y Monuments to an Elegy (2014).

Esta reunión nos trajo a la banda de vuelta en nuestros escenarios, les pudimos ver en sintonía y en forma en Mad Cool. El regreso de The Smashing Pumpkins no pretendía ser rápido y directo, necesitaba más recorrido. Y parece ser que con Cyr siembran las bases de un nuevo inicio, una nueva etapa.

Bill Corgan ya no es el compositor rockero que nos enamoró en el transcurso que unió Gish (1991) y Zeitgeist (2007). Si, cito Zeitgeist y no Adore (1998), pues considero MACHINA / The Machines of God (2000) un discazo infravalorado e incluso Zeitgeist (2007) contiene alguno de los mejores secretos de la banda como “Tarantula”, “United States” o “Bring the Light”.

Con Cyr regresamos al concepto de disco largo. Nos azotan con 20 canciones en 1h 12 minutos. Nunca he defendido la extensa duración de los discos de Smashing Pumpkins, pues acaban por mezclar temas grandiosos con otros tantos de relleno cosa que nimba tu atención y el resultado final. Y, la pregunta es simple: ¿que versión de Bill & Co. encontramos en Cyr?

Es una evidencia que las guitarras afiladas y chirriantes ya no están englobadas en el concepto que Smashing Pumpkins tienen en la evolución. ¿Y qué? Personalmente no le doy mucha importancia. Claro que a veces hecho en falta la garra de canciones del corte de las que incluía Gish (1991), pero han pasado 30 años. Dejemos el pasado en el pasado.

Cyr tiene muchas más virtudes que las que una guitarra eléctrica puede ofrecerte. La luminosidad de canciones como por ejemplo «Wrath» con sonidos sintetizados y un juego de voces precioso entre Bill y los coros femeninos no te la dará una canción de rock. Unos coros femeninos que, precisamente cuando ya no hay una artista fémina en la banda, se reproducen a lo largo del doble disco.

Otra virtud es la musicalidad. Aún pareciendo canciones de corte simple, cada canción está compuesta de forma impoluta, con notas de relleno que aportan cierta desestabilidad al patrón estándar. Un buen ejemplo de ellos seria «Ramona», canción mutante llena de detalles que omites a simple vista y te hacen gozar cuando le dedicas más atención al tema.

Y para cerrar el tema de las virtudes, podemos comentar que, aún sin guitarras, la banda sigue teniendo la capacidad de crear temazos. Sea cual sea su propuesta musical. En Cyr nos abordan piezas enormes como «The Colour of Love» con un patrón más pop.  «Cyr» luce de una estética synthpop ochentera muy amena, algo que también encontramos en «Tyger, Tyger» y en el cierre «Minerva». «Purple Blood» con sintetizadores de corte heavy. 

Canciones que crecen a base de escuchas y las abordas personalmente de forma distinta en función de tu estado anímico del momento. Y esta es una de las principales virtudes no sólo de Cyr, sino de toda la carrera de la banda.

El cuarteto se muestra seguro en esta nueva etapa. Quizás el menos agradecido al resultado final será Chamberlain, pues su papel en la batería ha pasado a ser de «muy relevante» a «adorno» por decirlo de alguna manera. Uno de los baterías más grandes y completos del rock alternativo se ha visto envuelto en un espiral de sintetizadores y efectos electrónicos que no le dejan despuntar. Aunque si podemos ver detalles de su grandeza en canciones como «Wyttch».

Pero visto lo visto, parece que el trío de músicos están a muerte con Corgan. Entonces, no voy a quejarme si no encuentro al Chamberlain de antaño, pues tampoco veo al Bill de los 90. Para esto, tiro de los discos de esa época. Al final, todo es cuestión de actitud, la nuestra y la de las banda.

Y hablando de actitud, me encanta ver a una banda entregada por completo a su trabajo. Atrás quedan los momentos flacos de la etapa Oceania (2012) y sobretodo el omitible Monuments to an Elegy (2014). Partiendo de la premisa de la evolución, Cyr es fácilmente el mejor disco de la banda en los últimos 20 años. Aunque repito, para un servidor, Zeitgeist (2007) es un disco muy infravalorado. 

Bravo por la valentía y por el buen hacer de Smashing Pumpkins quienes nos vuelven a recordar el motivo por el que son una de las bandas más importantes del rock alternativo y una de las bandas más camaleónicas y evolutivas de todos los tiempos. Gustará más o menos su evolución, pero nadie puede negar que son expertos en innovar pete quien pete.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 447 Artículos
Rock en todas sus extensiones