The Limit – Caveman Logic

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 9 de abril de 2021
Discográfica: Svart Records
 
Componentes:
Bobby Liebling (Pentagram) - Voz
Sonny Vincent (Testors) - Guitarra, coros
Jimmy Recca (The Stooges) - Bajo
Hugo Conim (Dawnrider) - Guitarra
João Pedro Ventura (Dawnrider) - Batería

Temas

1. Over Rover (2:53)
2. Black Sea (2:07)
3. These Days (2:57)
4. Human vs Nature (2:19)
5. Fleeting Thoughts (4:57)
6. Caveman Logic (3:00)
7. Sir Lancelot (2:50)
8. Life’s Last Night (1:35)
9. When Life Gets Scorched (4:19)
10. Kitty Gone (3:48)
11. Death of My Soul (2:09)
12. Enough’s Enough (3:56)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: The Limit – Caveman Logic
Todos los discos de The Limit – Caveman Logic en Amazon


Menudos piezas ha juntado la pandemia y sorpresivamente para bien… Estamos hablando de un personaje tal como Bobby Liebling de Pentagram y todo un Sonny Vincent. Uno de los padres del doom metal junto a un clásico y superviviente del punk rock de Nueva York: Sonny Vincent, miembro de los Toasters. Punk y doom al que se añade un ex de The Stooges, dos componentes de la banda portuguesa Dawnrider y el guitarrista de U.D.O. Fabienne Dee Demers, que lo adorna todo y le da un plus a todo junto a otros dos guitarristas más. El gran logro del disco es que suena todo compacto, que no defrauda, que se notan las personalidades de los sujetos y que los temas pegan fuerte, si bien… quizá no como uno/a podía esperar. Lo cual es lo que más me gusta.

El material es fresco y directo con un ramalazo punk a pesar de que ya en la inicial “Over Rover” han calzado unas reminiscencias doom marcando los tempos. Es un gancho evidente para que los fans de Pentagram piquen. Mi favorita, y de largo, es “Black Sea”, una composición que solo por ella ha valido la pena que esta pandemia haya unido a Vincent y el cantante de Pentagram. Hay punk de cuna al estilo The Damned y un aura gótica que explota en ese solo de Demers tan sucio y funcional.

Puede que lo que tanto me atraiga sea esa conexión evidente con New Model Army… Esta junto a “When Life Gets Scorched” son lo que más luce del trabajo. Melodías sumamente trabajadas con esa pátina oscura, fía y la infalible guitarra de unos guitarristas invitados que se hacen notar sin desmerecer el gran trabajo de Sonny y el de Hugo Conim.

Posiblemente el gran descubrimiento de este disco es que Bobby es un cantante de punk excepcional y nadie se había dado cuenta de ello. Es el caso de la aparente facilidad que desprende “These Days”, si bien la gracia es la calidad compositiva del tema. Los arreglos son toscos, las guitarras sucias, pero todo tiene su lógica y se consigue un estilo y una marca de sonido en canciones como esta..

Las diabluras en la guitarra del grupo asoman en “Human Vs. Nature”. Hay algo de goth n’ roll, y a pesar de la oscuridad del tema hay una cierta alegría velada a pesar de los gritos agónicos, y me atrevería a decir que hay bastante de post punk. Contar con dos cantantes de la talla de Vincent y Liebling hace que ambas voces se puedan combinar y luzcan en “Fleeting Thoughts”. La composición más larga del compacto con casi cinco minutos mientras el resto se mueven entre los dos y los tres minutos.

La cadenciosa “Caveman Logic” posee un ritmo muy Stooges con interludios de narración y guitarrazos por parte de Sonny y Dee. Posiblemente la balanza quede decantada hacia al sonido Detroit por la aportación del bajo de Jimmy Recca y que por eso se tire tanto hacia el lado de las iguanas. Atención a “Kitty Gone” puesto que Bobby tira de teatralidad a la vez que su guitarra juega perfectamente con fraseos constantes. Un tema muy luminoso y festivo que lo conectaría con el material más fresco de todo un Michael Monroe. Quedando todo como rock n’ roll directo y machacón. ¿Quién esperaba que sonasen así?

La agónica “Death of My Soul” es otra cara del grupo llevada hacia el medio tiempo rebosante de electricidad y adornada otra vez por la infalible guitarra solista. Diversión y mucha actitud en “Sir Lancelot” con un extra de arreglos de guitarra muy bien llevados. Guirnaldas que visten a un tema tan divertido como contundente.

Caveman Logic es un gran disco, y lo que lo hace grande ha sido el efecto sorpresa. Ha sido todo absolutamente inesperado. Nadie esperaba ni esta unión ni menos que quedase todo tan redondo. Una obra directa, adictiva y con una pegada evidente en la que rememoran el espíritu de Johnny Thunders, de los Stooges, los Toasters y del rock básico, el garaje y Detroit. Hay también algo de The Damned, aura gótica de combos como New Model Army, pero ante todo hay buenos temas…  Y en el fondo lo que importa es eso mismo: canciones que hagan saltar de la silla.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 715 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.