Suicidal Tendencies – STill Cyco Punk After All These Years

Nuestra Nota


7.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 7 de septiembre de 2018
Discográfica: Suicidal Records
 
Componentes:
Mike Muir - Voz
Dean Pleasants - Guitarra
Jeff Pogan - Guitarra
Ra Díaz - Bajo
Dave Lombardo - Batería

Temas

1. I Love Destruction (3:02)
2. F.U.B.A.R. (2:32)
3. All Kinda Crazy (4:51)
4. Sippin' from the Insanitea (4:19)
5. It's Always Something (3:30)
6. Lost My Brain... Once Again (3:54)
7. Nothin' to Lose (3:55)
8. Gonna Be Alright (4:19)
9. Ain't Gonna Get Me (3:25)
10. All I Ever Get (3:02)
11. Save a Peace for Me (5:58)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Suicidal Tendencies – STill Cyco Punk After All These Years
Todos los discos de Suicidal Tendencies en Amazon


A principios de los 80, cuando Suicidal Tendencies empezaron a tomar forma, el punk rock no era muy de acoger nuevas ideas, especialmente si éstas provenían de unos tipos nuevos a los que les importaba bien poco encajar. Pero Suicidal Tendencies no estaban allí para ser aceptados y no solo iban a su puta bola, sino que reinventaron una escena elevándola a un nivel nunca antes visto con su aspecto y sonido tan distintivos.

Durante 35 años, los de Venice Beach no se preocuparon por lo que otras bandas o personas hacían o dejaban de hacer. No se dejaban llevar por modas. No pidieron permiso para hacer lo que hacían y no les importaba lo más mínimo si alguien se sentía ofendido por ello. Hicieron lo que quisieron porque en todo momento así lo sentían, no porque quisieran ser del agrado del resto.

Eso no les puso las cosas fáciles. Fueron prohibidos en Los Ángeles, hasta el punto de ser hostigados por las autoridades e incluso por el Servicio Secreto. Todos ellos tenían en el punto de mira a su vocalista, la leyenda Mike Muir.

Poco después, The Parents Music Resource Center (PMRC) también quiso sacar tajada… como muchos otros, pero la música siguió sonando, y Suicidal se convirtió en la banda sonora de todo un ejército de Cyco’s Worldwide. Infinidad de punks, thrashers, metalheads, skaters, surfers y muchos otros atletas extremos encontraron la (su) motivación en el sonido de la banda. No existe una máquina del tiempo para regresar a aquella época, por favor…

STill Cyco Punk After All Years (2018) es el décimo tercer álbum de estudio de los putos amos del crossover thrash… y se trata de un refrito. Es una casi completa re-grabación del álbum de debut en solitario del Mike Muir, Lost My Brain! (Once Again) (1996); las únicas canciones del álbum original no incluidas son sus dos últimas canciones «Cyco Miko Wants You» y «Ain’t Mess’n Around» (esta última, sin embargo, se puede encontrar en el EP que sacaron a inicios de este año 2018, Get Your Fight On!, junto con «Nothin’ to Lose»), mientras que «Sippin’ from the Insanitea» es toda una novedad. La última pista usa la misma  estructura musical básica que «Cyco Miko Wants You», pero con letras nuevas y con una melodía vocal diferente.

NOTA: no confundir con Still Cyco After All These Years (1993), que también es una colección de material re-grabado y nunca publicado.

¿Otro álbum re-grabado de Suicidal Tendencies? ¿Por qué? Debido a la producción, aún siendo algo «nuevo», suena anticuado y viejuno, como de inicios de los 90. No creo que hayan mejorado nada, pero tampoco creo que la hayan cagado. Es más, si recordamos quién se sienta ahora tras los tambores, el legendario Dave Lombardo (Slayer, Fantômas, Dead Cross), incluso podríamos llegar a afirmar (con la boca pequeña, eso sí) que se trata de un disco completamente nuevo llevado a un nivel completamente nuevo… pero no. Aún así, la batería es de mejor calidad que en la grabación original y, junto con las líneas de bajo, es lo que más destaca. Podríamos decir que gracias a Lombardo, la cosa gana miles de enteros. ¿Slayer jugueteando con el punk? Sí, lo compro.

Los latinos llevan la voz cantante, pues, como ya sabréis, desde hace unos años cuentan también entre sus filas con una mole de talento de origen chileno llamada Ra Díaz tras el bajo, completando así uno de los mejores lineups que jamás hayan tenido.

La cosa arranca con la contundencia crossover thrash de «I Love Destruction», que demuestra que todo sigue en orden en el universo SxTx… excepto por el hecho de que este no es un registro convencional de la banda pues, insisto, se trata de una re-grabación de un disco en solitario de Muir.

«F.U.B.A.R.» es alegre y tonta a la vez… como muchas otras grabaciones parecidas del pasado. Mola bastante y hará que quieras romper cosas, muchas cosas, y empujar a la peña porque sí, for no reason.

Mejor aún es «All Kinda Crazy», y su altamente adictivo «You see violence, I see fun». La canción se acelera y se ralentiza así, porque sí, sin previo aviso, así que echa un ojo al moshpit no te pille en la parra.

«Sippin’ from the Insanitea» suena un poco a los Anthrax de finales de los 80. «It’s Always Something», esta versión, combina una malévola apertura muy a lo Black Sabbath con la mejor línea de bajo de toda la grabación, mientras que la que le sigue, «Lost My Brain… Once Again» ahora comienza con un solo y es una verdadera rompenucas.

«Nothing To Lose» se grabó ya antes para su anterior EP, del cual ya os he hablado unas líneas más arriba. Es, obviamente, una canción de relleno, pero suena potentemente energética y el riff principal tiene un gancho que te cagas.

Entre las canciones más complejas (menos punk) está «Gonna Be Alright» y su infinidad de cambios de ritmo. Con «Ain’t Gonna Get Me» se desatan mil y una tormentas, mientras que el trabajo de Lombardo en «All I Ever Get» convierte esta canción en una especie de himno punk muy, pero que muy thrashy.

«Save a Peace for Me», que cierra el álbum, es posiblemente el tema más interesante. Seis minutos que se inician de una manera muy llana y simple, rock ‘n’ roll puro y duro, hasta que se sacan de la manga (hacia el minuto 1:45) un cambio de ritmo seguido de un riff muy metal… ¿alguien dijo Judas Priest?

Pues así suena Cyco Miko en el 2018. Los wild days del pasado, los disturbios y los problemas con la Ley, lejos de hundirle, le hicieron mucho más fuerte. No son los Suicidal de Join the Army (1987), pero todavía tienen vida para rato estos viejos perros.

Aún así, a pesar de todo, Suicyco Muthafucka!

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 346 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.