Crónica y fotos del concierto de Suede - Sala Razzmatazz (Barcelona), 19 de mayo de 2022

Suede… y todos volvimos a ser jóvenes durante unas horas

Datos del Concierto

Bandas:
Suede
 
Fecha: 19 de mayo de 2022
Lugar: Sala Razzmatazz (Barcelona)
Promotora: Primavera Sound
Asistencia aproximada: 2.000 personas

Fotos

Fotos por Josep Maria Llovera / iMago mei

Nuestra Previa

Suede – Coming Up: 25 años de uno de los mejores discos de los 90

El tercer elepé de Suede marcó un antes y un después en el rock de los 90. Posiblemente estamos frente a uno de los discos que más se acerca a la perfección de esa década. Muy al contrario de lo

Por fin teníamos en Barcelona la gira del 25º Aniversario de uno de los discos más icónicos de los noventa, el Coming Up de Suede, un show presentado como Perfoming the Classic Album in Full, que, como la grandísima mayoría de eventos, se tuvo que posponer el pasado año debido al bicharraco. Aun antes de eso, cuando se pudieron hacer los primeros conciertos (un espejismo que duró bien poco) con mascarillas, sentados y con distancia de seguridad, se me cayó el alma al suelo al ver una foto de Angelus Apatrida en aquellas Nits del Fòrum del verano del 2020 tomada por nuestra Irene Vernedas, donde se veía a un escaso grupo de gente (lo que se permitía) alineados frente al escenario sentados en unas sillas de plástico y con las mascarillas en un caluroso agosto. Me prometí a mí mismo, casi sin saber que la cosa iba a durar más de la cuenta, que hasta que todo volviese a la más absoluta normalidad no iba a asistir a ningún concierto. He de confesar que esa promesa la medio-rompí hace unos meses asistiendo a un show de Zahara (¡¡!!) en la sala Sonora de Bilbao, con una larga historia de por medio la que me llevo a aquel evento, pero… ¡que buen fin de semana que pasé por el Bocho!

Pues bien, se puede decir que, ahora sí, este concierto de Suede iba a ser el primero en asistir con todas mis facultades mentales y físicas intactas y sobrias, así que mi expectación y mis nervios pocos minutos antes de la entrada eran evidentes, además un gran atasco de esos que suceden día sí, día también, en nuestra querida ronda litoral hacía presagiar que llegaría muy justito de tiempo al evento, pero no, al final pude llegar bien y me planté en un buen sitio en el Razz. Mientras esperaba al inicio del show pude ir observando que la juventud brillaba por su ausencia…

Los de Londres salieron casi puntuales a un Razzmatazz que parecía haberse llenado al final casi en su totalidad. Una especie de intro de cuerda basada en el tema “She” servía para que fuésemos viendo salir uno a uno a sus integrantes, y un elegante Brett Anderson diese el pistoletazo de salida. Fue sonar los primeros acordes de “Trash” y todo empezó a fluir de la manera más natural del mundo. El concierto iba a estar dividido en dos partes bastante diferencias, la primera es la que corresponde al motivo de la gira aniversario del tercer álbum de la banda, interpretando los 10 temas que lo componen en el mismo orden que aparecen en el disco, de cabo a rabo. La segunda parte tendría como atractivo disfrutar de algunos de sus hits más conocidos, así como algún que otro tema de sus últimas grabaciones.

Primera parte

De golpe y sin apenas pausa cayeron “Trash”, “Filmstar” y “Lazy”, haciéndonos retroceder a cuando la banda sorprendió a propios y extraños lanzando al mercado un más difícil todavía. Con “By the Sea” tuvimos un poco de respiro y justo en ese momento es cuando tuve cierto miedo de que la voz de Anderson no estuviese a la altura del show por ciertos problemas que pude apreciar en sus falsetes y agudos. Afortunadamente fue un mero y mal espejismo ya que, exceptuando un pequeño ataque de tos al final de “If Stars and Ends With You”, la voz de Anderson, por lo general, rayó por todo lo alto, y cuando había un mínimo atisbo de bajón, nosotros estábamos ahí para echarle un cable. Es cierto que su voz quizás no suena ni tan aguda ni tan glam como cuando veinteañero, pero el Anderson de 54 años no tiene nada que anhelar al de aquel entonces. De forma física envidiable, Anderson llena el escenario por si solo, tanto por esos bailes tan ambiguos, referenciados en sus queridos Bowie y Morrissey, como por esa manera tan magnética que tiene de conectar con el público, su público, un público que le quiere y le respeta. Anderson se pasa todo el concierto poniéndolo todo encima del escenario: baila, salta, se sube a los monitores, dramatiza por momentos y jalea al personal. Un 10 en actitud. Si el trio inicial sonó demoledor también lo hicieron “She” y el mega himno generacional “Beautiful Ones”, ésta última poniendo a cantar y a bailar a toda la sala. De las más celebradas de la noche. La banda siguió desgranando Coming Up hasta llegar al cierre con la melancólica “Saturday Night” que sonó dramática y maravillosa. La música influye en las emociones, y precisamente ese “Saturday Night” fue la que hizo que por un momento mi mente estuviese en modo tiempos pasados, en aquellos sábados nocturnos de Zeleste/Razzmatazz, donde Amable pinchaba este “Saturday Night” para cerrar una buena sesión. Ese bendito tesoro que es la juventud siempre ha sido un tema muy recurrente para Suede, y esta noche, creo que todas las personas que acudimos al concierto volvimos a rejuvenecer por unos instantes cantando estos himnos que a día de hoy son inmortales.

Setlist: Coming Up

She (strings)
Coming Up
Trash
Filmstar
Lazy
By the Sea
She
Beautiful Ones
Starcrazy
Picnic by the Motorway
The Chemistry Between Us
Saturday Night

Segunda parte

Aunque disfruté muchísimo de la primera parte del concierto (ya sabía a lo que iba), he de reconocer que nunca he sido muy fan de este tipo de conciertos dedicados a repasar de arriba abajo un disco en concreto, así que esta segunda parte se me antojaba más atractiva, además, no había querido mirar ningún set-list de la gira para poder ir limpio de sorpresas.

Después de un parón de apenas un par de minutos la banda volvió a escena con “If Stars and Ends With You” y la potentísima “Killing of a Flashboy” que dejó a Anderson arrodillado para enlazar con la efectiva “We Are the Pigs” de su Dog Man Star (1994), barroco disco que me ha ganado muchísimo con los años, todo lo contrario de lo que me ha ido pasado con Head Music (1999), del que cayó “Can’t Get Enough”, preludio del mejor momento vocal de Anderson con “Flytipping”, sencillamente impresionante. Los últimos compases del corte sirvieron para que la banda hiciese una especia de: “¡Eh, aquí estamos también nosotros”, y es que es muy difícil que todas las miradas de los asistentes no se posen en la figura de Anderson olvidando un poco al resto de la formación. Mat Osman, Simon Gilbert y Richard Oakes son fieles escuderos de Anderson en sus directos. ¿Y Neil Codling? Pues veamos, no dudo de lo importante que es como compositor en el seno de la banda, desde su entrada hasta la actualidad, pero encima del escenario, a pesar de su imponente y atractiva presencia física, es un músico que siempre me ha parecido demasiado soso, sin ningún tipo de carisma, incluso había momentos que su mente parecía no estar allí.

Con “The Wild Ones” se produzco el momento íntimo del evento, o eso es lo que deseaba el bueno de Anderson, que, acústica en mano, solo en el escenario, y sentado en uno de los monitores pidió silencio y buscó una conexión con el público que tardó en conseguir. Muy bien Anderson en la voz y muy mal una parte de ese público que no paraba de hablar y soltar sus gracietas de turno. Toda la vida yendo a conciertos y veo que hay cosas que no cambian…

Ahora llegaba el momento del trío de temas de su descarado debut, primero “So Young”, donde Anderson lo petó con sus bailes, posees, y esa manera tan atractiva que tiene de jugar con su micro, y seguidamente “Metal Mickey” y “Animal Nitrate” con la banda sonando brutalmente. ¿Britpop?, esto es rock, puro rock. Mención especial para Oakes.

El bis de rigor estuvo protagonizado por “New Generation”, que sirvió para cerrar un muy celebrado concierto de casi 2 horas de duración de una banda que ha envejecido de manera brillante y que ha ido dejando en la cuneta a otras que, junto a ellos, volvieron a poner en el mapa musical a Reino Unido a principios de los noventa.

Posiblemente Suede ya nos hayan vendido sus mejores shows, pero quizás porque ha sido mi “primer” concierto post-pandémico, o porque cada vez que escucho según qué temas, vuelvo a tener más pelo, menos canas y menos patas de gallo, pero el concierto de esta noche me ha resultado de diez. Después de abandonar la sala me dirigí al coche por las calles de la cada vez más cambiante zona de Marina mientras tarareaba aquello de “We’re so young and so gone, let’s chase the dragon…”. Sabía que esa noche iba a dormir profundamente y feliz.

Setlist:

It Starts and Ends With You
Killing of a Flashboy
We Are the Pigs
Can’t Get Enough
Flytipping
The Wild Ones
So Young
Metal Mickey
Animal Nitrate

New Generation

Avatar
Sobre Jaime Arjona 42 Artículos
Pota Blava y fanzinero de los 90. La música siempre ha sido una de mis grandes pasiones, y aunque el Metal es mi principal referencia, no he parado de moverme por diferentes estilos sin encerrarme a nada. Con los años el escribir también se convirtió en otra pasión, así que si junto las dos me sale la receta perfecta para mi droga personal. Estoy aquí para aportar humildemente algo de mi locura musical, y si además me lo puedo pasar bien…pues de puta madre.