Slipknot – We Are Not Your Kind

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 9 de agosto de 2019
Discográfica: Roadrunner Records
 
Componentes:
(#0) Sid Wilson - DJ
(#4) Jim Root - Guitarra
(#5) Craig Jones - Samples, teclados
(#6) Shawn Crahan - Percusión, coros
(#7) Mick Thomson - Guitarra
(#8) Corey Taylor - Voz
Alessandro Venturella - Bajo
Jay Weinberg - Batería

Temas

1. Insert Coin (1:38)
2. Unsainted (4:20)
3. Birth of the Cruel (4:35)
4. Death Because of Death (1:20)
5. Nero Forte (5:15)
6. Critical Darling (6:25)
7. Liar's Funeral (5:27)
8. Red Flag (4:11)
9. What's Next (0:53)
10. Spiders (4:03)
11. Orphan (6:01)
12. My Pain (6:48)
13. Not Long for This World (6:35)
14. Solway Firth (5:56)
Bonus track: 15. All Out Life (5:40) (Japanese edition)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: Slipknot – We Are Not Your Kind
Todos los discos de Slipknot en Amazon


La disyuntiva ante la reseña de un nuevo disco de Slipknot es complicada. Probablemente estamos ante la banda que ha marcado a una generación en los terrenos metaleros desde hace 20 años, cosa por otro lado, comprensible y poco discutible; ahí están Slipknot (1999) y Iowa (2001). La cosa se complica cuando asistimos a un hype sin parangón, portadas, críticas superlativas en los medios de referencia, declaraciones de los líderes de la banda promocionando su última obra no dejando muy claro que nos vamos a encontrar, anuncios de giras (que parece que no pasarán por nuestro estado) y un directo muy poco discutible a día de hoy (como se han encargado de demostrar en la gira de festivales europeos). 

Mi relación con Slipknot se remonta a 1999 y a una canción en los famosos samplers que venían retractilados con la, entonces, Rocksound, ahora Rockzone. ¿El tema en el sampler? “Surfacing”… Os podéis imaginar que eso me voló la cabeza… “Fuck it all, Fuck this World, Fuck Everything that you stand for!” Brutalidad. Odio. Rabia. Una revelación, vaya. Desde entonces, con toda sinceridad, les he ido siguiendo. Con altos y bajos. Iowa (2001) me pareció sublime, Vol. 3: (Subliminal Verses) (2004), a pesar del hype y verlos en Londres, no me acabó de convencer, con All Hope Is Gone (2008) recobré la fe, pues me parece un gran disco a pesar de la opinión generalizada, y .5: The Gray Chapter (2014) me parece un disco correcto, sin más; reactivo, tras el trauma de perder de manera prematura a una de las almas del grupo (Paul Gray, bajista) y partir peras con el batería Joey Jordison.

En mi opinión, Slipknot siempre se ha debatido entre el lado más melódico (quizás abanderado por Corey Taylor, a tenor de sus obras con Stone Sour), casi pop, la brutalidad de quizás el resto (menos Jim Root) y el gusto por la experimentación, representada, quizás, por Shawn Crahan (aka Clown). Pero solo es una sensación, no empecéis a disparar. Y a mí, como te puedes imaginar, me va la cosa menos dulce. Más agria, para ser exactos.

Y te estarás preguntado: ¿por qué carajo me explica todo esto este idiota? Pues para que sepas que lo que leerás a continuación no sé si será verdad, pero seguro que es una opinión sincera de lo que es uno de los lanzamientos metaleros más importantes del año. Sin aditivos. Sin conservantes. Sin colorantes. Aquí somos así. No nos va el hype. No nos va explicaros lo que no es. Así que… are you ready? Espero que sí, por que la cosa merece la pena…

Pues bien, el nuevo disco de Slipknot es… 
Slipknot han firmado su obra más…
Lo de la banda de Iowa nos ha dejado…

We Are Not Your Kind (2019) es un gran disco de metal de los retorcidos enmascarados, corregido y aumentado, adaptado a los nuevos tiempos. Sin duda, mejoran con creces lo expuesto en  .5: The Gray Chapter. Greg Fidelman, el productor de esta nueva entrega, ha conseguido dotar a los de Iowa de un sonido con más matices dándole una profundidad inexistente anteriormente, y encontrando la tecla para un sonido contundente y cohesionado, cosa que le faltaba a .5. “Insert Coin” sirve de intro del disco, dando paso al primer trallazo, “Unsainted”, en el que destaca su coro infantil que da inicio al tema. Furia, rabia. Pero todo ello controlado para desembocar en un estribillo marca de la casa. «Birth of the Cruel” funciona como medio tiempo industrial desquiciante. El interludio “Death Because of Death” nos conduce inexorablemente a lo que en mi opinión es el núcleo principal del disco, y que sirve como ejemplo de lo que es Slipknot en 2019. Conformado por “Nero Forte”, “Critical Darling”, “A Liar’s Funeral” y “Red Flag”. 

“Nero Forte» se inicia con un riff sinuoso con groove, marca de la casa, con el que no podrás dejar de mover la cabeza, hasta desembocar en el coro de voces limpias tan del gusto de Corey. Aquí vemos a una banda con mucho músculo, con las ideas claras en forma de canción redonda. Redobles de caja y breakdown incluidos. Puede ser un nuevo clásico. “Critical Darling” es clásico tema de Slipknot, mucho groove, percusión marcando el paso, un puente sincopado que vuelve a llevarnos a un coro “limpio”. Con voces limpias y delicadas, nos lleva al redoble y de nuevo a la tralla. Está claro que han encontrado la tecla. Después de estos dos temas revienta pits marca de la casa, con los que no podrás dejar de botar, llega “A Liar’s Funeral” la balada, marca de la casa. Con introducción lenta, con lo que parece una guitarra acústica, va creciendo poco a poco, llegando a cotas de épica industrial muy disfrutable, de ritmo siderúrgico y guitarras muy bien trabadas. Cerramos el círculo del núcleo principal con “Red Flag”, otra hostia en tu cara made in Slipknot, con aromas a su primer disco.

Con “What’s Next”, otro interludio, nos dirigimos a la parte más “experimental” del disco. “Spiders” es un tema muy interesante, de influencia post industrial y ecos de John Carpenter, personalmente es un tema que me encanta y me parece de lo más interesante del disco. Con ese teclado estresante, Corey cantando como él sabe, atmosférico (quizás, pretendidamente claustrofóbico), con un punto synth-pop muy interesante. En algún momento me han venido a la cabeza los Smashing Pumpkins de Adore (1998). Un tema curioso e interesante. Con un inicio muy metálico “Orphan” nos devuelve a la mala leche con un estribillo matador y unas guitarras que dibujan sinuosas notas, llevándonos en volandas hacia un riff violento. La base rítmica, muy marcada por la percusión (elemento clave durante todo el disco), no cesa en ningún momento de taladrar tu cerebro sin compasión. La risa final, inquietante, así como el final abrupto.

Tramo final de la mano de otro tema más experimental y atmosférico, “My Pain”, concebido casi como una canción de cuna de terror, con protagonismo de las notas de teclado, que nos conduce hasta “Not Long for This World”, con unas discretas notas de guitarra que poco a poco hacen aumentar el volumen y la intensidad hacia la épica… hasta el ecuador de la canción que se torna en pesadilla. Con el trallazo, y quizás la mejor canción del disco, “Solway Firth”, que funciona como ejemplo de todo lo que podemos encontrar en este trabajo, finaliza el viaje.

Veredicto final: GRAN DISCO. Un ejemplo de lo que debe ser un disco de metal mainstream. Lejos quedan los años de locura de Slipknot y de Iowa, pero sin duda han encontrado una zona de confort en la que la banda se puede sentir a gusto (y sus fans también). Tralla, rabia, furia, experimentación. Esto es Slipknot en 2019. Seguramente, se trate de uno de sus discos mejor trabados y con un resultado más satisfactorio. ¿Quién nos lo iba a decir en 1999, eh? Slipknot a la cabeza del metal en el siglo XXI, en calidad y (seguramente) en ventas. Disfrútalo. Yo lo he hecho.

Joan Calderon
Sobre Joan Calderon 100 Artículos

Sant Boi-Barcelona. Padre y Metalhead. Desbordado por tanta música que escuchar y poco tiempo para disfrutarla. En el Universo solo hay dos cosas claras: In vino veritas y Metallica es la banda más grande de todos los tiempos (quizás solo una sea cierta, y no tenga que ver con la verdad). Death, black, doom, sludge, hardcore, thrash… y a veces electrónica, rock...  en resumen, la música es mi pasión