Crónica y fotos del concierto de Sleep + Lucy in Blue - Sala Apolo (Barcelona), 18 de octubre de 2019

Sleep nos transportan a su particular universo para olvidar una dura semana

Datos del Concierto

Bandas:
Sleep + Lucy in Blue
 
Fecha: 18 de octubre de 2019
Lugar: Sala Apolo (Barcelona)
Promotora: Primavera Sound
Asistencia aproximada: 1100 personas

Fotos

Fotos por Beto Lagarda

El lunes de la semana pasada estalló todo. Empezaron una serie de manifestaciones y movilizaciones que alteraron la vida cotidiana de todos nosotros. Una incertidumbre se apoderó del conjunto de la ciudadanía y vimos como infinidad de eventos se iban cancelando. En un principio no tenía que cubrir este concierto pero por circunstancias especiales me tocó, y no me quejo, que quede claro. Pero bien, hasta el mismo día no se sabía con seguridad si el concierto se iba a celebrar o no. Una horrenda foto de la Sagrada Familia hecha por los mismos Sleep nos indicaba que estaban en la ciudad y eso ya era buena señal.

El problema principal eran todos y cada uno de los cortes que habían por todas las carreteras y calles de la Ciudad Condal y también la huelga general que afectó al transporte así que yendo para Paral·lel tenía una sensación extraña. Al llegar a mi destino me encontré con un colega y nos fuimos a tomar algo. Eran las 19 horas y por la tele ya se podían ver las primeras barricadas y contenedores quemando, algo que no auguraba una tarde/noche tranquila. E incluso diré que me sentía un poco raro por el hecho de ir a disfrutar de un concierto en una situación tan poco habitual. Pero bueno, no debemos dejar que nos callen, ni los unos ni los otros, y la cuestión es hacer ruido, mucho ruido, y si es con música que te hace vibrar todas tus células como la que practica este trío, pues mucho mejor.

Lucy in Blue

Al entrar en la renovada sala Apolo (creo que hacía años que no pisaba la grande) Lucy in Blue ya habían empezado su concierto. En un ambiente muy intimista, con poco público a primera hora y con su suave propuesta musical nos invitaron a realizar un viaje hacia el pasado, exactamente a los años 70 donde la psicodelia, el rock progresivo y los sonidos viejunos se unieron en comunión.

Todos ellos ataviados con ropa vintage y unas pintas bastante conseguidas, los cuatro músicos nos ofrecieron una sesión un poco lisergica pero lejos de los principales protagonistas de la noche. Los juegos de voces sobresalieron por encima del resto con un teclista inquieto que no paraba ni un momento de moverse en su especie de nave espacial hecha a base de teclados tanto modernos como antiguos creando unas preciosas y delicadas bases.

Lucy in Blue

A su guitarrista y voz principal le iba más la experimentación con los pedales buscando sonidos que se retorciesen por toda la sala y nos acariciaran la piel. Aunque también tuvo sus momentos más potentes que calaron en el público presente. La base rítmica sonó sólida como una roca y aunque no hacían cosas complejas llevaron a todo el grupo por donde quisieron.

Un grupo curioso que tiene la capacidad de recordarte a muchos artistas de ese incipiente rock progresivo de los años 70 pero con su sello personal, cogiendo de aquí y de allí sin ser una simple copia.

Sleep

Con casi 30 años de carrera no hace falta presentar a unos de los mayores exponentes del stoner, el sludge y el doom a nivel mundial. Y es que tras 15 años de silencio (si obviamos su single The Clarity) volvieron, sin avisar a nadie, con un discazo llamado The Sciences (2018) y la verdad que había ganas de verles. Personalmente era mí primera vez aunque ya había visto a Matt Pike con High On Fire, y tenía muchas ganas de dejarme llevar por sus ritmos monolíticos y decadentes para no parar de mover las cervicales en una liturgia sin igual.

Después de estirar las piernas y adquirir un poco de cerveza para aguantar fue entrar de nuevo a la sala y divisar pocos huecos en los que meterte. Vaya cambio en comparación al poco o escaso público con el primer grupo. La gente se cansó de contenedores en llamas, de palizas gratuitas y decidieron venir a olvidar el caos y la destrucción a base de buena música.

Sleep

Mientras esperábamos que diesen las nueve de la noche por los altavoces estuvimos escuchando una conversación entre lo que parecía un astronauta y la base de control con ruiditos y demás cosas que crearon una atmósfera perfecta para atacarnos sin preludio alguno con «Marijuanaut’s Theme», una maravilla que nos puso a todos en trance. Sonido atronador, y no es para menos, ya que llevaban unas cuantas pantallas y cabezales Orange para Pike, dos enormes Ampeg para Cisneros y una batería enorme en todos los sentidos para Jason Roeder, vaya platos más grandes, todo parecían rides.

Sin prisa pero sin pausa llegó el turno de la hipnótica (y cual no lo es, jajaja) «Holy Mountain» que sonó impresionante gracias al buen sonido del que gozamos en una sala Apolo que pocas veces decepciona en este aspecto. Doom en estado puro. Pero fue con «The Clarity», un single que sacaron en 2014 con la que nos volvimos a sumergir en un mar de colores y sobre todo de drogas. Vaya fragancias se podían saborear ya que la gente no se cortó ni un pelo, y vamos, Sleep y marihuana van de la mano para que la experiencia sea total. Los riffs que salen de sus instrumentos son brutales aunque me quedé con el detalle que Pike soleando es bastante guarrete y poco definido, pero vamos, un simple apunte y que toque como quiera.

Sleep

De pronto Cisneros empezó a rasguear su bajo para presentarnos los 10 minutazos de «Giza Butler». Vaya gozada, como iba desgranando nota a nota con su particular parsimonia y esa voz monótona pero tan bien puesta. Brutal canción. Pero 10 minutos no son nada, los casi 17 de «Leagues Beneath», un single que sacaron en mayo de 2018, si que fue un viaje donde muchos perdimos incluso la noción del tiempo y la visión túnel se apoderó durante un tiempo de nosotros.

Le siguió la gran «The Botanist», una canción intensa y arrolladora con un regusto old school sublime. Las partes más suaves sonaron deliciosas con un Matt que continuaba en sus trece a la hora de solear pero tú, tiene su encanto aunque el sonido tan saturado no te deje distinguir las notas que está tocando.

Y bueno, llegamos al final con «Dragonaut», un clásico que nunca falta o no debería faltar en un concierto de esta gente. No hace falta añadir nada más sobre esta canción, una maravilla que nos hizo cantar a tod@s. Fenomenal concierto en buena compañía en un día convulso. Tuve que regresar a casa caminando pero por fortuna no me encontré a la policía por ningún lado.

Setlist Sleep:

Marijuanaut’s Theme
Holy Mountain
The Clarity
Sonic Titan
Giza Butler
Leagues Beneath
The Botanist
Dragonaut

Robert Garcia
Sobre Robert Garcia 421 Artículos
Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica... La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.