Entrevista a Sherpa

‘La humanidad es una puta plaga de ratas, somos como las ratas que estamos devorando un queso, que es el planeta’

Aprovechando que recientemente han comenzado su gira “No habrá Final” con una ilusionante expectativa tras sus contundentes y multitudinarios conciertos en los pasados Rock Fest y Leyendas del Rock, mantenemos una distendida conversación con José Luís Campuzano “Sherpa” acerca de lo que nos tienen preparado durante ésta gira además del inevitable pasado y presente de su relación con la otra mitad de Barón Rojo.

Música y actualidad político social pasan por el análisis de una mente inquieta. Tomen asiento y disfruten.

 

Hola José Luís, antes de nada agradecerte que puedas dedicarnos éstos minutos para realizar ésta entrevista, pues me hace mucha ilusión poder hablar contigo después de tantos años siguiendo tu carrera.

Gracias.

¿Habéis estado muy liados con entrevistas?

Bueno sí, hoy hemos tenido ensayo y atendido un par de entrevistas más.

¿Alguna pregunta que deba evitar para no repetirme?

No hombre, pregunta lo que quieras.

Gracias. Empezaré haciendo hincapié en la importancia que tuvieron vuestros multitudinarios conciertos en los pasados Rock Fest y Leyendas, ¿qué expectativas tenéis de cara a la gira tras la respuesta recibida en esos festivales?

Expectativas las mejores, que nos salgan muchos conciertos y muchas salas salas. Que la gente venga a vernos. Es lo prioritario, claro. Porque una cosa es tener expectativas y otra es que se cumplan. Nosotros haremos todo lo posible porque se cumplan.

Estamos viendo el buen ritmo en la venta de entradas tanto en Madrid como en Barcelona, a la que se suma Gijón como otro ejemplo. ¿Habéis sondeado la posibilidad de en un futuro realizar los conciertos en recintos más grandes?

Hombre, si surgiera la posibilidad de realizarlo en el estadio del Manchester United sería cojonudo. Imagínate.

¿Habrá algún tipo de sorpresa a modo de colaboración de compañeros para las próximas giras?

Sí, al menos en Madrid que lo tenemos más por la mano queremos meter un saxofonista en “Son como hormigas”, un teclista que nos ayude en “Concierto para Ellos”, “Hijos de Caín” o “Tierra de Nadie” por ejemplo. En cambio de cantantes no tenemos nada preparado.

¿Para Barcelona?

Aún es pronto para poder asegurarlo, pero seguro que la sorpresa es que no va a haber sorpresa. Vamos a salir a darlo todo y convencer.

Estando presente en el concierto que disteis en el pasado Rock Fest puedo dar fe de ello. Fue espectacular.

Hombre nos dio mucha moral y motivación la entrega del público.

No lo teníais nada fácil, Venom tocaba en el otro escenario.

¿Venom? ¿Y esos quiénes son? Jajaja.

Hablando del repertotio. Comentásteis que teníais preparado un set list de dos horas aproximadamente. ¿Recuperaréis temas no habituales en directo?

Sí, tenemos temas que extrañamente en la historia de Barón Rojo nunca tocamos. “No ver, no hablar, no oír” por ejemplo es uno de los temas que pasaron desapercibidos que hemos rescatado y los hemos actualizado un poco. También “Por vez primera”, que es un tema súper comercial y le hemos hecho unos arreglo muy a Toto, “Paraíso terrenal” en su momento la tocamos alguna vez y dejamos de hacerlo, “Larga vida al Rock and Roll”, “Cuerdas de Acero”, “Breakthoven” que sale muy bien y ahí andamos. Evidentemente también tocaremos el nuevo tema “Vive hoy”. Bueno, y si nos piden alguna del Fary igual la haremos joder. Jajaja.

Hablando de “Vive hoy”, si no tengo mal entendido teníais preparado un par de adelantos.

Sí, tenemos otra que es un poco más pop, se titula “Hasta el Fin”. A mí me encanta esa canción, lo que pasa que hicimos una votación entre la oficina y la gente que nos lleva y se decidió sacar primeramente ésta porque era más en la onda de rock duro. Pero ya te digo que me encanta y no sé si la incluiremos en algún trabajo posterior tipo EP o algo así, porque también queremos sacar otro tema más del estilo “Vive hoy”. La verdad es que aún está todo por decidir.

Comentabas el tema del EP. Aparte de los temas que nos comentas, ¿incluirá algún tema regrabado o algún tipo de sorpresa?

Aún no lo tenemos pensado. Lo que sí tengo pensado sacar, desde antes de hacer lo de Los Barones, es una recopilación de los temas más cañeros de los tres disco en solitario como Sherpa. Ahí estaba hecha la recopilación, pero se adelantó el asunto de Los Barones y ahí se quedó.

Lo de incluir temas tuyos en solitario durante esta gira, ¿lo has descartado?

De momento no. Hay muchos temas de Barón que queremos tocar en directo y al final nos va a quedar un concierto de tres horas y tampoco es eso.

Bueno, no estaría nada mal, jaja.

Si lo bueno es breve dos veces breve como decía aquél.

Comentabas que estabais sorprendidos por la respuesta recibida por público y medios, ¿esperábais la posibilidad de realizar tantos conciertos?

Lo cierto es que no teníamos ninguna expectativa concreta. Teníamos ilusión y esperanza que la cosa fuera bien, se están cumpliendo esas esperanzas, ojalá que las cosas sigan así.

Hablando de la aceptación de Los Barones. Tanto Hermes como tú habéis estado tocando tanto temas de tu etapa en solitario como los temas clásicos de Barón, la expectativa generada a partir de la formación de Los Barones a que crees que se debe.

Creo que la gente nos estaba esperando ya que durante éstos años se ha ido generando un run run sobre que nuestros ex compañeros no lo estaban haciendo muy bien que digamos. Había una especie de hartazgo, cosa lógica también, después de tantos años chupando de la teta. Pues al final la teta se agota, se seca y la gente se va decepcionada. Creo que había una mente muy propicia por parte de la gente de simpatía hacia nosotros, hacia “la otra parte”. Al final ha salido todo sincronizado, coordinado por como se han desarrollado los acontecimientos y no les hemos defraudado.

Estamos en un momento dulce que esperamos que no decaiga y vamos a hacer todo lo posible para que eso no ocurra, por supuesto.

Puedo dar fe de ello pues la gente sale, y salimos, muy satisfechos y contentos.

Hombre, esta mañana lo comentaba en otra entrevista, que siempre salimos a convencer a la gente porque tengo y tenemos mucho respeto al público. Porque alguien que paga una entrada y se hace 100 ó 200 Km. para verte se merece todo el respeto del mundo y que salgas al escenario a vaciarte, vamos. He tenido experiencias como espectador de ir a ver a alguien a quien admiraba y ver que pasaba totalmente, es muy desagradable y decepcionante.

Nosotros tenemos muy en cuenta eso y la gente lo capta, la buena voluntad de agradar.

Vamos sobre la formación actual de Los Barones. Marcelo y Sergio están haciendo un trabajo espectacular a las guitarras. A Marcelo ya sabemos que le viene de cuna (ndr. Es hijo de Hermes) en cambio que puedes contarnos sobre Sergio Rivas. ¿Lo conocíais de antes?

Bueno, sí. De hecho Sergio ya lleva con nosotros cinco o seis años. Es un gran guitarrista, un gran estudioso de armonía, vale mucho y además es una excelente persona. Creo que ahí radica gran parte del éxito y la aceptación que estamos teniendo por parte de la gente. Sienten que somos que somos gente normal… porque hay gente muy anormal… Ser gente normal equivale a ser una buena persona, esa personal con la que puedes convivir, puedes hablar, entender. Eso también lo capta la gente que cuando se acerca a pedirnos una entrevista, un autógrafo o un selfie pues siempre estamos dispuestos y eso la gente lo agradece mucho.

Volviendo a Sergio, somos un grupo de amigos. Hago una paella y vienen todos a mi casa a comer y cosas así. Cosas que jamás se dieron con el anterior grupo, ¡jamás!

Sobre lo que comentas de la falta de química con la anterior formación de Barón…

Y de física, Jajaja.

Jajaja… Cuando  hicisteis la gira de reunión a la cual asistí muy ilusionado y viendo el fatal desenlace que tuvo el reencuentro, ¿qué conclusión puedes sacar de todo aquello?

¡Que nunca más! Sufrí bastante en esa gira y Hermes también. Íbamos de segundones y de invitados de segundo plato, no era justo. Una y no más Santo Tomás.

Lo sentimos mucho por la gente que tenía y tiene la ilusión de volver al grupo. Es que hay cosas que no pueden ser.

¿Ya teníais en mente la posibilidad de tirar Los Barones hacia delante?

No, no, nos habíamos olvidado totalmente, además estábamos muy cansados de toda esta historia. Hace bastantes años registramos varios nombres por si acaso. Digamos que nos guardamos en el tintero la posibilidad de volver Hermes y yo reivindicando nuestra historia. Lo teníamos olvidado, ya lo hemos comentado en varias ocasiones, la gente lo puede creer o no, me da igual porque cuando tú tienes derecho a hacer una cosa no tienes porque justificarte. La cosa la mueve el destino y en este caso se da un poco de justicia poética, es decir, sin proponerte  ninguna malicia ha caído el fruto maduro y ya está.

Teníamos uno de los nombres que habíamos registrado y concretamente el definitivo era Los Barones que hemos estado veinte años sin usarlo. Hace poco recibí una carta de una oficina de patentes y marcas y digo “qué coño me mandan a mí, ¿qué será esto?” Me dicen: “le recordamos que tiene usted registrada la marca Los Barones y que está a punto de caducar. ¿Le interesa a usted renovarlo?” Y dije ¡Coño! ¡Si ya ni me acordaba!, llamé inmediatamente a Hermes y le dije que había esto, así que decidimos de tirarlo hacia delante. Lo consultamos con la oficina con la que estábamos empezando a trabajar comentándoles que se iban a echar a reír, porque nuestra intención era lanzarnos como Sherpa, “pues no nos vamos a reír, nos parece cojonudo”. Ahí lo dejamos y a las pocas semanas vi la noticia de que los hermanos se retiraban y pensé “¡mira!, justicia poética”. Y ya está.

Ellos se creen que estuvimos maquinando, no tío, somos muy vagos para maquinar tío. Es que ser malo no compensa, ahí siempre dándole al coco y calentándote el cerebro. No, no, ha sido así, ¡pas!, lo que pasa que ha pasado la liebre por el lado y la hemos enganchado. Así de sencillo.

Está visto que no hace falta planear las cosas para que surjan bien.

Se cree el ladrón que todos son de su condición. Seguramente por nuestra falta de malicia nos están saliendo las cosas bien, fíjate.

Hombre, se nota sobre el escenario la química y el buen rollo que se respira. Es de agradecer.

Hombre claro, gracias.

La participación de tu mujer Carolina como quinto Barón, ¿qué importancia tiene?

La importancia es vital, la de ser un miembro más, importantísima. Armando hacía unas declaraciones, ahora nos están haciendo una guerra psicológica, se están consumiendo pobrecillos en rencor. Decía que jamás podríamos haber hecho las canciones que hicimos sin la ayuda suya, como si fuera el gran profeta del rock. Pero yo digo que jamás sin las letras de Carolina Barón Rojo hubiera sido Barón Rojo. Porque la calidad literaria e intelectual de esas letras son las que dieron prestigio a Barón Rojo. Hasta tal punto que hasta Paco Umbral en una entrevista dijo que él admiraba a Barón Rojo por sus letras. Joder, que lo diga Paco Umbral, tío, no lo dice cualquiera.

Las letras de Carolina consiguieron que un grupo de rock, considerado el género en España como macarra, consiguió que el rock fuera considerado para adultos. Rock para gente que piensa y está informada, de cierta calidad personal. Porque para macarrillas y tal ya hay otro que también es necesario. También es necesario el rock kalimotxero y esas cosas, hay categorías y estoy muy contento con la categoría que llegamos a conseguir en aquella época con Barón Rojo. Además la pensamos seguir manteniendo porque Carol se ha ofrecido a seguir trabajando con nosotros, así que cojonudo. Lo cual quiere decir que vaya a hacer todas las letras porque Carol está muy ocupada en sus historias, pero oye, su ayuda siempre va a ser bienvenida y vital.

Es un detalle importante el destacar que en vuestras canciones nunca ha habido ningún tipo de insulto. Han destacado por ser canciones bien trabajadas.

Claro, siempre decía que al poder siempre se le hace más daño con una daga florentina clavada en el hígado que con coces de burro en la boca. Al poder hay que sacudirle de una forma sutil, aunque bueno lo triste de esta vida es que al final quien gana es el poder. Bueno, pero por lo menos hacerles la vida imposible.

¿Habéis pensado la posibilidad de grabar material en directo para una futura publicación?

No. Todavía no, estamos empezando otra vez como chavalillos. Hay ciertas cosas que no nos planteamos. Sí que las tenemos guardadas en la agenda pero nada a corto plazo. Sólo nos planteamos a corto plazo acabar el año bien, que Razzmatazz sea un éxito, que las actuaciones que tenemos sean un éxito y para el año que viene ya pensaremos algo lo más fuerte, lo más gordo posible para seguir. Si de repente, oye, grabar con una sinfónica, pues si se tercia ya veremos. Sobretodo conseguir hacer temas buenos, al final es como el oro que puedes exhibir. Una canción buena es como tener un kilo de oro en la mano. Eso es lo que queremos, lo demás, si actúas en el Real o graba contigo, yo que sé, Madonna, pues vale. Temas buenos y ya está.

Hablando de temas buenos. Uno de los momentos álgidos tanto en el Rock Fest como en el Leyendas fue la canción “Siempre estás allí”, donde todo el público era prácticamente una voz única.

Ahí se me escapó un buen negocio. Tenía que haber colocado un puesto de kleenex y me hubiera forrado, me dí cuenta tarde al ver la gente que lloraba emocionada.

Tenía la piel de gallina de ver a tantas personas cantando un tema clásico y tan importante para much@s.

Sí, pero no se dice la piel de gallina, se dice los pelos como Scorpions, jajaja.

Jajaja. Sí más rockero.

Ésta canción fue escogida por el diario El País como una de las mejores quince baladas del rock/heavy. ¿Qué opinas sobre esto?

Santa razón, jajaja. Una canción que si la hubiera grabado un grupo internacional como Scorpions hubiera sido muy grande.

Cambiando un poco de tema, respecto a la  crítica social incluida en vuestras letras, viendo los acontecimientos políticos y sociales de estos años junto a la nueva repetición de elecciones, ¿qué opinión tienes al respecto?

Pues imagínatelo, nada buenas. Lo que pasa es que el poder es, como te diría,  como un bicho que se devora a sí mismo y vuelve a renacer. Es como la historia interminable. Lo que pasa es que cuando te vas haciendo mayor te vas dando cuenta que el tiempo, el mundo, la sociedad va más rápida, las redes sociales, y te asustas un poco. Te asustas porque todas las letras que hemos hecho en nuestra historia con Barón y tal, han sido, digamos, proféticas sin necesidad de buscarlo. Por ejemplo “Herencia letal”, ¿me va a venir a decir a mí la niña sueca ésta que está como un cencerro que bla bla bla?… Tío, que ya estoy diciendo yo en “Herencia letal” que no me están haciendo ni puto caso y a tí te dirán que sí para cubrir el expediente pero seguirán haciendo prospecciones petrolíferas en Alaska, en Groenlandia, desaparecerán los osos polares. Vamos a ver, el mundo, la civilización, la humanidad es un pollo sin cabeza. Hay gente sabia, hay gente buena que intenta que intenta hacer lo correcto, cuidar el planeta. Pero hay gente mala, la sociedad en realidad la domina el mal. Si crees en el demonio, llámalo demonio, y eso no se va a parar, ¿eh?, habrá un cataclismo tremendo y terminaremos en una guerra mundial, por supuesto, que no será como las que vemos en las películas de los japoneses y los tanques americanos Sherman disparando. La humanidad es una puta plaga de ratas, somos como las ratas que estamos devorando un queso, que es el planeta. Claro cuando haya menos queso las ratas se devoran entre ellas y ahí es cuando llegan las guerras. Siento vaticinar esto, para el que esté leyendo esto al igual se acojona, pero que lo tengan por seguro. Nacemos exponencialmente, nos vamos reproduciendo como putas ratas y esto va muy mal. Hay potencias emergentes como China, que tarde o temprano, algún día lejano veremos que Estados Unidos será como España, que fue un gran imperio y ahora somos pobrecillos. Estados Unidos serán pobrecillos y seguramente quienes serán los fanfarrones y los amos del planeta pues serán los chinos o los rusos. Tarde o temprano, si el planeta sigue, si no se ha exprimido y la humanidad sigue pues dará paso a otra potencia emergente. ¿Qué ha sido el imperio romano? ¿Qué ha sido el imperio de Alejandro Magno? ¿Qué ha sido el imperio de los persas? ¿Qué ha sido el imperio de los egipcios?¿Qué ha sido del imperio español? Que fue el mayor imperio conocido en la historia de la humanidad, pues nada, lo que sube baja siempre y en esa bajada al que le pilla lo cruje. Yo no sé si tendré para veinte veranos más, no sé, con veinte veranos más me pongo en noventa tacos. Pero que pasará algo luego por supuesto, desgraciadamente hay que contar con ello. Lo siento por nuestros hijos y nuestros nietos y tal. Encima ves que la humanidad es tan absurda que en vez de cuidar el planeta y programar bien su subsistencia se dedican a pensar como podemos vivir en Marte, ¿pero tío, estáis locos?

Es una cosa que le pasó a la Isla de Pascua, a la civilización Rapanui. Dicen que por lo visto era una isla frondosa y con ríos, terminaron devastándola marchándose en cayucos buscando otras tierras. Tíos, si estamos haciendo lo mismo. Si es la única vida que tiene ese planeta, cuidalo, hijo puta. Si es necesario tener un solo hijo, ya se verá, el caso es sobrevivir bien, no envenenándonos con el agua, con el aire, envenenándonos con los residuos nucleares. Mira los japoneses esos que quieren tirar las aguas de Fukushima al mar, ¡tócate los cojones! ¡Ala, venga!, comeremos peces radioactivos y nos saldrán plumas verdes en los ojos, pues vale cojonudo.

Ya nos avisan que pronto nos extinguiremos.

Pues no estaría mal que la puta humanidad se extinguiera, de verdad, francamente. Somos una peste, que quien nos puso aquí no tenía ni puta idea de lo que hacía. Dijo “voy a poner  unos bichejos con dos patas y dos manos a ver que pasa”

Dentro de todo eso hay esperanza que hay gente que evoluciona espiritualmente y bla, bla, bla… sí, pero somos los menos, son los menos. Aquí quien manda es el hijo puta, es el malvado poder y es una herencia letal que ya veremos que pasa.

En relación a tus conocimientos sobre espiritualidad, ¿cómo consigues evadirte a la realidad?

No, no me puedo evadir. Sufro un huevo, lo veo muy chungo. El infierno está aquí, es éste. El infierno es el nacimiento, envejecimiento, enfermedad y muerte, eso es el infierno. Se te muere un ser querido, sufres. Te mueres, sufres muriéndote y encima no está viendo que ocurre cuando te mueres, eso es lo más tremendo. Ahí entramos en un terreno filosófico. El único animal que sabe que va a morir es el ser humano y es jodido saber que tienes fecha de caducidad. Por eso Blade Runner, la primera la segunda no, la segunda es una puta mierda. La primera, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, es un reflejo de como es el ser humano. El ser humano son los replicantes, dicen tengo cuatro años de vida, tío ¿por qué me tengo que morir? Se supone que a quien se refiere es a Dios. Todo eso se va a derramar en como lágrimas en la lluvia que es el monólogo tan bonito de Rutger Hauer, que murió hace poco. Pues es eso, somos los replicantes que nos preguntamos ¿por qué me tengo que morir, tío? Aunque a veces dices, menos mal que me voy a morir, joder, esta puta vida tío que chunga es, que de problemas, cuanto se sufre, las desgracias, las enfermedades, este chico se ha matado en un accidente de coche, el otro… joder, que dura es esta vida. Tiene momentos de felicidad, pero en general esto es un sitio donde yo no quisiera volver.

Tema reencarnación descartado, ¿no?.

De verdad, si existieran las reencarnaciones a mi no me gustaría volver a este mundo de la dualidad, que para sentir dolor tienes que sentir placer y que para sentir el frío tiene que sentir calor, que el blanco es el opuesto del negro y que la luz es lo opuesto a la oscuridad… joder, es un sin vivir tío.

Sobre tu faceta como pintor y escultor, tuviste la oportunidad de exponer una parte de tus obras coincidiendo con el Leyendas. ¿Qué tal fue la aceptación?

Muy bien, no vendí una mierda, pero muy bien. Agradecido al pueblo de Villena y agradecido a Marcos Rubio, el capo del Leyendas que fue el que me ayudó a que todo eso se llevara a cabo. Bien, pero a mí lo que me gusta es vender también, joder.

Hay que velar por el negocio.

No solo es el negocio, por supuesto que sí existe, también porque cuando vendes una obra, esa obra va a un sitio y en ese sitio se supone que la obra está viva.

Yo ahora mismo tengo varias obras en mi taller, que estoy aprovechando para barrer mientras hablo contigo, esas obras están dormidas. Cuando tú vendes algo a alguien está en su casa colgado en la pared o expuesto en un jardín y dices, joder está viva. No sólo es el aspecto monetario, es el aspecto artístico.

No te resto más tiempo y voy a por la última pregunta.

Sí, aún me quedan unos metros cuadrados por recoger, jajaja.

Quisiera finalizar preguntándote por otra de tus pasiones, The Beatles. Este año se conmemora el 50 aniversario de Abbey Road (1969), ¿qué puedes comentarnos sobre su importancia en la historia del rock?

Pues es una maravilla absoluta con un guitarrista absolutamente maravilloso llamado Eric Clapton. Porque todos los solos de Abbey Road los toca Eric Clapton, porque George era un artista maravilloso componiendo, cantando, pero como guitarrista virtuoso no era su fuerte. Era un músico completo en otros aspectos. Pero esos solos de “Something” por ejemplo son magistrales, también Paul McCartney se sale.

A mí el blues típico me aburre un poquito, tío, cuando haces un blues hazlo como “Oh Darling” que es la hostia, a ese blues sí que me apunto tío. Que te puedo decir de Abbey Road, es absolutamente maravilloso.

También te puedo decir, que las primeras personas que intentaron cruzar el paso de cebra, fuimos Carolina y yo. Cuando ni Dios se acordaba de los Beatles del Abbey Road, justo cuando estuvimos grabando el Volumen Brutal . Los Beatles le sudaban todo a la gente, “los Beatles esos quienes son”. Cuando hicimos gira en Gran Bretaña tocamos en Liverpool y el ambiente era “mira le gustan los Beatles, uy que anticuado”, ¡en Liverpool! Entonces estaban de moda The Police y grupos así con los abrigos largos, el pelo teñido y tal. Recuerdo que les dije “estamos muy contentos de tocar aquí en el lugar de los Beatles” ¡y no hubo ni un aplauso!, ¡nada!, nos miraban diciendo “estos tíos de quien hablan”

Fuimos a The Cavern, que la estaban tirando abajo y entonces era un hoyo enorme. Estaba lloviendo, de noche, había una excavadora y unas vallas. Ahí estaba, porque la nueva está como unos cien metros más para allá, salté la valla y cogí un trozo de ladrillo chiquitito de la mítica Cavern y lo tengo guardado en un frasquito como si hubiera ido tierra santa, igual. Lo mismo un día ese trozo de ladrillo que vibró con las canciones de los Beatles en directo igual vale una pasta, quien sabe.

Nos recorrimos toda la calle buscando el paso de cebra preguntando a la gente y nadie nos sabía contestar. Entramos en una ferretería que había un punki, además, “oye tronko tu sabes …” “¿Eh? ¿Y eso que coño es, no me jodas?” Te lo juro, ¿eh?

Al final nos dimos cuenta, como era invierno, la foto del álbum estaba tomada en verano con los árboles frondosos, en invierno estaba todo descarnado. Al final resulta que era el primer paso de cebra de la calle, había una placita y el primer paso de cebra. Yo tenía una foto con mi anorak cruzando el paso de cebra. Así que cuando la gente va nosotros venimos, tío.

Muchas gracias por tu tiempo, como conclusión que le dirías a las personas que aún no se hayan animado a acudir a vuestros conciertos para que acudan a las fechas previstas.

Pues que les estamos ofreciendo un producto muy bueno. Busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo, pero me parece que no va a poder ser. Estamos haciendo algo realmente bueno y merece la pena no perdérselo.

Muchas gracias de nuevo, ha sido un placer y nos veremos en Barcelona.

Igualmente, hasta luego.

Abel Marín
Sobre Abel Marín 77 Artículos
Músico frustrado, escritor bloguero ocasional y amante del metal en su variedad de estilos. Vivo con la esperanza de poder llegar a viejo acudiendo a salas de conciertos y festivales. Sí los rockeros van al infierno, que me guarden sitio y una cervecita. Salud y Heavy Metal.