Shiraz Lane – Carnival Days

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 23 de enero de 2018
Discográfica: Frontiers Records
 
Componentes:
Hannes Kett - Voz
Jani Laine - Guitarra
Miki Kalske - Guitarra
Joel Alex - Bajo
Ana Willman – Batería

Temas

1. Carnival Days (3:39)
2. The Crown (3:51)
3. Harder to Breathe (3:38)
4. Tidal Wave (3:44)
5. Gotta Be Real (3:47)
6. People Like Us (3:38)
7. Shangri-La (5:17)
8. War of Mine (4:33)
9. Shot of Life (5:22)
10. Hope (5:10)
11. Reincarnation (7:58)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Shiraz Lane – Carnival Days
Todos los discos de Shiraz Lane en Amazon


Nos escriben a la redacción pidiendo una review de los nórdicos Shiraz Lane, que en breve vendrán con H.E.A.T de gira. Como suele pasar con este tipo de grupos, hay un “Xavi, te ha tocado”. Bien, vale, aunque no los conozco de nada más que un par de videoclips. Pero le daremos al play.

Antes de darle leo un poco sobre la banda. Quinteto escandinavo de hard rocksleazy que pinta muy bien que debutaron en 2016 con For Crying Out Loud, y que ahora (bueno, a principios de año) presentaron su segundo trabajo, el que hoy nos ocupa, este Carnival Days. Sus críticas los ponen como grupo a tener muy en cuenta, y las crónicas de su directo que he leído así lo confirman. Sí, hay cierto hype por escucharlos y ver qué puedo esperar de su próximo concierto.

Así que sí, vamos, play. Y no, no defraudan, en absoluto. No será el disco del año, pero desde luego es mi descubrimiento del año, y con mucho. En poco más de media hora, el quinteto nos deja 11 temas de lo más variopinto, algunos muy originales, con unos arreglos muy trabajados. Toca hard rock, sí, toca sleazy, también. Pero quedarse ahí es quedarse a medio camino. Tocan un poco de todo y de nada a la vez, siendo la melodía su principal arma. Música facilona, que entra bien, perfectamente defendida y que a la vez que te saca una sonrisa te hará mover el esqueleto. De nuevo, los ochenta en su mayor esplendor.

El carnaval empieza, precisamente, con eso. “Carnival Days” es el primer corte y uno de los mejores y más sorprendentes. El rock se fusiona con el jazz y las guitarras. Con el saxo. Mira que es difícil innovar en este estilo, pues estos chiquillos lo han logrado. Ojalá la toquen en directo, pues puede ser un puntazo. Seguimos con “The Crown”, que ahora sí es mucho más standard en cuanto a estilo. Hard rock bien hecho, con estribillo muy melódico y guitarras contundentes. Con “Harder to Breathe” nos vamos al primer single, y cuenta con todos los elementos que debe tener: grandes melodías, bombazos comerciales y unos arreglos (principalmente en el estribillo) que quedan muy bien.

“Tidal Wave” llega en forma de absoluta fiesta en su riff principal. El buen rollo se fusiona perfectamente con las guitarras y la fuerza. Ese buen rollo se contagiará a no ser que sean un zombie o un gran amante de los berridos del extremo. Destacado. El freno llega con “Gotta be Real”. Balada bonita aunque no demasiado lenta (muy en línea de las series ochentera. Ya veo a los Vigilantes de la playa corriendo a este son), también con algún saxo que queda la mar de majo, pero que a mí no me aporta nada en exceso. Y seguimos con novedades estilística, pues “People Like Us” tiene un piano que es una maravilla y otros arreglos de guitarra que le van a la par. Medio tiempo cañero plagado de buenas ideas.

Seguimos con “Shangri-La”, título nada original. A pesar del buen hacer de los músicos, me ha parecido de los temas más sosos del álbum. Tiene cosillas, no es malo y mejora con el metraje, pero no tiraremos cohetes (a pesar de las castañuelas que le meten). “War of Mine” es, quizá, el tema más heavy del disco. Las guitarras ganan en contundencia, la batería es machacona y, aún así, la melodía reina durante todo el rato, especialmente en el estribillo. “Shot of Line” cierra el tercer trío de canciones. Tiene algo de Guns N’ Roses (algo camuflado, eso sí), algo propio y algo que mola.

Ya llegamos al final. El antepenúltimo tema, “Hope”, nos devuelve a las baladas, en este caso al 100%. Sigue sin aportar nada, pero es bonita de escuchar. No será un castillo de fuegos artificiales, pero tampoco sobra, y los arreglos son bonitos. Y ahora, si, con “Reincarnation” llegamos al final del disco. Casi ocho minutos de canción, este tema es el más complejo de todo el trabajo. Con pasajes baladísticos y otros más cañeros, cabe destacar la ejecución de todos los instrumentos. Seguramente encontremos las mejores líneas de bajo, mientras que las guitarras y la batería siguen al mismo nivel altísimo de todo el disco. Y la variedad vocal es enorme. Gran tema, de los más destacados, y una forma poco mejorable de cerrar un gran disco.

Vaya, vaya, yo que tenía los Top 5 anuales acabados, y este trabajo me va a hacer variar algunas cosas. Pone de lleno a Shiraz Lane en mi radar y hace que el hype aumente para verles en directo. Si los 80 son lo tuyo, ¡no los dejes pasar!

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Xavi Prat

Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios.
Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo.
Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 115 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.