Angoixa – Esclaus de la Por

Nuestra Nota


8.3 / 10

Ficha técnica

Publicado el 21 de noviembre de 2018
Discográfica: Autoeditado
 
Componentes:
Robert - Voz, guitarra
Hèctor - Guitarra, coros
Oriol - Bajo
Mario - Batería

Temas

1. Déus de la Falsedat (5:25)
2. Esclaus de la Por (5:50)
3. Més que Odi (4:17)
4. El Turment dels Caiguts (5:06)
5. Rere el Mirall (3:52)
6. L'Ombra de la Dalla (4:59)
7. Ràbia (4:49)
8. Dins la Matriu (6:05)

Multimedia









Escucha y compra

Este disco en Amazon: Angoixa – Esclaus de la Por
Todos los discos de Angoixa en Amazon


Angoixa es un grupo de death metal de Barcelona iniciado en 2014 como proyecto personal de Robert Garcia y que después de unos años se ha convertido en realidad. Con dos trabajos grabados, hace muy pocas semanas que nos mostraron su nuevo camino a través de este superlativo Esclaus de la Por (2018), tercer trabajo de la banda en el que el oyente podrá encontrar un death metal mucho más elaborado, con letras criticando el mundo podrido en el que vivimos.

Como diría el puto baboso, nos llena de orgullo y satisfacción ponerle el negro y pútrido vestido de gala a esta nueva entrega de Angoixa, un disco, que si bien es de los cuatro padres que lo han parido, es como el retoño que en Science of Noise siempre hemos querido tener. Lo vamos a mimar, ver crecer e incluso nos colaremos en su habitación para ver cómo se reproduce. Señoras y señores, así suena Esclaus de la Por a oídos de algunos de los miembros de la web.

 

by Ray Molinari

Abrir un disco con una campana y una mutilación de las palabras cristianas “Germans i germanes, preguem” es toda una declaración de intenciones. El sonido compacto con coros de fondo, pero con toda la sangre en las guitarras, encima de esa apabullante base rítmica mientras la voz en català da vida a los textos oscuros de este disco de Angoixa, su nueva entrega Esclaus de la Por se puede meter en las listas de los mejores discos del año cantados en català junto al Pare Nostre Que Esteu A l’Infern (2018) de Crim, si no fuera que estos estilos no aparecen en los medios que hacen listas.

Apuesta valiente por parte de Angoixaque apuestan por su lengua madre en un estilo que dominan a la perfección.

by Rubén de Haro

Cuando uno escucha el nombre Angoixa, lo primero que se le viene a la cabeza es un estado afectivo de carácter que se caracteriza por aparecer como reacción ante un peligro desconocido o impresión. Pero eso va a cambiar a partir de hoy…

Esclaus de la Por marca el pico más alto -musicalmente hablando- de uno de los pesos más pesados del panorama death català. Tomando más del estilo europeo de bandas como Carnage, Autopsy o Entombed, pero con un pie y medio al otro lado del Atlántico, los de Barcelona combinan crítica social con calambres doom que exudan morbilidad y riffs que fluyen de una manera tan natural como mortífera. Angoixa han creado un clásico y una importante adición al death metal nacional.

Desde que los barceloneses Angoixa nos mandan ponernos a rezar, hasta el mismo instante en que nos adentramos en la matriz en su estado más puro, encontramos 40 minutos de magnificencia death, salpicada con serias dosis de poderío, descaro, oscuridad y realidad, mucha realidad. Robert, Hèctor, Oriol y Mario nos presentan su tercera entrega musical tras La Foscor del Bosc y Camins Sense Destí, ambos publicados hace ahora cuatro años. La mejora y el salto cualitativo es más que evidente, empezando por el impresionante artwork, a cargo del artista Miguel Manzanares, que nos da la bienvenida a este Esclaus de la Por, y acabando por todas y cada una de los ocho temas aquí contenidos.

En un mundo que parece querer morir desangrado, los catalanes utilizan su música como un objeto contundente, pero con una sensibilidad delicada que emerge entre tanta depravación, creando así un impulso en la cadencia de las canciones, intercalado con sutiles melodías que no solo complementan a su contraparte más oscura sino que la envuelven en un contexto que se acerca al simbolismo más simple, al de la primera oleada de bandas de death metal procedentes de Suecia.

La verdad es que es un todo que, a pesar de la oscuridad que atesora, brilla con luz propia. Desde el potente inicio de “Déus de la Falsedat”, pasando por ese delicioso riff inicial y la posterior parada que lanza “Esclaus de la Por” hacia el abismo, hasta la sublime cadencia de la rompenucas “Ràbia”, lo que aquí encontramos solo puede definirse con un adjetivo: su-puta-madre-qué-bueno.

Lo nuevo de Angoixa es un pepinaco de 50.000 pares de cojones. Es un misil dirigido directa y abiertamente a la base de flotación de aquellos que nos quieren infundir miedo. Pero lo que esos bastardos no saben es que muchos de nosotros hemos encontrado en Angoixa a nuestro Espartaco particular. La Guerra de los Gladiadores está servida y entre todos lograremos una fuerza que nos permitirá resistir y superar al equipado y entrenado ejército romano que tanto nos oprime y que tanto miedo nos pretende infundir.

by Xavi Prat

¿Así que el compañero Robert y sus Angoixa sacan nuevo disco? Y, ¿así que me toca escribir unas pocas líneas? Bueno, no sé demasiado bien qué puede aportar la visión de un gran amante del hard rock, el power y la melodía en general a un disco de death metal, pero lo intentaremos. ¡Que no se me tache de cobarde! (Aunque algo de miedo sí me da…).

No voy a mentir al amigo ni a vosotros, lectores. No es Helloween, ni Whitesnake. Ni siquiera Freedom Call (¡ejem!) y no voy a decir que es un álbum que escucharé cada semana, pero oye, la verdad (y muy sinceramente) no está nada mal. No es mi estilo, pero tiene su puntillo. Ese puntillo, además de las composiciones y la ejecución de las mismas, se lo pone, especialmente, unos arreglos que quedan tremendamente bien durante los 40 minutos de duración. Las guitarras van muy a lo loco, muy frenéticas. No me veo capacitado para decir si son muy putrefactas o no, pero por el sonido a mí no me da esa sensación. La batería demuestra estar a una muy gran altura, y en esto no soy novato. La voz… bueno, amigo Robert, te recomiendo Lizipaina. Todo suena compacto, fuerte, cabreado y oscuro. Supongo que es lo que pretendían, así que… ¡felicidades!

Se me hace difícil destacar un tema. Desde la primera vez que escuché el disco, “Déus de la Falsedat”, el primer corte, fue el que más me gustó, pero es que Esclaus de la Por tiene algunos pasajes tremendos, y destacar caña y mala hostia de “El Turment dels Caiguts”. Y “Ràbia”… ya lo conocíamos de escucharlo junto a un lyric video que pone la piel de gallina. Como dije en su día, el tema se debería haber llamado “Son unos Hijos de Puta”, pero lo suyo es políticamente más correcto. ¡Temazo al canto!

En definitiva, y sin ser un entendido en materia trallera, enorme y sorprendente trabajo el de Angoixa.

by Josep M. Llovera

Puede parecer banal, pero que una banda de death metal use un idioma autóctono y minoritario para componer los ocho temas de su ya tercera entrega es síntoma de buena salud de todos los integrantes de la ecuación. Es el caso de Angoixa, que con su flamante estreno Esclaus de la Por hace entrega de un death de la vieja escuela y en català.

Sorprendente en varios aspectos. El primero y en orden de aparición, por el idioma utilizado, en que además, y aunque pueda parecer paradójico al género, se entienden las letras. El segundo aspecto destacable es su “frescura”, si es que podemos utilizar este adjetivo aplicado al género más oscuro del metal, con estructuras claras y directas que lo hacen de escucha fácil (para los oídos acostumbrados a estilos extremos, se entiende). Para acabar, Esclaus de la Por goza de una producción admirable que permite entender en todo momento cada instrumento, con prominencia en las voces, pero que, en conjunto, suena como debe ser.

by Albert Vila

Lo primero que uno no puede obviar cuando se pone con este Esclaus de la Por es, evidentemente, que suena de la ostia: es denso, grave y violento, pero también definido, afilado, poderoso y mayestático. En realidad, suena tan jodidamente bien que casi te coge por sorpresa, y ya desde la brevísima y severa frase que abre el disco (Germans i germanes, preguem), resulta imposible no dejarse atrapar por el torbellino de intensidad y de poder en el que te meten la brutal y perfecta combinación entre música y producción.

Lo segundo que te agarra (y ya no te deja ir), más incluso que la obvia calidad de las canciones, es que todo el disco transmite un convencimiento y una confianza que asusta. Angoixa entraron en el estudio de Mr. Ax (que merece mis más efusivas felicitaciones por su trabajo) sabiendo que tenían entre manos una colección de temazos, y en sus cabezas había una idea muy clara sobre cómo querían y debían sonar. Todo eso se escucha y se siente en cada recoveco del disco, y esta confianza es tan atractiva y tan magnética que a medida que pasan las canciones acabas babeando sin saber mucho qué decir, cómo ante aquél chico/chica que entra en una habitación y exuda mojo y sex appeal por los cuatro costados.

Aunque a primera vista haya la tentación de pensar que en este disco Angoixa se van a marcar un homenaje en toda regla a la escuela death metal old school escandinava (sobre todo sueca), a medida que pasan las canciones y las escuchas, esa impresión se va sacudiendo paulatinamente hasta que eres capaz de capturar todos los matices que hay aquí, que son muchos. Evidentemente que Entombed, Dismember o los primeros Hypocrisy son una influencia pivotal, y también es cierto que no inventan nada realmente nuevo, pero las canciones son deliciosamente diversas, con lo que la escucha del disco al completo es fresca, rica y entretenida (¡me atrevería a decir incluso que ligera!), con unos toques sinfónico-ambientales que aportan un aire a black metal noventero muy interesante y ayudan a darle esa sensación -entre añeja y moderna- que sobrevuela todos sus pasajes.

Aunque esto es death metal por los cuatro costados. Las canciones tienen gancho, mucho gancho, y hasta cierto punto, son accesibles y entran como cuchillo en mantequilla. A día de hoy tengo especial predilección por la directa y casi bailable “Rere el Mirall”, por el potentísimo tema título, por la épica y compleja “El Turment dels Caiguts” y por la obsesiva y psicótica “Ràbia”, que ya sirvió de primer avance, pero todo este Esclaus de la Por pasa volando gracias a la crudeza de sus riffs, al groove de sus ritmos (el death ‘n’ roll está bien presente en muchos momentos), a lo discreto y resultón de sus arreglos, a la potencia de su ejecución y a la voz de viejo engendro de los bosques que sale de la garganta de Robert Garcia. El par de veces que he visto en directo a Angoixa me han sonado brutales, pero me temo que en lo que está por venir aún lo van a ser más.

Siempre es complicado ponerse a reseñar el disco de un amigo, con todo el trabajo y la ilusión que eso lleva detrás, y por lo general tiendes, sin querer, a mirártelo con buenos ojos y a mirar para otro lado ante aquellos detalles que te chirrían más. En este caso, creedme, no va a hacer ni falta: Angoixa han parido un discarral tan obvio con Esclaus de la Por que no creo que necesiten de demasiados piropos por mi parte que así lo reafirmen. Ellos lo saben, nosotros lo sabemos, y la gente que los ha visto alguna vez en sus poderosos directos lo saben también. Ahora falta lo importante, ¿lo sabes tú?

by Dídac Olivé

Seré sincero. Como ya sabéis a mí me gusta el death metal, pero no significa que me ponga en vena cualquier grupo del género. Soy un poco especial y precisamente el old school, a excepción de algunos grupos, no me acaba de molar mucho. Así que ha sido una sorpresa escuchar este Esclaus de la Por, y ver cómo mi cerebro reaccionaba de manera favorable.

Y es que nuestro compañero Robert Garcia se ha sacado de la manga un excelente álbum de la vieja escuela, fresquito, sí, pero de la vieja escuela. Ha sido ponerme el álbum y me ha venido una mezcla explosiva de muchísimos grupos como Obituary, Carcass, Deicide y otros tantos. Por momentos han sido todos juntos en forma de hecatombe musical, una destrucción neuronal que me ha sorprendido. Suena pútrido, oscuro, muy underground y, encima, en català. ¿Qué más se puede pedir?

Y es que a veces no hace falta una superproducción para que algo sea atractivo y atraiga a la gente. Esto es como el cine. Cuántas películas blockbuster habré visto… con sus efectos especiales, con sus buenos actores, pero al final sientes que has perdido el tiempo, ya que falta lo más esencial: alma. En cambio, películas de serie “B” o sobre todo las independientes, con un presupuesto mucho más paupérrimo, pero hechas con un mimo y con detalles exquisitos que ya querrían muchos, estas sí que tienen algo especial. Y aquí radica este Esclaus de la Por. Robert ha vomitado todo lo que lleva interiorizado y lo ha transcrito musicalmente. No voy a engañar y decir que ha inventado un nuevo género, ni nada parecido, pero dentro de lo que acabo de decir lo ha hecho con un cariño tan especial que a muchos ya les gustaría.

40 minutos llenos de atmósfera oscura, letras críticas (más que actuales) y canciones que como he dicho llevan por el death metal más rápido, pasando por el de medio tiempo, lento y pesado, incluso con algún tema más thrash; aún recordando a muchísimos grupos (aquí se notan los gustos de Robert), todo tiene un estilo propio. Lo he pasado a un par de colegas puretillas ultra fanáticos de este estilo old school y underground, y se han quedado “flipando” (palabras textuales); se han enamorado. Y es que parece mentira cuando ves a Robert Garcia, todo tranquilo, de esas personas que se le achinan los ojos cuando sonríe y después ves de lo que es capaz de hacer y cómo se transforma en directo. ¿Quién me iba a decir que tendría de compañero a un Nergal, en versión underground catalán?

En resumen, Angoixa ha sacado un trabajo que tenéis que escuchar. A los amantes del death más old school les fascinará y a los que no son tan fans (como puede ser mi caso) también les molará. Joder, si le ha gustado a nuestro compañero Xavi Prat, el cual ya sabemos que es más de heavy y power, y generalmente todo lo que conlleve la palabra “muerte” le tira para atrás. En fin, disco totalmente recomendable al cual se le debe dar una oportunidad, entonces sabrás de lo que hablamos.

by Abel Marín

En cuanto a Angoixa se refiere soy un auténtico profano en la materia. Había visto su nombre en alguna web pero sin prestarles demasiada atención. Quien iba a decirme que iba a encontrarme con semejante barbaridad, siempre en el mejor de los significados, pues Angoixa son una auténtica apisonadora de death metal de la vieja escuela… y en català. Hecho destacable para mí ya que, aún siendo mi segunda lengua habitual, el único ejemplo en el terreno extremo que conocía era Vidres a la Sang.

En la primera escucha, durante el primer tema “Déus de la Falsedat”, me recordó en algunas partes a los antiguos Entombed, pero no es una impresión general, ya que hacen propio el estilo. Un trabajo espectacular con muy buen sonido, lleno de buenas ambientaciones, ritmos veloces y medios tiempos machacones con los que no cuesta no resistirse a darle al headbanging. Se me hace complicado destacar unos temas sobre otros, pero particularmente me quedo con los temas Déus de la Falsedat” un ostiazo en la cara con esa referencia a Entombed que comentaba anteriormente; “Més que Odi” medio tiempo intenso; “L’ombra de la Dalla” directa a la yugular con esa ambientación oscura y “Ràbia”, este último tema por motivos sentimentales, por su reflejo de la historia reciente.

Otra banda a seguir en mi particular lista de reproducción.

¡Salud y heavy metal!

by Beto Lagarda

Coger un disco libre de prejuicios y con total neutralidad, olvidarse del hype o del “nivel fan/hater ” de la banda, debería ser nuestro punto de partida como críticos de música (sobre todo nosotros que lo hacemos como hobby). Aquí, coger distancia e intentar sacar unas palabras sobre el nuevo disco de Angoixa es más importante que nunca, pues Robert Garcia, guitarrista y cantante de la banda, es compañero de batallas y fatigas en Science of Noise. Por lo tanto, despojándome de esta amistad personal y escuchando Esclaus de la Por de una manera neutral, aquí os dejo mis humildes impresiones.

Primeramente, y tras un par de escuchas ligeras, tomo consciencia de que Angoixa no son suecos, ni siquiera son de Centro Europa, pero la sensación de estar escuchando un disco de Bloodbath recorre mi cuerpo. Curioso es que escuchando este disco me viene a la cabeza la etiqueta “grupo nacional”. Por desgracia a veces descartamos algún trabajo por razones de proximidad sin poder quizá catar un trabajo increíble como es este Esclaus de la Por.

Tras varias y más detenidas escuchas, la sensación de que es un discazo sobrevuela por mi mente, un disco pesado que se desliza ameno y ligero por el reproductor, 40 minutos intensos donde la rabia y los guturales se comen tu organismo, la distorsión en los retorcidos riffs es sublime, el doble pedal logra volarte la cabeza y los guturales, que parecen sacados de un putrefacto cadáver, logran hacerte caer en la agonía del que profesa el grupo. Las letras (eso de entenderlas a la perfección es un puntazo a favor de la banda) son inteligentes y trabajadas, y la magnífica portada que logra captar a la perfección lo que Esclaus de la Por contiene. Un brutal disco de death metal, de la nostra terra, que bien podría haber sido firmado por cualquiera de las mejores bandas de death metal del mundo.

by Alejandro Benete

El nuevo trabajo de Angoixa, Esclaus de la Por, reitera que el català es una lengua idónea para los guturales. O que los guturales son la mejor forma para expresarse en català. En los ocho cortes de este LP, y a raíz de los hechos acaecidos durante el pasado año, Robert y sus compañeros descargan una dura crítica contra las fuerzas opresoras por excelencia, a saber: las religiones, los gobiernos fascistas y la justicia podrida.

Con un death metal de corte clásico, el disco tiene un sonido grueso y sólido. La producción está a la altura de la composición, con un muy buen tono en la sección de cuerdas, y una ecualización que permite distinguir cada instrumento en la mezcla sin hacerlos sonar inconexos. El resultado es una potente avalancha sonora que hace justicia al espíritu en directo de la banda. Las voces de Robert, que se mueven en un abanico de registros entre graves profundos y tonos medios, utilizan growls abiertos como técnica predominante, lo cual facilita su inteligibilidad incluso a oídos “poco entrenados”. Al cantar en su lengua materna, las líneas vocales son fluidas y exactas.

Con variedad de tempos y coherencia con las letras, la colocación de cada tema en el álbum ha sido también objeto de estudio. Creo que la eterna espera y los dientes largos durante la exitosa “campaña de marketing” de la banda ante el lanzamiento han valido la pena, pues nos encontramos con un trabajo perfectamente planeado y brillantemente ejecutado.

by Roi Iturregui

Una vez más, en Catalunya nos reafirmamos… ¡y de qué forma!

El panorama emergente de nuestro país no para de crecer y dejar huella. Angoixa nos trae la esencia más pura del death metal con su Esclaus de la Por el cual, a mis oídos, no puede alardear de ser innovador, pero sí de tener calidad, tanto instrumentalmente como de producción, que les sube a ligas que otros ni olerían jugar.

Sobresalir con la ingente cantidad de grupos es como encontrar una aguja en un pajar, pero ellos más bien han sido acero incandescente atravesando este y llevándoselo todo por delante; “Déus de la Falsedat” o “Ràbia” son algunas de las canciones que lograrán llevar a cabo un aquelarre en cada sala dónde se presente el disco.

by Joan Calderon

La angustia y el hastío, eso es lo que da sentido y motivo de nacimiento de Angoixa. Del miedo, la oscuridad y la rabia nace este Esclaus de la Por, un disco superlativo de death metal old school de inspiración sueca cantado en català. Desde que lo publicaron el pasado domingo, 18 de noviembre en su canal de YouTube, y posteriormente en el Bandcamp oficial de la banda, no he podido desengancharme. Es pura droga sin cortar, putrefacta, llena de rabia, de odio y de dolor, mucho dolor. Todo lo que buscamos los amantes del metal extremo está aquí, concentrado en 40 minutos de pura angoixa.

Angoixa es un cuarteto barcelonés, en el que Robert Garcia ejerce de gurú absoluto de la banda desde su guitarra y su voz. Está acompañado por Hèctor a la guitarra, Oriol al bajo y Mario a la batería, siendo este su tercer álbum grabado como banda, después de que La Foscor del Bosc y Camins Sense Destí vieran la luz en 2014. Death metal old school en toda regla, con riffs podridos a más no poder, voz poderosa, guturales de ultratumba y, como vosotros podréis comprobar, una producción equilibrada entre voluntariamente sucia y unos arreglos que le dan una atmósfera tétrica y claustrofóbica. Esas son las señas de identidad de una de las bandas del panorama catalán más interesantes que puedes escuchar a día de hoy.

Los samplers y los riffs de guitarra son la tónica general del disco que nos sumerge en la oscuridad vital, con unas letras que ponen de manifiesto la mierda de mundo putrefacto en el que vivimos y con el que, aparentemente, nos conformamos. La base rítmica no se queda atrás, con una batería sobresaliente y unas líneas de bajo muy trabajadas. Ahí están las iniciales “Déus de la Falsedat” o “Esclaus de la Por” que, sencillamente te van a poseer hasta el inframundo, riff tras riff, berrido tras berrido; cambios de ritmo y mucha intensidad. El disco te va oprimiendo el alma, poco a poco, así de sencillo. El tratamiento de las guitarras es brutal, con punteos, groove rítmicos; “Més que Odi” y “Rere el Mirall” son un claro ejemplo de ello. El primer adelanto, “Ràbia”, con connotaciones políticas más que obvias, no hace otra cosa más que retratar el mundo pútrido en el que vivimos. Se trata de un tema mucho más sincopado… más, por así decirlo, groovie.

En mi opinión, “El Turment dels Caiguts” es la pieza más destacable, con más variaciones y matices. Un temarral donde afloran todas las influencias de death metal old school que puedas imaginar, de Entombed a Bloodbath. Y así todo el disco. Para cerrar, “Dins de la Matriu” -la pieza más larga de este Esclaus de la Por– nos acaba de destrozar las cervicales a base de riffacos y blast beats. Una canción brutal, un broche de oro perfecto para un disco que rebosa mucha calidad. Se nota la mano de Mr. Ax, de Dejedeath, tras la producción.

¡Vaya final de año de metal extremo que nos espera!

by Sergi Vila

Lo nuevo de Angoixa. ¡Joder!

Antes de todo, que se sepa, que no soy crítico musical y mi crítica es más desde el corazón y lo que siento que no de tecnicismos que, aunque molen mucho, yo no me acabo enterando de nada. Si queréis una mala crítica, o una crítica visceral de sentimiento, aquí podéis leer mierda buena. Si en cambio queréis leer cosas bien escritas y con fundamento, leed las de mis compañeros. Sin más, ahora sí. AngoixaEsclaus de la Por.

Bueno, comenzamos la escucha de un discazo de puro y viejuno trve death metal del centro de Catalunya. Después de los dos anteriores trabajos, La Foscor del Bosc y Camins Sense Destí, nos llega como lluvia ácida de mayo este compacto y visceral Esclaus de la Por.

A la cabeza del proyecto nos encontramos con un gran músico y muy muy cracken en lo suyo (death metal, guitarras y guturaciones y laceraciones al micro). Un Robert en un estado de METAL CRUDO Y CRUEL de por vida, donde te deja claro que no esperes solos innecesarios ni arreglos para gustar. Robert y los suyos nos traen un pedazo de disco lleno de oscuridad, tensión, agresión, intención, mucha mala leche y unas letras tan jodidas y sórdidas que, personalmente, me encantan.

Si os gusta el rollo viejuno del death metal os va a sudar la zona púbica. Os podría decir que son unos chorbetes finlandeses o unos niños japos y te lo creerás. Esto suena a death metal del bueno, del auténtico, del real. ¡Joder, ya!

Como no todo lo ha hecho Robert, y el peso de la banda nos indica lo puto hormigón que suenan, tenemos a Robert a la guitarra y voces, a la otra guitarra Hèctor, Oriol al bajo y Mario a la atronadora batería. Menudo combo de cafres haciendo terriblemente su faena en estos ocho cortes. Aquí tenemos 40 minutos desgarradores de una velocidad atroz patroneada con unos riffs cortantes como el bisturí que le corta el tendón en Pet Sematary (Cementerio Viviente). Una presencia maléfica e hijadeputa se adueña de tu cerebro y creo que te dan ganas de gritar y revolcarte entre sangre, romper cristales, quemar iglesias, y mierdas similares mientras lo escuchas. Oscuridad y mala leche, joder, esto es lo que quiero cuando me hablan de death metal. De hecho, esto es lo que hubiera querido Chuck Schuldiner (o como se llame) cuando le hablaban de death metal. En Esclaus de la Por nos regalan ocho cortes grabados en el ya clásico estudio AXtudios (dedicado plenamente a sacar discarrales metaleros por un tubo). y que ciertamente creo que les ha sacado el potencial que necesitaban para que este fuera el disco que los lleve a sonar por todo el país, porque a eso han venido, a quedarse y a hacerte angustiar tanto como puedan. Eso es Angoixa y así les queremos.

Como de las canciones ya hablarán mis compadres, yo sigo con mi verborrea vomitiva y casi sin sentido. Siempre me fijo mucho en las letras (es la ventaja de no saber una mierda de ningún instrumento, así que te acabas fijando en lo que entiendes), y aquí tenemos unas letras que reflejan mucho por lo que estamos pasando en algunas zonas del “país” y no me puedo sentir más identificado. Libertades, ricos y pobres, estados, estafas, ladrones, y todo esto aderezado por una batería atronadora y esencial para hacerte hinchar los ovarios/cojones hasta un punto indescifrable.

Qué tío, en serio, que esto es un discazo, que si no fueran los tiempos que son, esta peña estarían tocando de teloneros de Pestilence o de Entombed, que se merecen ser conocidos como el que más y que les deseo muchos conciertos por el país, y por pedir, fuera del país, porque su puta música puede conquistar el oído de cualquier oyente de este puto y oscuro mundo.

Me flipa este disco, y paso de escribir más, voy a escucharlo de nuevo mientras ideo cómo acabar con este mundo y mandarlo todo a la mierda.

Gracias, Angoixa por vuestra labor musical. Gracias a gente como vosotros no puedo perder la fé en lo único que aún no la he perdido: la buena música.

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Revista web donde encontrarás desde lo más cercano a lo más lejano. Rock, metal y punk llevado con pasión.

Sobre Redacción Science of Noise 61 Artículos
Revista web donde encontrarás desde lo más cercano a lo más lejano. Rock, metal y punk llevado con pasión.