Crónica y fotos del concierto de Roger Waters - Palau Sant Jordi (Barcelona), 14 de abril

Roger Waters: dos soles en el ocaso

Datos del Concierto

Bandas:
Roger Waters
 
Fecha: 14 de abril
Lugar: Palau Sant Jordi (Barcelona)
Promotora: Live Nation
Asistencia aproximada: 12000 personas

Fotos

Fotos por Xavier Garriga Giol + Management Roger Waters

Nuestra Previa

Las 5 mejores canciones de Pink Floyd según… Xavi Garriga Giol

Con la excusa de los dos inminentes conciertos barceloneses del bajista, cantante y compositor Roger Waters, me han requerido que escoja mis 5 favoritas de su ex-banda Pink Floyd. Y el deseable encargo se ha transformado en una tarea arduamente

0 comentarios

¿Qué ha significado Pink Floyd para los músicos progresivos de aquí? (II)

Entre los años 1965 a 1994 (y un poco más allá), Pink Floyd (en todas sus formas y tamaños) era el epítome de las psicodelia y del rock progresivo. Unos maestros de todo lo que cosechaban y sembraban. A modo

0 comentarios

¿Qué ha significado Pink Floyd para los músicos progresivos de aquí? (I)

Algunas bandas se convierten en BANDAS para cierto sonido o estilo, y los británicos Pink Floyd pertenecen a ese grupo de élite. Su nombre connota algo muy específico: un sonido elástico, resonante y alucinante que evoca los abismos más espaciales (y

0 comentarios

A mediados de los 80, yo tenía a Roger Waters en un pedestal. Sobre todo me identificaba plenamente con sus descarnados versos y alucinaba con su onírico encuadre iconográfico. Entonces, inesperadamente para los que no estábamos en su entorno directo, decidió liquidar la empresa de supuesto fluido rosa. Y pese a que, por temprana edad, aún no había visto al grupo en concierto y que, por otra parte, me sobro el conflicto judicial entre él y sus ex socios, pensé que aquella nueva etapa de mi idolatrado sería similar o superior a la pretérita. Tres largas décadas después, mis vaticinios no se han cumplido. Ni la reiterada audición de sus escasos discos de estudio ni los cinco shows que he contemplado me han saciado rotundamente. Interesantes conceptos y notables momentos pero, en su conjunto, muy deudores de un pasado ya escrito. Sencillamente no me complace rebajarle la exigencia al principal responsable de, por poner un solo ejemplo, la obra magna “The Wall” (en todos sus imprescindibles formatos).

Lo que más me fastidia es que muchos de los discutibles planteamientos que, en su día, critiqué de la temporal reencarnación del histórico proyecto por parte del guitarrista David Gilmour, se manifestaron en los miméticos bolos barceloneses del reconocido arisco bajista. Para empezar un repertorio poco arriesgado y extremadamente populista. Exceptuando el fascinante segmento conformado por las suites “Dogs” y “Pigs (Three Different Ones)”, la previsibilidad abundo en el resto del escogido temario floydiano. Y sin querer desmerecer la enorme calidad de partituras como “Comfortably Numb”, “Wish You Were Here”, “Another Brick in the Wall Part 2” (fusionada, esta vez, con su tercer capítulo), “Money”, “Time” o “One of these Days”, a estas alturas de la película podrían haber sido sustituidas por otras creaciones, igual de memorables y menos obvias. Además me pareció un desatino la poca presencia de composiciones de su reciente registro “Is this the Life We Really Want?” y la nula inclusión de algunas de las perlas de su carrera en solitario. Soberbios cortes como “Home”, “Three Wishes”, “The Tide Is Turning (After Live Aid)”, “It’s a Miracle”, “Amused to Death” o cualquier extracto de su álbum “The Pros and Cons of Hitch Hiking” habrían mejorado la retrospectiva global.

Las aportaciones sonoras y visuales también me dejaron bastante indiferente. Por un lado, presentándose con una banda de acompañamiento muy renovada, no se percibió un aroma excesivamente distintivo. Interpretaciones intachables y fidedignas pero carentes, como mínimo, de matices contemporáneos. Y la impecable parafernalia escénica me produjo un amplificado déjà vu. Las inflables cerdas voladoras, los niños coristas, la tridimensional pirámide luminosa, las máscaras de gorrino o las sirenas, los murmullos y los ruidos cuadrafónicos, ya se habían mostrado en guiones precedentes. Al igual que la mayoría de las proyecciones que ilustraron el cancionero seleccionado. Incluso la estructura, utilizada como llamativa pantalla, que bajó del techo del pabellón y que se desplegó por encima de los espectadores de la platea, ya había sido estrenada por un famoso cuarteto irlandés.

Y como remate, el acentuado discurso político de nuestro protagonista me desvirtuó algunas de las letras originales (del mismo modo que en su anterior visita). No estoy en contra de sus comprometidas y justificables proclamas pero, a mi entender, abuso de ellas.

Su emotiva y sincera sonrisa final me corroboro que este no es mi Roger Waters preferido. O, seguramente, soy un devoto fan demasiado intransigente.

Setlist:

Set 1:
Speak to Me
Breathe
One of These Days
Time
Breathe (reprise)
The Great Gig in the Sky
Living in F.E.A.R.
Welcome to the Machine
Déjà Vu
The Last Refugee
Picture That
Wish You Were Here
The Happiest Days of Our Lives
Another Brick in the Wall Part 2
Another Brick in the Wall Part 3

Set 2:
Dogs
Pigs (Three Different Ones)
Money
Us and Them
Smell the Roses
Brain Damage
Eclipse

Mother
Comfortably Numb

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook: