Presentación del MetalCat Fest, mucho más que un festival al uso

Ricard Altadill siempre ha sido un hombre con empuje. Como explica detalladamente en su interesante libro autobiográfico “El Retrovisor”, desde principios de los ochenta se empezó a meter en todos los fregados de la movida metalera barcelonesa que pudo: organizó eventos y festivales, montó garitos rockeros con más o menos éxito, ejerció de manager de algunas de las bandas punteras del momento, montó varios programas de radio y acabó en la versión española de la mítica revista Metal Hammer, de la que a día de hoy es el miembro más longevo. Y aunque de eso hayan pasado más de treinta años, su pasión y su dedicación por la escena se mantienen absolutamente intactas. Buena prueba de ello es que no solo sigue al pie del cañón en Metal Hammer y en otros medios, sino que desde hace poco también se ha querido meter a colaborar con nosotros, aportando su admirable bagaje a nuestras páginas. No solo es miembro destacado del staff del CMF Can Mercader Festival y participa muy activamente en varias promotoras barcelonesas, sino que ahora se le ha ocurrido lanzarse a montar un nuevo y ambicioso evento con características verdaderamente novedosas: el MetalCat Fest.

Bajo la intención de servir de paraguas de la fértil pero dispersa escena metálica catalana y, especialmente, para promover y dar a conocer el metal cantado en catalán (algo que cada día más bandas apuestan por hacer), el MetalCat Fest no pretende ser un evento que se organiza desde un pedestal, sino que, por el contrario, se busca que sea de todos aquellos que queramos hacérnoslo nuestro: es un evento del público y de los fans, es un evento de las bandas y es un evento de los medios que nos dedicamos a apoyar y empujar esta escena. Y en esta primera edición, que tendrá lugar el viernes 22 de marzo en un escenario de lujo como es el Razzmatazz 2, contará con las actuaciones tan distintas pero representativas del metal en catalán como son Angoixa, Forja, Icestorm y Siroll!.

Y para presentar todo el tinglado en sociedad, se montó una mesa redonda en la pequeña esquina del FNAC Las Arenes que reunió a gran parte de los involucrados en la organización del festival y que quiso hacer énfasis en la transversalidad del proyecto. Por un lado, había componentes de las cuatro bandas que iban a participar, y por el otro, representantes de algunos de los medios que más decididamente queremos hacer nuestra esta idea que consideramos muy atractiva: además de Ricard Altadill, en la mesa “presidencial” nos sentamos Quim Brugada de TNT Radio Rock, Xavi Martinez de Rock On Magazine y Ruta 66, Xènia Senserrich de El Octavo Día (y de la organización del recientemente celebrado Kanya Fest) y yo mismo, en calidad de director de Science of Noise. Como moderador, una figura histórica (y bien presente, ojo) de primer nivel dentro del periodismo rockero catalán como es Jordi Bianciotto, colaborador habitual de El Periódico de Catalunya y autor de varios libros alrededor del hard rock de corte más clásico.

Aunque el evento tenía que empezar a las siete, a las seis y media ya se agolpaba una generosa cantidad de gente a la puerta de la pequeña sala, con lo que enseguida se vio claro que el recinto se iba a quedar un poco pequeño ante la expectación generada: periodistas, músicos, fans y curiosos se juntaron para resolver sus dudas y conocer más sobre un proyecto ilusionante que ha llamado la atención de muchos. Después de que Ricard hiciera la primera y breve presentación del festival, Jordi Bianciotto fue el encargado de empezar el debate introduciendo un poco la historia del hard rock y el heavy metal en tierras catalanas, desde ese primer concierto de Rainbow, UFO y Def Leppard en el 81 hasta los grandes eventos de los ochenta como el famoso Monsters of Rock en la Monumental, para hablar posteriormente sobre el rock catalán de principios de los noventa, con Sangtraït como único exponente cercano al heavy metal.

A partir de entonces, los ponentes de la mesa debatimos sobre la decreciente relevancia del rock y el metal en el escenario musical global y la fuerza de la escena catalana por sí misma y en contraste con otras zonas del estado (especialmente Madrid), tanto a nivel de público como a nivel de bandas y propuestas originales. La conclusión es la que esperábamos: el rock y el metal no pintan un pimiento a nivel mainstream y es complicadísimo que nuevas bandas puedan despuntar más allá del underground si no es con una fuerte inyección de dinero (propia o externa). Aún y así, la calidad de las bandas que están en activo en Catalunya a día de hoy es elevadisima, y sobretodo a nivel de metal extremo tenemos un abanico indudablemente admirable y lleno de propuestas originales y de calidad. Aún así, estas bandas no gozan de las estructuras de soporte que les permitan florecer o crecer más allá de los perqueños círculos.

Después de unos minutos de interesante debate en este sentido, el micrófono pasó de la mesa al público para que las bandas dijeran lo suyo tanto a nivel de qué les supone cantar en catalán como sus opiniones sobre el nacimiento de este nuevo festival. En este sentido, tanto Marc de Icestorm como Robert de Angoixa (¡y Science of Noise!), Gou de Siroll! y Martí de Forja estuvieron de acuerdo en que el hecho de expresarse en su propio idioma les permite hacerlo con mayor honestidad y profundidad, y eso no les ha causado ningún problema en absolutamente ningún ámbito. Desde la mesa se hizo el apunte, contrastado por las bandas, que el hecho de cantar en catalán puede ser una oportunidad de diferenciarse de otras bandas de otros países con propuestas musicales similares, y que de hecho cada idioma lleva consigo una personalidad íntrinseca que puede verse reflejada en el espíritu de la música.

También nuestro compañero Rubén de Haro, como autor del cartel del festival, tuvo sus minutos de protagonismo (ya veis que aquí estamos metidos por todos lados), explicando qué le inspiró a hacerlo exactamente así y por qué escogió al cuervo con barretina y apostó por tonalidades sangientas y anaranjadas. Enlazado con esto, desde el público se hizo la pregunta sobre si el festival tenía algún tipo de componente político, a lo que tanto bandas como organización no tuvieron ninguna duda en decir que no, y que de hecho no se había mencionado el tema durante la casi hora y media que llevábamos de acto. En este sentido, tanto Rubén como Ricard Altadill también dejaron claro que el hecho de que no haya ninguna mención política en el cartel es una decisión deliberada, ya que el objetivo del festival dista mucho de ir por esos derroteros, sino que se centra únicamente en intentar promocionar y dar soporte a una serie de bandas que cuentan con una relevancia mediática e institucional muy pequeña.

En este sentido, el MetalCat Fest quiere ser todo lo transparente posible, y no se hace con ningún tipo de ánimo de lucro. La intención es que todo el mundo involucrado en su preparación pueda ser partícipe de unos eventuales beneficios y que no se centre en un promotor concreto como en un festival al uso (en este caso el propio Ricard Altadill con el inestimable apoyo de Viking Producciones). Por ello, desde ya las bandas disponen de entradas a 10 euros que pueden vender en sus propios entornos para intentar conseguir el ambicioso objetivo de acercarnos a llenar una sala tan grande y con tanta solera como Razzmatazz 2 el día 22 de marzo.

Por último, el acto se cerró con el anuncio de que a principios de noviembre se celebraría una segunda edición del festival, ya confirmada pero sin bandas aún confirmadas de cara al público, comentando además que existe la posibilidad de realizar otros eventos de menor tamaño de forma periódica para mantener el espíritu del MetalCat Fest vivo. Un espíritu que va mucho más allá de una fecha concreta, sino que pretende convertirse en un elemento vertebrador de la “escena” catalana a múltiples niveles. Un objetivo verdaderamente ambicioso al que desde Science of Noise nos adherimos al 100%.

¡Nos vemos el 22 de marzo en la Sala Razzmatazz 2!

Opinión sobre la fiesta de presentación del Metal Cat Fest, por Abel Marín

Ya habéis visto que hemos estado sobradamente representados con Ricard Altadill (director del festival), Albert Vila (director de la revista), Robert Garcia (miembro de Angoixa) y Rubén de Haro (diseñador del cartel). Pero además, también nuestro compañero Abel Marín estuvo en la presentación del festival como espectador, y ha querido decir también la suya:

El pasado jueves 30 de enero tuve la suerte de poder asistir a la presentación de la primera edición del Metal Cat Fest que se celebrará el próximo viernes 22 de marzo de 2019 y en el que Science of Noise es uno de los principales medios colaboradores.

Gratamente sorprendido por la buena asistencia, llenando la sala de presentaciones del Fnac del centro comercial Las Arenas de Barcelona, tuve la oportunidad de saludar y conocer a compañeros y grandes referentes del periodismo musical.

En lo referente a la presentación quedó clara la intención de dar una plataforma de lanzamiento a todas aquellas bandas de Metal que utilizan el catalán como medio de expresión, huyendo de cualquier intención política y la losa de la financiada etiqueta Rock Català que supuso para muchas bandas de la época pre y post olímpica. Sorprendente que denominando Rock català a un movimiento tuviera tan poco apoyo para bandas íntegramente Rock y Metal en lengua catalana. Por no decir del poco protagonismo del género en publicaciones musicales en lengua catalana.

Es curioso que hoy en día dentro de un mismo territorio el idioma sea un hándicap para poder expresarse cuando nunca ha habido ningún tipo de polémica cuando por ejemplo bandas del País Vasco han utilizado el euskera traspasando cualquier frontera.

Sí quedo claro que esta barrera es más política que musical, como bien dijo el cantante de Siroll!, ya que ellos han recibido invitaciones para tocar fuera de Catalunya sin importar el idioma utilizado. Desgraciadamente siempre es aceptado que grupos de fuera de nuestras fronteras que canten en sus idiomas autóctonos criticando todo lo que haga el vecino más cercano.

Así pues con la acertada intención de alejarse de la podrida visión política y el poder hacer piña creando una escena metálica catalana agradecer a Ricard Altadill su mente inquieta y genial iniciativa. Allí estaremos para apoyar.

Salut i Metall!

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Sobre Albert Vila 566 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.