Powerwolf – Interludium

Nuestra Nota


7.75 / 10

Ficha técnica

Publicado el 7 de abril de 2023
Discográfica: Napalm Records
 
Componentes:
Attila Dorn – Voz
Charles Greywolf – Guitarra
Matthew Greywolf – Guitarra
Roel van Helden – Batería
Falk Maria Schlegel – Teclados

Temas

1. Wolves of War (3:58)
2. Sainted by the Storm (3:44)
3. No Prayer at Midnight (3:41)
4. My Will Be Done (3:43)
5. Altars on Fire (3:48)
6. Wolfborn (3:14)
7. Stronger Than the Sacrament (3:35)
8. Living on a Nightmare (3:51)
9. Midnight Madonna (3:38)
10. Bête du Gévaudan (3:33)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Powerwolf – Interludium
Todos los discos de Powerwolf – Interludium en Amazon


Los alemanes son una banda moderadamente provocadora y siempre tiran de buenas ideas comerciales como el hecho de sacar este disco en viernes santo. Hay buen humor, grandes canciones y un managementque hace las cosas con mano de hierro y que pone condiciones y trabas incluso para las entrevistas. Pero ellos siguen a lo suyo y en Interludium cargan con nuevas canciones muy conseguidas y potentes, que encandilarán otra vez a sus muchos seguidores.

Hay aquí un cuarteto interesante de productores ya que hay temas nuevos (seis) y varias rarezas que han quedado olvidadas y que merecen ver la luz. Trabajan pues en Interludium Joost van den Broek, Jacob Hansen, Jens Bogren y Fredrik Nordström. La portada del disco con ese lobo crucificado vuelve a ser un trabajo de Zsofia Dankova, ya toda una habitual de las cubiertas de Powerwolf. Otra de las grandes novedades es que hay un disco adicional de grandes bandas haciendo versiones de los clásicos de Powerwolf.

Ojo pues hay nombres como Rage, Electric Callboy, Lord of the Lost, Eisbrecher o Korplikaani, en lo que promete ser un festín tanto o más atractivo que el disco propiamente dicho. Hacen también esa jugada que suele ser un poco rellenista y que no es otra que eso de hacer versiones orquestadas de las canciones ofrecidas. Está bien, pero un servidor este tipo de artefactos los escucha una vez y no termina con todas las canciones…

“Wolves of War” se inicia con una intro de aires celtas y nos pone en situación, con el grupo dándole otra vuelta de tuerca a la fórmula. Esta canción es justo lo que esperas del poderoso lobo. Gran composición con un excepcional Attila marcando los acentos en un gran verso que pasa a puente y estribillo como marcan sus cánones. Es otro himno más a su colección y el trabajo de Roel Van Helden a la batería es perfecto. Grandísima composición de inicio, pues lo tiene todo.

“Sainted by the Storm” confirma mi teoría de que hay muy pocas diferencias entre Sabaton y Powerwolf. Es un gran tema, de esos hímnicos en los que juegan con muchos coros y con mucho protagonismo de los teclados de Falk Maria. Fantástico corte de directo de los que hace afición y encanta a sus seguidores. Ese mismo toque de gracia continua en “No Prayer at Midnight” con Dorne cantando grave y en uno de esos temas que el estribillo explota. La verdad es que hay un altísimo nivel en todo lo ofrecido.

La búsqueda del single perfecto continua en otra que hará las delicias de los seguidores del grupo: “My Will Be Done”. Es difícil sintetizar más y ejercer la fórmula de la banda de mejor manera. Dicha composición ha sido single con todo merecimiento y ha sido un avance de lo que es este Interludium. Pasamos luego a un medio tiempo inspirado y funcional con muchas orquestaciones a teclado, que le sientan la mar de bien: “Altars of Fire”.

Probablemente la canción más normalita de esta interesante oferta de seis temas de nuevo cuño sea “Wolfborn”, quedando prototípica y sin nada destacable más allá de ser un muy buen ejercicio compositivo y que mantiene su sonido y gracia. Ya en las canciones olvidadas notamos, de entrada, un cambio de sonido. La primera es “Stronger than the Sacrement”, un tema muy conseguido y feliz, cargado de épica y con un estribillo poderoso. La fórmula les funciona y vigilan de que ninguna canción escale más allá de los cuatro minutos.

“Living on a Nightmare” no decepciona con ese estribillo cantarín y pegadizo en el que queda todo arropado por coros y esos teclados a lo clavicordio, algo que suele aparecer siempre en sus canciones. “Bête du Gévaudan” es sencillamente la versión en francés del “Beast of Gévaudan”, uno de los temas estrellas de su anterior disco Call of the Wild. “Midnight Madonna” es elegante y sumamente resultona, además, mantiene la tradición jocosa del combo de los hermanos Greywolf.

Parece que los Powerwolf están en un buen momento compositivo y que había material sobrante de los tiempos de pandemia. Seis canciones daban para un EP, pero si le añades cuatro canciones oscuras y/o exclusivas, ya tienes un disco completo. El hecho de que se titule Interludium intenta no engañar a nadie y dejar patente que es una obra especial orientada a fans completistas. Lo que no es tan normal es que los seis temas nuevos sean realmente muy buenos.

 

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1369 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.