Omnium Gatherum – The Burning Cold

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 31 de agosto de 2018
Discográfica: Century Media
 
Componentes:
Jukka Pelkonen - Voz
Markus Vanhala - Guitarra
Joonas Koto - Guitarra
Erkki Silvennoinen - Bajo
Tuomo Latvala - Batería
Aapo Koivisto - Teclados

Temas

1. The Burning (2:06)
2. Gods Go First (4:31)
3. Refining Fire (5:14)
4. Rest in Your Heart (4:52)
5. Over the Battlefield (4:21)
6. The Fearless Entity (4:43)
7. Be the Sky (4:44)
8. Driven by Conflict (3:57)
9. The Frontline (5:17)
10. Planet Scale (5:43)
11. Cold (5:49)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Omnium Gatherum – The Burning Cold
Todos los discos de Omnium Gatherum en Amazon


La verdad es que el nuevo disco de Omnium Gatherum, hasta cierto punto, me ha sorprendido. A ver, no me ha sorprendido mucho-mucho, que tampoco es que cambien radicalmente ni nada de eso, pero sí que hay los suficientes nuevos matices como para que el resultado suene fresco y no parezca para nada más de lo mismo a pesar de que todos (o casi todos) sus trazos diferenciales están sobradamente presentes. Supongo que, en realidad, su gran mérito es que han sabido parir un disco 100% Omnium Gatherum sin olvidarse de abrir la ventana y dejar entrar algunas cosas nuevas que le dan una nueva dimensión a su música sin alienar a ningún fan ya existente.

No voy a mentir, el death metal melódico finlandés es un estilo y una escena por los que tengo especial debilidad. Bandas como Insomnium, Wolfheart, Ghost Brigade, Swallow the Sun y tantas otras saben transmitir como nadie el frío duro y crudo de Escandinavia con la paradójica calidez y la melancolía inherente en su cultura y su forma de vida, una mezcla que siempre consigue llegarme con indisimulada facilidad. Es innegable que todas estas bandas (y muchas otras) tienen una serie de aspectos en común: ese espíritu melancólico, la densisdad y la épica de sus producciones, la gravedad de sus voces, etc… pero cada una de ellas, a la vez, es verdaderamente única. Omnium Gatherum, por ejemplo, tienen todo eso, pero siempre se han caracterizado para incorporar elementos clásicos del hard rock o del metal progresivo con valentía y naturalidad, para sonar directos y accesibles y para desenvolverse con una complejidad técnica nada desdeñable.

Decía cuando reseñaba su anterior Grey Heavens que cayeras donde cayeras ibas a disfrutar. El disco me encanta y es magnífico, pero esa afirmación también era una manera de decir que estilísticamente era un pelín monolítico y que me costaba a horrores decir algo distinto de una canción a otra. Aquí podría decir la misma frase, ya que el disco me parece muy disfrutable de principio a fin, pero no sería un recurso desesperado, ya que las canciones son bastante más diferenciables entre ellas: hay temas veloces, melódicos y directos, medios tiempos épicos y momentos más hipnóticos, todos ellos colocados con calidad, gracia y sentido para mantenernos enganchados y entretenidos hasta el final.

Y ojo, que no digo que este disco sea mejor que Grey Heavens, ni tampoco mejor que obras maravillosas como Beyond o New World Shadows, que son los discos con los que yo personalmente me enganché de verdad a esta banda. De hecho, el mérito es consegir estar a la altura de esos trabajos, un reto del que Omnium Gatherum parecen salir airosos disco tras disco, manteniendo un nivel compositivo y de personalidad verdaderamente elevado. Y lo hacen, como digo, sin abusar de una completa repetición de las estructuras que han hecho que tantos (aún pocos, por lo buenos que son y el potencial de accesibilidad que tienen) los tengamos en un pequeño pedestal.

Después de un inicio épico protagonizado por la pesada y llorona «The Burning» (que tiene su contrapartida final con «Cold»), viene una canción directa y 100% OG como es «Gods Go First». A pesar de su inicio a lo «My Apocalypse» de Arch Enemy, rápidamente entran los sintetizadores, las inconfundibles melodías marca de la casa, el aire a jebi ochentero y el vozarrón gravísimo e inexplicablemente melódico del señor Jukka Pelkonen para crear una canción que ya nos pone en situación desde el primer momento y que tiene todo lo que podemos esperar de esta banda: velocidad, melodía, riffacos, punteos épicos y coros etéreos. Empezamos bien.

Como el tema anterior, «Refining Fire» también ha sido single y video y ha generado reacciones de aprobación unánime por parte de todos los que ya la han escuchado. Es definitivamente una elección obvia, a la altura de esa pegadiza «Frontiers» que sobresalía de su anterior disco, y estoy seguro que será uno de estos temas que triunfará en directo y posiblemente persista en la carrera futura de la banda. «Rest in your Heart», por su parte, es otro himno típico de Omnium Gatherum. Un medio tiempo antémico y potente de esos a los que nos han ido acostumbrando a lo largo de toda su carrera (tanto, que lo cierto es que me recuerda a varios temas suyos), con toques a esos In Flames pre-Clayman que son una influencia evidente (quizás la mayor influencia de todo el melodeath finlandés). Firme, bonita, melódica y melancólica.

«Over the Battlefield» es guerrera y con unos toques electrónicos que la hacen sonar muy moderna. De todas maneras, a pesar de tener grandes momentos (entre ellos un estribillo pegadizo y algunos pasajes instrumentales tranquilos y preciosos), de ser relativamente original y de ser un tema que, en opinión de la propia banda, podría llegar lejos, a mí no me acaba d convencer del todo, con algunos cambios un poco extraños y algunas repeticiones quizás innecesarias.

La interesantísima «The Fearless Entity» certifica esa curiosa mezcla entre death metal, metal progresivo y hard rock ochentero que muchas veces caracteriza a esta banda: tiene un riff inicial muy rockero, un desarrollo brutal y trallero y un estribillo a medio camino entre uno y otro que suena totalmente natural. «Be the Sky» es otro temazo, con melodías icónicas y totalmente características, secciones acústicas y llenas de dulzura, guitarras anathémicas y un riff dinámico y alegre que le da un aire distendido en contraste con la melancolía que reina en buena parte de la canción. Y del disco. Y de su carrera.

Hasta ahora habíamos visto alguna que otra sorpresilla, pero nada que no nos podríamos esperar de un disco de los finlandeses. Pero «Driven By Conflict» sí que me ha dejado bastante del revés. Durísima, con un riffaco trallero y pegadizo de puro death metal ejecutado con guitarras punzantes y afiladas como un cuchillo de acero valirio, con un doble bombo y unos blast beats terremóticos y sin olvidarse de dejar espacio para algún que otro punteo inconfundible. Una canción excelente que, quizás junto a la final «Cold», sean con lo que me acabe por quedar por encima de todo.

La presencia de los primeros In Flames se vuelve a hacer patente, quizás más que nunca, en la lenta y melindrosa «The Frontline». Sus guitarras acústicas, sus épicos punteos melódicos y sus graves y boscosas recitaciones me retrotraen sin disimulo a la época The Jester Race / Whoracle, una época verdaderamente feliz de mi historia musical. El estribillo que se construye sobre esos punteos, en cambio, sí que es de nuevo tremendamente OG, y en su conjunto se trata de un tema verdaderamente disfrutable siempre que te identifiques con la banda y sus influencias.

La tralla y el dinamismo vuelven con «Planet Scale», un tema alegre, ligero y divertido con melodías potentes y pegadizas, arreglos mayestáticos y solos pizpiretos que crece con las escuchas y confirma que en este disco no hay ni un segundo de relleno. Los contrastes continúan a lo largo de toda la canción y se vuelven aún mayores cuando desembocan en la final «Cold», que épica como ella sola supone la guinda que ayuda a cerrar el disco verdaderamente a lo grande. Hipnótica y repetitiva, la canción más larga de The Burning Cold (sin serlo tampoco mucho, que no llega a los seis minutos) no tiene ninguna prisa para contar una historia de fría batalla nórdica que puede llegar a recordar los mejores momentos del Winter’s Gate de Insomnium (recordemos, la otra banda del guitarrista Markus Vanhala). Preciosa, cruda y cercana, es un temazo fabuloso que me hace abandonar este trabajo entre aplausos.

Ya lo digo más arriba: probablemente este disco no es mejor que sus trabajos anteriores. Pero se puede colocar muy orgullosamente a su altura, añadiendo un nuevo ladrillo a una discografía bastante impresionante. Omnium Gatherum habían venido a nuestros escenarios una sola vez en mil años y en los últimos dos los tenemos aquí cada dos por tres: lo hicieron de gira con Dark Tranquillity y Amon Amarth, lo hicieron en gira propia junto a Skälmold y Stam1na y también los vimos en el Leyendas del año pasado. Y a finales de año, volverán a venir, esta vez encabezando una giraza en la que les acompañarán ni más ni menos que Wolfheart, otro de los grandes del death metal melódico finlandés. Será que se han dado cuenta que aquí también los queremos. Algo, sin duda, de lo que debemos alegrarnos.

Avatar
Sobre Albert Vila 702 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.