Crónica y fotos del Leyendas del Rock - Polideportivo Municipal de Villena (Villena), 9 de agosto de 2018

Leyendas del Rock 2018 (I): Nightwish cumple con las expectativas en una variada primera jornada del Leyendas

Datos del Concierto

Leyendas del Rock

Bandas:
Nightwish + Mr. Big + Dragonforce + Suicidal Tendencies + Celtibeerian + Bloodhunter + más
 
Fecha: 9 de agosto de 2018
Lugar: Polideportivo Municipal de Villena (Villena)
Promotora: Madness Live! + Sufriendo y Gozando
Asistencia aproximada: 16000 personas

Fotos

Fotos por Marta Sancosmed / Oficiales Leyendas del Rock

Nuestra Previa

Devildriver – Outlaws ‘til the End Vol. 1

Han pasado quince años desde que Devildriver nos obsequiara con su primer álbum de nombre homónimo, Devildriver (2003). Cuando Dez Fafara “dejó” Coal Chamber, quería hacer un estilo más directo, más metalero. Quizá la primera toma de contacto, aún tenía

Ross The Boss – By Blood Sworn

Tenía yo quince años cuando un amigo me dejó una TDK. Manowar y Kings Of Metal, ponía en el lateral. En la vida había oído escuchar de esos tipos. Ni siquiera del heavy metal, más allá de ver algún poster

Entrevista a Chris Jericho, vocalista de Fozzy: ‘Lo hemos hecho lo suficientemente bien como para que nos tomen en serio’

Aprovechando su paso por Barcelona, liderando a Fozzy en la gira que compartían con Steel Panther, entrevistamos a su cantante, Chris Jericho, que nos atendió en los camerinos de Razzmatazz al acabar su actuación. Con él hablamos de música… y sobre

Praying Mantis – Gravity

Lo que son las cosas. A veces llegar a lo más alto no es cuestión de calidad, sino de que se alineen los astros y caigas en gracia. Algo así deben pensar los Praying Mantis, una de las tantas bandas

Entrevista a Olli-Pekka Laine, bajista de Amorphis: ‘Nos hartamos del death metal incluso antes de que la escena de Göteborg empezara a ser conocida’

Los finlandeses Amorphis se han cascado, en mi opinión, uno de los mejores álbumes de lo que llevamos de año (si no el mejor). Queen of Time tiene todos los ingredientes que han hecho que los últimos años de la

Camino del Leyendas, por cierto camino de quinientos y pico kilómetros, da tiempo de pensar mucho. Por ejemplo, da tiempo a lamentarse por perderse el primer día de festival, por causas logísticas, y pensar como hubiese sido estar ahí para ver a Sepultura. Para mí sepultura fueron los Metallica de muchos otros y con los que crecí, cierto es que ya no son aquel cuarteto liderado por los hermanos Cavalera, pero parece ser que después de un tiempo, bastante largo, por cierto, han encontrado su estilo de la mano de Derrick Green. Querría haber visto a ese pedazo de hombre agitando el micro como si fueran las maracas de Machín, eso me pareció la primera vez que lo vi en concierto.

También pensé en S.A., que a pesar de no ser mi estilo me llegaron a marcar, y en mis años de juventud cantando Feliz Falsedad y Nos Vimos En Berlín. ¿Como sería verlos delante te tanta gente? Mientras pensaba todo lo anterior caí en que sería mi primer Mega festival y en lo nervioso que me pongo con la gente, estoy un poco taradete debo reconocer.

¡Ostia! Que también tocaron los Dioses del Metal: GIGATRON y me lo había perdido. Como no habían conseguido traer a varios teloneros de lujo para poner ellos la guinda de la noche. Chaly y Dave saben cómo manejar a las masas, por algo son los Dioses.

También me dio tiempo de poder organizar el día, ya que se solapaban muchos conciertos a ver y no quedó más remedio que elegir… uno no siempre elige bien, pero la curiosidad mató a gato y no pude resistirme a la tentación de ver a Boodhunter, Celtibeerian, Belphegor en el Mark Reale Stage. Pude ver también el inicio de Suicidal Tendencies, un poco de Dragonforce, y a Nightwish.

Al llegar a Villena lo primero que se me vino a la mente fue: ¡Aquí me voy a torrar vivo!!!. La zona de camping parecía un páramo plagado de tiendecitas al sol y la zona de sombra estaba medio vacía. El ambiente metalero se respiraba por todos lados, camisetas, pelos largos, piercings, tattoos…. A decir verdad, tal como decía mi compañera Patricia, parece que en Cataluña vayamos de incognito. Allí todos lucían sus mejores galas metaleras y llevaban la camiseta que más identificaba a su dueño con la ocasión. Tengo que decir que tengo la manía de fijarme mucho en la gente… su forma de comportarse, interactuar y en las camisetas o ropa que lleva.

Después recoger acreditación, trámite muy rápido, entramos al recinto después de pasar un control bastante exhaustivo de seguridad, incluido cacheo. Luego llegó el turno de ubicarse y cambiar dinero por fichas, para la obligada birrita. No me imaginaba aquello tan grande, los escenarios me impresionaron bastante, pero sabía que me movería más por el escenario más pequeño que estaba apartado debajo de una cubierta.

El primer turno fue para Bloodhunter.

Para ser los que abrían el día se juntó mucha gente a verlos, calculo que unas 800 personas. Después de unos pocos preparativos salió el grupo con Diva Satánica a la cabeza. Que vozarrón tiene la tía, impresionante. No les costó mucho calentar el ambiente ya que este grupo se ha hecho un nombre en la escena nacional y con algunos pequeños esfuerzos pueden empezar a pisar fuerte en Europa. Después de tocar varios tres temas, Diva dedicó The Queen Beast de su último disco ‘The End Of Faith’ (2017) a Tristessa líder que Astarte, primera mujer en liderar un grupo de Black Metal fallecía hace 4 años.

En el punto álgido del concierto Diva Satánica bajó junto al público para participar en el Circle Pit y terminar de levantar a un público ya entregado por el carisma y la actitud del grupo.

Concierto con buen sonido y con la líder del grupo centrando casi en exclusiva la atención.

Justo después pudimos asistir a la parte final del concierto de Dragonforce.

No soy demasiado fan de este grupo, pero me picaba la curiosidad ver a Herman Lee en acción y la verdad es que me quedé un poco frio. Para mi gusto se movía menos que una muñeca de porcelana y la puesta en escena del grupo era más bien justita para tocar en uno de los escenarios grandes delante de unas 4000 personas a bote pronto. Escuché dos de los clásicos del grupo Fury Of The Storm y Throught The Fire And Flames. Esta última me evocaba aquellos años en que me pasé el Guitar Hero III y como canción final salía esta última…. Para ser sincero me queda con el recuerdo de la Play.

Justo al acabar este concierto empezaban Suicidal Tendencies.

Poco más que los saludos del inicio y la primera canción nos dieron tiempo de escuchar, aunque tengo que decir que para los años que tienen no lo hacen nada mal. Guardan la misma imagen desde hace más de una década con sus camisas tipo béisbol y el pañuelico al estilo banda de los ángeles, la pinta la tienen.

Corriendo, para pillar buen sitio fuimos al Mark Reale Stage para poder ver a Celtibeerian.

Conseguimos situarnos cerquita de la valla para poder ver en acción a estos chicos de Ciudad Real que prometen ser los reyes del Folk Ibérico. Por lo visto llegamos en el momento oportuno porque la zona del escenario se llenó hasta los topes, si no había 1000 personas poco faltó. Con el lleno empezó el concierto y tengo que decir que se nota que Celtibeerian se lo curra, hace kilómetros de carretera y toca en todos los festivales en ciudades y pueblos porqué se les notaban tablas en el asunto. Tengo que confesar que me encantan y eso no me hace ser muy objetivo, pero hay que ser serio y decir que la voz de Patri con ese toque cálido me parece algo sublime.

Tocaron todas las canciones que era de esperar: The Wolf I Am, Deiwos, Keltorrevolution…. Y todas sonaron con mucha fuerza, con mucha conjunción y con la maestría de Dagda con la gaita y flauta que conseguía envolver el ambiente con la melodía que salía de sus instrumentos. Aunque realmente el maestro de ceremonias era Gus que, con su voz un poco cazallera, nos animó a agitar nuestras barbas en Fear My Beard.

Se me hizo corto, muy corto. Pero tengo el consuelo que muy pronto podré volver a verlos en sala en noviembre.

Después de este subidón de adrenalina tocó un rato de relax, teníamos que dosificar sino no pensaba como acabaríamos el sábado por la noche con 550 kilómetros por delante.

Mientras descansábamos un poco comiendo algo acabaron Kamelot, tocaron a la vez que Celtibeerian y vimos de fondo por las pantallas a Mr.Big.

Aquí, desde la distancia y la tranquilidad, es donde me empecé a dar realmente cuenta de porqué este tipo de grupos, con la edad que tienen sus integrantes, siguen activos y atraen a tanta gente. La manera de situarse en el escenario, de interactuar y manejar al público y las ganas y energía que desprendían explican por qué siguen en lo alto.

Volvió a tocar el turno de mi chiqui-escenario favorito. Allí tocaban Belphegor, uhhh que miedo.

La zona del concierto estaba a tope para ver a estos señores austriacos. Ya se veía que tenían que preparar su parafernalia, pero la cosa se alargaba y se alargaba más. Sacaban los huesos de los micros, los volvían a mover, echaban humo, luego más humo, luego las cruces invertidas plegables (menudo invento), luego las desplegaron, las movieron dos o tres veces y cuando la gente ya estaba hasta los webs de esperar empezó la cosa, solo con 20 minutos de retraso!

Empezaron a saco con Totenkult – Exegesis of Deterioration de su último disco ‘Totenritual’(2017) y no bajaron el pistón en ningún momento. Interacción con el público muy poca o podría decir que ninguna. Para mí un poco decepcionante. También hay que decir que ellos sabían que iban a contrarreloj porque habían empezado tarde y les hicieron acabar a la hora que les tocaba por lo que realmente tocaron 30 minutos. Una lástima para un grupo que se merecería una hora mínimo.

Tengo que reconocer que fue un poco decepcionante por todo en general, pero prefiero pensar que se dieron todo el cúmulo de factores para ello.

Raudos como el viento (quiere decir que íbamos al trote) nos desplazamos al Azucena Stage para ver a los flamantes cabezas de cartel Nightwish.

Por poco te que te puedan gustar hay que reconocer que la banda finesa lleva un recorrido espectacular desde hace 20 años y que, a pesar de los cambios de cantante, con la marcha (o despido) de Tarja, la incorporación y salida de Anette Olzon y la llegada de Floor Jansen, han conseguido llegar a unas cotas de popularidad insospechadas para un grupo de Metal Sinfónico, un género para nada fácil.

El montaje era espectacular, proyecciones de video en el fondo, fuego y unas luces que ya las querrían otros grupos popis que rondan el mundo. Cada componente iba con su estilo y como no estaba Marco Hietala con su pose vikinga, que no pega ni con cola en Nightwish pero ahí reside la gracia (pega más en Amon Amarth).

Por repertorio tocaron lo esperado, un poco de todo, ya que su gira ‘Decades’ les vale para dar un repaso a toda su discografía y a sus grandes éxitos com Nemo o Wish I Had An Angel. Una hora y media de espectáculo, que, aunque sea solo para recrearse la vista con la escenografía ya valían la pena. Solo eché en falta que tocaran The Carpenter, conción que me encantan, aunque ya sabía que era muy difícil que cayera, ya que hasta hace poco llevaban 14 años sin tocarla.

En resumen: Nightwish cumplieron las expectativas y ejercieron el papel acordado como gran cabeza de cartel ante 16000 personas.

Después se supo que justo al acabar anunciaron conciertos para noviembre en España, pero ese ya es otro tema.

Aquí dimos por acabado nuestro primer día en Leyendas del Rock, ya sin fuerzas de ver a Watain, que tocan en Barcelona próximamente, y con las camisetas empapadas en sudor del calor que pasamos ese jueves. Tocaba ir a reponer fuerzas para el día siguiente.

 

Xavier Garcia Alcalá
Sobre Xavier Garcia Alcalá 39 Artículos
Hiperactivo y luchador, capaz de organizar una cena de orcos para el próximo fin de semana si es necesario. Mi vía de escape es la música y arrastrar al lado oscuro a mis dos miniyo. Siempre buscando nuevos sonidos y capaz de combinar en una misma tarde Gigatron, Primordial y los Chunguitos.