Nad Sylvan – The Regal Bastard

Nuestra Nota


7 / 10

Ficha técnica

Publicado el 5 de julio de 2019
Discográfica: Inside Out Music
 
Componentes:
Nad Sylvan - Voz, bajo, guitarra, piano, teclados
Anders Wollbeck - Teclados, guitarra
Aaron Sterling - Batería
Steve Hackett - Guitarra
Nick D’Virgilio - Batería
Tania Doko - Voz
Guthrie Govan - Guitarra
Rob Townsend - Saxo
Andrew Laitres - Guitarra acústica, teclados, triángulo
Jonas Reingold - Bajo
Yann Marc - Cello

Temas

1. I Am the Sea (7:48)
2. Oahu (4:20)
3. Whoa (Always Been with You) (7:23)
4. Meet Your Maker (6:35)
5. The Regal Bastard (12:21)
6. Leave Me on These Waters (5:49)
7. Honey I’m Home (3:02)
8. Diva Time (4:48)
9. The Lake of Innisfree (3:42)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Nad Sylvan – The Regal Bastard
Todos los discos de Nad Sylvan – The Regal Bastard en Amazon


Elegancia y clase, estas son las dos características que mejor definen al portentoso vocalista californiano que trabaja siempre con Steve Hackett (ex Genesis). Quienes le pudimos ver en directo junto al maestro quedamos prendados por la maravillosa interpretación teatral y vocal de este monstruo. Con este disco termina la trilogía vampírica, de mucha calidad, aunque la portada del presente disco no sea la mejor. De hecho, sería candidata a una de las peores del año, no así las fotos interiores con Nad saliendo del sarcófago. Hay grandes invitados y es un disco que engancha y que se disfruta sin problemas, sin llegar a saturar, cercano, bastante, a lo que hace con Hackett, pero sin entrar en las músicas del mundo, tan del ex Genesis. Sylvan no es un novato precisamente, pues desde la década de los 70 que nos obsequia con buena música, pero es a partir de su fichaje por los Genesis Revisited cuando se hizo con el nombre y el aplauso de la escena.

El disco se abre con una de las mejores canciones del presente 2019. Los casi ocho minutos que dura “I Am the Sea” tienen una fuerza absoluta y una originalidad excepcional. Prog de clase alta con una línea vocal de ensueño y un estribillo que te pone en órbita. No todo el disco llega a este nivel, pero el disfrute es enorme ya de buen inicio. Cuenta con la participación de Guthrie Govan (The Aristocrats, Asia) a la guitarra. En “Oahu” hay una onda más festiva y cercana al progresivo inglés de los 80, con coros y con un teclado de apoyo a un ritmo festivo y algo étnico. Cercano a IQ o a los Marillion de la era Fish. Temas extensos, suaves y cercanos al pop y al prog de segunda generación. “Whoa (Always Been Without You)” se da de la mano con otra de las bandas fundamentales del progresivo de los 80: It Bites. Destacar la delicadeza de Nick D’Virgilio a la batería y de todo un Jonas Reingold al bajo. Todo un lujo, además de la presencia del Hackett y de Tony Levin. Hay un dueto con una vocalista femenina, Tania Doko, para “Meet Your Maker” en otro buen tema, muy en la onda general de la obra.

Más onírica resulta la homónima “The Regal Bastard” con piano, efectos sonoros y violín. Un tema largo, que evoluciona, con un Nad que se atreve con piano, guitarras e incluso con los coros. Son temas que funcionan en la tradición progresiva que le supones al cantante y compositor, todos ellos salpicados por grandes nombres y mucha sensibilidad, pero en ningún momento llegan a la intensidad y genialidad del tema que abre fuego a esta tercera entrega. Finalizan la obra propiamente dicha con “Honey I’m Home”, un bonito tema instrumental que sirve de coda para la historia central, con muchos coros. Añaden una preciosa parte con la instrumentación de protagonista, con Govan a la guitarra y un saxo por parte de Rob Townsend.

A las siete composiciones que forman el núcleo de la historia le suman un par de temas extra para completar la obra. No desentonan para nada estas canciones, pero sí que llevan una onda más diferente como la emocionante y triste “Diva Time”. Lección vocal de Sylvan en un tema aparentemente sencillo y desnudo. El adiós lo pone una belleza acústica de la talla de “The Lake Isle of Innisfree”, con orquestaciones sobre guitarra acústica y sutiles golpes al triángulo. Son sensaciones mías, pero estos temas extra, menos recargados, poseen más magia que muchos de los momentos de la obra central.

Nad Sylvan cierra su trilogía y con ella consigue el sueño de tener su propia carrera en solitario en un sello tan importante como es Inside Out. El vocalista ha picado piedra durante toda su vida y a sus 60 años le llega ya la consagración. Progresivo suave cercano al pop, muy accesible, y sin buscar momentos cargantes o excesivos. Hay en la obra variedad, pero una hoja de ruta clara y previsible. De todas formas, sólo por “I Am the Sea” ya ha valido la pena acercarse a esta obra de la que sobra la portada. Si le has visto cantar con Steve Hackett ya sabes que sus cotas de perfección son enormes, así que siempre son bienvenidos sus trabajos en solitario. Experto jinete y botánico sería interesante que su próximo proyecto se acercara a sus filias extramusicales como inspiración.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 471 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.