Mr. Bungle – California: 20 años del final de una era

Ficha técnica

Publicado el 13 de julio de 1999
Discográfica: Warner Records
 
Componentes:
Mike Patton - Voz, teclados
Trey Spruance - Guitarra
Trevor Dunn - Bajo
Danny Heifetz - batería, percusión, teclados
Clinton "Bär" McKinnon - Saxofón, teclados, cuerno francés

Temas

1. Sweet Charity (5:05)
2. None of Them Knew They Were Robots (6:03)
3. Retrovertigo (4:59)
4. The Air-Conditioned Nightmare (3:55)
5. Ars Moriendi (4:10)
6. Pink Cigarette (4:55)
7. Golem II: The Bionic Vapour Boy (3:34)
8. The Holy Filament (4:04)
9. Vanity Fair (2:58)
10. Goodbye Sober Day (4:29)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: Mr. Bungle – California: 20 años del final de una era
Todos los discos de Mr. Bungle en Amazon


Antes de que la figura de Mike Patton se convirtiera en el proveedor de vanguardia de todo lo bizarro que es hoy en día, el de Eureka era conocido principalmente por su faceta de frontman al frente de Faith No More. Los lanzamientos paralelos de Mr. Bungle (la banda en la que Patton empezó a jugar a eso de ser una estrella del rock) demostraron su compromiso por diversificar sus múltiples, heterogéneos y maníacos talentos, hasta alcanzar su máxima viabilidad comercial con este álbum que hoy cumple 20 años.

Mr. Bungle, una banda que es conocida por su caos y sus 1.001 cambios estilísticos. Nada queda fuera de la coctelera cuando les escuchas. Su tercer y último álbum, California (1999), bebe de una amplia gama de estilos diferentes, a la vez que rechaza la locura y la imprevisibilidad de sus dos álbumes anteriores.

¿Es posible que crecieran como músicos y maduraran? Al principio, sus canciones iban desde el death metal hasta el jazz, pasando por el funk. Esos estilos cambiarían, no solo en sus dos primeros álbumes, sino también en todas y cada una de las canciones que componían Mr. Bungle (1991) y Disco Volante (1995). California atenúa tan dramáticos cambios y el resultado es un álbum más digerible y convencional, pero que aún supura Mr. Bungle por todos sus poros.

Se necesita mucho tiempo y paciencia (por parte del oyente, porque a mí, en mi calidad de narrador, me sobra…) para explicar el sonido de una banda como Mr. Bungle y darle la justicia que se merece. Sin embargo, California es el más accesible y me temo que es el álbum ideal y más recomendable para que los recién llegados se empapen de la magia de esta banda. Hay influencias pop y mainstream, pero también hay metal, jazz, sonidos orientales y, como no, cabriolas con tirabuzones para pasar de un género a otro. Para Mr. Bungle, este es su lanzamiento más estructurado y conciso. Escuchar una canción como «Pink Cigarette» o «Retrovertigo» es sorprendente porque son canciones pop pegadizas, pero son temas  quet rezuman ese sabor Bungle. Así que el estilo musical es un elemento clave para tener una experiencia auditiva total, porque las canciones son muy diversas, pero la diversidad no es intencionalmente descuidada, como uno podría llegar a percibir al escuchar sus álbumes anteriores.

Para aquellos que se preguntan qué hace que el álbum sea tan especial y único, me limitaré a mencionar dos nombres, el del extraordinario bajista Trevor Dunn y el del genio Mike Patton. Estos dos nombres son esenciales para entender el sonido de Mr. Bungle. Patton es el vocalista más diverso del planeta y es capaz de gritar y cantar en diferentes estilos sin parpadear. Tiene infinidad de herramientas para utilizar dentro de ese departamento vocal que es su privilegiada garganta, y también es todo un experto en mejorar la música mediante el uso de diferentes efectos con el uso de teclados. Por su parte, Trevor Dunn es uno de esos bajistas que puede adaptarse a cualquier estilo de música. Él brilla en cualquier cosa relacionada con Mr. Bungle. En este punto, el batería Danny Heifetz y el guitarrista Trey Spruance (quien también tocara la guitarra en el King for a Day… Fool for a Lifetime (1995) de Faith No More) son la guinda de este pastel de nata que es California. La banda se muestra un tanto ajustada a unos estándares y se les nota con algo menos de libertad, pero no por ello sacrifican su creatividad. Para agregar dimensiones, capas y elementos a su propuesta musical, la banda contrató una casi innumerable cantidad de músicos invitados para tocar una ingente cantidad de instrumentos adicionales. California es, en general, un álbum más ambicioso y serio de principio a fin.

El álbum en su conjunto tiene muy pocos defectos… por no decir que es redondísimo. Cada canción llega, con total plenitud, a tus oídos. Hay más estructura en las canciones, pero todavía se percibe mucha variedad entre ellas. Canciones como «Sweet Charity» y «The Air-Conditioned Nightmare» suenan literalmente como si fueran una banda de surf rock, mientras que «Retrovertigo», mi preferida, suena como una canción de rock alternativo que podría sonar a diario en la radio. ¡Me cago en mi puta vida! ¡California es una de las obras más originales de los años 90! Excelencia musical, sin más.

Y, ¿qué me decís de «Goodbye Sober Day»? ¿Acaso se os ocurre una manera más formidable, monumental y perfecta de finalizar un álbum? Si hay una canción que nos pueda rememorar sus inicios, es esta. Es una absoluta locura. Y el álbum se acaba y uno se queda con el culo torcío, sumido en un completo desorden. Tratar de definir esta canción -con palabras- es harto difícil y no creo que le haga justicia. Es mucho mejor experimentar «Goodbye Sober Day» como lo que es: la canción definitiva de Mr. Bungle y el punto culminante definitivo de California.

En general, California es una obra maestra, memorable y absoluta. Haciendo un paralelismo un tanto osado por mi parte, lo que que aquí encontramos es lo que una banda como The Beach Boys -a quienes fuimos a ver hace un par de días- hubiera parido tras una terrible experiencia con las drogas. Describir su brillantez es difícil porque su música es muy diferente y muy poco convencional. Lamentablemente, Mr. Bungle no volverían a dejarse ver después de publicar California, pero la magia del álbum dura hasta nuestros días y llegará hasta el infinito… y más allá. Se retiraron estando en lo más alto de su carrera musical, quizá pensando que este álbum se les antojaba poco menos que insuperable. La razón real por la que lo dejaron está todavía en duda, pero a mí me gusta creer que crearon una bestia tan grande que no pudieron superar la pura y magnética magnificencia de California.

Mr. Bungle. No hay mucho más que decir, la verdad. He tenido la costumbre de saltar entre Faith No More y Mr. Bungle casi a diario solo para asegurarme de poder absorber todo lo que estos artistas brindan a oyentes como yo. Pocos ejercicios hay más sanos que éste. Impregnaos de música, de aquí y del mas allá, y dejad que la locura se apodere de vosotros.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 370 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.