La reseña improbable: Linkin Park – Meteora (Especial 20º Aniversario)

Ficha técnica

Publicado el 25 de marzo de 2003
Discográfica: Warner Records
 
Componentes:
Chester Bennington - Voz
Mike Shinoda - Voz, samplers
Brad Delson - Guitarra, coros
Dave "Phoenix" Pharrell - Bajo, coros
Rob Bourdon - Batería, coros
Joseph Hahn - Samplers, coros

Temas

1. Foreword (0:13)
2. Don't Stay (3:07)
3. Somewhere I Belong (3:33)
4. Lying From You (2:55)
5. Hit the Floor (2:44)
6. Easier to Run (3:24)
7. Faint (2:42)
8. Figure.09 (3:17)
9. Breaking the Habit (3:16)
10. From the Inside (2:53)
11. Nobody's Listening (2:58)
12. Session (2:23)
13. Numb (3:08)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: La reseña improbable: Linkin Park – Meteora (Especial 20º Aniversario)
Todos los discos de La reseña improbable: Linkin Park en Amazon


Aquí vamos, como siempre que es el aniversario de un grupo de estos modernetes que gustan a todo el mundo menos a los que tenemos un gusto del copón (pacos, nos llaman). Pero antes de empezar, sí quisiera resaltar algo que no tiene nada que ver con el disco ni, casi, con la música.

Por supuesto, quiero dedicar unas palabras serias a Chester Bennington, el cantante del grupo. En 2017, y azotado por una depresión, decidió acabar con su vida. Hay cientos de videos por ahí del cantante hablando de su enfermedad, y dan escalofríos. Nadie merece una vida así, una vida triste y llena de sufrimiento. No importa cuanto dinero tengas en el banco o cómo de conocido eres, la tristeza puede llamar a cualquier puerta. Conciencia, por favor, y ayuda siempre, que no cuesta nada.

Escrito lo anterior en pequeño homenaje y reconocimiento a alguien que conozco más por lo explicado que por su música, vayamos a lo que nos toca, este Meteora (2023) que hoy cumple 20 añazos. 20 añazos, o unos pocos más, de eso que los de mi raza, a finales de los 90, llamábamos «los del chándal» o «los de la gorrita», como se puede ver en la foto de abajo. Algo que venía a traer el rap al metal (bueno, años antes ya existían grupos como Suicidal Tendenices, ehem) y a contaminar de modernidad algo que no necesitaba esa evolución. Y claro, como todas estas cosas nuevas, llenó estadios y mentes de gente que solo se mueve por estas moditas. Tampoco importa que estuviesen casi 20 años dándole a tope (los Linkin Park, que otros grups siguen), son y serán los del chandal que vienen con sus moderneces a infectar lo nuestro.

Este Meteora, según la Wikipedia, «vendió 810.000 copias en su primera semana de acuerdo a SoundScan, y fue considerado el álbum más vendido en la lista Billboard en aquel momento. «Somewhere I Belong», su primer sencillo, ocupó el primer puesto de la lista Alternative Songs y en el conteo Mainstream Rock Tracks de Billboard. Para octubre, Meteora logró vender tres millones de copias». En resumen, casi nada el disquito. La pregunta está clara: ¿realmente es para tanto?

Bueno, he escuchado el disco unas cuantas veces, y debo decir que no es lo mío. Sin embargo tiene cosas muy interesantes. El contraste de limpio y distorsión, algunas melodías vocales e instrumentales, «Numb» y algún detalle más. Es decir, que aunque no seré oyente asiduo del estilo ni del grupo, no me han sangrado los oídos. De hecho, lo prefiero a otras mierdas blackeras, por ejemplo. Otro punto a favor es la duración. Es poco más de media hora para 13 temas, o 12 si tenemos en cuenta que «Foreword» es una intro, eso hace que la media no llegue a los tres minutos de duración, y en muchos casos, eso es un acierto. Pero empecemos a desgranar los temas.

Como decíamos, «Foreword» es una intro de la que poco hay que rascar, así que empezamos directamente con «Don’t Stay». Mucha planta industrial veo aquí, mucha máquina… y también mucha melancolía camuflada. Aquí el rap no está tan marcado como en otros temas, pero sí que hecho de menos cierta melodía vocal. «Somewhere I Belong» tiene aún más regusto melancólico, pero de nuevo camuflado entre distorsiones. Aquí, en ciertas partes, la forma de cantar al estilo rap sí está más marcada, especialmente en las estrofas. La melodía del estribillo es buena, haciendo del tema uno de los destacados. «Lying from You» aumenta en distorsión de guitarra y en ese aroma a Eminem en algunas formas de cantar. No es lo que me guste y, generalizando, huiré de ello, pero entiendo que haya gente a la que pueda gustarle. Cerramos el primer ciclo con «Hit the Floor» y la sensación de estar escuchando lo mismo durante cuatro temas, pero esta vez un poco peor.

«Easier to Run» empieza más melódica y melancólica (joer, no me extraña que Chester acabase como acabó, esta música desprende tristeza por todos los poros), y desprende esto durante todo el minutaje. «Faint» tiene demasiado rap para mi gusto, y mira que ante ya veníamos bien servido. De nuevo me falta mucha melodía vocal, cosa que hace que arrugue mucho la nariz. Con «Figure.09» vuelvo a tener la impresión de que he escuchado todo esto y que, de nuevo, no me dice nada. ¿Son todas las voces igual? A mí me lo parecen, sinceramente. Llegamos al final del bloque dos con «Breaking the Habit» y aquí sí veo algo diferente. Más melodía, más voces limpias, menos rap y, en general, menos nu. Eso sí, me sigue pareciendo muy triste.

Empezamos la recta final con «From the Inside» y me parece que lo retomamos donde lo dejamos en el último párrafo, aún teniendo la distorsión en el estribillo. De nuevo noto una tristeza muy grande escondido bajo algunas capas de rabia. Más experimental me parece «Nobody’s Listening», con esos toques indio-americanos. Lástima que la mancha rapera sea demasiado grande, aquí.  «Session», el interludio instrumental, me sobra de todas todas, no le encuentro ni la gracia ni la utilidad, especialmente en un estilo donde la forma d cantar lo es (casi) todo. Y llegamos al final con «Numb», seguramente el gran éxito del disco y, casi, del grupo. Como debe ser que hasta yo la conocía. Aquí se gana en melodía vocal, aún siguiendo los mismos patrones que durante todo el disco, en melodía general y en calidad. Este tema sí que podría escucharlo de forma más o menos habitual.

En fin, que sí, que un disco imprescindible para entender la evolución (¿?) del metal cumple 20 años y es algo que siempre hay que celebrar, pero a mí que no me busquen con los del chándal.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 382 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.