Desmontando al monstruo: Linkin Park – One More Light

Ficha técnica

Publicado el 19 de mayo de 2017
Discográfica: Warner Records / Machine Shop Records
 
Componentes:
Chester Bennington – Voz, coros
Mike Shinoda – Voz, teclados, coros, programación
Brad Delson – Guitarra, coros
Dave "Phoenix" Farrell – Bajo, coros
Rob Bourdon – Batería, coros
Joe Hahn – Samples, programación, coros

Temas

1. Nobody Can Save Me (3:45)
2. Good Goodbye (feat. Pusha T and Stormzy) (3:31)
3. Talking to Myself (3:51)
4. Battle Symphony (3:36)
5. Invisible (3:34)
6. Heavy (feat. Kiiara) (2:49)
7. Sorry for Now (3:23)
8. Halfway Right (3:37)
9. One More Light (4:15)
10. Sharp Edges (2:58)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Desmontando al monstruo: Linkin Park – One More Light
Todos los discos de Desmontando al monstruo: Linkin Park en Amazon


Debo reconocer que cuando escuché el que al final sería el último disco de Linkin Park pensé por mis adentros:

«Menuda mierda…»

Con el tiempo y sobre todo durante este último año, lo he recuperado en mis viajes habituales a lo largo de las discografías de las bandas que me gustan. Empezar con Hybrid Theory (2000) y acabar con One More Light (2017) es un viaje exquisito a lomos de una de las bandas más camaleónicas y trascendentes de los últimos 20 años. Solo cuando eres capaz de analizar la evolución de la banda y vislumbrar la luz que siempre ha rodeado al pobre y melancólico Chester puedes sentir que One More Light era el disco más necesario de la banda.

Cuando apareció Linkin Park en escena, conocimos a una banda cabreada con el mundo, con la sociedad. Una banda que escupía con despecho y todos quedamos salpicados. Era la banda sonora de nuestra y de su juventud. Unos jóvenes hambrientos, sedientos. El sexo, las drogas, romances juveniles, traumas del pasado… todo eso y más era la temática más empleada en Hybrid y Meteora (2003).

Pero esos jóvenes evolucionaron y a eso le añadimos los problemas en la voz de un Chester que fue moldeando su canto en beneficio de su salud. Una salud física que no mental, los muchos traumas de su niñez (abusos incluidos) dejaron una huella imborrable que poco a poco iría sanando, su medio de reconciliación fue verter sus miedos y fantasmas a lo largo de toda la discografía de Linkin Park.

Ya en Minutes to Midnight intentaron romper con el nu metal. Experimentaron con nuevas estructuras y los elementos del hip hop tan característicos de sus primeros dos discos los fueron aislando. Tanto que en A Thousand Suns (2010) ampliaron tanto su campo de visión que parecían una banda nueva. Living Things (2012) fue un híbrido en el que condensaron todas sus ideas pasadas, un disco más rockero pero sin ser un back to the roots, pues la experimentación seguía siendo la tónica dominante. Para contentar a los fans más antiguos, en The Hunting Party (2014) se dejaron llevar por su enfado y nos regalaron un sorprendente y duro disco plagado de rabia.

One More Light

Y entonces ocurrió lo que estaban avisando ya hacía tiempo. Apareció el disco que rompió con todo menos con su esencia: la continua evolución. Sonidos de sintetizadores, electrónica tenue, una versión más pop de su propuesta más actual. Ya no están enfadados, son un grupo de amigos, de padres, de maridos, de músicos, felices.

Y se nota esa felicidad si entras en youtube y buscas vídeos de ese 2017. Año que empezó de una forma sublime y se truncó por completo el 20 de julio cuando Chester se ahorcó en su casa de Palos Verdes, California. Sus fantasmas pudieron con él.

Te echamos de menos Chester, allí dónde estés, te queremos.

Volviendo al disco tras este inciso, One More Light es un trabajo desgarrador y contiene canciones realmente emotivas llenas de versos increíblemente bellos como:

«Who cares if one more light goes out? / ¿A quién le importa si se apaga una luz másIn a sky of a million stars / En un cielo de un millón de estrellas?»

La musicalidad es preciosa, guitarras ligeras que dotan de una luminosidad increíble que contrasta fuertemente con las letras silenciosas de Chester. Silenciosas, sí.

“Nobody Can Save Me”, pista que da la entrada a este mundo de luz y de color es una de las canciones más tristes y bellas que recuerdo. La canción autobiográfica trata acerca de la depresión y apoyo emocional en los momentos difíciles. Una canción que compite con “One More Light” para llevarse el honorífico título de la mejor balada de Linkin Park.

De corte menos lento tenemos “Heavy”, canción que fue su primer single y además cuenta con la colaboración de la cantante Kiiara, la primera vocalista femenina en colaborar en una canción de la banda. “Sharp Edges”, la que cierra el disco, también es un corte más animado con un estribillo fácil y muy melódico. Pero mi preferida, en términos menos lentos, es “Battle Symphony”, canción que por cierto se usó en el videojuego Pro Evolution Soccer 2018 y fue usada durante los Playoffs de la NBA de 2017.

Pero bueno, tengo que admitir que las 10 canciones de One More Light me han acabado seduciendo, todas ellas. Sin darme cuenta, me pongo el álbum y las canto todas… enteras. Que gran error el mío considerar mierda precozmente un disco que al final me ha robado el corazón.

Opinión personal

Repito mis últimas palabras: me ha robado el corazón.

Cuando una banda es tan camaleónica es posible que, a veces, el oyente no esté preparado para el azote de un cambio tan radical. Estos cambios necesitan tiempo y mimo, necesitan de que el oyente entre en comunión con la banda, con los motivos reales de esta mutación. Ver los vídeos de la banda más feliz que nunca sobre los escenarios es quizás el impulso que necesité, a nivel personal, para volver a este disco.

También es necesario que el mood del oyente esté en línea con el cambio. Si estás en tu etapa blackmetalera no te pongas disco. Pero con la entrada de la primavera, con las luces que ya van venciendo a la oscuridad del invierno. Con el calor que ya empieza a calentar tu cuerpo. Puedes imaginarte la por cierto preciosa imagen de portada de One More Light, tu también fuiste el niño que corre tras las olas del mar sin más pensamientos que disfrutar del momento. Algo que hicieron Linkin Park cuando crearon, publicaron y promocionaron brevemente su último disco.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 927 Artículos
Rock en todas sus extensiones