Las 5 mejores bandas tributo según… Jordi Tàrrega (y una reflexión)

Es y será uno de los temas más polémicos: bandas tributo, ¿sí o no? Pues la respuesta es muy fácil. Dentro de un sistema capitalista en el que las cosas valen lo que uno esté dispuesto a pagar, tiene sentido, pues hay mucha gente que paga por ello, incluso sale más a cuenta tener una banda tributo que ser un grupo más, buscando reconocimiento, chupándote horas de local a mansalva y tocando para tus amigos concierto tras concierto. Es así de triste, pero parece que la escena actual demanda bandas tributo.

¿Puedo hacer una banda tributo de cualquier grupo? 

No. Puedes montar tu banda tributo que te plazca, obviamente, pero si optas por montar un tributo a Virgin Steele, Savatage o Avalanch te vas a comer los mocos. Las bandas tributo son de grupos consolidados, famosos y que llenan grandes recintos. Siempre hay gente que estará dispuesta a ver a Metallica, Rammstein, Kiss, Iron Maiden y demás.

¿Pero tiene mérito tener un grupo tributo? 

Sí, absolutamente. Siempre te encontrarás con las legiones de gente que odia a las bandas tributo, pero calcar sonido, imagen y los trucos escénicos de las grandes bandas es algo que no está al alcance de muchos. Especialmente el cantante. La voz del líder tiene que ser exacta, y eso es lo más complicado de conseguir. De hecho, toda banda tributo aspira a que digan de ella que es como cerrar los ojos y que parezca que estás viendo al grupo tributado. Este tipo de bandas, aparte, no se enfrentan a ser como el grupo tributado y sí se enfrentan a la imagen idealizada del fan que tiene de ellos, por lo que permitirse una mala noche es algo que puede dar al traste con años de trabajo. Este concepto platónico de las ideas es el principal escollo con el que se enfrentan las bandas tributos. No eres Queen, Metallica o Iron Maiden, sino que tienes que ser Queen, Metallica o Iron Maiden en su mejor momento.

¿Cuándo un artista muere ya no debería haber ninguna banda tributo?

Absolutamente, NO. Las canciones están hechas para ser cantadas y sobre todo para ser tocadas. Todo artista aspira a alcanzar la inmortalidad y a ésta se llega cuando la gente toca tus canciones. Phil Lynott de Thin Lizzy murió y Megadeth y Metallica tocaron en directo alguno de sus temas para el deleite del público. Si Scott Gorham (Thin Lizzy) estuvo con Lynott durante décadas, ¿no puede tocar todo el repertorio de Thin Lizzy por mucho que sea más una banda tributo que Thin Lizzy como tal? Es más, Gorham estuvo en la génesis de esos temas, por lo que tiene más derecho que Megadeth o Metallica de tocar esas canciones.

¿Si nazco en el año 1999 y no he visto ni a Dio, Queen, Ramones o Asia, debería joderme y no poder escuchar nunca este material en directo?

Aunque parezca una tontería hay gente que piensa así. El Yosi de Los Suaves decía que “una canción no es canción hasta que el pueblo la canta”, y esa es la máxima. La música clásica ha pasado el filtro del tiempo y nos ha llegado “la mejor”, o “la más radiada actualmente”. Cabrearse por bandas tributo es como ir a un recital de Bach, Wagner o Beethoven y quejarse de que el compositor está muerto. Ya que uno nunca podrá ver a Joey Ramone, Ronnie James Dio, Elvis o Phil Lynott “por nacer cuando no tocaba” tiene todo el derecho del mundo en poder pagar para ver una aproximación a ello, es decir, una banda tributo. Y sí, esta banda tributo te puede llegar a motivar más que muchas bandas de local con ideas propias y música original.

¿Cuáles son las mejores bandas tributo actuales?

Pues complicado contestar a esta pregunta al no haber podido ver todas las que hay allí fuera, la verdad. Este es un ránking personal de grupos que un servidor ha podido ver, algunas de ellas más de una vez, aunque reconozco no ser especialmente fan de los grupos tributo.

Queen Vs. Dios Salve a la Reina

La madre de todos los tributos. Son tan buenos que casi parece imposible, pero os aseguro que son humanos pues les he llegado a ver en una mala noche. Estos argentinos rozan la perfección y recrean a los Queen de mediados de los 80 con gracia y con todos los gimmicks de la Reina. Han llegado a meter más gente en el Palau Sant Jordi que los propios Queen actuales de May y Taylor, por lo que estamos hablando de un tributo de altísimo nivel. Solo me puedo quejar de ellos de que tiren de todos los temas básicos de Queen y que no reivindiquen las joyas ocultas. Dos horas de recreación perfecta. Les he podido ver incluso con orquesta y algunas entradas superaban los 130 €. Éste es el tributo perfecto.


Led Zeppelin Vs. Letz Zep

Otra banda que puedes cerrar los ojos e imaginarte que estás frente a Plant y Page. Una auténtica gozada con un vocalista que canta y se asemeja a Robert Plant, armado con un grupo muy capaz que se atreve con los solos de Page (arco de violín incluido) y el de Bonham a la batería (todo un reto). Me hicieron tocar el cielo en Wacken, del que grabaron un DVD incluso. Pero antes decía que una mala noche puede tirar al traste toda su trayectoria, y su último desastre verbenero con vedettes incluidas fue de restaurante de menú en Benidorm. Me quedo con que en una buena noche pueden llegar a tener magia y que se atrevan especialmente a no tocar lo obvio.


Scorpions Vs. Stingers

Excelente tributo a una banda en activo… Podemos entrar en si es necesario o no este tributo pero el caso es que Stingers lo hacen de maravilla. Panchi parece un clon de Klaus Meine y el grupo cuida mucho tanto el aspecto musical como el visual. Llevan incluso una batería con una cola de escorpión. Siempre que tocan merece la pena acercarse pues es uno de esos tributos que contiene magia y son capaces de recrear el sonido de los maestros. También juega a su favor pasarse por el forro el cansino y eterno solo de batería de Kottak. El mismísimo Uli Jon Roth ha llegado a tocar con ellos así que definitivamente han conseguido mucho con esta empresa. Puede que sea relativamente fácil ver a Scorpions en la actualidad, pero acercarse a ver a Stingers es un placer.


Rainbow Vs. Rising

Este caso es de cuento de hadas. Este enorme tributo hispano era realmente bueno, con dos miembros de Barón Rojo (un hermano De Castro y Gorka Alegre) más el aclamado Ronnie Romero. Es el cantante quien marca especialmente los grupos tributo, y Ronnie era tan bueno tan bueno… ¡que Ritchie Blackmore lo fichó para reactivar Rainbow! La historia de Ripper Owens con Judas Priest se repite, pero siempre nos quedará ese fenomenal Ripollet Rock en el que dejaron patente la calidad y el mimo con el que tributaban a una de las bandas fundamentales de la historia del rock. Casos como este dan la razón a los que se atreven a hacer un grupo tributo. A veces, los sueños se cumplen.


Kiss Vs. Kiss of Death

Hay muchas bandas tributo de Kiss pero estos barceloneses se salen. Ya no sólo calcan lo musical, sino que los trucos escénicos y las vestimentas y maquillajes son iguales. Todos lo bordan, pero es el Paul Stanley el que le pone el plus, aunque en versión más amanerada y enérgica. Cada tema es cantado por uno de sus cuatro miembros y el fuego y la sangre están de la mano del Gene Simmons. Subieron como la espuma hasta estrellarse en el Rock Fest, pues lo dicho, una mala noche para un grupo tributo puede dar al traste con todo. A día de hoy se han recuperado y vuelven a ser uno de los mejores tributos a Kiss sobre la faz de la tierra.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 203 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.