La reseña improbable: VV.AA. – El día de la Bestia

Ficha técnica

Publicado el 20 de octubre de 1995
Discográfica: DRO EastWest S.A.
 
Componentes:
Toda una serie de artistacos del copón

Temas

1. "El día de la Bestia" de Def Con Dos (3:15)
2. "Just One Fix" de Ministry (5:10)
3. "Scapegoat" de HeadCrash (3:56)
4. "Feliz Falsedad" de Soziedad Alkoholica (3:52)
5. "Apocalipsis 25D" de Ktulu (2:55)
6. “El día de la Bestia" de Extremoduro y Albert Pla (4:44)
7. "Dios salve al lehendakari" de Negu Gorriak (2:17)
8. "Mucha policía, poca diversión" de Eskorbuto (2:54)
9. "Socio de Satán" de The Pleasure Fuckers (3:27)
10. "By Demons Be Driven" de Pantera (4:40)
11. "Snug Harbor" de Sugar Ray (0:50)
12. "Rhyme Stealer" de Sugar Ray (2:51)
13. "Un día en Texas" de Parálisis Permanente (2:22)
14. "Mi nombre es Legión" de Siniestro Total (5:51)
15. "Love Your Mum" de Silmarils (3:01)
16. "El día de la Bestia" (Remix) de Def Con Dos (5:21)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: La reseña improbable: VV.AA. – El día de la Bestia
Todos los discos de La reseña improbable: VV.AA. en Amazon


Hará ya unos meses, nuestro simpatiquísimo compañero Jordi Tárrega me nominó a revisar la banda sonora de la película El día de la Bestia del director Álex de la Iglesia por la celebración de su 25 aniversario. Dado que fue una banda sonora ciertamente revolucionaria en su momento y como soy la más joven que escribe por aquí, me ha tocado. Y claro está, como buena millenial, no hace falta decir que ni había visto la película, ni sabía de que iba, ni nada de nada. Hice una búsqueda rápida en Google y vi que salía Santiago Segura, y (ignorante de mí) pensé: bueno, será una comedia así typical Spanish en la que hablarán de metal o vete a saber. Así que la vi.

No voy a entrar en la trama de la película ni nada, pero la verdad es que me gustó. A ver, no es la mejor película de la historia, pero está entretenida, pasas un buen rato y te echas unas risas. A demás, me pareció que estaba como muy bien tanto en efectos como en temas que trata para ser de 1995. Y encima, cuando vi el papel de Segura entendí el porqué de la reseña, hace del estereotipo de joven metalhead que no se ducha demasiado y lleva una tienda de discos, la verdad es que el chaval tiene su encanto también.

Ahora intentad no reíros mucho de mí, pero es que antes de poner la película me miré la lista de temas que salían y al verla, recuerdo haber reconocido alguna canción, pero no escuché la mayoría de los temas que ponía en la BSO. Al principio supuse que había estado muy metida en la trama de la historia y no me había enterado de los demás, pero después le eché un repasito al filme para ver en qué momentos aparecían y tampoco estaban. Entonces pensé: «Irene, eres tonta, seguramente el álbum va a parte de la película», y efectivamente. Resulta que el álbum de la banda sonora es un recopilatorio de canciones infernales seleccionadas por el director Álex de la Iglesia, y de este, solo dos aparecen: «El día de la Bestia» de Def Con Dos y «Apocalipsis 25D» de Ktulu. A parte, la banda sonora original de la película se completa con un hilo de música clásica interpretado por la Orquesta «Festival Sinfonietta Umbra» y dirigida por Tonino Batista, que es lo que al final acaba dando vida a las escenas más culminantes mientras desprende cierta tensión dramática.

Dicho todo lo anterior y habiendo aclarado la confusión película/álbum, hablaremos del disco recopilatorio satánico de ni más ni menos que 16 canciones, El Día de la Bestia.

El primer puesto no podía ser otro que la canción oficial de la película y con la que comparte título, «El día de la Bestia» de Def Con Dos, que se transforman en Satannica para ser la banda que llevará a los personajes todos hasta el mismísimo Infierno. Esta sale en su álbum Dogmatofobia (1999) y cuenta lo que vivirán los protagonistas durante esta historia tan satánica como intensa a ritmo del rap rock/metal más pegadizo. La introducción del tema es también la cabecera del programa del profesor Cavan (Armando de Razza). Sinceramente, la letra me parece buenísima, es algo gracioso porque cuando la escuché por primera vez no entendí de qué iba el rollo, pero después de ver la película todo me cuadró a la perfección:

«Azufre ardiente en el pentáculo
Invocación con tiros de ácido
Demencia ungida en sangre de doncella
Y otra vez conejo en Nochebuena.»

¿Reconocéis el momento? Realmente describen con precisión, pero sin demasiadas pistas, los momentos clave que componen el taquillazo.

El segundo tema es «Du Has…», ¡ay que torpe, casi me confundo!, es «Just One Fix» de Ministry, uno de los clásicos del metal industrial. Realmente, la canción le viene como un guante al rollo demoníaco de la película, no solo por tener un riff atemporal de esos que te deja sin respiración (que también), sino sobre todo por los gritos alocados que aparecen de vez en cuando des del inicio del tema y son algo apocalípticos por la desesperación que emanan, en definitiva, muy El día de la Bestia. A parte, si algo hace de este un tema inolvidable, es la batería extremadamente penetrante de Bill Rieflin, que por desgracia falleció este marzo pasado y que des de aquí recordamos con incesable admiración. Desde luego estos músicos sabían lo que hacían al meter esas guitarras asquerosamente distorsionadas y la voz de Al Jourgensen casi paranoica entre susurros terroríficos. Todo el conjunto es como una perfecta invocación al mismísimo diablo.

Seguimos con «Scapegoat» de HeadCrash, un temazo de rap metal con retro electrónico que suena en su álbum Direction of Correctness (1994), que empieza con un riff distorsionado imposible de pasar por alto que se corona con esa escala limpia de lo más pegadiza hasta que empieza la voz potente proclamando un statement en cada verso. Realmente es una canción muy intensa que cabe perfectamente en un álbum como este.

Uno de mis temas favoritos de El día de la Bestia es «Feliz Falsedad» de los conocidos Soziedad Alkoholika, cuyo logotipo sale en la película en forma de garabato vandálico en la puerta de la Sala Infierno. La canción forma parte de su EP de 1992 Feliz Falsedad, acompañada de tres temarrales de la banda como son «A mí no me gusta el polvo», «Abre la boca» y «Ni Dios ni na'». Es un buen “villancico” de thrash violento (o, mejor dicho, «antivillancico») para poner en Navidad mientras te comes un polvorón. Francamente, creo que vale la pena leer la letra entera porque cuestiona la hipocresía y el sistema del consumismo navideño con frases como «Millones de abetos cortaos, por una estúpida tradición» o «El consumo es el espíritu de la Navidad», y no olvidemos que es de 1992, menuda rebeldía. Las guitarras graves acompañadas de los inconfundibles gruñidos de Juan Aceña y la batería a toda velocidad hacen el sonido tan clásico como malévolo de S.A., con ese añadido punk que siempre entra bien.

Llegamos a «Apocalipsis 25D» de los veteranos barceloneses Ktulu, que es la segunda canción que se escucha en la película, en la mítica escena de la tienda de discos de José María (Santiago Segura) y también en el coche cuando él mismo está esperando al Cura (Álex Angulo) mientras mira recortes de periódico. El tema forma parte del Orden genético (1994), un álbum que muchos recordareis por los pesados riffs de thrash y esa voz gravísima que casi parece que Willy K está a punto de vomitar en cada gutural. Y no solo es maravillosamente oscura y vehemente, sino que encima el estribillo contiene el título de la película… No se me ocurre un tema mejor para meter en este recopilatorio.

La sexta canción también comparte título con la comedia satánica, «El día de la Bestia» de Extremoduro y Albert Pla, que encontramos también en el álbum Agila (1996). Efectivamente, esta es una canción perversa, pero solo por la letra, que no es que de miedo ni nada. Así como el ritmo y la musicalidad del tema quizás no son lo más malvado y peligroso que corre por el disco y siguen bastante la línea rockera de Extremoduro (que probablemente sea la banda más comercial de todas las que hay en la recopilación), las estrofas son una obra maestra de la composición y la ironía. Nada más empezar ya se vienen con un “Abre la puerta que soy el diablo y vengo con perras”, y a partir de aquí todo es pura fantasía.

Ahora vamos con la traca de punk rock que sigue la banda sonora. La primera es «Dios salve al lehendakari» de la banda vasca Negu Gorriak. El nombre original de la canción rock punkera es «Jainkoak Gorde Beza Lehendakaria», del álbum Ustelkeria de 1996, el mismo año de su disolución como banda. Esta es una composición super punkarra con la que dan ganas de ponerse a saltar, al igual que la siguiente canción «Mucha policía, poca diversión» de Eskorbuto, un temazo de esos que no pasan de moda, con un punk brutal que es toda una declaración de intenciones basada en un potente estribillo en repetición, con una crítica a las autoridades que demuestra el pedazo descaro de los insumisos Eskorbuto. Y por si fuera poco y habiendo pasado ya la mitad del álbum, la novena canción es de los clásicos del punk rock español The Pleasure Fuckers, «Socio de Satán» de su álbum For Your Pleasure (1996), donde no hace falta mencionar que tampoco se cortan ni un pelo.

El siguiente tema es de una banda que forma parte de la vida de la mayoría de l@s fans del groove y el heavy metal, Pantera. Para ser exactos, hacen su acto de presencia con el potentísimo «By Demons Be Driven», donde nada más empezar ya ponen los puntos sobre las íes. Esta canción forma parte del álbum del puñetazo, efectivamente, el Vulgar Display of Power (1992). Curiosamente este es, para mí, el mejor álbum de la banda, ya que fue cuando marcaron un antes y un después de lo que serían los famosísimos Pantera. Como pudimos comprobar en el reportaje colaborativo ¿Qué ha significado Pantera para nuestra escena metálica?, temas como «Walk», «Mouth of War», «This Love» o «Fucking Hostile», con la tremenda voz de Philip Anselmo y esos riffs poderosísimos característicos de la banda, han ido resonando año tras año en las listas de reproducción metaleras, y dudo muchísimo que dejen de hacerlo.

Acto seguido, tenemos los dos primeros temas del Lemonade and Brownies (1995) de Sugar Ray, «Snug Harbor» y «Rhyme Stealer». “Snug Harbor” dura solo 50 segundos y es la introducción que abre su primer álbum de estudio. De hecho, la canción es bastante animada y alegre, algo que cambia un poco en el resto del disco y que podemos apreciar claramente en esta recopilación, ya que, “Rhyme Stealer” muestra el rock alternativo con toques de hardcore y rap que solían interpretar, en esos momentos, unos jovencísimos Sugar Ray.

Vamos con la decimotercera canción de la B.S.O., «Un día en Texas» de Parálisis Permanente. A muchos seguramente os sonará esta banda, que se podría decir que empezó con esto del rock y punk español oscuro y siniestro en el Madrid de los 80. Estaba claro que un grupo tan idolatrado como este no podía no estar en la selección. Y otro que tampoco podía faltar es Siniestro Total, con «Mi nombre es Legión», una canción a ritmo de punk rock cañero, que habla de la tenebrosidad nombrando a los príncipes del infierno “Belfegor, Behemot, Belcebú, Astaroth, Lilith o Pazuzú”.

Se acerca el final del álbum con la penúltima canción, «Love Your Mum» de los franceses Silmarils, que tiene un ritmazo rock e hip-hop/rap que se te mete en el cuerpo y no hay quien lo saque. Y, por si fuera poco, la letra también es pegadiza que no veas, creo que estoy tarareándola des de hace como media hora (y mira que solo me sé cuándo dicen: “Love your mum!”).

Finalmente, el álbum se cierra con la repetición, pero esta vez con remix, de «El día de la Bestia» de Def Con Dos. Está guay porque la canción empieza con el Cura diciendo “Tengo que vender mi alma al Diablo”, y aunque sea la misma que al principio del álbum, con las variaciones de la remezcla, no da la impresión de que sean exactamente la misma y no se hace para nada repetitiva o pesada. En general, creo que es un álbum recopilación bastante redondo y con una elección de temas más que buena para lo que suele ser la banda sonora de una película, aunque bueno, está claro que esta no es una película cualquiera.

Personalmente, nunca había reseñado una banda sonora y me parece todo un honor que la primera haya sido la de El día de la Bestia, quizás la más metalera del cine español. La verdad es que es un recopilatorio bastante actual y a la vez bastante punki y antisistema. Quizás, a mí no me parece nada extraño que Eskorbuto proclamara «Mucha policía, poca diversión» porque llevo años escuchándolos y ahora vivimos en un momento donde hay más o menos libertad de expresión (aunque no hace falta decir que cada día está más en peligro y es verdaderamente triste que las cosas estén yendo así), pero ostras, me lo planteo des de la mentalidad de 25 años atrás y esto no era nada comercial.

Me explico, obviamente las canciones son de los 90 y se nota que eran tiempos muy grunge con el auge de bandas como Nirvana, R.E.M. o Bon Jovi, pero ostras, se escuchan ya en las letras algunas preocupaciones tanto políticas como sociales que siguen formando parte de nuestras vidas 25 años después. Lo que me lleva a plantearme la magnitud de los cojones de Álex de la Iglesia al seleccionar esta banda sonora. ¿Des de cuando el satanismo está bien visto? Sinceramente, me parece una apuesta de lo más arriesgada y valiente porque, aunque está claro que fue un exitazo, las bandas no eran precisamente el orgullo de la sociedad española de la época. De hecho, tanto con la película como con el disco, consiguió dar visibilidad a esos colectivos, estilos o bandas menos conocidas que fácilmente podían haber sido oprimidas políticamente por su crítica social y anticapitalista.

Y bien, aquí termino con la reflexión. Miraos la peli si no lo habéis hecho ya y de paso echadle un ojo al álbum, que está francamente bien.

Avatar
Sobre Irene Vernedas 38 Artículos
Mi nombre de fotógrafa es BlackSpell Coven porque Irene era demasiado poco metal.
Normalmente hago fotos de bolos y festivales, pero si quieres una sesión o un book de tu perro te lo dejo a buen precio!