La historia de Depeche Mode en 5 de sus mejores canciones según… Beto Lagarda

Hacer un top 5 al uso de bandas capitales como Depeche Mode es imposible. Para aproximar a neófitos y en modo memorándum para fieles seguidores de los ingleses, hoy me dispongo a realizar un top al “no uso” de la legendaria banda de Basildon.

Según el documental de la BBC titulado Historia del rock, Depeche Mode son considerados los padres del rock electrónico. No voy a intentar defender esta afirmación tan rotunda, pero si voy a decir que es la banda más grande de rock electrónico de todos los tiempos.

Se puede dividir la carrera de la banda en cinco etapas bastante diferenciadas, ya sea por estilo, por temática o por componentes de la alineación. Y me propongo a hacer un resumen de la vida de Depeche Mode adornada con una de las mejores canciones de cada una de estas cinco etapas. La elección de cada canción es totalmente personal y seguro que vosotros escogeríais otra, ¡pero esta vez las elijo yo! Pasen, lean y disfruten del mejor rock electrónico de nuestros tiempos.

«Just Can’t Get Enough»

Álbum: Speak & Spell (1981)
Autores: Vince Clarke, David Gahan, Martin Gore y Andrew Fletcher

Escondido tras una icónica y bella portada, Speak & Spell (1981) fue el primer disco de una banda que respondía al nombre de Depeche Mode. Fundados en Essex a principios de 1980 y aún bajo el nombre de Composition of Sound, la banda estaba incialmente formada por Vince Clarke, Martin Gore y Andrew Fletcher.

La primera toma de contacto de la banda estaba lejos de los sintetizadores, Gore y Fletcher eran guitarra y bajo respectivamente y Clarke vocalista y teclista. Tras probar por primera vez los sintetizadores, la banda reclutó al vocalista David Gahan después de que Clarke lo contactara tras oírlo cantando «Heroes» de David Bowie en un salón de eventos artísticos mientras ensayaban.

El propio Gahan sugerió adoptar el nombre de Depeche Mode, quien lo tomó tras estar hojeando una revista de modas francesa llamada así. Al explicar la elección para el nombre, Martin Gore declararía más tarde, «esto significa la manera apresurada o expedición de la moda. Me gusta el sonido de eso«.

El álbum Speak & Spell se compone casi en su totalidad por nueve canciones de Vince Clarke. El disco incluía la canción «Photographic», este corte fue incluido previamente en un recopilatorio de nuevas promesas del sello Some Bizzare Records. El disco obtuvo buenas críticas sobre todo por el talento de Clarke para la música electrónica y para manejar el teclado, por lo cual fue considerado el «Mago de los Teclados».

Sin embargo y ciñiéndome a Speak & Spell, el disco no ha envejecido muy bien. El uso exponenciado de los sintentizadores dotaron en su momento de una mística futurista a la música. El disco suena viejo, rudimentario e incluso demasiado pop. Aquí y así nació la primera etapa de Depeche Mode que la podemos resumir en los 3:41 minutos de duración del décimo primer corte del mismo titulado “Just Can’t Get Enough”.

Pocas personas, aún los que no comulguen con Depeche Mode, dirán que no conocen esta mítica canción. Hay otras gemas en Speak & Spell como “What’s Your Name?” o “Boys Say Go!”, pero es difícil no dejarse seducir por las simples lineas de “Just Can’t Get Enough”.

Tras el debut se fraguó la ruptura de la formación original. El adiós de Vicent supuso el primer contratiempo para una novel banda que siguió trabajando en la misma dirección publicando A Broken Frame (1982) y Construction Time Again (1983). Discos continuitistas en cuanto a sonido de este Speak & Spell.


«Blasphemous Rumours»

Álbum: Some Great Reward (1984)
Autores: Alan Wilder, David Gahan, Martin Gore y Andrew Fletcher

Some Great Reward marcó el primer hito en la carrera de Depeche Mode. Pese a ello, todavía tiene demasiados fallos para clasificar este disco como uno de los más destacados de la banda. Es un álbum excelente y debería ser el punto de partida cronológicamente hablando para todos los que quieran profundizar en la discografía de la banda de Basildon.

Esta nueva etapa nos muestra una nueva alianza de sonidos entre el technopop de sus predecesores y la música industrial. La suma de conceptos nos da una amalgama de melodías pop, atmósfera de onda oscura y diseño de sonido industrial.

Pero los contrastes más poderosos de Some Great Reward se encuentran en la letra. En este punto, Martin Gore ya había desarrollado su estilo característico mezclando perversión con inocencia, ironía con sinceridad, y aquí lo usa para tocar subversivamente los grandes temas del amor, la verdad y la fe. Temas recurrentes a partir de entonces a lo largo de toda la carrera.

La composición se ha vuelto ajustada y la música encaja perfectamente. Por primera vez, la mayor parte de un disco de DM consta de excelentes canciones, con unos pocos temas de relleno que reducen el impacto total del potencial real del disco

«Master & Servant», “Somebody”, «People are People» y la oscura «Blasphemous Rumors» podrian ejemplizar bien esta nueva etapa. Personalmente me quedo con ésta última, la que cierra el disco. Una canción con una historia devastadora de la omnipresente injusticia de la vida y la crueldad casual de Dios.

Some Great Reward sería el primer disco de una tríada industrial formada también por Black Celebration (1986) y Music for the Masses (1987). Ambos imprescindibles para conocer el devenir de la banda y para entender mejor el mundo del rock electrónico del que son abanderados.


«Enjoy the Silence»

Álbum: Violator (1990)
Autores: Alan Wilder, David Gahan, Martin Gore y Andrew Fletcher

Tras la tríada citada con anterioridad llegó el indiscutible salto a la fama y la consiguiente consagración a nivel mundial de una banda destinada a asaltar todos los estadios del mundo.

Y para reflejar esta nueva faceta de Depeche Mode llegó Violator (1990). El disco por excelencia del synthpop y el rock electrónico impactó hace treinta años en el mundo del rock y a lo largo de estas tres décadas se le ha considerado como la piedra angular no sólo de DM sino de todo el género.

El pelotazo tanto artístico como económico que supuso Violator se escondía tras una icónica portada diseñada por Anton Corbijn. Se trató de un disco perfecto, lleno de detalles, percusiones potentes y repleto de temazos. Aquí me inclino por escoger “Enjoy the Silence” por una relación de amor especial con ella, pero bien podría encajar “World in My Eyes”, “Personal Jesus” o “Policy of Truth”. Canciones atemporales y auténticos himnos de la banda.

Con Violator, Depeche Mode se inició en el mundo del mainstream. Esa mezcla de rock alternativo, electrónica e industrial con algo de estética pop se repitió en Songs of Faith and Devotion (1993). Aunque la era post-Violator fue realmente complicada para la banda. Las tensiones internas casi costaron el devenir de la banda.

Problemas con el alcohol y las drogas así como los correspondientes programas de desintoxicación dejaron huella en la banda. Todo ello provocó que Wilder se alejara de los otros miembros y, después del lanzamiento de Songs of Faith and Devotion, abandonó la formación.


«Barrel of a Gun»

Álbum: Ultra (1997)
Autores: David Gahan, Martin Gore y Andrew Fletcher

Ya en formato trío y sin la creatividad de Alan Wilder, Depeche Mode tiraron de galones y se dejaron llevar con la inercia vencedora de sus últimos discos. Y con ello nos regalan Ultra (1997), posiblemente el último disco mayúsculo de la banda inglesa.

Este trabajo abarca todas las fortalezas de Violator y Songs Of Faith And Devotion. Los días de Black Celebration y Music For The Masses se han ido, no hay necesidad de compararlos con esos clásicos. Pero Violator y Devotion todavía están cerca, ambos agregaron mucho al sonido de Depeche Mode. Ultra combina todo lo que necesitas de ellos en términos musicales.

Líricamente este es su disco más maduro. Este álbum suena pacífico y espiritual. Este álbum es su mejor producción, suena majestuoso como un disco progresivo, también muy contemporáneo pero nunca sobreproducido. Los efectos y los bucles te acarician con suavidad y calidez.

¿Es Ultra un disco infravalorado? Posiblemente si. Este álbum es verdaderamente una obra maestra. Después de regresar de una larga pausa, una larga gira mundial. Depués de dejar de lado las adicciones y perder a un miembro del grupo, Depeche Mode entrega un álbum lleno de una sólida composición y letras que reflejan la agitación de los últimos años. Cada canción de este álbum es integral y no hay un fiasco en el grupo.

Para endulzar vuestro viaje dentro de Ultra os recomiendo “Barrel of a Gun”. Una de las mejores y más oscuras y a la vez rockeras canciones de la discografía de la banda. Otro clasicazo.


«Nothing’s Impossible»

Álbum: Playing the Angel (2005)
Autores: David Gahan, Martin Gore y Andrew Fletcher

Tras Ultra llegó el primer descalabro de la banda. Exciter (2001) supuso, o intentó ser, una vuelta por derroteros más electrónicos y alejados de las guitarras. La mayor parte del disco es electrónico lento, y con más clics que cualquier otro tipo de percusión realmente notable. Un disco que no agradó nada los fans. Y razón no les faltaba.

Y tras el resbalón llegó la toma de aire traducida en Playing the Angel (2005). Si antes comentaba que Ultra fue el último clásico de la banda, con Playing the Angel nos topamos con el último gran disco.

Este disco vuelve a remontarse al Depeche Mode que todo el mundo conoce y ama. El álbum es oscuro, emotivo y lleno de temas religiosos y de corazones rotos que los hicieron famosos. También se aleja de los sonidos aburridos y despojados de Exciter. Regresa a la música de sintetizador pesado por la que son conocidos. Mucha gente se mostró escéptica cuando se anunció que Dave Gahan había escrito tres canciones para el álbum, ya que Martin Gore siempre había escrito las letras. Pero el resultado fue muy satisfactorio.

Curiosamente la canción más impactante del disco que es la que uso para adornar esta nueva etapa fue escrita por Dave. “Nothing’s Impossible” que se convirtió rápidamente en el corte favorito de los fans. Esta canción es increíble. Es oscura y pesada, todo lo que busca el fan de DM.

La primera mitad del álbum está llena de energía, pero la segunda mitad es bastante tranquila. Esto rompe el flujo del álbum. Hubiera funcionado mejor si estuvieran mezclados, con una canción enérgica seguida de una más tranquila. Pero el resultado final es que Playing the Angel es el último gran disco de Depeche Mode.

Y des de entonces han pasado 15 largos años en los que la banda nos ha regalado tres discos. Sounds of the Universe (2009), Delta Machine (2013) y Spirit (2017) no son malos discos sino más bien lo contrario. Pero obviamente no llenan el espacio como lo hicieron tantos discos anteriormente.

Aún así, puedo corroborar que la banda sigue estando en un nivel de forma increíble y sus conciertos trascienden en la comunión banda – fans. Ver a Depeche Mode en directo debería ser algo obligado para cualquier fan de la comunidad rock.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 479 Artículos
Rock en todas sus extensiones