Himnos del Rock: «Always on the Run» de Lenny Kravitz

El origen

¿Cuál fue la raíz de “Always on the Run”, uno de los más demoledores y más imponentes temas de rock de toda la década de los 90? El chispazo inicial sobrevino en Los Ángeles cuando, en enero de 1990, Lenny Kravitz asistió como espectador a la decimoséptima gala de los American Music Awards, donde los Guns N’ Roses se encontraban siendo multi-galardonados por su álbum Appetite for Destruction (1987).

Durante dicha ceremonia, el guitarrista gunner Slash y el propio Lenny se cruzaron por allí y entonces ambos recordaron que ya se conocían desde que eran adolescentes porque habían ido juntos al mismo instituto de música en Beverly Hills, California. En efecto, se habían saludado algunas veces, hacia el año 1982, por los pasillos del citado edificio escolar e incluso intercambiaron alguna frase; aunque no forjaron ninguna compacta camaradería por entonces.

La invitación a colaborar

Después del citado evento de los premios, Kravitz, el cual en aquel mismo instante se hallaba preparando su segundo disco titulado Mama Said (1991), invitó a su viejo conocido del sombrero de copa a colaborar en la canción “Fields of Joy” en unos estudios de Nueva York. Comenzaron así, por fin, a hacerse buenos colegas en ese año 90 y el hecho de ser ambos mestizos les acabó uniendo aún más.

Por aquél entonces, Slash poseía una canción en proceso de composición pero el batería de Guns N’ Roses, Steven Adler, a nivel técnico no fue capaz de interpretar, convenientemente, el material que su compañero le había expuesto, ya que además los narcóticos estaban mermando al propio Adler durante ese mismo punto temporal.

La grabación

De ese modo, Slash, que en aquella época estaba de gira por el Viejo Continente con los propios Guns N’ Roses, voló de Londres a Nueva York para cumplir lo prometido a Kravitz. Así que, después de tomarse juntos unos cuantos vasos de vodka con hielo para entrar en situación rockera, el guitarrista anglo-americano grabó en una sola toma su parte de “Fields of Joy”, a petición del propio Lenny de estampar de un tirón dicho solo de las seis cuerdas.

Entonces, fue cuando se prolongó la magia entre ambos artistas, ya que Slash le presentó a Lenny aquella naciente creación rockera que tenía entre manos y, nada menos que en una sola jornada, ambos escribieron, depuraron y plasmaron en el estudio el resto de las partes de un tema, el cual se convertiría en “Always on the Run”. Una canción ésta donde, bajo mi prisma personal, se percibe la esencia y el sello tan propios de Lenny Kravitz, el cual también pasa el cedazo, con habilísima maestría, a sus adoradas fuentes como Led Zeppelin, Jimi Hendrix, Prince o Stevie Wonder, por ejemplo.

Efectivamente, para lograr la cristalización de la propia “Always on the Run”, Slash puso su poderosa y convincente guitarra, Kravitz hizo sonar su magna voz y casi todo el resto de instrumentos y después acudieron los componentes de la sección de viento, Karl Denson (saxofón), Butch Thomas (saxofón) y Mike Hunter (trompeta) para completar su fragmento de modo muy descollante y fresco, por cierto. El director Jessy Dylan fue el que filmó el videoclip en blanco y negro con Lenny, sus músicos de acompañamiento y el propio Slash; todos ellos simplemente interpretando el citado corte. Después de eso, Slash tomó el avión a Los Ángeles para reunirse, nuevamente, con su banda-madre.

Las declaraciones

“Fue un día salvaje”– manifestó el mismo Kravitz ante toda la avalancha de creatividad conjunta que ocurrió en tan un solo unas pocas horas.

Por su parte, Slash también aclaró algunas situaciones a los medios de comunicación, en 1993:

«Paso la mayor parte de mi tiempo escribiendo material enfocado para Guns N’ Roses, pero hay algunas canciones que terminamos sin hacer, así que simplemente voy a grabarlas con otra persona. Recuerdo que cuando el batería Steven Adler todavía estaba en la banda, no podía tocar ciertas canciones. Había ciertas canciones que no estaban en el disco de Guns N’ Roses pero que grabé con otras personas. Axl Rose y Duff McKagan me dijeron: ‘¿Por qué hiciste eso?’ Yo dije: ‘Porque Steve no podía tocarlo’. Luego conseguimos un nuevo batería y podríamos haberlo tocado con Guns, especialmente, la tonada de Lenny Kravitz. Sin embargo, estoy feliz de haberlo hecho con Lenny, porque él es genial y me alegro de cómo resultó.»

Sin embargo, Slash se contradice un poco a través del tiempo, ya que bastantes años después, en 2019, declaró que el embrión guitarrero de “Always on the Run” nunca se lo llegó a presentar a Guns N’ Roses porque no le parecía apropiada para ellos, así que Lenny Kravitz le preguntó a Slash si aquella parte suelta de guitarra podía ir destinada a una canción del citado álbum Mama Said.

La repercusión

Así pues, el vigoroso hard rock “Always on the Run” con sus dinámicas refracciones setenteras de funk, blues y soul, acabó publicándose en 1991, trepando hasta el número 8 de la lista de Estados Unidos Modern Rock Tracks y al número 5 en Holanda. Esto mismo supuso una absoluta catapulta comercial para Lenny Kravitz, el cual todavía era un semi-desconocido hasta entonces, aunque ya hubiese publicado un espléndido LP como es Let Love Rule en 1989.

Guns y Lenny juntos en directo

Lo que sí es totalmente cierto en toda esa crónica es que, en el año 1992, cuando Slash estaba tocando con Guns N’ Roses en un directo en París durante una gira de esta banda para promocionar sus Use Your Illusion I y II (1991), resulta que invitó a su compinche Lenny Kravitz a subir al escenario a interpretar la propia “Always on the Run”, en una formidable y agreste versión de siete minutos.

La anécdota sucedió justo antes, cuando la propia la banda californiana acababa de concluir su tema “Bad Obsession” y entonces, Axl Rose expresó al micrófono: “Vamos a tocar algo pero no sé el qué…” y entonces, el citado vocalista se dirigió, acto seguido, en dirección al backstage para así ceder su puesto a Kravitz durante el mencionado intervalo de tiempo.

La letra traducida

Por otro lado, el mismo Lenny explicó que la letra fue inspirada por los sabios consejos que le ofreció su madre, la actriz de teleseries Roxy Roker, la cual siempre le decía a su joven hijo que se tomase la vida con más calma y que asimilase las cosas con más pausa. Por contra, él siempre “estaba a la carrera” respecto a todos los pasajes suyos durante ese periodo más temprano y alocado de su existencia; donde, por ejemplo, el músico se estaba divorciando de la actriz Lisa Bonet y se rumoreó que estaba empezando a tener una relación ocasional con Madonna.

Traducimos la primera estrofa del corte y no hace falta proseguir más porque el resto de la canción son, efectivamente, advertencias maternales que Kravitz desoye continuamente, como explicamos justo antes:

«My mama said / Mi madre dijo:
That your life is a gift” / “Tu vida es un regalo”
And my mama said / Y mi madre dijo:
There’s much weight you will lift” / “Levantarás mucho peso”
And my mama said / Y mi madre dijo:
Leave those bad boys alone” / “No vayas con esos chicos malos”
And my mama said / Y mi madre dijo:
Be home before the dawn” / “Llega a casa antes del amanecer”
And my mama said / Y mi madre dijo:
You can be rich or poor” / “Puedes ser rico o pobre”
But my mama said / Pero mi madre dijo:
You can be big or small” / “Puedes ser pequeño o grande”.

But I’m always on the run (always on the run) / Pero yo estoy siempre a la carrera (siempre a la carrera)
But I’m always on the run / Pero yo estoy siempre a la carrera.»

Conclusión

En definitiva que “Always on the Run” se alzó como un flash decisivo, en 1991, para confirmar que, a nivel de todo el Globo Terráqueo, un nuevo astro de la música había irrumpido para quedarse: Lenny Kravitz.

Avatar
Sobre Txus Iglesias 21 Artículos
Albergo una inquebrantable fe en ese sacro, inmenso, lumínico e intemporal motor bautizado como “rock and roll”.