HIM – Razorblade Romance: 20 años del nacimiento del Love Metal

Ficha técnica

Publicado el 24 de enero de 2000
Discográfica: Bertelsmann Music Group
 
Componentes:
Ville Valo - Voz
Mikko "Linde" Lindström - Guitarra
Mikko "Mige" Paananen - Bajo
Jussi-Mikko "Juska" Salminen - Teclados
Mika "Gas Lipstick" Karppinen - Batería

Temas

1. Your Sweet 666 (3:58)
2. Poison Girl (3:51)
3. Join Me in Death (3:37)
4. Right Here in My Arms (4:03)
5. Bury Me Deep Inside Your Heart (4:16)
6. Wicked Game (4:06)
7. I Love You (3:11)
8. Gone With the Sin (4:22)
9. Razorblade Kiss (4:20)
10. Resurrection (3:39)
11. Death Is in Love With Us (2:59)
12. Heaven Tonight (3:19)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: HIM – Razorblade Romance: 20 años del nacimiento del Love Metal
Todos los discos de HIM en Amazon


Qué lejos quedan esos años en los que HIM irrumpieron en la escena rockera cual elefante en una cacharrería. Era el año 2000 y les descubrí de la forma más atípica posible. En mi casa, antes de ir al colegio. Mis padres se despertaban con la Cope, no es que siguieran para nada la ideología o corriente política que allí programaban, sino que el objetivo era sencillo: levantarse y despertarte de mala leche. Más que una taza de Chococrispis te daba la energía mañanera el cómo te cabreaba la manipulación informativa. El caso es que HIM iba a por todas pues sonaron a esa hora de la mañana y los presentaron con la etiqueta de Love Metal. Que los presentadores hablaran un par de frases sobre ellos ya era todo un milagro. Y tras escucharlo vi que no era metal, y no era mentira la Cope esta vez, sino porque HIM nunca fue metal“ en ese disco”.

He añadido algunas citas de mi crítica del disco realizada en el año 2000 en el fanzine del Tío Gilito. Es divertido contrastar las opiniones de entonces y de ahora.

Toneladas de promoción e imagen

Un disco de “metal” en las cadenas generalistas era algo que había que escuchar y como nos habían mandado el promo tuve que comprar el álbum con esa portada… Nacía un sex symbol: Ville Valo, la gracia y la cruz para el grupo, que explotó su imagen en portadas hasta su cuarto disco. Esa escena macarra (ojito a ese cigarro entre los labios) de regusto kitschy en rosa con el heartagrama… era explosiva. Gótico pop comercial a más no poder con una voz profunda de la escuela Billy Idol y unas baladas oscuras en las que jugaban con el juego de contrarios amor-muerte. Probablemente no se podía hacer mejor. Les puse una nota bien baja, pero con el tiempo considero que este disco es una pasada. Dieron de pleno en la diana. Sinceramente me quedo con su cuarto álbum, aunque el fenómeno se gestó en este es el disco que les aupó a lo más alto en Finlandia mientras golpeaban a la puerta del mundo. La invasión finesa no paró de facturar bandas excepcionales a pesar de que en Escandinavia ya había bastantes bandas de rock sleazy campeando por toda Europa. His Infermal Majesty mejoraban su primer disco debut (grabado en 15 días) que ya apuntaba en esa dirección y que gracias a esa versión de Blue Öyster Cult ya se hicieron con el título de promesas: “Don’t Fear the Ripper”. Parecía escrita para HIM.

Antes de todo que no te vendan gato por liebre, son un grupo pop por mucho que ocupen el espacio ROCK-METAL en las estanterías de las tiendas de música.Crítica del autor en el año 2000.

El proceso de grabación

El disco costó unos 15000 dólares de la época y la grabación fue caótica y compleja. John Fryer recogería el testigo en la producción después de que Hiili Hiilesmaa se largarse harto de la actitud de Valo y del grupo en general. BMG en ese momento buscó a un reputado productor y Fryer ya había trabajado con Cradle of Filth y Nine Inch Nails. Los problemas continuaron cuando volvieron de una agotadora gira y escucharon las mezclas de Fryer. Al parecer seguía órdenes y directrices de la compañía sobre cómo tenía que sonar el disco. Pero el grupo disfrutó de las sesiones de grabación en Gales alejados de su día a día habitual y centrándose totalmente en el disco. No les gustó el resultado de la masterización en los Finnvox studios por lo que terminaron mandándolo a Nueva York para que todo un George Marino arreglara el desaguisado en la masterización. Inicialmente Valo propuso a la compañía titular el disco con el nombre de Goth ‘N’ Roll. Y le dijeron eso de: “claro que sí guapi”, pero en finlandés.

“¿Qué es el love metal? Pues una mezcla de pop ochentero aderezado con gótico descafeinado”. Crítica del autor en el año 2000.

La música

En ese disco sobrevivieron un par de temas de su anterior Greatest Love Songs Vol. 666 de 1998. Una fue la celebérrima versión del “Wicked Game” de Chris Isaak que en manos de los fineses gana músculo y pegada. Un excepcional Valo luce gorgoritos y consigue hechizar a los oyentes con esta contundente y fidedigna versión a la original. Es un tema muy complicado de cantar y para algunos la canción de Isaak es el tema más sexy jamás compuesto (se ha utilizado para anunciar sex shops entre otras muchas cosas). Quisieron potenciar la imagen sexual y andrógina de Ville Valo y qué mejor que esta composición. Es perfecta. La otra es “Your Sweet 666” que también les sirvió para abrir su opera prima. Es quizá el tema más perfecto de HIM y el que mejor les define más allá de sus toneladas de baladas. Aquí se muestran desenfadados, libres y juguetones. No hay complicaciones y tiran de guitarras marcando tiempo y con ese precioso riff respaldado por la batería de Gas Lipstick y el bajo de “MigePaananen.

Luego ya entramos en el arsenal más comercial como es ese medio tiempo hechizante de “Poison Girl”. Otro tema muy definitorio de los fineses con ese característico riff de apoyo que irrumpe en los versos y con el recurso de dejar el bajo sosteniendo la estrofa hasta el estribillo. Un tema redondo que caló en quinceañeras de todo el globo. Difícilmente se puede conseguir un single mejor… Bueno no, miento: “Join Me in Death”. Teclados a mansalva y coros sexys para abrazar una composición destinada a reventar las FMs mundiales. Lo consiguieron, ese es el tema clave. También es uno de los que menos apego le tengo, pero es necesario para llegar a cotas de popularidad importantes con Valo luciendo sus característicos gorgoritos de transición. Lo hace como nadie. Corrijo, lo hace como nadie en estudio, pues en directo cuesta creer que el que canta sea el mismo tipo que grabó esos temas.

Siempre preferiré la frescura de guitarras y el up tempo que es “Right Here in My Arms” con un gran “Linde” a las guitarras. Siempre ha sido el crack de HIM hasta que se hartó de todo y rompió con todo. Temas como este te mostraban que había fundamento y canciones en un grupo que en esos momentos parecía una plataforma de promoción de un sex symbol nórdico. Atención al zumbante solo de guitarra-teclado, de lo más original de una canción hecha ex profeso para sonar en directos. Otra balada más es “Bury Me Deep Inside Your Heart” jugando con muchos teclados y voces distorsionadas, algo que siempre ha sabido hacer este grupo con maestría. Una de las piezas más conseguida era, y de largo, “Go with the Sin”. Solo de teclado sin pretensiones y una cadencia hermosa con regusto a western gótico. Otra cosa eran los colores ultrasaturados de su videoclip.

Gone with the Sin” tiene uno de los estribillos y letras más poco imaginativas que he escuchado. Una balada horrenda con ‘Uooh, uooh, uoooh. My Baby Uooh’.Crítica del autor en el año 2000.

“Razorblade Kiss” es imaginativa y mantiene el tono del disco jugando con la fórmula y tirando de guitarras y coros susurrantes, otro de los grandes activos del grupo en esos días. Todos los temas de este disco brillan de forma especial pero sí que es cierto que quedan eclipsados por unos singles evidentes. “Resurrection” es por ejemplo un tema que en otro disco hubiera sido tratado con más mimo y respeto, aunque es otra vuelta de tuerca a la fórmula de sus medios tiempos. Volviendo a su catálogo más cañero, y para decantar un poco la balanza hacia lo rockero, está “Death Is in Love with Us” con muchos “seis” en las letras. Un tema que se acerca también a The 69 Eyes perfectamente. En “Heaven Tonight” hay samplers y extra de coros, pero la línea vocal es bonita y el juego de volúmenes también le da originalidad, con ese toque funky en bajo y segundas voces. Un poco se sale de la norma imperante. Nos dejábamos la trepidante “I Love You”, un tema que ya desde inicio juega con su título. No te esperes una balada y sí el tema más rápido del álbum con ese bajo tan protagonista y dominante.

Conclusión

HIM dejaron a toda la escena ojiplática y desencuadrada. ¿Qué pintaban unos finlandeses con un guaperas tirando de rock gótico y con la palabra “metal” en su pretendido estilo? Todo metalero de pro maldijo a grupo por ser demasiado blandos, todo satánico por las referencias al diablo y todo gótico porque una banda pop con guitarras se atrevía a sonar en las sesiones de discotecas góticas. Quedaban en tierra de nadie, pero RCA les vio un filón y gastó cantidades ingentes en promoción. ¡Hasta los niños de primaria de mi escuela sabían quién era Ville Valo! Alemania, Austria y su Finlandia natal sucumbieron a su encanto en forma de oro y platino, pero estoy segurísimo que quien más alucinaría con todo fueron The 69 Eyes viéndose adelantados por la derecha por sus compatriotas. Curiosamente en esos tiempos es cuando saborearon su éxito mayoritario. Pero HIM jugaron a otro nivel pues incluso metieron el “Join Me in Death” en la película Nivel 13. La extensa gira que les llevó por todo el mundo casi termina en la ruptura del grupo. Valo fue salvado de milagro de caer por un balcón y el teclista “JuskaSalminen terminó en urgencias por una broma que se les fue de las manos. Las jornadas maratonianas de promoción y la burrada de conciertos a lo largo y ancho de Europa agotarían al grupo, que recibió otro revés inesperado. En Estados Unidos se veían obligados a cambiar el nombre por HER ya que lo de HIM estaba en manos de un baterista de jazz. Afortunadamente se llegó a un acuerdo.

Luego habría varias giras con su vocalista fumando más que cantando y con shows tremendamente irregulares. Las fans defendieron a sus ídolos con uñas y dientes, pero la evidencia estaba allí: costaba creer que Ville Valo fuera el mismo tipo que cantaba en los discos. En su show de despedida escribí la realidad que vi y al ser el primer concierto de su último tour muchos miles de fans visitaron la página poniéndome de vuelta y media. Otros y otras que aman el grupo me dieron la razón. Por mucho que te guste una banda tienes y debes que criticarla. Si HIM se separaron tras una gira en la que llenaron noche tras noche es porque estaban hartos de su cantante. Eso es lo que siempre he pensado.

Por cierto, buenísimo lo del Heartagrama.Crítica del autor en el año 2000

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 356 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.