Hank Von Hell – Egomania

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 2 de noviembre de 2018
Discográfica: Century Media Records
 
Componentes:
Hank Von Hell - Voz
Cat Casino - Guitarra
Major Sam - Guitarra
Jean Genus - Bajo
Dead Said Fred - Batería

Temas

1. Egomania (3:17)
2. Pretty Decent Exposure (3:11)
3. Blood (3:19)
4. Dirty Money (3:24)
5. Bum to Bum (3:24)
6. Never Again (3:39)
7. Bombwalk Chic (3:11)
8. Wild Boy Blues (3:28)
9. Too High (3:26)
10. Adios (Where’s My Sombrero?) (5:13)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Hank Von Hell – Egomania
Todos los discos de Hank Von Hell en Amazon


Para muchos de nosotros Turbonegro perdieron parte de su alma y esencia el día que Hank Von Helvete abandonó la inmortal agrupación noruega de punk. Euro Boy y el resto de chicos han ido tirando hacia delante, y no les va nada mal, pero… ¿y el bueno de Hank dónde está? Decidió abandonar toda actividad musical si bien terminó como jurado en uno de los shows de talentos de la televisión noruega. Tocaba que nos diera una alegría y que demostrara dónde reside el auténtico espíritu de los Turbonegro que lo dejaron en el espectacular Retox. Hank asegura que fue Steve-O de Jackass quien literalmente le obligó a mover el culo y grabar un disco de lo que todos esperamos de él: de puro rock ‘n’ roll. Egomania es el resultado y hasta cierto punto hay temas que eran el relevo perfecto para suceder a Retox. Suena más Turbonegro que la banda actual que ostenta el nombre y hay temas que van a enamorarte desde el primer momento.

Es imposible no caer rendido ante maravillas del tamaño de “Wild Boy Blues”. Pura diversión y fiesta con un estribillo que es con el que se abre la canción. Es justamente lo que andas buscando: un nuevo himno punk rockero. La otra joya que encandila es ese cierre con “Adios (Where’s My Sombrero)”. Hay un acercamiento a Alice Cooper en un maravilloso corte tétrico que avanza y evoluciona quedando espectacular, y añadiendo palabras en spanglish. El acelerón intermedio suena a Wasp, justo en el enlace, para terminar con puro punk rock festivo. El single de adelanto fue “Bum to Bum”, fue un perfecto adelanto donde ya pudimos ver que hay duende compositivo y todos los ingredientes que uno espera del loco de Hank. Una de las mejores es “Pretty Decent Exposure” en la que volvemos a los tiempos de Scandinavian Leather con esas guitarras tan Turbonegro.

Los arreglos festivos en el medio tiempo “Blood” incluyen vientos y un riff base vacilón que da mucho color a la composición. Destacan algunas letras autobiográficas y el excepcional trabajo instrumental de los músicos acompañantes. Atención a otra píldora que nos retrotrae a los años dorados de su anterior banda en “Dirty Money”. La oscuridad siempre está presente a personaje y en “Never Again” volvemos a transitar la senda de The Coop. Atmosférica e inquietante composición con mucha pegada y subidas instrumentales, mostrando los mejores registros del orondo cantante. Coros punk en “Bombwalk Chic”, en la enésima demostración de que sabe cómo brindarnos himnos de poco más de tres minutos y de devolverte la fe perdida. Los teclados abren un “Too High” enérgico que se acerca al trabajo de The Wildhearts y Michael Monroe con excelentes prestaciones. Dosis justa de melodía y punk rock.

Obviamente estaremos comparando Turbonegro con Hank una y otra vez, pero a día de hoy podemos afirmar que hemos ganado con ambas bandas compitiendo y firmando trabajos como los presentes. Egomania es casi una parodia de sí mismo como personaje. Su propio ego queda representado en la sideral portada con un autorretrato que le hace toda la justicia del mundo. Le hemos echado mucho de menos, y más cuando sabes de él anda metido en la Cienciología y en algún que otro proyecto que nunca funcionó. Ahora sí, esto es una vuelta a lo grande. El mundo le necesita… ¡Gira europea YA!

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 154 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.