Doctor Music Festival

Me voy a Montmeló… ¿es grave Doctor?

¿De verdad? ¿Es esto cierto? ¿Los miles de fans del mítico festival tendremos que ir al circuito de Montmeló para asistir a la edición reencarnada del festival de nuestros sueños? Hasta el momento la promotora del Doctor Music Festival no ha hecho nada oficial, pero cuando la noticia salta a televisión y demás medios con credibilidad, es que suele ser cierto. Por otro lado, servidor suele visitar esas latitudes y en febrero los rumores de que allí no se hacía eran más que fiables. El hecho de que en las redes sociales no avanzaran ninguna banda más y se centraran en poner videos de grupos, y felicitar aniversarios de artistas, hacía que pintasen bastos. Y también ha llegado a cabrear, y con razón, a muchos preocupados fans con entrada comprada.

Pero ya que he hablado de credibilidad me gustará recordar que las tres ediciones míticas de los años 90 fueron un avance maravilloso en todos los sentidos, incluso más allá de lo meramente musical. Es más, en algunos aspectos ningún festival patrio se acerca al nivel de esos Doctor Music de finales de los 90. Esa nostalgia (que siempre vende) ha hecho que todos los que allí fuimos confiáramos ciegamente en un proyecto estelar. Era un sueño, a priori… El festival se anunció dos años y medio antes de la fecha del mismo y todos teníamos en mente de lo que eran capaces la gente de Doctor Music. Un festival a tres años vista puede traernos inmensos cabezas de cartel, y más siendo Doctor Music, que siempre trabaja con lo más grande de la escena. Y digámoslo todo, trabaja bien.

Yo tenía hotel desde el día que se anunció el festival, pues las ganas de dormir sobre la hierba ya no son las mismas de 20 años atrás. No tendré que desembolsar el precio de la habitación doble (veremos otros casos…) pero lo que realmente duele es no subir al Pallars y no poder rememorar esos momentos de juventud y felicidad. Es a todas luces incomprensible que un festival que fue ejemplo y envidia en su día ahora se vaya a pique por no haber tenido en cuenta la legislación actual de medioambiente, urbanismo y espectáculos. Dos décadas atrás era mucho más laxa y permisiva. Este tipo de errores me recuerdan festivales despropósito de la década pasada en que se anunciaban alegremente, con una banda de cabeza de cartel y con el nombre del festival. Pero no sabías ni el día que se hacía ni dónde hasta meses posteriores. Hemos vuelto a ese nivel.

Pero lo que más nos ha dolido a todos ha sido la desinformación absoluta, que es quizá lo más incomprensible. Si la noticia se ha dado por otros canales es que sencillamente no se ha querido dar. Y ahora, tres meses antes de dicho festival (¡sólo tres meses!), hay que re-adaptarlo todo. Con todo lo que esto conlleva. Se esperaban a 55.000 asistentes por día, pero está claro que mucha gente que tenía previsto ir optará por otras opciones. También encontraremos nuevo público interesado en asistir ya que al ser un sitio más próximo a los grandes núcleos urbanos puede parecerle una opción más factible que el subir hasta Esterri d’Àneu.

Soy de los enfermos del festival e iré pase lo que pase, pues ya os aviso que el circuito de Montmeló es la opción más natural y fácil para un festival, y no hablo sólo del Doctor Music. Tarde o temprano había que probarla, pero quizá no de estas maneras. En otros países los circuitos de carreras han albergado grandísimos festivales, casos como Donington y Monza. Pero en general, si me preguntáis si es grave todo lo sucedido…. La respuesta es rotunda: ha sido muy grave e igual no salimos de esta.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 92 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.