Grupos de un solo disco: Demolition 23. – Demolition 23.

Ficha técnica

Publicado el En algún momento de 1994
Discográfica: Music for Nations / Wicked Cool Records
 
Componentes:
Michael Monroe – Voz, harmónica
Jay Hening - Guitarra
Sami Yaffa - Bajo
Jimmy Clark - Batería

Temas

1. Nothin’s Alright (3:29)
2. Hammersmith Palais (3:59)
3. The Scum Lives On (3:40)
4. Dysfunctional (4:25)
5. Ain’t Nothin’ to Do (2:34)
6. I Wanna Be Loved (2:38)
7. You Crucified Me (5:28)
8. Same Shit Different Days (3:22)
9. Endangered Species (3:36)
10. Deadtime Stories (4:18)
11. Hammersmith Palais (Demo) (4:13)
12. Dysfunctional (Demo) (4:40)
13. The Scum Lives On (Demo) (4:05)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Grupos de un solo disco: Demolition 23. – Demolition 23.
Todos los discos de Grupos de un solo disco: Demolition 23. – Demolition 23. en Amazon


Qué grande es Michael Monroe y que maravillosos fueron los Demolition 23., ese proyecto de un único disco que llevo décadas buscando a buen precio ya que, increíblemente, no se reeditaba. Finalmente se ha reeditado y lo tengo en mis manos. Que en 1994 se juntaran estos piratas para crear un disco de punk auténtico fue algo impresionante, más que nada pues pronto iba a empezar la era de NOFX, Bad Religion y The Offspring con su entonces llamado hardcore melódico.

Monroe venía de editar un disco como Not Fakin’ It que no fue precisamente un éxito y se encontró con un Steve Stevens (guitarrista de Billy Idol) que tenía en mente el crear una banda junto al rubio vocalista y a Sami Yaffa (bajista). La banda se llamó Jerusalem Slim y no llegó absolutamente a nada. Quedaron perdidos en Nueva York tremendamente afectados por las muertes de Stiv Bators y de Johnny Thunders, así que con la ayuda de todo un Little Steven metido de productor decidieron hacer una especie de tributo absolutamente punk a la vez que montaban una banda de versiones para tocar en Nueva York.

El disco

Si vamos directamente a la excelencia hay que hablar de ese trallazo que abre fuego bajo el nombre de “Nothin’s Alright” y en la que ya vemos todos los puntos fuertes de la banda. Riff sencillo, suciedad, un 1,2,3,4 ramonil y un temazo de estribillo hímnico, de los que pone a la sala a botar y a cantar. Imposible mejorar un inicio de disco si te viene después el “Hammersmith Palais”, de rasgado Ramones y con una línea vocal extraordinaria. Una de las mejores canciones punk de la historia a la que siempre recurre el rubio vocalista finés en solitario.

Tengo especial debilidad por el “I Wanna Be Loved” de Johnny Thunders and The Heartbreakers la cual bordan y hacen suya, tema tan desenfadado, directo como efectivo. Me encanta la batería de Clark y esos coros de guerrilla, casi escupidos. Qué grande fue Johnny más allá de los New York Dolls… Y esa cadencia del tema en directo enamora por su simpleza. Y el disco no da descanso, especialmente en ese medio tiempo “Ain’t Nothing to Do” (versión de Stiv Bators) con mucho mensaje con recuerdo a los ídolos caídos. Muchas ideas sacaron de aquí mis amados Backyard Babies… Casi que aquí diría que está su fórmula.

Entre o más noble del disco está la marcada y machacona “Dysfunctional”, siendo otra de las más queridas por los fans. Aquí destaca especialmente lo real de los instrumentos, el sentimiento y esa harmónica juguetona de Monroe. Los juegos de guitarras lucen en la efectiva “The Scum Lives On”, que a pesar de oscura tiene un aire festivo y juega con los tartamudeos en un homenaje a The Who. La guitarra de Heningpide paso, pues esto es punk, pero con lucimientos.

La variedad de temas es la razón de ser y la clave del disco, es por eso que nos regalan un “You Crucified Me” a modo de “balada” con aires de western de las cloacas. Por su lado la vacilona “Same Shit Different Day” posee un nombre muy punk y hay los aires de los Sex Pistols. Muchísima actitud y coros en los que participó Kory Clarke de Warrior Soul. Otro de los grandes homenajes del disco es la versión del “Endangered Species” de los U.K. Subs. Grandísimo cover con esos detalles en el bajo de Yaffa, un tipo que en toda banda que toca la hace sonar a gloria.

Para cerrar la obra hay esa preciosa balada acústica titulada “Deadtime Stories”, dedicada a la memoria de Bators, con un gran Monroe a la vez que Jimmy juega con percusiones sencillas. Todo un regalo que te da un poco de aire para cerrar esta tremenda descarga de adrenalina que es el disco. Adjuntan tres versiones demos de tres temas fundamentales como son “Hammersmith Palais”, “Dysfunctional” y “The Scum Lives On”.

Veredicto

Tenemos entre manos uno de los discos más demandados por los rockeros y punks de pro, toda una pieza de coleccionismo que reaparece ahora tras tantos años descatalogada. La edición en digipack es realmente buena, y ya no por las tres demos que añaden al disco original, también por esas fotos y notas escritas por Monroe que te sitúan en el momento de la acción. Hablando sin tapujos y conectando hechos y sitios.

Podía haber sido un disco en solitario de Michael Monroe, pero no lo fue. El finés vio una banda en ciernes y buscó un nombre inspirado en un libro de Borroughs. El grupo fue realmente efímero pues los golpes de la vida empezaron a golpearles pronto hasta tener que separarse sin apenas llegar a desplegar las alas. Jay Henning se suicidó en 1997, y ahora que ha sido el 60 aniversario de Michael, ha juntado a los Demolition 23. para tocar y hacer algo especial en Escandinavia. Un disco que hay que tener en tu colección. Ojalá hubiera gira…

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1094 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.