Crónica y fotos del concierto de Graveyard + Totengott + Orthodoxy - Sala Razzmatazz 3 (Barcelona), 21 de septiembre de 2019

Graveyard presenta su nuevo disco entre tinieblas junto a Totengott y Orthodoxy

Datos del Concierto

Bandas:
Graveyard + Totengott + Orthodoxy
 
Fecha: 21 de septiembre de 2019
Lugar: Sala Razzmatazz 3 (Barcelona)
Promotora: Graveyard
Asistencia aproximada: 120 personas

Fotos

Fotos por Gerard Brull

Genial la tarde noche que vivimos el pasado día 21 de septiembre en el concierto que nos brindaron Graveyard, Totengott Orthodoxy en la pequeña de Razzmatazz para presentar sus respectivos nuevos discos. Una velada en la que el público fue llegando poco a poco hasta llenar medio aforo de la sala.

Difícil es poder ver a Graveyard tocando en casa ya que acostumbran a hacerlo una vez al año (tocan mucho más fuera) con lo que se trataba de una cita obligada para todo amante del death metal de la vieja escuela encima con teloneros de lujo. Así que nos fuimos hacia la sala para poder ser participes de los tres rituales.

Orthodoxy

Los primeros en subirse al escenario fueron Orthodoxy, grupo de Valencia formado por músicos de reconocidos grupos como Domains, Profundis Tenebrarum o Whoredom. Con un estilo que bebe del death metal americano es un proyecto que nació de la mente de Nocturn, encargado de todos los instrumentos en su primera demo para más tarde buscar músicos para así poder llevarlo al directo. Han grabado un nuevo disco con esta formación que verá la luz a finales de octubre de este año del cual interpretaron varias canciones.

Como he dicho su propuesta tiene como influencia a grupos de la talla de ImmolationIncantationMorbid Angel e incluso, en algunas partes me recordaron a los daneses Iniquity en los riffs más técnicos. Contundentes y oscuros fueron desgranando su repertorio sin mucha comunicación con el público aunque la verdad que estábamos un poco fríos también y a veces es complicado ser el primero en tocar. No eramos ni 50 personas durante su concierto y eso no era una buena premisa. Vaya, la última vez que tocaron Graveyard en su anterior presentación hicieron un sold out en toda regla pero bueno, luego la cosa se animó.

Canciones largas con bastantes pasajes pero sin mucha variación y en algunos momentos se hicieron algo monótonos además que el sonido no fue del todo bueno sonando algo graves y poco definidos en ciertos momentos, en otros la batería se comía un poco al resto tapando sobre todo las guitarras. Pero bueno, dependía mucho de donde te situases en la sala. Partes más lentas y ominosas, otras furiosas con una batería desbocada, voces profundas, guitarras sencillas pero efectivas y un bajo percutor.

En conjunto me gustaron y al resto del público y compañeros con los que pude hablar también y a excepción de esos «problemas» de sonido hicieron un buen concierto. Con más rodaje la cosa pinta bien.

Totengott

Los siguientes en ocupar las tablas fueron Totengott y fueron una sorpresa para todos los allí presentes. El trío salió a por todas y desde el primer instante sonaron atronadores. Una diferencia bastante sustancial en comparación al concierto anterior que incluso contando con una segunda guitarra no sonaron tan potentes como los asturianos.

Presentaban su nuevo disco The Abyss y empezaron con la gran «Ceremony II: The Way of Sin» en la que los ritmos macarras de esencia punk se fueron mezclando con ese halo de los años 90 (sobre todo por la voz). Técnicos y precisos, cada uno de ellos con una estética totalmente diferente pero en conjunto tenían coherencia. Chou Saavedra, encargado de voz y guitarra, fue el maestro de ceremonias ataviado con una especie de hábito con una pronunciada capucha que tapaba su rostro. Nacho Void es todo un espectáculo verle en acción con su bajo, con un sonido grueso, compacto y poderoso pero no menos que la batería de Jose Mora, un auténtico crack tras los parches.

Tras este primer acercamiento a su nuevo trabajo nos ofrecieron un par de piezas de su disco Doppelgänger (2017). «Delusion of Negation» fue la primera y aquí nos pasaron por encima con mucha densidad sonora, con ese doom majestuoso y monstruoso de su introducción para luego pasar de nuevo al macarrismo marca de la casa (totalmente influenciado por los grandes Celtic Frost). Divertidos y oscuros a partes iguales hicieron mover a más de uno entre el público como dos chicas que estuvieron durante todos los conciertos en primera fila animando y bailando y eso desde arriba siempre se agradece. Siguieron con «Satan Beside You», una canción de casi un cuarto de hora que se convirtió en una decadente ceremonia de invocación al averno. Me gustaron sobre todo los arreglos de guitarra con unos arpegios sencillos pero llenos de sentimiento.

Agradecieron a todo el mundo que había ido al concierto ya que era su primera visita y realmente la respuesta del público fue muy acorde con lo que nos ofrecieron, una actuación llena de calidad con tres músicos experimentados sobre las tablas. Así que nos avisaron que el concierto se acababa pero bueno, quedaban todavía los más de 20 minutos de «Doppelganger II: The Abyss», canción que cierra su nuevo disco. Poneos cómodos que vienen curvas.

La verdad que para hacer una canción de 20 minutos y que no se haga ni pesada ni aburrida no es tarea fácil, pero ellos tienen gran facilidad para alternar las diferentes partes para no hacerse monótonos. Tras su inquietante introducción entraron a degüello con su solemne devenir adornado todo con unos buenos samples que hacían mucho más inquietante todo lo que salía por los altavoces de Razz 3. Ya tengo ganas de volver a verles.

Setlist Totengott:

Ceremony II: The Way of Sin
Delusion of Negation
Satan Beside You
Doppelganger II: The Abyss

Graveyard

Salimos a tomar el aire un poco ya que se había llenado la sala de niebla pero no teníamos ni idea que luego la cosa se pondría aún más lúgubre. Llegó el turno de los anfitriones, de uno de los grupos de death metal con mayor proyección internacional que ha salido de este país. A base de picar piedra, de sacar material bastante seguido y aumentar su calidad trabajo tras trabajo han ido marcando su camino hacia el reconocimiento. Además, con la formación tan sólida que han conseguido en la actualidad, solo pueden ir a mejor.

El núcleo duro del grupo está formado por Julkarn (Devotion, Whoredom) a la voz y al bajo, Bastard (Krossfyre, Apologoethia,…) a la guitarra, C.S. (Sheidim, Krossfyre) a la guitarra y Gusi (Morbid Flesh, Agonised, Insulters,…) a la batería. Con esta formación han grabado su último y genial disco Hold Back the Dawn (2019) el cual iba a copar gran parte de su concierto. Pero además, para los directos cuentan con la ayuda de Fiar (Foscor, Cabestro, Melangia) a la voz realizando un trabajo soberbio, con una tesitura muy parecida a la de Julkarn. Vamos, que si no os lo digo no os das ni cuenta. Al lío.

Sobre el escenario se vislumbraban cinco sombras envueltas en un manto de niebla que no desapareció en ningún momento creando una atmósfera perfecta pero que a medida que fue avanzando se tornó un poco «irrespirable» (hasta los lavabos estaban inundados de humo). Y empezaron fuertes con «Winds Like Daggers», una canción de manual en la que la lobreguez y las corrosivas guitarras nos sumergieron en su particular mundo. El sonido se fue regulando aunque al principio era un poco caótico todo, eso sí, a la que todo estuvo en su sitio todo fue como la seda aunque sin tirar cohetes (según me han dicho, vieron al técnico echando una cabezada).

Siguieron con la movida y divertida «To Earth and Death» de su anterior disco …for Thine Is the Darkness (2016) jugando con las guitarras y esas voces de ultratumba. Con ese regusto de la vieja escuela del norte de Europa con altas dosis de velocidad gracias a una batería rápida, con un sonido seco y potente que los llevó en volandas, eso sí, no sé como podía ver su kit con tanta niebla.

La siguiente fue el primer single que mostraron de su más reciente disco. «Of Extant Cults and Living Terror» tiene todo lo que una canción de death metal debe tener y realmente me hicieron vibrar con su interpretación, llena de dramatismo con unas guitarras sencillamente sublimes. Tal como dije en la revisión del disco aquí hay mucha influencia de los geniales Bolt Thrower pero con más detalles y unos muy buenos solos y arreglos. Las partes lentas y ominosas nos transportaron irremediablemente a épocas pasadas rememorando esa esencia.

También sonó «The Mighty Columns of Irem», una gran canción pero fue con «With Fear and Thirst», un clásico que ya no puede faltar en sus directos, con la que lo gozamos a tope animando a todo el mundo a mover las cervicales al son de sus brutales ritmos. Recuperaron también la canción «The Visitations of the Great Old Ones» de su disco The Sea Grave (2013), una brutalidad con partes de auténtica locura con las que no pudimos evitar mover y contornear nuestros cuerpos.

«Madre de la Noche» fue otro corte de Hold Back the Dawn, una genial canción con muchas partes diferentes y cambios constantes. Todo un acierto. Pero de pronto anunciaron que ya habíamos llegado al final no sin antes presentar al que será su cantante en las próximas citas europeas que se trata de Zaratozom (Survival Is Suicide) y que subió al escenario para interpretar junto a Fiar la canción «Blood of Vengeance» cerrando una gran actuación aunque se me hizo corta, un par de canciones más no me hubiesen sobrado para nada. Una gran noche con tres grupos nacionales que ofrecieron unas actuaciones muy profesionales.

Setlist Graveyard:

Winds Like Daggers
To Earth and Death
Of Extant Cults and Living Terror
The Mighty Columns of Irem
With Fear and Thirst
The Visitations of the Great Old Ones
Madre de la Noche
Blood of Vengeance

Robert Garcia
Sobre Robert Garcia 420 Artículos
Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica... La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.