Grandes discos olvidados de 2021 – Parte I

Más allá de aquellos muchos discos que hemos ido reseñando diligentemente a lo largo de los últimos doce meses, este año 2021 que estamos punto de dejar atrás también nos ha obsequiado con un buen puñado de trabajos igual o más interesantes que, por la razón que fuera, escaparon de nuestros atentos oídos en su momento. Pero como más vale tarde que nunca, no queremos dejaros sin la oportunidad de que conozcáis algunas de estas obras, agrupadas en este artículo a modo de recopilatorio de reseñas breves. ¡Ánimo, chaval@s, que hay para todos los gustos!

 

Artista: Pequeño Ramón Gutiérrez
Álbum: Eructos
Discográfica: Autoeditado
Estilo: math rock
Fecha de publicación: 33 de enero de 2021

Tras algunos intentos infructuosos de llegar al gran público a través distintas bandas desconocidas y de múltiples vídeos de YouTube en los que muestra su gran capacidad técnica y su facilidad para tejer melodías luminosas y accesibles a la vez que complejas, el afamado guitarrista palentino Josema Gutiérrez apuesta ahora, casi como último recurso, por explotar sin ningún tipo de pudor a su vástago recién nacido, el pequeño Ramón.

El que fuera líder de la desaparecida, notable e infravalorada banda de math rock Antente Antenna Ant se centra aquí en arreglar y musicar a base de ritmos 3/8 y escalas mixolidias los gorgoritos y sonidos varios de Ramón mientras éste sacude un sonajero con un brío y una fiereza que deja entrever un talento musical con potencial para llegar al nivel de su padre. Con vídeos llenos de irresistibles monadas cuquis y la ocasional e inestimable aparición de Wilson y de Miguelito, los gatos de la familia, Josema espera que este proyecto le sirva para hacerse por fin un hueco en el panorama musical contemporáneo siguiendo la estela de otras notorias explotaciones infantiles como las del francés Jordy o los muy patrios Marisol o Joselito.

Nota: 7/10


Artista: Fájdalmas Herezacskó Vérzés
Álbum: Tisztelet a kis Csalogánynak
Discográfica: Ungodly Ruins Productions
Estilo: brutal death metal
Fecha de publicación: 30 de febrero de 2021

Hablando precisamente de Joselito, los húngaros Fájdalmas Herezacskó Vérzés (cuyo nombre, para los curiosos, significa «Dolorosa hemorragia escrotal») se han sacado de la manga uno de los discos más sorprendentes de este año: ni más ni menos que un sentido homenaje a las canciones que popularizó el pequeño cantante jienense hace ya más de 60 años.

El potente quinteto de Széget se ha caracterizado siempre por no dejar títere con cabeza con su impietoso death metal técnico, y a lomos de la frenética batería de Ferenc Vajda y de los riffs imposibles de dos hachas a las guitarras como son Laszlo Orosz y Miklos Aghazy, han sido capaces de llevar a su (irreconocible) terreno clásicos del folklore español más rancio como «Az árva» («El huerfanito») o «Tizenkét harang» («Doce cascabeles»). El propio Joselito, que por lo que parece y para mi sorpresa sigue vivo y coleando a pesar de que la vida no le ha sido sonreído especialmente, presta su otrora angelical voz (más parecida ya a la de un grajo que a la de un ruiseñor) para los coros de «Sárgamellű veréb» («Gorrioncillo pecho amarillo»), sumando un nuevo momento de gloria tras sus recientes apariciones en Torrente y Supervivientes.

Nota: 8.75/10


Artista: Kema tus krostras kon azido sulfuriko
Álbum: Kinze kabras kon sarna
Discográfica: Maqueta autoeditada
Estilo: minimalist noise djent punk urbano
Fecha de publicación: 71 de marzo de 2021

Una de las grandes sorpresas del año nos llega de parte del cuarteto de Torrejón de Ardoz Kema tus krostras kon azido sulfuriko y su flamante disco de debut, Kinze kabras kon sarna. Litrona en mano e inspirados por el espíritu y los primeros pasos de muchas bandas clásicas del punk urbano, rebelde y protestón de los 70 y los 80, los cuatro jóvenes componentes de KTKKAS se iniciaron como grupo adquiriendo sus primeros instrumentos de la forma más económica que fueron capaces de concebir y jamás se preocuparon ni lo más mínimo de afinarlos ni de aprender a tocarlos en absoluto. El resultado final, grabado con un radiocassette Sanyo en el garage del bajista Tronko Fernández, es una amalgama de ritmos imposibles, patrones asincopados, disonancias sonoras y disharmonías vocales que, ante la sorpresa y desconcierto de los propios miembros de la banda, ha sido capaz de fascinar a una siempre exigente comunidad prog que les ha colocado en el número 1 de la lista de lo mejor del año en revistas de tanto prestigio como Prog MagazineGhost Cult Distorted Sound.

Nota: 9.11/10


Artista: Pelos en la ducha que parecen logos de black metal
Álbum: Entradas a los 30
Discográfica: Warner Music
Estilo: indie rock
Fecha de publicación: 116 de abril de 2021

El bienestante y acomodado quinteto bilbaíno Pelos en la ducha que parecen logos de black metal se ha convertido últimamente en una de las grandes esperanzas de un panorama indie rock nacional que empezaba a dar signos de hastío, cansancio y falta de originalidad. Su cuarto trabajo, Entradas a los treinta, es una nueva colección de himnos del día a día como «Los martes desayuno dos tostadas y un zumo de naranja», «La semana pasada nos compramos una tele nueva (pero al final tuvimos que devolverla porque hay un píxel que no va)», «Cena en casa de tu prima» o el bonus track «Ya tengo hora para la vacuna de la gripe», presente solo en la versión extendida del disco. Su habitual bacanal de voces dulces, melodías facilonas y guitarrazos anodinos pasa a un segundo plano ante la insultante clarividencia de unas letras con las que todos nos podemos sentir fácilmente identificados.

Los vascos no aportan nada realmente nuevo y arriesgado, pero vamos, ¿para qué vamos a liarnos con cosas que no entendemos si podemos lanzarnos a los brazos de nuestras pequeñas cositas de cada día?

Nota: 6.23/10


Artista: Gnnau!)
Álbum: Dhringh-t 1#!
Discográfica: Rise Above Records
Estilo: noise drone costumbrista
Fecha de publicación: 0 de mayo de 2021

De los catorce álbumes que el reconocido multiinstrumentalista bielorruso de origen neerlandés Nicolai van Hopilengen ha publicado este 2021, Dhringh-t #1 me parece probablemente el más completo de todos ellos. En este disco, que para su estándares es bastante breve y bordea los 175 minutos de duración, Nicolai intenta explorar (y lo consigue con notable éxito) aquellas historias y conflictos de su vida diaria que mejor nos puedan ayudar a comprender las visicitudes internas y opresivas de su yo más profundo y torturado. A través de una combinación de ruidos blancos, ocasionales arpegios y de los diálogos que mantiene consigo mismo en un idioma inventado y derivado del zulú al que ha decidido llamar «argoneqk» mientras a su alrededor conecta la lavadora, el minipimer, la aspiradora, un reproductor de cacofonías y una impresora Amstrad de 1988 imprimiendo dos copias del listín telefónico, Nicolai ha sabido hilvanar un álbum intimista, sincero y complejo con el que por fin podremos conectar con la fascinante personalidad de uno de los mayores genios de nuestros tiempos.

Nota: 8.1731/10


Artista: …and Sometimes I Like to Think about Birds
Álbum: Through the Winding Path of Thoughtlessness
Discográfica: Denovali Records
Estilo: post rock instrumental
Fecha de publicación: -2 de junio de 2021

Los británicos …and Sometimes I Like to Think about Birds son un joven quinteto de Bristol que, en estos últimos meses, ha causado sensación en la escena instrumental europea. Sensibles, melancólicos, hipnóticos y melindrosos, su disco de debut Through the Winding Path of Thoughtlessness se ha colado en casi todas las listas de lo mejor del año en la esfera post rock. Lo interesante del tema es que las doce canciones que lo forman están construidas en base a exactamente el mismo riff, la misma progresión y el mismo ritmo, copiados a su vez de otros muchos discos de post rock ya existentes. El mérito parece residir, como suele ocurrir con la mayoría de trabajos englobados en este género, en que al final de cada tema todos sus detalles te desasaparecen inmediatamente de la cabeza dejándote con una sensación de cálido bienestar y la mente fresca para afrontar la escucha de cada nuevo corte (o disco, o banda) con la misma inocente ilusión. Hasta hora nadie parece haberse dado cuenta y, por lo pronto, ya se han hecho un hueco en los carteles de los grandes festivales europeos del estilo, como el Dunk! Festival o el Arc Tan Gent, en sus ediciones de 2022.

Nota: 7.09/10


Artista: North of Lucifer
Álbum: The Frozen Hand of Astaroth in a Winter of the Abyss
Discográfica: Autoeditado
Estilo: pagan black metal
Fecha de publicación: 666 de agosto de 2021

Según la biografía que encontramos (escrita en español, inglés y nórdico antiguo –old norse-) en la última página del librito interior de The Frozen Hand of Astaroth in a Winter of the Abyss, Toni, Lolo, Santi y Pepo son cuatro muchachos de Aldehuela de Periáñez (Soria) fascinados por el black metal y la mitología escandinava. Tras años de salir por el pueblo sacrificando ovejas, encendiendo hogueras y celebrando un sinfín de festividades ocultistas y esotéricas en un pequeño descampado que el tío de Pepo tiene entre el Arroyo Ancho y el río Chavalindo, una vez cumplidos los treinta por fin se han atrevido a expresar sus creencias espirituales e individualistas a través de North of Lucifer, una banda cuya propuesta se acerca más bien al black primigenio de cuando Mayhem, Darkthrone o Immortal aún no se afeitaban. Ataviados con pieles, antorchas, hachas, espadas y cascos vikingos, los sorianos mezclan sin ningún tipo de pudor ni criterio paganismo, satanismo, ocultismo y tradiciones vikingas en un disco fresco y sincero que hará las delicias de todos aquellos que compartan sus variopintos intereses.

Nota: 5.54/10


Artista: One Fret Quartet
Álbum: Gm
Discográfica: Metal Blade Records
Estilo: metal neoclásico
Fecha de publicación: π de septiembre de 2021

Aburridos y asqueados de su propio virtuosismo, los alemanes otrora conocidos como One String Quartet consideraron que con una sola cuerda aún sacaban composiciones exasperadamente complicadas, así que han decidido refundarse ahora como One Fret Quartet, de manera que en este trabajo únicamente se permiten tocar un solo traste y, en consecuencia, una sola nota (en este caso, y tal y como anuncia el propio título del álbum, Sol menor). Como resultado, nos encontramos con doce cortes en los que tanto guitarras como teclados, bajo, violines y batería (que cuenta únicamente con una timbala afinada en sol menor) se esfuerzan a tocar frenéticas y pretendidamente emotivas melodías en exclusivo sol menor. Su escucha al completo, no os vamos a engañar, se hace un pelín pesada y cansina, pero como esto ya era más o menos así con el resto de su discografía, podemos decir que Gm está a la altura del resto de la carrera de la banda.

Nota: 5.12^/10


Artista: Daddy Martillo
Álbum: Dale hacha
Discográfica: Orfanato Music Group
Estilo: reggaeton / trve heavy metal
Fecha de publicación: 11 de treciembre de 2021

Sinceramente, ya me extrañaba a mí que a nadie se le hubiera ocurrido antes mezclar reggaeton y heavy metal como ha hecho aquí el vocalista panameño Daddy Martillo. Claro que los italianos Nanowar of Steel lo intentaron en plan parodia con «Norwegian Reggaeton», pero en el disco que nos ocupa no hay parodia que valga, y la fusión entre los repetitivos e infecciosos ritmos caribeños popularizados por gente como J Balvin o Don Omar y el heavy metal más trve de bandas como Manowar o Accept llega desde el fondo del corazón del compositor caribeño, un hombre que suele vestir camisetas de Maiden a juego con su dentadura de oro y que tiene un pie verdaderamente en cada lado. La idea es encomiable, pero si bien tengo que decir que la apuesta lírica por el machismo más explícito y exacerbado encaja perfectamente con ambas vertientes de la mezcla, los cantos de sirena pasados por el autotune y los solos pajilleros cabalgando sobre los eternos pa-tum-tum-pás no acaban de casar del todo. No sé si el bueno de José Álvaro Rodríguez (que ese es el nombre real de Daddy Martillo) no ha acabado de dar con la tecla o la realidad es que el reggaeton y el heavy metal mezclan como agua y aceite, pero en este caso sí que podemos afirmar sin dudarlo que mejor cada uno en su casa.

Nota: -2.19/10


Artista: Watchtower Pathfinder
Álbum: Live in Auntie Claire’s Bathroom 2020
Discográfica: Realm of Fire / Gentle Hammer in Your Face Prods. / Never Again Productions / Singing Tomorrows Records / Next Door Prods. / Sometimes Records / Stressing Uncle Prods. / Stevenson Recs / Walmart / Autoeditado
Estilo: power prog
Fecha de publicación: 14,3 de diciembre de 2021

En sus ansias por ser originales ante la inmensa cantidad de streamings que hemos podido ver en este par de años, el quinteto de Wyoming Watchtower Pathfinder se lanzó en abril de 2020 a montar una superproducción en el estrecho baño de casa de la tía de los hermanos Jonathan y Brad Wilkinson, guitarrista y batería de la banda respectivamente. Con una acústica claustrofóbica gracias a la cual lograban un sonido granítico, y ayudándose de serie de plataformas giratorias, cremalleras, engranajes y sistemas de poleas, el vídeo en directo mostraba como los miembros de la banda iban rotando dinámicamente ante la cámara mientras pasaban uno tras otro por un espectacular filtro luminoso de efectos diseñado especialmente para la ocasión. Es probable que tal producción hubiera causado sensación en su momento, pero por desgracia, un problema con el router de la tía Claire impidió que se pudiera realizar la emisión en directo, mientras que múltiples cambios de discográfica y problemas relacionados con la masterización y la edición final del disco han hecho que la versión oficial de este ambicioso directo no haya podido salir al mercado hasta finales de 2021, cuando los streamings ya son algo totalmente demodé y la gente no los quiere ver ni en pintura porque les recuerdan a una época musical de mierda que, esperemos, no vuelva jamás.

Nota: 8.0000000000004/10

Avatar
Sobre Albert Vila 910 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.