Ghostemane – Anti Icon

Nuestra Nota


9.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 21 de octubre de 2020
Discográfica: Blackmage Records
 
Componentes:
Eric Whitney – Voz y composición

Temas

1. Into.Destitute (1:56)
2. Vagabond (1:54)
3. Lazaretto (1:53)
4. Sacrilege (2:22)
5. AI (2:55)
6. Fed up (2:32)
7. The winds of change (2:40)
8. Hydrochloride (2:27)
9. Hellrap (2:10)
10. Anti-social masochistic rage (ASMR) (3:14)
11. Melanchoholic (4:43)
12. Calamity (2:43)
13. Falling down (4:42)

Multimedia


Escucha y compra

Este disco en Amazon: Ghostemane – Anti Icon
Todos los discos de Ghostemane en Amazon


¡Ni os imagináis la de tiempo que llevaba esperando este álbum! Creo que des del primer día que se anunció estaba ahí esperando como una tonta a ver cuándo saldría. De hecho, el día 21 de octubre, estuve haciendo refresh durante todo el día a ver a qué hora lo colgarían. Y sí, valió la pena esperar, definitivamente.

Seguramente ya lo habréis leído en el título de la reseña, pero por si hubiera alguna duda, estoy hablando del ANTI-ICON de Ghostemane. Segundos después de escuchar el álbum entero mi comentario fue: “Vaaaaaya bestia”. Que fuerza, que nervio y que desahogo, desde luego Eric Whitney sabe como poner los puntos sobre las íes. 

Ghostemane lleva en la escena des de 2014, con su rap/trap/metal/hardcore mezclado con música electrónica y sus letras desgarradoras que tratan temas como la muerte, la depresión o las drogas, entre otros. En sus álbumes anteriores Hexada (2017) y N / O / I / S E (2018) ya se notaba esa pasión por el industrial, pero ¿soy yo, o cada vez se está volviendo más y más metal?

Durante todo el ANTI-ICON se palpa el estilo de Nine Inch Nails, Rob Zombie y Three 6 Mafia. El disco es conceptual y terrorífico, la ira que desprende su hip-hop/rap gritado es tan escalofriante y violento que llega a ser punzante. Arranca con “Into.Destitute”, que solo empezar ya nos avisa del palo irá el resto del álbum. Sale con un sonido de lo más tenebroso que se anima de golpe en un terremoto instrumental que destroza desde dentro. Enseguida pasa a “Vagabond” con la transición más suave que podía haber. Este tema es, definitivamente, más metal que cualquier otra cosa, con un rimo directo y penetrante, estoy segura de que va a haber mucho headbanging.

Llegamos a “Lazaretto”, una de las pocas canciones que fueron publicadas antes del lanzamiento oficial del álbum. Realmente, este es un temazo de esos que se te enganchan y de ahí no sales. Los sonidos que emergen en esta pista son tan lóbregos e incomprensibles que generan un ambiente en si mismos, es como si estuvieras en otro contexto diferente al que estás viviendo. Simplemente brutal.

La salvajada siguiente es “Sacrilege”, puro breakdown pesadísimo, con ese rap agudo que contrasta con la dureza de los gritos desesperados hasta llegar al sencillo trapero “AI”, donde proclama rabioso “When you die, ain’t nobody gonna remember you”. Cuanto más escuchas de Ghostemane, más te das cuenta de la dureza y severidad de sus letras, como en el sexto tema “Fed up”, donde descubre sus sentimientos más depresivos “Got a crib for my momma ‘cause I don’t think I’ma live too much longer”. El disco avanza hasta “The winds of change” y “Hydrochloride”, dos pistas sabrosísimas con esa atmosfera peliaguda que ya caracteriza al artista. Creo que gran parte del ANTIICON se corresponde bastante a lo conocido como horrorcore, pero sin duda “Hellrap” es la canción más representativa de este. Con “Hellrap” consigue meterte en una situación de alta tensión mientras Whitney habla de si mismo y sus vivencias. Y siguiendo con la oscuridad compositiva de su música, caminamos hasta la intensa “Anti-social masochistic rage” (ASMR), donde la referencia a Marilyn Manson es inevitable. 

Solo quedan 3 canciones y “Melanchoholic” ataca fuerte con ese rollo Nine Inch Nails que revienta a su paso al ritmo que se despierta su parte afligida en la letra “I’m sick of all the ways I think about myself”. La penúltima pista es “Calamity”, donde el ruido electrizante se combina con la voz gritada y susurrada para crear un espacio de tormenta violentísima y calma estabilizadora que ni si quiera es explicable con palabras. 

Y así es como llegamos a la canción que cierra el ANTI-ICON, “Falling down». ¡Qué final! Este tema es quizás el más inesperado de todos, una guitarra y la voz cansada de sufrir de Eric Whitney. Una balada que recuerda a “Arcylic” del EP Opium (2019), muy penetrante a la vez que relajada, un respiro después de la inquietud del resto de canciones que componen el álbum. 

Ghostemane ha hecho un grandísimo trabajo en estas 13 pistas, son una pasada. Sus inspiraciones en el hardcore y el black metal se sienten frívolas y enérgicas. Creo que casi se podría decir que este es su mejor álbum hasta la fecha, ya que es compacto, siniestro y rompedor. Además, si escucháis el ANTI-ICON en Youtube, veréis una magnífica animación en bucle que acompaña las canciones, todo un detalle que se agradece mientras le das a los 36:35 minutos que dura el conjunto. Ciertamente (y ya me callo), es un discazo, ¡echadle un vistazo!

Avatar
Sobre Irene Vernedas 39 Artículos
Mi nombre de fotógrafa es BlackSpell Coven porque Irene era demasiado poco metal.
Normalmente hago fotos de bolos y festivales, pero si quieres una sesión o un book de tu perro te lo dejo a buen precio!