Crónica y fotos del concierto de George Thorogood - Sala Apolo (Barcelona), 12 de julio de 2022

George Thorogood se marca uno de los conciertos del año en su estreno en Barcelona

Datos del Concierto

Bandas:
George Thorogood
 
Fecha: 12 de julio de 2022
Lugar: Sala Apolo (Barcelona)
Promotora: The Project / Guitar BCN
Asistencia aproximada: Sold Out personas

Fotos

Fotos por Josep Maria Llovera / iMago mei

Cita con la historia para recibir a uno de los grandes nombres del rock ‘n’ roll-blues de todos los tiempos: el inmenso George Thorogood, que hacía su primera actuación en la ciudad condal tras cinco décadas de carrera musical. Recordemos que este hombre ya a cumplido 72 años y que nunca se separa de su banda de toda la vida: los Destroyers. La verdad es que el concierto estuvo a la altura de las expectativas y pronto pudimos ver que la Apolo quedó pequeña para una leyenda como la suya.

Pocas veces he podido ver tanta gente en la cola. Había incluso autobuses venidos allende de nuestras fronteras y mucho extranjero aprovechando esa oportunidad única. La multitud y el sold out empañaron la velada y la cosa no sería idílica por la incomodidad, pero también está bien que Barcelona respondiera a la llamada de Thorogood. Un recinto más coqueto com la Barts hubiese sido perfecto, pero tampoco nos vamos a quejar pues vivimos una noche para el recuerdo.

No había teloneros, George y los Destroyers ya valen para la noche completa a pesar del inicio renqueante con “Rock Party”, con un sonido general bajito y la aparente voz temblorosa del divo, que iba engalanado con gafas de sol y una cinta en el pelo, dando una imagen juvenil que casa perfectamente con sus enérgicos movimientos. El saxo estuvo brillante en la extensa jam por la que optaron, pues hay que dejar que nuestro hombre reponga fuerzas.

Sacó unas maracas para acompañar el inicio de “Who Do You Love”, una de sus piezas claves a la vez que el rojo y amarillo de los focos bañaba el escenario. La banda engrasada, veterana, tanto como el público asistente, que peinaban canas en su mayoría. Y es que más que un concierto aquello fue un regalo que creíamos que nunca veríamos. “Buenas noches, señoritas, señores, señoras… Esta noche haremos cosas malas…”, toda una declaración de intenciones para atacar luego el “Shot Down”, versión de los Sonics.

Ese bloque iba cargado de versiones y el marcado tempo de “Night Time” iba imprimido por la batería del gran Jeff Simon, eterno escudero. La voz de George empezó a definirse bien y a sus 72 está en muy buena forma, como así bien demostró en una de las imprescindibles: “I Drink Alone”, con ese riff cadencioso y con el saxo de Buddy Leach repuntando guitarras y bajo.

Luego Thorogood nos regaló ese momento macarrilla en el que se peina de espaldas al público, ya desprendido de la cinta y las gafas, se gira hacia el público, y regala ese peine a alguien de las primeras filas. Se arranca con la guitarra y mantiene el tempo mientras narra más que canta. La reconocemos al momento… se trata de “One Bourbon, One Scotch, One Beer”, y la sala ruge. Estribillo cantado ya con el resto de los músicos sobre las tablas, incluyendo parón y jam extensa. Eso le da para descansar y lucir bandaza.

Luego presentó a toda la banda para lucir músculo y riff en “Gear Jammer”, otra de las que tienen que sonar sí o sí. Cuando tocaron la maravillosa “Get a Haircut” fue cuando un par de individuos próximos a mi posición estuvieron a punto de llegar a las manos… Es algo que suele ocurrir cuando hay tanta gente. Fue un conato, afortunadamente pronto el escenario volvió a ser el foco de atención con un tema tan festivo y feliz. Incluso hubo ese momento de formación en el que los cuatro se ponen en línea para alegría del público.

Tocaba una de las más grandes y no fue otra que la inmortal “Bad to the Bone” con su riff inmortal. Antes dijo en catalán el “Bona nit, Barcelona”, arrancando un gran aplauso. Luce tremendamente el saxo de Buddy, reposando sobre la línea de bajo de Billy Blough, un tipo sobrado de carisma. Otro de los problemas es que cuando hay una canción de la talla del “Bad to the Bone”, todo el mundo saca los celulares para grabar, y claro, ves un mar de brazos y luces rojas en vez de al maestro.

Tras el esfuerzo vuelve la banda a tener su momento con esa maravillosa “Tequila” de The Cramps. Luego tiempo para otra de las piezas de caza mayor: “Move It on Over” de Hank Williams. En sus manos es un boogie rock maravillosamente cadencioso de los que pone a bailar a toda la (abarrotada) sala. Terminaría todo con momento jam generoso, rotunda ovación y el “Oéoéoééééé” de rigor.

Sólo hubo un bis en forma de “Born to Be Bad”. Gran elección para dar carpetazo y encender una última vez la sala. Terminó con una amplísima sonrisa (tiene dentadura de anuncio de dentífrico). Saludó con el “All You Need Is Love” de los Beatles de fondo, y estuvo la gente tan insistente que el bueno de George tuvo que volver a aparecer a escena para volver a agradecer nuestra presencia, pero no conseguimos otro bis.

George Thorogood en tu ciudad es un acto ineludible y lo que vivimos fue histórico. Esa es la sensación que tuvimos todos: de absoluto privilegio de haber estado allí. No está nada mal el elenco de artistas que vienen este año en el festival Guitar BCN. El único pero es que la sala estuviese llena hasta la bandera y que nos pasara el tiempo volando. Pero ya puedo decir con orgullo eso de: “Yo vi en directo a George Thorogood”.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 935 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.