Five Finger Death Punch – And Justice For None

Nuestra Nota


4.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 18 de mayo de 2018
Discográfica: Prospect Park / Eleven Seven
 
Componentes:
Ivan Moody - Voz
Zoltan Bathory - Guitarra
Jason Hook - Guitarra
Chris Kael - Bajo
Jeremy Spencer - Batería

Temas

1. Fake (3:30)
2. Top Of The World (2:42)
3. Sham Pain (3:29)
4. Blue on Black (4:34)
5. Fire In The Hole (2:56)
6. I Refuse (3:38)
7. It Doesn’t Matter (3:45)
8. When The Seasons Change (3:47)
9. Stuck In My Ways (3:56)
10. Rock Bottom (2:31)
11. Gone Away (4:35)
12. Bloody (3:49)
13: Will The Sun Ever Rise (3:56)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Five Finger Death Punch – And Justice For None
Todos los discos de Five Finger Death Punch en Amazon


5FDP es un grupo curioso. Con su primer trabajo The Way Of The Fist (2007) me ilusioné bastante, aunque una vez escuchado, y uno que es de tralla, se queda como a medias. Para mí era un quiero y no puedo. Me explico, la base groove estaba allí, pero para mi gusto el computo global era demasiado metal comercial, y con sus posteriores álbumes la cosa fue a más. Muchos fans (sobre todo los true metal) cuando salió su segundo LP, les criticaron por “venderse” pero siendo sinceros y según las propias palabras de la banda, este es su estilo.

Y es verdad, llevan años haciendo este tipo de música que les ha catapultado a la fama, ya desde sus inicios. Este grupo formado en 2005, sacó su primer trabajo y automáticamente les aupó arriba del todo. Y no digamos sus directos, que son unos auténticos shows. Justo tenía que ir en diciembre pasado a Barcelona, con mi colega “tabernero”, en la gira que hacían junto con In Flames (yo, aun sabiendo lo que han cambiando en los últimos quince años, me hacía gracia ver a los suecos y a mi amigo le gustaba más ver el grupo del que hoy hablamos, así era la excusa perfecta para ver a los dos mainstream del metal alternativo/comercial y después poder rajar un poco sobre ellos, eso sí, estoy seguro que en directo habríamos disfrutado)

Five Finger Death Punch continúan con lo mismo. Esa mezcla de dureza hard rock y metal alternativo con tintes nu metal, base groove y su característica melodía «baladera» a lo Nickelback. Pero creo que tenemos, o tienen más bien dicho, un serio problema. Se repiten. Es decir, he escuchado este álbum y no veo ningún avance, siguen con las mismas estructuras en los temas, que rítmicamente me recuerdan demasiado a canciones de años anteriores. Aun así, continúan habiendo estrofas pegadizas, no sé cómo lo consiguen, pero sabiendo que te sacaran más de lo mismo, tu subconsciente te sorprende (en mi caso negativamente), cuando te das cuenta que estás tatareando algún estribillo suyo.

No nos engañemos este And Justice For None (2018) para comenzar comparte el mismo título, pero a la inversa, del mítico And Justice For All (1988) de Metallica, y el nombre le pega. Lo encuentro un poco forzado, sin querer arriesgarse, como si quisieran seguir con lo mismo de contentar a los seguidores de corte más melódico-baladero como a los otros más «duros» cuando todo esto, si no cambian de dirección puede hacer que la gente se canse de ellos y unos u otros se bajen del barco de estos titanes. Al final puede que acaben siendo una caricatura de ellos mismos, si es que no lo son ya. Igualmente se han establecido en el Status Quo de tal manera que dudo mucho que pueda pasar esto, son una súper banda, y mirándolo fríamente, sus millones de seguidores de poster, sólo quieren esto. Les da igual si continúan haciendo exactamente lo mismo que hace diez años, ellos quieren sus canciones tan características de FFDP, con Ivan Moody en modo pseudo gutural, esos riffs “maravillosos” y batería machacona y con cambios de ritmo para, ipso facto, partes cantando en voz clara a lo vocalista de Nickelback, pasando por los solos de su guitarra líder, que muchas veces parecen una mera excusa para que los toque.

Empezamos con “Fake”, una canción donde escuchamos de manera constante motherfucker, unas cincuenta veces, muy original todo. Junto con “Top Of The World” y Sham Pain”, que son los siguientes temas, básicamente es lo mismo de siempre, mismos tempos, mismas estructuras.

Continuamos con “Blue On Black”, una versión de Kenny Wayne Shepherd, tema muy lento y toque blues pero evidentemente sonando a 5FDP.

“Fire In The Hole” curiosamente me ha gustado, al menos la encuentro diferente. Supongo que el hecho que se parezca más a “The Beautiful People” del Marilyn Manson de los 90 que al quinteto de Las Vegas, ha sido como un soplo de aire fresco, aunque solo es un espejismo en todo el álbum.

“I Refuse”… ¡¡temazo!! En vez del Festival de Eurovisión si pudieran participar todos los continentes, (un Mundovisión vamos) pues FFDP si se presentase con esta canción, ¡¡ganaría de calle!! Pop metal americano señores. Comenzamos con una melodía de piano, que me lo imagino al lado izquierdo del escenario, con un Ivan Moody en modo voz clara (que ya quisiera Justin Bieber) justo en el medio, enfocado por una luz y todo el escenario oscuro, para que poco a poco cuando hace el cambio y se unen todos los componentes, se ilumine el escenario con un espectáculo de luz, fuego y color. Continuando con su típica balada de versos acústicos y coro de himnos eléctricos y solo, aquí sí, bien implementado. Por cierto, estoy un poco de guasa, pero lo que estoy diciendo es verdad, esta canción es como digo, una balada de pop metal verdadero y con ese rollo americano tan típico de 5FDP, se ganan el corazón de millones de personas. Vamos que el videoclip podría ser de temática de veteranos de guerra y lo petarían. Si, aquí estoy en modo irónico: ON.

Con “It Doesn’t Matter”, más de lo mismo dicho, como en las tres primeras canciones y continuamos con otra balada como es “The Seasons Change”, de medio tiempo, de corte acústico y secciones contundentes. Sinceramente, creo que lo mejor es que dediquen a hacer baladas y canciones lentas y dejen de lado sus temas pseudo duros, ya que las siguientes “Stuck In My Ways” y “Rock Bottom”, desde mi opinión, no aportan nada y ya comienzan a “cansinear”. Al menos como digo en las lentas, aún sin ser el tema del año, se les ve con más ganas artísticamente hablando.

En “Gonna Away” tenemos otra versión, esta vez de The Offspring y de su mítico Ixnay on the Hombre (curioso, un grupo de metal comercial versionando a otro de punk comercial). Cuando estaba escuchándola, sin aún caer en que era una versión, mi cerebro hizo que me saltaran lágrimas recordando viejos tiempos de las típicas fiestas “lokaleras” donde todos hacíamos de DJ poniendo nuestros gustos musicales, y tenía un amigo que era fan de ellos y siempre caían tres o cuatro temas suyos. En esta ocasión, diré que es una versión mala y un poco sosa, la han enfocado solo en lo lento y se encuentra a faltar la (poca) contundencia instrumental en los estribillos que tenía la original, que en el fondo era lo que transmitía la energía, que era la gracia de la canción.

Estamos acabando este “And Justice For None” (2018) y toca “Bloody” otro tema diferente o al menos sorprendente, a lo indie rock: pop, con base groove y un poco de esencia electrónica, tiene un aire a Radiohead.  Y por fin acabamos con “Will The Sun Ever Rise”, que de hecho es lo que me estaba ya pasando por la cabeza ¿Alguna vez saldrá el sol? ¿Alguna vez se acabará este “martirio” repetitivo? Típica canción lenta con un coro rockero.

Sinceramente, un trabajo donde hay 13 canciones, dos de las cuales son versiones y, de largo, las de más duración, creo que deja entrever el pobre nivel compositivo y artístico de este And Justice For None (2018). No sé donde quiere llegar este grupo, pero se está encasillando de tal manera que se está desdibujando. Que lo mejor del disco sean las baladas, una canción que recuerda a Marilyn Manson y otra indie rock, lo dice todo. ¡¡Aparte no hemos hablado de las magníficas letras!! Donde todo son motherfucker, fake y rajar de seguidores, haters y cosas así, pues que queréis que os diga…

Tengo un disco entre manos, qué para mi gusto, es el peor de su discografía, está para suspenderlo y es una repetición constante de anteriores álbumes. Eso sí, tiene sus estribillos pegadizos, que estoy seguro que encantará a los seguidores más acérrimos, y espero que los más críticos o menos influenciables, vean que es un poco más de lo mismo. Aún así, se deja escuchar (si no eres como yo, fan del metal extremo) y como hay una mezcla de tantos estilos diferentes, pues abarca a mucho público digamos “genérico” y cada vez menos metalhead.

Dídac Olivé
Sobre Dídac Olivé 122 Artículos
Soy de esa generación que la “post-pubertad” lo pilló entre el metal primigenio (lo que llamamos ahora old school) y la nueva ola que fue el Nu metal, es decir, pasado mediados de los 90. Me encantan muchos estilos pero sobretodo el rock clásico y evidentemente el metal, este último es una forma de vida y encima me gusta desgranar y reconocer la riqueza de todos sus subgéneros. Uno ya tiene su edad (los mechones blancos en la barba no están por que sí) pero no me cierro para nada a grupos nuevos, eso sí, mientras haya fuerza y calidad, aunque hoy en día hay mucha. Como nacido justo entrados los ochenta también se incluye que soy un friki de cuidado (rol, videojuegos, Star Wars, pelis Gore, literatura fantástica y un largo etc.) vaya que toco de todo un poco. En resumen, espero contagiaros mi pasión metalhead a la vez que disfrutáis de mis aberrantes destripes.