Crónica y fotos del concierto de Skeletal Remains + Trallery - Sala Razzmatazz 2 (Barcelona), 21 de mayo de 2018

Trallery y Skeletal Remains cubren con nota la baja de Angelus Apatrida en Barcelona

Datos del Concierto

Bandas:
Skeletal Remains + Trallery
 
Fecha: 21 de mayo de 2018
Lugar: Sala Razzmatazz 2 (Barcelona)
Promotora: Eclipse Group / RRS Promo
Asistencia aproximada: 300 personas

Fotos

Fotos por Albert Vila

Nuestra Previa

Entrevista a Johnny Valles, batería de Skeletal Remains: ‘No creo que debamos forzar ideologías a la gente que sólo quiere un poco de música’

Los americanos Skeletal Remains ja llevan sus buenos años metiendo tralla. Hace nada han publicado un nuevo disco, Devouring Mortality, en el que ahondan en su death metal con algun que otro toque thrash. Actualmente se encuentran de gira europea

0 comentarios

Angelus Apatrida – Cabaret de la Guillotine

Los albaceteños Angelus Apatrida no han hecho más que crecer más y más en los últimos diez años. La banda ha ido puliendo, afinando y afianzando un sonido que con el paso del tiempo no ha hecho otra cosa más que

0 comentarios

Entrevista a Angelus Apatrida: ‘En estos tiempos que corren, si no despertamos y ponemos un poco cada uno de su parte, nos comen’

Los albaceteños Angelus Apatrida son, quizás, la banda más internacional de nuestro metal. Después de haberlo petado con Hidden Evolution y de haber girado por (casi) todos los continentes, vuelven al primer plano con Cabaret de la Guillotine, un nuevo

0 comentarios

Después del discazo que se habían marcado con Cabaret de la Guillotine y de lo brutales que habían sonado en cada una de sus visitas pasadas recientes a la Ciudad Condal, había muchas ganas de ver de nuevo a Angelus Apatrida en lo que iba a ser una de las últimas grandes giras de la temporada primaveral y, definitivamente, el último concierto de un servidor (el que hacía 23 de este 2018) antes de meterme de lleno en la época de festivales estivales grandes y pequeños.

Al acercarme a la puerta del Razzmatazz 2 ya se veía a venir que algo no iba del todo bien. Sobre el papel hacía algunos minutos que tenían que haber abierto, pero frente a la entrada se agolpaba una generosa cantidad de gente con ademanes un poco agitados. Lo que creía un simple retraso se convirtió en inmediata decepción (y algo de preocupación) a la que pude leer el cartel colgado en la pared de la sala: el concierto de Angelus Apatrida se suspendía por culpa de una operación de urgencia a la que debía someterse su batería Victor Valera. Las actuaciones de Trallery y de Skeletal Remains seguían en pie, y Angelus intentarían volver lo antes posible manteniendo la entrada como válida.

Eso de «intervención quirúrgica de urgencia» suena realmente mal, pero antes de que empezaran a saltar rumores la propia banda se encargó de aclarar, tanto en vídeo a través de su Facebook como en persona a la que bajaron a la calle a charlar, firmar y hacerse fotos con el público, que se trataba de un cólico nefrítico (una piedra en el riñón de toda la vida, vamos), y que en principio tenía que permitirle, incluso, poder participar «normalmente» en el colofón de la gira, a celebrar el día siguiente en Valencia. Eso me pareció un pronóstico muy optimista y, efectivamente, así fue, ya que ese concierto, finalmente, también se tuvo que cancelar.

Con buen juicio, en todo caso, decidieron continuar adelante con la velada, dándoles tanto a Trallery como a Skeletal Remains algo más tiempo sobre el escenario. Había la posibilidad de devolver la entrada, pero a juzgar por el buen ambiente que se acabó respirando en una Razz 2 que casi llenó la zona acortinada (yo esperaba algo más de gente, también debo decirlo), creo que bien pocos escogieron hacerlo. Como suele ser habitual con estas bandas de revival thrash metal, Angelus y sus teloneros consiguieron reunir a todo una hetereogénea mezcla generacional, demostrando que son una banda plenamente aceptada entre los thrasheros de toda la vida pero también abrazada por los nuevos paladines del género.

Si me permitís el juego de palabras barato (lo consideré y todo como título, pero por suerte tuve un ataque de lucidez que me impidió perpetrar tal cutrez), entramos a la sala a ver una velada que prometía ser algo desangelada, pero menos dá una piedra (del riñón). Perdón.

Trallery

Después de que Guillermo y José se subieran al escenario para dar de nuevo explicaciones a los fans (y soltarnos que, si había suficientes cervezas de por medio, quizás se animaban a hacer algo más tarde). el trío mallorquín Trallery demostró con creces por qué son una de las bandas más buscadas del nuevo thrash nacional y por qué se han ganado la oportunidad de abrir una gira como ésta. Contundentes y alegres, con el espíritu y la energía de bandas como Nuclear Assault corriendo por sus venas (y, en el caso de Humberto Pol Castañeda, también por el pelo), hicieron honor a su nombre y nos regalaron un concierto sobrado de tralla. Pero ojo, que no estamos hablando de tralla burra y gratuita, sino que los baleares no estan para nada exentos de melodía, solos ultra técnicos e, incluso, una cierta elegancia casi inesperada.

La gente había venido a desfasar y una simple caída de los cabezas de cartel no les iba a impedir hacerlo, así que desde el minuto uno lo dieron todo, pateando, corriendo en círculo o animándose, incluso, con algun que otro wall of death. Los más atrevidos intentaron subirse al escenario para saltar, aunque la distancia que suponía la presencia del amplio foso y la acción disuasoria de los miembros de seguridad de la sala hicieron que estas intentonas no tuvieran del todo éxito. Con un sonido bastante mejorable, Trallery fueron descargando pepinazos de sus dos discos de estudio uno tras otro, mientras Pol se encargaba de arengar a las masas con sus apasionados discursos en marcado acento mallorquín, recibidos por ovaciones por todos los presentes.

Como si la gente no estaba suficientemente excitada y dispuesta, se animaron con una versión trallera y punkarra del «Creeping Death» de Metallica que acabó de poner la sala patas arriba. Y es que una dosis de Metallica old school siempre apetece en una buena velada de thrash. Posteriormente Humberto tuvo palabras de elogio para una escena thrash metal catalana que contaba con u buen puñado de representantes entre el público, desde Crisix a Nuckin’ Futs, Deldrac o Violblast, a quiénes dedicaron una potente «Collateral Damage».

Cuando se disponían a arrancar con otro tema, el escenario fue tomado por sorpresa por Guillermo, David y José, instrumentos en mano. Tras ellos, aún más sorpresa, venían Juli, Requena y Dani Ramis de Crisix, y después de un buen rato de preparación y de generación de hype entre los presentes, el improvisado combo anunció que iban a marcarse una versión del «Domination» de Pantera que sonó como un cañón (o eso me pareció a mí), con los tres Angelus a las guitarras y al bajo, Sebastià de Trallery a la batería, Juli y ocasionalmente Humberto a la voz y el resto pegando botes por el escenario. Si alguien tenía dudas sobre si el Big Two del Spanish Thrash Metal (Angelus y Crisix) se llevan bien o qué, me imagino que tras esto se disiparon todas.

Supongo que es una pena que la razón por la que algo así tuviera lugar fue la operación de Víctor, pero a falta de poder disfrutar de un concierto normal de Angelus, este invento supuso un momento de exhaltación del thrash peninsular (e isleño) que todo el mundo vivió con gran alegría. Un final apoteósico que nos dejó con sonrisas en la boca pero que nos hizo olvidar un poco la excelente descarga de Trallery, una banda que demostró dar la talla (¡y la tralla!) sobradamente a la hora de abrir una gira de esta envergadura.

Setlist Trallery:

Spiritless
Unknown Confusion
Evil Pride
White Shadow
Scavenger Crow
Creeping Death (versión de Metallica)
Collateral Damage

Domination (versión de Pantera, con miembros de Angelus Apatrida, Crisix y Trallery)

Skeletal Remains

Así como lo de Trallery y Angelus Apatrida es thrash con todas las letras, los californianos Skeletal Remains se adscriben sin duda en el universo death metal, con influencias evidentes de toda la escena de Florida de principios de los noventa, con Obituary, Morbid Angel o Deicide a la cabeza. Si a priori no tenía del todo claro que fuera una banda que le pegara del todo a esta gira, la brutal recepción que recibieron por parte del público disipó mis reservas de un plumazo. Y si alguien pensaba que la responsabilidad de actuar de cabezas de cartel ante varios centenares de personas les iba a venir grande, que se lo piense de nuevo.

Los americanos no se andaron con chiquitas, y desde el primer momento dejaron claro que habían venido con todas las ganas de aplastarnos la cabeza con su death metal contundente, agresivo y monolítico. Es verdad que, para alguien que no los conoce con detalle (como yo mismo), su concierto se pudo hacer un pelín repetitivo, más teniendo en cuenta que su interacción con el público y su movilidad fueron más buen limitadas, pero dieron lo que prometían y, como digo, la gente lo dio todo y se lo pasó en grande con pateos, circle pits y demás bailes colecitivos habituales en este tipo de descargas.

Descargaron temas de sus 3 álbumes de estudio, con algo de protagonismo especial para su reciente Devouring Mortality, publicado hace bien pocas semanas. Empezaron con el tema título de este último trabajo y llegaron hasta una final «Traumatic Existence» sin haber sacado el pie del acelerador en ningún momento. Durante todo el concierto se pudo apreciar el buen rollo existente entre los miembros de las tres bandas, ya sea mediante cachondeos desde los lados del escenario o bien, en este último tema, con un circle pit dinamizado por unos miembros de Angelus Apatrida y Trallery que acabaron navegando en volandas de la gente.

Parece que aún había tiempo para un último tema, y después de bajarse unos minutos del escenario, los miembros de Skeletal Remains subieron de nuevo para marcarse una señora versión del «Hung, Drawn and Quarter» de Cancer (otra banda floridiana, ¿véis?) que hicieron sonar perfecta y que supuso un colofón brutal a un concierto muy disfrutado. No me atrevo a decir que la gente se olvidó de que no tocaron Angelus, porque no sería en absoluto verdad, pero tampoco hay duda de que las ganas de tralla de todos los presentes quedó más que saciada dos bandas impecables. Además, y por el mismo precio (y la misma entrada) alrededor de julio volveremos a tener la oportunidad de ver a los albaceteños (presumiblemente con nuevos teloneros), así que a parte del pobre Victor, a mi me parece un win-win para todos los presentes.

Setlist Skeletal Remains:

Devouring Mortality
Torture Labyrinth
Internal Detestation
Homicidal Pulchritude
Sub-zero Termination
Viral Hemorrhagic Pyrexia
Ripperology
Beyond Cremation
Euphoric Bloodfeast
Traumatic Existence

Hung drawn and quartered (versión de Cancer)

Avatar
Sobre Albert Vila 678 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.