¿Quién mató a Metalpacos?: ‘Metalpacos debe desaparecer y convertirse en leyenda, como la de la petaca de Bon Scott’

Durante varios años los heavies de a pie teníamos una página de Facebook en la que divertirnos y reírnos de nosotros mismos. Todos somos pacos, todas somos pacas… Metalpacos clasificaba la fauna habitual de los conciertos, los clichés del género y habían creado un universo en el que los secarrales, los metaleros de provincias, las pelirrojas growlers, los vikingos de Teruel o el pub Hansen protagonizaban sus aventuras. Paco aventuras…

Pero hubo un día en el que entramos en la página y ya no había ni rastro de ella dejando a una generación huérfana. Los inventores o inventoras del paquismo en el metal nos dejaban huérfanos y todos esos loquísimos memes desaparecían sin tener explicaciones sobre el por qué. Metalpacos ha muerto, pero… ¿Quién mató a Metalpacos?

Hola, de entrada… solo quiero deciros que estoy realmente triste y alarmado porque el Facebook de Metalpacos no existe. ¿Qué vamos a hacer ahora? ¿Es un final real o estáis cogiendo carrerilla? 

Estamos en nuestras chozas, es decir, habitaciones de eterno adolescente con posters de la Heavy&Rock de Doro manchados, porque estaba cañón, y los Best of de los Judas, los Scorpions y los Maiden sonando sin parar. La verdad es que andamos desconectados: uno tuvo una hija que llamó Lilith, otro ha dejado de ser jebi porque la parienta le echaba la bronca, un tercero falleció de sobredosis, al Antonio le perdimos la pista cundo lo dejó todo para irse a Turquía a implantarse pelo y Joaquín «Kema Púas» López se suicidó al cancelarse el Rock Fest (su sueño era poder ver a Saxon por cuadragésima vez para berrear “Princess of the Night” como si no hubiese mañana, una vez más). 

Una web humorística llamada Metal por detrás dejó de existir cuando Sherpa los amenazó con abogados y querellas. Parece que el humor no es algo que la gente lleve muy bien en estas tierras ¿Hay lugar para el humor en el metal celtibérico? 

Santo Dios, ¿en serio se definían como web humorística? Creo que han encontrado un nuevo nicho contando chistes de mariquitas en residencias. Su humor vendría a ser el “Every Rose Has Its Thorn” de Poison comparado con el nuestro, que es el “Metal on Metal” de Anvil o el “Hail and Kill” de Manowar. Es como comparar una infusión de poleo menta con un carajillo de Magno, no hay color. Sherpa es bien, es de los nuestros. 

Si tuviese que hacer una lista de posibles candidatos al asesino de Metalpacos, haría la siguiente. Decidme quién de los sospechosos es el verdadero asesino:

  • La radiofórmula y el sistema: Los tentáculos de los de La Movida son casi tan largos como la pierna que funciona del Pirata, pero no hay que olvidar que Carmen Calvo paqueó de lo lindo hace no tantos años y que Fortu forma parte del universo Mediaset. Descartados.
  • La política de privacidad de Facebook: Creo que Facebook, como el grueso de la sociedad española, tiene a los jebis como seres que huelen fuerte, tirando a deficientes mentales y con varias adicciones, pero afables. Tampoco. 
  • Abogados de los ofendiditos: Hay que recordar al juez Paco de Teruel, Don Jerónimo Cano. Un ser con más poder en España que Rody Aragón, Villarejo y Bárbara Rey juntos. Siguiente.
  • Escasez de calidad en los memes: No lo creo, tras 500 o 600 publicados en aquellos años la cosa no iba sino a mejor. Y luego están los que nunca vieron la luz pues la poca decencia que nos queda nos llevó a dejarlos en la recámara por su alto contenido ofensivo. En el fondo somos unos blandos, tanta balada fresquita de Scorpions nos ha ablandado el corazón. 
  • La pandemia: ¿Te refieres a los 40 Criminales de Fernandisco y Joaquín Luqui que están destruyendo el rock? Podría ser, llevan años detrás de nosotros… 

¿Cómo le ha ido al pub Hansen la pandemia? ¿Sigue en pie o ya lo han ocupado?

Ahora pertenece a unos sudamericanos que venden arepas a domicilio a través de Just Eat sin ningún tipo de licencia. Cuenta la leyenda que fríen ese rico maíz mientras escuchan viejos CD’s de Primal Fear y Avalanch que el dueño del Hansen dejó ahí olvidados, y que, pese a las blancas incrustaciones en sus cubiertas, todavía funcionan. Utilizan de riders a los asiduos del bar que vieron sus vidas truncadas cuando la pandemia chapó su templo de culto. Si pides unas arepas de pollo y queso y silbas el “Wind of Change”, me han chivado que te meten medio gramo en la comanda. 

Hay temas de actualidad realmente interesantes que serían carnaza para Paco Aventuras en formato Meme. Qué pensaría un Paco Vulgaris ante noticias como las que os expongo:

El rey Juan Carlos I, un fucker exiliado: Con la cantidad de farlopa, whiskazos, delitos y amantes que ha manejado se ríe en la cara de Mötley Crüe; es la única Estrella del Rock del país (con permiso de Don José María Sanz Beltrán, por supuesto). Y que es un cabrón, pero salvó al país el 23F, me lo ha dicho mi amigo Paco, que estaba haciendo la mili en Ceuta entonces.

Sherpa toca en un míting de Vox después de que se cabrease porque le relacionaron con ese partido ultra: Hermanados por Just for Men y Soros. Imagínatelo levantando hierro con Ortega Smith.

Hay una nueva variante del Coronavirus

Paco hará un tema llamado como esa variante en su grupo de heavy-trash. Y una balada horrible en honor a las víctimas de la pandemia que se meará en su memoria.

Al Pirata le han dado un Ondas y sale en Cuarto Milenio

Con esa pinta de Chupacabra y teniendo en cuenta que es un pedazo de FANTASMA, no creo que sorprenda a nadie.

De todo el universo Paco… ¿qué Paco sería el más antivacunas?

Todos, teniendo en cuenta que, por definición, el Paco tiene menos luces que la casa de Stevie Wonder. Pero Paco Vulgaris dará la turra bastante con eso entre litro y litro de kalimotxo. También Paco Death, que te dirá que son veneno mientras machaca unas pastillas fluorescentes que le ha regalado un mendigo cubierto de heces. Alguna Pacaza que vende huesos mágicos de pollo por Etsy te dirá que mejor curarse con unas gotas y un podcast de meditación. En cambio, Paco Black, que defendía el exterminio del ser humano, se cagó en los pantalones, empujó a unas viejas para vacunarse él primero y todavía está pagando los 20.000 rollos de papel del culo que se compró el marzo pasado.

El robot que programa Rock FM y el algoritmo Repeat ahora viven sin tener el azote de la página Metalpacos. ¿Es Rock FM la mejor vacuna para el paquismo en pandemia? Lo digo porque es una emisora “moderna” y va por un dial.

Que nadie se alarme. Cuando llegue Mad Max y la vida valga menos que un litro de agua podremos seguir disfrutando de Loquillo, “Still Loving You” y los temas más canallas y moviditos del Sabina. 

¿Ha habido algún meme del que os hayáis arrepentido de que viera la luz? 

Aquel que relacionaba a los hermanos de Castro con una trama de trata de blancas y tráfico ilegal de crecepelo en el sótano del bingo Maripili, fue un error. Entonces no teníamos toda la información que existe ahora y no estaba confirmado al 100%. Todavía.

Si hubiésemos de hacer un Top 10 con los mejores memes de Metalpacos, ¿cuáles serían? La idea sería subirlos en fotos y los comentáis un poco.

Cualquiera de los de la E.T.A. eran graciosos. Más incluso si incluyen a alguno de los nerds de Metalovisión. 

¿Entiendo que no hay ningún poseedor del nombre Metalpacos por lo que entiendo que cualquiera puede poner una página de Facebook y recrear lo que habéis hecho vosotros? ¿Qué le recomendaríais a ese intrépido gañán que quiera atreverse a ello? 

Que se compre un bajo y empiece a sacar “Breaking the Law”. Con esa versión siempre triunfas al cerrar un concierto. Metalpacos debe desaparecer y convertirse en leyenda, como la de la petaca de Bon Scott, la peluca de Gene Simmons o el viraje ideológico de Ramoncín. 

¿Quién hubo detrás de Metalpacos? Porque hay un muerto, pero no hay cadáver…

Es hora de quitarse la careta. Mi nombre es Óscar Sancho, llevo peluca y todo ha sido una campaña de mercadotecnia para potenciar “Rock contra el Fascismo”. ¡Nos Venom!

¿The Last Waltz?

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 775 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.