Entrevista a Sechem

‘Todos los seres humanos, a lo largo de estos milenios, hemos tenido los mismos sentimientos, los mismos pensamientos y las mismas preocupaciones’

Hoy os traemos una interesante y extensa charla que mantuvo Jose Mari Sauras con Marta SacriPaolo Andreotti de la banda madrileña Sechem en la que podemos conocer mejor su propuesta musical y sus inquietudes.

Bienvenidos. Marta, tú creaste Sechem allá por el año 2010 con el objetivo de dar a conocer la historia del Antiguo Egipto y canalizar tu pasión por esa civilización. Pero, ¿por qué de todas las vías que tenías a tu alcance para hacerlo elegiste precisamente la música?

Marta: Pues la verdad es que yo no tenía ningún tipo de relación con la música. Pero al entrar en la preadolescencia, como casi todo el mundo, comencé a obsesionarme con ella y a escuchar a muchísimos grupos. Y habiendo sido siempre una persona muy creativa, sentí la necesidad de querer plasmar las cosas que yo sentía o cosas que yo pensaba en un formato artístico. Así que primero me puse a escribir las letras y más tarde comencé a escribir las canciones en sí mismas. Luego ya vino el ser músico porque yo primero empecé a componer y luego ya comencé a tocar instrumentos, soy así de rara (risas). Pero al final mi pasión por la música fue la que hizo que me dijese “oye, ¿y por qué no intento esta vía?”. Al fin y al cabo, el Antiguo Egipto es una civilización que conocemos muchísimo, que se estudia en los colegios y es uno de los mayores valores que tiene la arqueología porque es lo que más se vende, y aun así hay muy poca representación egipcia dentro de la música. Lo cual siempre me ha llamado mucho la atención porque otras culturas tienen mucha más representación cuando no son tan usadas como herramienta de marketing para vender la historia.

Pues sí. Personalmente creo que la civilización egipcia es una de las culturas antiguas que más atractivo reviste para el imaginario colectivo. Y de hecho está presente en muchísimas manifestaciones de la cultura popular: el cine, la literatura, etc. Pero es verdad que la música estaba un poco huérfana. ¿De dónde creéis que viene esa atracción que ejerce sobre tantas personas?

Marta: Creo que por un lado aquí entraría el factor suerte, ya que hay ocasiones en las que se juntan una serie de elementos y son justo esos mismos los que llaman la atención de la gente y no otros. Al fin y al cabo, hay civilizaciones que tienen unas características muy similares a la egipcia y no se han vendido tanto porque no se han dado esas circunstancias y no han tenido a toda esa gente detrás realizando una labor de marketing tan amplia. Pero en realidad desde el principio de la historia Egipto ha sido tan interesante para nosotros como lo fue para los romanos por ejemplo, que criticaban mucho a los egipcios pero a la vez les fascinaban. Uno de los mayores motivos por los que ejerce esa seducción es que tiene unos rasgos muy distintivos. Si ves un ankh, observas a Nefertiti o contemplas las pirámides, inmediatamente las identificas con Egipto. Es lo mismo que pasa con algunas marcas modernas, que tienen un logo tan potente que durante 100 años vas a saber que son y se van a vender porque han tenido campañas de marketing, logos o ideas muy marcadas y muy características. Y sin querer, o queriéndolo, pues al fin y al cabo eso es lo que pretendían los egipcios, todos estos símbolos del Egipto Antiguo han trascendido. Y junto a ello muchas otras cosas, como el hecho de que a la gente siempre le ha llamado mucho la atención el tema de las momias, el oro, el misterio, el que sea una de las primeras civilizaciones de la historia, etc.

Hay algo muy curioso, y es que pese a la enorme herencia cultural del Antiguo Egipto y los numerosos yacimientos encontrados, nos sigue faltando algo: la música. Porque hasta donde yo tengo entendido, precisamente la música de esta civilización no ha trascendido porque no legaron ningún tipo de sistema de representación.

Marta: En efecto. Por haber no hay nada en lo que podamos fijarnos para hacer la misma música que ellos hacían. Lo único que podemos hacer es elucubrar teorías y realizar investigaciones en torno a representaciones pictóricas que nos han dejado. También es posible estudiar lingüísticamente los antiguos himnos, de los que sí nos ha quedado algo. Pero no hay una representación física material de lo que nosotros relacionamos con las figuras musicales. De todos modos hay que tener en cuenta, al igual que pasa con el resto de culturas musicales antiguas, que la concepción que nosotros tenemos de la música es completamente distinta a la que tenían ellos. Para nosotros, aquí en el S.XXI, está muy relacionada con el ocio y el disfrute, cuando en el Antiguo Egipto eso era una porción mínima de lo que significaba la música. Para ellos eran himnos, era religión, eran representaciones escénicas de mitos, etc.

Y por lo tanto es muy difícil hacerse una idea de lo que pudo haber sido su música. Pero como grupo cuyo leitmotiv es este legado cultural, ¿en ningún momento habéis intentado acercaros de alguna manera a lo que pudo haber sido esta música? Es decir, inspiraros en la poca información disponible para recrearla junto a vuestra propia aportación.

Marta: Esa una pregunta muy interesante, y la realidad es que el intentar hacer divulgación con música constituye un dilema enorme. Antes era mucho más optimista respecto a esto y sí pensaba que se podía usar la música para realizar una labor divulgativa. Pero a día de hoy pienso que el esfuerzo que se puede hacer a través de la misma resulta demasiado sesgado. Nunca vas a poder realizar apegarte a la realidad. Si ya resulta difícil ser 100% objetivo en un ensayo o un artículo académico, en un medio artístico como es un grupo de música las dificultades son mucho mayores. Aunque sí que me gustaría que en un futuro intentásemos realizar algún tipo de aproximación un pelín más verídica, como la que puede hacer por ejemplo hace un grupo como Daemonia Nymphe, que han tenido discos en los que han hecho una aproximación, no voy a decir bastante acertada, pero sí bastante encaminada a lo que era la música de la antigua Grecia, hay que tener en cuenta que la música que ellos escuchaban no tenía la misma finalidad que hoy en día y por tanto seguramente no sería escuchable para el público actual. Y yo no hago música para los egipcios de hace 4.000 años, sino para la gente de ahora, con muchos elementos modernos que la puedan hacer disfrutable.

Este cambio que tú mencionas respecto a la posibilidad de hacer divulgación a través de la música es algo que parece estar relacionado con vuestra evolución musical. Porque empezasteis practicando un Oriental Metal muy ortodoxo, que parece haber desaparecido para haber dado pie a un sonido mucho más rico en influencias y variado. ¿Debo entender entonces que todo eso fue un proceso dirigido de manera consciente, es decir que como grupo buscabais explorar nuevos terrenos, o surgió de manera orgánica y natural?

Marta: Un poco de las dos cosas la verdad. Cuando sacamos el EP Renaissance of the Ancient Kha y nos fuimos de gira con la Yossi Sassi Band, que la primera vez que pudimos trabajar con un grupo que se moviese en el mismo género que nosotros, nos dimos cuenta de que a pesar de hacer un Oriental Metal más de libro, más ortodoxo, sonábamos muy europeos. Al fin y al cabo lo que hace Orphaned Land sale del corazón, de sus experiencias y de las circunstancias que viven en Israel. Y en nuestro caso, aunque Egipto forme parte de nuestra vida a través de un proyecto tan importante como es Sechem y salga también del corazón, el orientalismo está en cierta manera impostado. Por lo que resultó natural decidir explotar el hecho de que sí, somos orientales pero también poseemos otras influencias completamente distintas. Por otro lado fue algo que meditamos mucho, y cuando nuestro guitarrista Pepo y yo nos sentamos a diseñar el álbum, surgió un nuevo objetivo. Ya no se trataba tanto de divulgar una serie de historias y conceptos sobre el Antiguo Egipto como de hacer que la gente entendiera que todos venimos del mismo sitio y que da igual que hayan pasado 4.000 o 7.000 años. Todos los seres humanos, en todas las civilizaciones, a lo largo de estos milenios, hemos tenido los mismos sentimientos, los mismos pensamientos y las mismas preocupaciones. Y esa idea es la que acompaña a la música. Por tanto, ¿por qué no puedo hacer una canción que sea oriental y que de repente en la mitad tenga un riff que progresivo, con un piano muy influenciado por grupos que vienen de Europa o de Estados Unidos y que termine con un riff Folk Metal tradicional del norte de Europa? Al final todos somos iguales, todos somos lo mismo.

Bueno tendríamos que preguntarle a los puristas sobre el batiburrillo que acabas de mencionar pero por ahora lo aceptamos (risas)

Marta: Bueno yo te digo que he llegado a leer alguna crítica en la que me intentaban enseñar a mí lo que era el Antiguo Egipto, en plan “¿esta gente qué se cree que los egipcios son moros?”. Pero tío, ¿tú te has escuchado el álbum? ¿Tú sabes si yo he hecho lo que he hecho a posta o no? En fin, siempre hay mucho listo por ahí.

Has mencionado algo que me ha llamado la atención, y es la raigambre europea que según tú tenía al principio vuestra música. Sechem nació en un momento en el que el Folk Metal comenzaba a ganar muchísima popularidad, especialmente en Europa. Pero un Folk Metal que se centraba esencialmente en los antiguos pueblos paganos del continente, y no iba más allá. ¿Constituye esto un obstáculo para que una propuesta como la vuestra prospere?

Marta: Pues sí y no. Por un lado, al que exista tantísima oferta de grupos que hablan sobre la historia y la cultura pagana, vikinga o del norte de Europa o de Europa en general nos ha permitido destacar en cierto modo. Al fin y al cabo puedes decir muchas cosas de Sechem pero lo que es cierto es que somos un grupo bastante único y original. Entonces esto por un lado es bueno y por otro lado también es malo porque obviamente a la gente o a un grupo de gente le cuesta mucho más digerirnos y aceptar nuestra música. Nos cuesta mucho más seguir adelante y tener una escena en la que apoyarnos que a otras bandas. Hay grupos de Folk Metal o de Pagan Metal que han sido muy pequeños pero que han conseguido muchas cosas porque se han subido al carro de la moda, y otras como nosotros que sabemos que ya puede ocurrir un milagro para que se produzca esa moda y nos podamos subir al carro también (risas). Personalmente también pienso que el Metal es un género que tiene mucha falta de autocrítica y todavía existen muchos movimientos racistas, homófobos o sexistas dentro del Metal. Pienso que el racismo sigue presente, y es algo que se refleja en las críticas que te llegan dentro del Folk y Pagan Metal por hacer un género o un tipo de música orientado a, no voy a decir minorías étnicas, pero sí grupos que no están tan representados en el Metal. Y eso que yo soy blanca y europea y no me puedo quejar, pero aun así a nosotros nos han llegado comentarios racistas. Y si a mí me llegan, imagínate a una banda de Túnez por ejemplo.

Me pregunto qué dirían de Myrath entonces…

Marta: Pues no lo sé porque Myrath ya están colocados en lo alto de la pirámide pero vamos, estoy segura de que si yo recibo comentarios negativos de ese tipo imagino que ellos también habrán tenido muchísimos problemas durante su carrera.

Paolo: Yo querría decir algo respecto a esto, ya que estamos hablando de Myrath. Yo veo, y lo he vivido personalmente en sus conciertos, que pese a hacer una música con un fuerte componente étnico e incluso folklórico, ni su propuesta está dirigida a los fans del Folk Metal ni estos van a sus conciertos. ¿Quién va a ver a Myrath? Pues la gente que no suele estar donde Amon Amarth, haciendo así una generalización. Pero vamos, yo lo que he visto es eso. El target, a pesar de poder englobarse en ese género, no va hacia él. Algo similar pasa también con Orphaned Land. No conozco a ningún grupo de Folk que no sea tradicional y pese a englobarse en el mismo género atraiga al mismo público. Creo que el Folk Metal europeo centrado en las culturas célticas o vikingas tiene un público que no se abre demasiado, por lo menos en masa, al folk de otras tierras o culturas. Y yo creo que si hubiésemos llegado a ver a Tengger Cavalry en directo antes de su estrepitosa disolución hubiese pasado lo mismo.

Sí. Creo que el problema que mencionáis sobre el Folk Metal es que tiene una cultura identitaria muy fuerte y puede costarle mucho abrirse a otro tipo de influencias, ya que precisamente lo que trata de hacer es reivindicar una cultura y un pasado a través de una visión muy pura de los mismos. Y eso a veces puede llevar a una cierta sensación de superioridad que puede derivar en sentimientos racistas o supremacistas.

Marta: Sí. Yo creo que el Folk Metal en especial es bastante eurocentrista. Y lo que decía Paolo, si te fijas en Orphaned Land, la mayoría de la gente que va a verles son fans del Progresivo, del Power Metal, etc. Y los que van a ver a un grupo Folk Metal es gente que es fan del Folk Metal. Yo creo que las mismas etiquetas ya nos dejan ver lo eurocentrista y un poco racista que es esto del género del Metal. ¿Por qué grupos que tocan canciones relacionadas con el folklore ya no de Oriente Medio sino de China o de la India no son etiquetados como Folk Metal sino que tienes que inventarte una nueva etiqueta para separarlos del mismo? Pareciera que el folk solo es de una pequeña porción, de Europa.

Tal vez sería posible afirmar que una determinada vertiente centrada en los pueblos celtas y nórdicos se ha apropiado del término Folk Metal, y de ahí surgen términos como Oriental Metal para referirse al folklore de otras tierras.

Paolo: Son etiquetas equivocadas que nacen del desconocimiento y de querer mantener ciertas dinámicas de supremacía que no tienen mucho que ver con la realidad. Al fin y al cabo es lo mismo, ¿no? ¿Por qué se habla de Middle Eastern Metal? ¿Por qué necesitamos crear una etiqueta que no hace falta? Ya hacemos Folk Metal, y eso es algo global. Sé que me repito un poco, pero la etiqueta Oriental Metal no es necesaria. Podría estar perfectamente dentro del término más amplio de Folk Metal, pero eso no se hace porque crearía confusión generalizada.

Cambiando de tema, y ya que hemos hablado del folklore y su importancia, ¿hay alguna imagen habitual o estereotipada sobre el Antiguo Egipto que querríais desterrar definitivamente?

Paolo: Los aliens construyeron las pirámides (risas).

Marta: Pues te diría que a ver por dónde empezamos. Sí, yo creo que esa es la más evidente. Y lo de los esclavos, lo de que ellos construyeron las pirámides

Paolo: Y los sacrificios humanos.

Marta: Exacto. He discutido con muchísimas personas sobre esto, porque a la gente le gusta dar su opinión en las redes sociales aunque no hayan leído nunca nada. Y al final acabas discutiendo con individuos que ya no es que no tengan una licenciatura relacionada con ello, sino que lo único que les interesa es armar barullo.

Son muchos años emitiendo Los Diez Mandamientos y películas así en Semana Santa (risas).

Marta: Es un asunto muy complejo del que podríamos estar toda la noche hablando, pero aquí también entra mucho el tema del racismo. Yo ahí sí que veo un tinte de desconfianza, como diciendo “¿cómo es posible que esta civilización que proviene de África fuese más avanzada que las europeas en esa misma época o las de otros lugares?”. O en esas mismas películas, en las que todos los egipcios están representados por personas de piel blanca, y son listos y rubios a pesar de ser africanos.

Paolo: Eso es algo que pasa también con la música. Si lo pensamos, ahora mismo la idea que tiene la gente de lo que es la música oriental es la idea que le ha dado Hollywood. Y es la idea del señor Maurice Jarre, compositor de la banda sonora de la película Lawrence de Arabia, quien sin pensar mucho en las consecuencias compuso esas fantásticas melodías utilizando dichas escalas y ahora la gente cree que esa es la música tradicional de ese lugar. Y hay muchas bandas que sin ser ellas mismas Oriental Metal hacen una o dos canciones que ellos consideran del estilo y les ponen nombres orientales. Me viene a la cabeza “Gates of Babylon” de Volbeat, por ejemplo. No, no has hecho una canción oriental, has hecho una canción de lo que Hollywood te ha dicho que es oriental.

Quizá ese sea el problema, que muy poca gente realizará una investigación más profunda cuando la mayoría ya tiene una imagen preconcebida gracias a la cultura popular: libros, películas, series, etc. En ese sentido, ¿no creéis que la divulgación a través de medios masivos como la música puede ser una buena forma de combatir esta situación?

Marta: Ese fue el objetivo con el que yo empecé Sechem, aunque ahora tenga otros. Si yo, creyéndome capacitada para realizar dicha labor, llegaba tanto a 10 como a 500 personas y hacerles ver que el Antiguo Egipto era distinto a lo que ellos creían y les habían vendido ya podía sentirme bien. Ese es el trabajo de toda la divulgación.

Centrémonos de nuevo en vosotros: en el año 2016, con tan solo una demo y un EP publicados, os embarcasteis en una gira por la Península Ibérica y distintos puntos de Europa junto a Yossi Sassi, el padre del Oriental Metal. Rememorando aquella experiencia, ¿cuáles diríais que fueron las vivencias que más os marcaron, tanto a nivel personal como profesional?

Marta: Venga Paolo, empieza tú (risas)

Paolo: A ver, por dónde empezar. Fue una experiencia fantástica, y si tuviera que elegir unos highlights por así decirlo, probablemente el primer concierto en Lisboa sería uno de ellos. Personalmente es mi concierto favorito de toda nuestra carrera, tanto por la gente como por la acogida que tuvimos por parte de la Yossi Sassi Band y toda la Oriental Rock Orchestra. También me quedaría con las numerosas charlas que teníamos en el autobús, donde íbamos absorbiendo como esponjas todo el conocimiento que nos iban regalando. Y creo que también estaba el hecho de vivir un pequeño sueño, porque al fin y al cabo fue algo buscado pero inesperado por la rapidez con la que llegó, y vivirlo es uno de los recuerdos más vívidos que yo tengo. Por ejemplo me sorprende cómo, con la distancia que dan tres años ya, tenga muchísimos recuerdos de esos días. Cierto es que tampoco fueron demasiados porque fueron apenas dos semanas, pero recuerdo muy vivamente casi todo lo que pasamos.

Marta: En mi caso la verdad es que estoy bastante de acuerdo con Paolo en todo. El primer momento que recuerdo de esa manera y que siempre guardaré fue que yo estaba súper contenta con todo el tema de la gira pero de alguna manera no llegué a interiorizar que eso estaba ocurriendo hasta que, ya estando en el bus para la primera fecha en Lisboa, aparecieron en taxi Yossi y todos sus compañeros de grupo y yo necesité como dos minutos para recuperarme del shock porque me vino todo como de frente. Sobre todo porque para mí, aunque yo formé Sechem antes de conocer a Orphaned Land y antes de saber que el Oriental Metal existía, Orphaned Land fue un antes y un después como músico y también como persona. Aquello me cambió mucho y el tener no sólo a tu ídolo delante sino que además haya decidido irse de gira contigo es algo que cuesta asimilar. Es pensar “joder, que me estoy yendo de gira con mi ídolo desde que tengo 16 años”. Aparte de eso el concierto de Lisboa yo lo recuerdo con mucho cariño. Puede que después me enseñen un vídeo que hayan grabado y resulte que es una mierda de concierto (risas) pero yo recuerdo que salimos al escenario con tanta pasión y tuvimos una acogida tan brutal que para mí va a ser, ya te lo digo desde hoy, uno de los conciertos que más voy a recordar toda mi vida. Y también está la gente, algo que ya comentaba en otra entrevista: cuando eres un grupo español y tocas en España, aunque te vayas a tocar a una ciudad que no sea la tuya, habrá gente con la que tengas relación. Si no es de los del otro grupo que toca contigo pues es alguien que conoces, alguien que es tu amigo o alguien que es conocido de un conocido. Y cuando te vas a tocar a Europa puede ser la primera vez que estás sólo ante el peligro, en el sentido de que nadie del público tiene nada que ver contigo. Y el gustarle a gente completamente desconocida que te apoya, te sigue y cree en ti, porque tenemos fans como muy acérrimos en Alemania, es muy bonito. El tener esa conexión con un ser humano que aparentemente no tiene nada en común contigo, en definitiva. Y ya para acabar, el último momento que recuerdo así con cariño fue con Yossi en el autobús, cuando me dijo que él creía mucho en Sechem, que pensaba que teníamos algo especial y que creía que podíamos llegar lejos. Que tu ídolo de diga eso sin que tú lo busques, porque yo no le pregunté nada sino que salió de él, fue algo muy muy bonito.

Jo, me estáis emocionando y todo (risas). Durante esta gira también se originó algo muy comentado, el hecho de que el propio Yossi se ofreciera a producir vuestro disco. Aunque quería evitar preguntar por eso ya que ha aparecido en todas vuestras entrevistas, creo que es necesario profundizar un poco. ¿En qué momento Yossi se acerca a vosotros y os dice “chicos, quiero producir vuestro disco”? ¿Podríais detallarlo un poco más?

Paolo: Pues a ver, no quiero equivocarme que estoy tirando de memoria. Fue el segundo día de Alemania. Tocábamos en un pueblo muy coqueto, y en una sala muy extraña porque era la parte de debajo de la casa de una octogenaria cuyo hijo la había transformado en una sala de conciertos. Era la única sala de conciertos de toda la comarca, y allí se reunía toda la muchedumbre ansiosa de festejos. Nosotros estábamos bastante contentos de estar allí, en ese ambiente tan raro, y además nos despertamos con un árbol encima del autobús, ya que lo habían arrancado al entrar por el camino a la casa. Y recuerdo que descargamos, comimos, tuvimos unos momentos de relax y entonces en una de estas charlas con Yossi él dijo que veía mucho potencial en nosotros pero que nos hacía falta un productor para pulir nuestras composiciones y para poder crecer. Obviamente él había captado todos los fallos que habíamos tenido en nuestro EP tanto a nivel de producción como de composición, de medios, etc. Y entonces dijo “yo entiendo que vosotros no vivís de la música, que no sois músicos profesionales, pero yo puedo acercarme a vuestras necesidades y creo que sería una buena idea que produjera el próximo disco”. Entonces Marta y yo nos miramos y aceptamos sin más dilación.

Y conseguisteis no desmayaros en el momento, lo cual también tiene mérito la verdad.

Paolo: Es que cuando vives tantas emociones tan seguidas, si no te has desmayado a la primera ya aguantas todo y es cuando te das cuenta a las dos semanas de volver a casa entonces tienes tus momentos de mareo (risas).

Habladme de cómo fue el proceso de creación de Disputes with My Ba, desde su concepción hasta la grabación del álbum.

Marta: Yo tenía algunas cosas pensadas un poquito antes de la gira y por ejemplo “An Epic Journey to Yam”, que fue el primer single que sacamos, lo compuse antes de irnos. Me acuerdo de que le enseñé la partitura a Or, bajista de Yossi Sassi, y me hizo algunos comentarios tipo “ah pues esta parte tiene buena pinta y tal y cual”. Así que ha sido un proceso muy muy largo. Yo partí de una idea, que es la que te he comentado antes de la conexión entre el pasado y el presente, y a partir de ahí estructuré todo lo demás. Algunas de las canciones las compuse yo en su totalidad, con el resto de miembros de Sechem quitando y poniendo sus cosillas, y otras las creé junto a Pepo. Él y yo estuvimos reuniéndonos durante muchos meses desde que terminó la gira, sobre todo a partir de verano de 2017, para componer y dar forma definitiva a las ideas. Y cuando teníamos la estructura de un tema, se lo pasábamos a los demás para discutir cómo pulirlo. Al final un proceso que empezó en 2017, cuando supimos que íbamos a grabar un disco con Yossi Sassi, hasta su grabación a finales de 2018. Aunque obviamente hicimos cosillas antes y después. Y luego a nivel conceptual y de letras yo soy quien que se encarga de todo. En lo demás el resto de miembros de Sechem van añadiendo su granito de arena.

Aunque no ha pasado tanto tiempo desde que salió el álbum, ¿podríais decirnos cuál ha sido su recibimiento y las impresiones causadas?

Paolo: Pues todavía no nos han llegado las estadísticas de lo que viene a ser la acogida que ha tenido por Europa, que creo que son trimestrales. Así que tendremos que esperar a finales de marzo para saberlo. Aunque podemos decir que para el tipo de distribución y de promo que hemos tenido ha ido bastante bien. Yo estoy muy satisfecho. En España entendemos que la limitación del mercado audiovisual es la que es, pero yo aun así estoy contento. En Europa ha ido mejor de lo que esperábamos por la cantidad de reacciones que hemos tenido en las redes y por las críticas que nos han llegado. Y de ello le tenemos que dar las gracias a Eric Cerdá de FC Metal, que nos ha hecho de enlace para el resto de Europa.

Para este álbum contáis además con un gran número de colaboraciones. Aparte de Yossi Sassi y su bouzouki, que aparecen en unas cuantas canciones, también participan diferentes artistas de la escena nacional. ¿Cómo surgieron estas aportaciones?

Marta: Pues en el caso de Yossi obviamente fue una colaboración natural. Cuando grabamos el disco, lo cual nos llevó 12 días aproximadamente, Yossi se vino a mi casa y allí hicimos inmersión total en las canciones. Y a él la verdad es que se le veía súper motivado, me dijo que le gustaban mucho los temas. Y mientras que yo sí que le había planteado incluir líneas de bouzouki en “An Epic Journey to Yam” y en “The Shipwrecked Sailor”, donde sí que se nota que el bouzouki tiene más poder, en el resto de canciones en las que también aparece se debe a que se vino arriba. De hecho el final del disco, la parte final que viene en “The Doomed Prince”, fue una improvisación entre Yossi y yo porque estaba muy muy motivado. Así que el la inclusión de su bouzouki se debe en parte a que yo se lo pedí y lo demás a su propia iniciativa. Y respecto al resto de músicos había alguna colaboración que ya teníamos hablada desde hacía mucho, como podía ser la de Eduardo Guilló a los guturales. Edu también colabora en otro grupo que tiene Paolo que se llama Crusade of Bards, y la verdad es que siempre nos han gustado mucho sus guturales así que quisimos que colaborara con nosotros. Guille Ramos, quien había sido guitarrista de Sechem en el periodo de Renaissance of the Ancient Ka y pese a no poder continuar tocando con nosotros por motivos de agenda nunca se ha querido desvincular del grupo, grabó las guitarras acústicas porque queríamos que estuviese en el disco sí o sí. Todos ellos, así como Destro de Lacarde, eran personas a las que conocemos desde hace mucho, a quienes les tenemos mucho cariño y que abemos que son buenos profesionales. Y a las chicas de Bones of Minerva las descubrí poco antes de empezar a grabar el disco, y aunque al igual que nosotros aún son muy jóvenes y aún les queda mucho camino creo que es uno de los mejores grupos que tiene este país y cuando las vi dije “estas chicas tienen que aparecer en el disco”.

Quizá es muy pronto para pensar en eso, pero dado que utilizáis como hilo conductor antiguas historias del Egipto milenario, ¿pero habéis pensado en producir una obra conceptual tomando elementos de su cultura y mitología?

Marta: Mis ideas y mi concepción de las cosas van cambiando a lo largo de los años. Desde 2010 puede parecer que ha pasado mucho tiempo, pero yo en esa época tenía 16 años y la concepción que yo tenía de la música, de Sechem y del Antiguo Egipto a esa edad era muy diferente a la que tengo ahora. Así que no sé lo que puede pasar en 2 años, que será seguramente cuando empecemos a trabajar en el siguiente disco, pero sí claro por qué no. Tengo por ejemplo una cosa en mente para el próximo trabajo que no sé si pasará o no pero sí es algo más específico de la cultura de Egipto Antiguo, así que who knows.

Estaremos expectantes pues. Mientras tanto, en apenas unos días os embarcáis de nuevo en una gira con diferentes fechas por Europa. ¿Cómo afrontáis este nuevo periplo?

Paolo: Pues con muchos preparativos, muchos sustos de última hora, mucha ilusión como siempre y muchos kilómetros por delante que me tocarán a mí, que soy el conductor oficial del grupo. Y mucha ilusión por pasar por sitios nuevos y volver a visitar otros donde ya estuvimos, y ver a muchas caras nuevas y muchas otras que nos descubrieron con Yossi e igual les apetece volver a vernos. Y también con muchísima ilusión por la parte española de la gira, que nos llevará a tocar en Vitoria, Salamanca, Murcia y sobre todo el 16 de marzo aquí en Madrid, en casa con la familia y los amigos para presentar el disco por todo lo alto.

Marta: Yo estoy 50% ilusionada y 50% atacada. Imagino que cuando nuestro primer concierto en Berlín acabe irá subiendo más el baremo de contenta que el de atacada, pero bueno yo también tengo muchas ganas porque la gira que hicimos con Yossi Sassi supuso un antes y un después ya no solo a un nivel musical, sino en nuestra vida en general. Y ahí estoy, con la impaciencia de ver qué me deparará esta gira, si vuelvo a tener un giro de 180º grados u algo distinto.

De acuerdo, pues si os parece bien vamos a dar por finalizada aquí la entrevista. ¿Hay algo que queráis decirle a los lectores antes de despedirnos?

Marta: Querríamos agradeceros a vosotros el que os hayáis interesado por Sechem. Personalmente me ha gustado mucho la entrevista, ha sido bastante profesional y las preguntas han sido muy interesantes, ya que siempre te preguntan lo mismo y siempre respondes lo mismo. Y a los lectores quiero animarles a que escuchen a Sechem o a que inicien un debate con nosotros en las redes sobre si las pirámides fueron construidas por los aliens porque voy a ganar (risas).

Paolo: Y esperamos poder ir a tocar a Zaragoza pronto.

Ojalá, os esperamos aquí con ganas. Os deseamos mucha suerte para esta próxima gira y espero que viváis de nuevo grandes experiencias.

Marta: muchas gracias Juan.

Muchas gracias a vosotros.

Avatar
Sobre Juan Mari Sauras 33 Artículos
Buscador incansable de experiencias que abran las puertas a nuevos mundos. Nunca hay suficientes libros o música, la frontera de la imaginación siempre puede ir más allá. Obsesionado con los lobos, la noche, lo gótico y demás estereotipos de joven incomprendido. Defensor de los pogos como estilo de vida.