Crónica y fotos del W:O:A Metal Battle Spain - Semifinal Este - Rec on Fire (Igualada), 22 y 23 de febrero de 2019

Arcanus y Siroll! enseñan su músculo transformado en música y pasan a la final del W:O:A Metal Battle Spain 2019

Datos del Concierto

W:O:A Metal Battle Spain - Semifinal Este

Bandas:
Worth + Embersland + Arcanus + Expel The Grace + Born in Exile + Siroll! + MRC + Evnen + Black Seal + Misanthropy
 
Fecha: 22 y 23 de febrero de 2019
Lugar: Rec on Fire (Igualada)
Promotora: W:O:A Metal Battle Spain
Asistencia aproximada: 80 personas

Fotos

Fotos por Toni Regordosa / Aitor Fernández

Quién me iba a decir que a mis 37 años vería unas semifinales del W:O:A Metal Battle Spain, en mi ciudad, Igualada. Y encima justo en el décimo aniversario de la victoria de mis paisanos Crisix, en el certamen absoluto celebrado en la población de Wacken. Para la ocasión, al ser el sub coordinador gerente en la dirección adjunta de la vicepreesidencia en la comarca de l’Anoia por parte de Science of Noise, nos pusimos de acuerdo en la organización con mi joven amigo y colaborador nuestro, a la vez que frontman de Herddeath, Roi Iturregui. Decidimos que yo haría el reportaje de los grupos que tocaban el viernes y Roi se encargaba del sábado. Pero poco después de decidir esto, sucedió una gran noticia, desde la dirección del W:O:A Metal Battle Spain, se no sugirió a Science of Noise si estábamos dispuestos a asumir el rol de un miembro del jurado, y así participar en la elección de los dos finalistas de la semifinal este del Metal Battle Spain. Evidentemente la respuesta fue un sí rotundo y agradecidos de darnos esta oportunidad, que en esta ocasión la responsabilidad ha recaído en mí y la he disfrutado mucho. Así pues os encontraréis una crónica extraña, donde explico mi visión de los cinco grupos que vi el viernes, Roi deja su comentario de lo que ocurrió el sábado, y terminamos con mi gran actuación haciendo de Risto Mejide encima del escenario, ha ha ha.

Recordad mis ávidos lectores, que en España hay cuatro semifinales y cada semifinal la disputan 10 grupos de su cuadrante, en este caso el sector este. Estos 10 grupos se distribuyen aleatoriamente para actuar cinco el viernes y cinco el sábado, y cada banda tiene 20 minutos que les da para cinco temas, aproximadamente. Entre grupo y grupo hay 10 minutos, “de descanso”, para desmontar y montar el material. Al terminar la última actuación del sábado, hay una reunión del jurado (yo incluido en representación de Science of Noise) y se deciden los dos grupos que podrán disputar la final que da billete a actuar en el W:O:A Metal Battle 2019, junto con los otros seis participantes que pasaron en sus respectivas semifinales. Ahora ya puestos un poco en escena, si que ya me dispongo a relatar, junto con Roi Iturregui, lo sucedido estos dos días.

Viernes 22 de Febrero: Worth + Embersland+ Arcanus+ Expel the Grace + Born in Exile

El viernes me dirigí al Rec on Fire, donde me esperaba mi gran amigo y fotógrafo y editor gráfico desde hace años, Toni Rergordosa, el cual se encargaría de hacer el reportaje visual. La sala Rec on Fire, es un local de tamaño pequeño donde pueden caber unas 200 personas, de largo. El nivel de sonorización no digamos que es espectacular, aunque sí que ha mejorado un poco con los años. Allí me presenté con Emma, organizadora del evento y con el resto del jurado, que estaba compuesto por Marc Busqué “Busi”, guitarra de Crisix, Roberto Hernández, director de Atlas Artist Agency, y Sergi Rubio y Noelia Bejar, multinstrumentista y cantante respectivamente, en diferentes grupos de Catalunya.

A las 22:00 empezaba el primer grupo, que era las barcelonesas Worth. Con su death metal melódico agresivo concursaron encima del escenario, donde su frontman, Cri Jill se desenvolvía con suficiente soltura y energía. Por contrapartida noté errores en los cambios de tempo o breaks donde había algún momento de descoordinación. Aunque al finalizar su actuación de manera justa, explicaron que por problemas, las acompañaba un baterista substituto, el cual solo llevaba dos semanas con ellas. Concierto más que correcto por parte de Worth, pero el problema es el nivel de las bandas competidoras, que sobre todo por experiencia y años encima de los escenarios estaban por encima. Siendo un grupo más joven respecto a otras bandas, se lo deben de coger como algo positivo, el hecho de haber sido seleccionadas y poder disfrutar de la experiencia.

El siguiente grupo era Embersland, los barceloneses, con 10 años a sus espaldas y tres discos, son ya unos expertos en esta serie de lides. Su estilo es un symphonic power metal, donde puede recordar a bandas como Epica o After Forever. Su actuación escénica fue bien ejecutada con los duetos de Will y Clara muy compenetrados, y con pasajes melódicos por parte del teclado. Quizá les faltó un poco de vibración escénica, aunque tengo que decir que siendo seis componentes poco más podían hacer, el escenario del Rec On Fire no llega para tanto y si encima se quieren mover…En general se pueden ir contentos con el papel que hicieron, donde demostraron su excelente música llena de efectivos contrastes.

Y llegó el momento de Arcanus. Solo empezar, a su frontman, Oscar Gallardo, le sucedió un problema técnico grave, ¡no le iba el micro! Otro en su lugar, se pone nervioso y hace parar el concierto para arreglarlo. Él, en cambio se limitó a seguir cantando como si nada, acercándose poco a poco al micro del guitarra para hacer un “hábil” cambio con el suyo. A partir de allí, los que nos quedamos mudos fuimos los espectadores, con tal dominio gutural y acompañada con una perfecta ejecución instrumental con un estilo claramente groove. A nivel escénico contamos con infinidad de headbangings constantes por parte de los componentes a las cuerdas, y una técnica sobresaliente en todo el conjunto, como un bloque. Incluso con el problema inicial, totalmente ajeno a ellos, pero que, según como se lo tomen, puede perjudicar seriamente al grupo. Ese no fue el caso y les salió una actuación completa.

No lo he contado, pero se entiende que entre bolo y bolo, pues pedía mi cervecita artesana, que en el Rec on Fire de esas no faltan, y charlaba con algún que otro compañero sobre la actuación de los grupos. Diré que lo que era público propiamente dicho, pues había poco la verdad, si sumamos miembros del jurado y las bandas, que una vez terminada su actuación pasaban a formar parte del grosor de espectadores, éramos más, que público, digamos random.

El siguiente en subir al escenario era Expel the Grace, y tenía ganas de verlos en directo ya que tiene un estilo que me gusta, mezclando un death metal melódico junto con power y un riffeado continuo acompañando a la voz, haciendo recordar un poco al típico metal finés tipo Kalmah o Ensiferum, aunque sin el componente folk de estos últimos. Su directo fue bastante bueno y su género lo acompañaba, dando un aire épico gracias al continuo punteado antes descrito. Podríamos decir que hicieron una actuación impecable, pero la presencia de Arcanus aún estaba en la retina de todos y pesaba mucho.

Y para acabar la jornada, los excelsos Born in Exile, con su metal melódico progresivo, hicieron las delicias de los más exigentes, aunque una serie de problemas técnicos con el sonido hizo que su actuación se empañara y  se reflejara en el grupo. Aún así se notó su “caché” y sus tablas encima del escenario y demostraron porqué están en un excelente estado de forma y están muy compenetrados.

Así acabó la jornada del viernes en el Rec on Fire, donde no engañaré y diré que no estuvo exenta de diversos problemas, como he dicho, de índole técnica y de sonido. La sala es la que es, y acostumbrados a conciertos allí, sonó mejor que muchísimas veces. Aunque y no es para tirar pelotas fuera, pero que en un concurso de estas características, no se reciba un poco más de apoyo de salas con más renombre, (ya que esto suele pasar bastante), da mucho que pensar. Supongo que la poca afluencia de público tira para atrás a promotoras o a los directores de las salas y mirándolo de manera egoísta, es comprensible, pero bueno, todos deberíamos ponernos las pilas y intentar mejorar todo esto y apoyarnos más. No es bueno que artistas jóvenes cuando tienen la oportunidad de “presentarse” delante del público, su sonido no sea el esperado, más cuando se pasan horas indecentes practicando y ensayando para conseguir perfeccionarse técnicamente. Pero bueno, de todo se puede coger algo positivo y de estas vicisitudes siempre se aprende y como grupo te curte.

Sábado 23 de febrero: Siroll + MRC + Black Seal + Evnen + Misanthropy

Lo que ocurrió este sábado 23 de febrero en la sala RecOnFire ya lo anticipó Tolkien en su famosa trilogía de libros; una épica batalla de reinos totalmente distintos, en este caso, géneros. Reñida pelea, con propuestas muy suculentas y peculiares. No obstante, ninguna pudo hacer frente al titán que blandió su pesada maza sobre nuestras cabezas: Siroll. Así es, los de Cardona se ganaron pasar a la final, y de qué manera….

Hay que dejar claro que el Metal Battle Spain no es un mero paso para llegar al Wacken, o al menos no para personas que disfrutamos descubriendo grupos. MRC, Black Seal, Evnen y Misanthropy fueron los demás competidores que tuvimos el placer de conocer y disfrutar. Todos ellos tenían propuestas distintas y muy curiosas, el mayor punto de inflexión quizás estaba en la experiencia y los años encima de las tablas. Por consiguiente, cómo atacaban los nervios, influía directamente en la actuación.

Los ibicencos MRC presentaron un rollo que me llamó mucho la atención: tenían un estilo heavy clásico muy pegadizo con divertidos estribillos y de golpe, sorprendían con unos poderosos breakdowns que chocaban con la tónica de su aparente estilo. A parte, Marc Riera, con la de bolos que lleva en la espalda con Azrael, se comió el escenario como nadie.

También tuvimos, desde justo el lado contrario, a Black Seal, directos de Zaragoza. Su propuesta también podría englobarse dentro del Heavy clásico. Incluían en su estilo toques modernos y de distintos géneros que, a pesar de no ser tan lejanos los unos de los otros como en el caso de la banda anterior, era cuánto menos original. Y ya si mencionamos a su, a comparación del resto del grupo, jovencísimo bajista que le daba a todas y cada una de las notas sin dejarse achantar por nada, deliberamos que lo petaron.

Evnen marcó la diferencia en cuánto a estilo. Su escenografía era algo así como blacker pero su música no terminaba de serlo. Era una mezcla que llevaba algo de thrash, death, y black. Aprovecharon el factor originalidad de su estilo, tanto escénico como musical, para crear una atmósfera distinta a la que en un principio plantearon las demás bandas. Despuntó quizás su bajista, como he avisado al principio, la calidad era enorme pero los nervios jugaron alguna mala pasada.

Finalmente llegó Misanthropy. Su vocalista tenía una voz atronadora que yo, cateto de mí, siendo vocalista, no logré descifrar la técnica que usaba. No obstante, se notaba que les faltaban algunos conciertos, pero lo defendieron a capa y espada. De hecho, era uno de los grupos que más ganas tenía de ver en directo tras hacer una orejeada a todos ellos.

Siroll fueron los primeros en tocar. Sin palabras, la verdad…El garito retumbó de tal manera que era muy complicado tocar entre tanta runa. Sin un directo especialmente complejo ni discursos fascinantes, se ganaron al público con un sonido inigualable y una brutalidad capitaneada por un Albert con el trigger integrado en los pies y un Gou que… ¡maldito sea el día que se tragó a satán!.

Acabó la última actuación a cargo de Misanthropy y la coordinadora del W:O:A en España, Emma García, se dirigió al público para decir que el jurado se juntaba para deliberar y concretar los dos ganadores. Así que Busi,¸Robert Hernando, Sergi Rubio, Noelia Bejar y yo mismo, nos dirigimos al backstage e hicimos fuera a los grupos, pobres. Huelga decir que los grupos en ningún momento del fin de semana sabían quién era el jurado, hasta ese momento. Supongo que para evitar cervezas gratis, jamones y que no nos coman el tarro… Sinceramente, independientemente de nuestros gustos musicales, estábamos casi todos de acuerdo en quien eran los dos finalistas. Nos dispusimos a votar, en función de varios parámetros, tales como su ejecución, el show, repertorio de las canciones, imagen y un largo etcétera. Debo decir sobre todo y perdón si me repito, el grandísimo nivel general de los dos días. Los jóvenes de ahora están súper bien preparados, tanto técnicamente como, gracias a las nuevas tecnologías, a nivel de sonido (de las grabaciones) es espectacular. Hay tantísimo competencia ahí fuera que es dificilísimo hacerse un hueco y destacar mucho sobre los demás.

Cuando sumamos la puntuación nos dirigimos al escenario, para Emma Garcia, presentar a todos los miembros del jurado, haciendo hincapié en que Science of Noise, fue el único medio especializado en cubrir el evento. También añadir que nuestros compañeros de Zaragoza Heavy, nos acompañaron el sábado, ya que se habían venido con Black Seal, para hacerle un marcaje al hombre y un excelente reportaje. Una vez presentados, dijimos los nombres tan esperados de los finalistas, Arcanus y Siroll!. Expresión de júbilo y “foto finish” encima del escenario, con todos los concursantes presentes.

Y aquí termina la crónica del fin de semana metalero en Igualada, no pienso explicaros como acabó la noche…ipso facto me fui a dormir que a la mañana siguiente tocaba salida familiar. No me repetiré diciendo otra vez todos los pros y contras de lo que vi, sino que solo recordaré que no hace falta pagar 25 o 30 euros para disfrutar de grupos fantásticos, ya que hay un nivelazo impresionante al lado de casa.

Y para acabar, dar las gracias a todos los presentes, tanto a los grupos participantes que estuvieron a un excelentísimo nivel, al público presente, como a Biel, encargado del Rec on fire, que tuvo mucho curro y pese a los problemas, algunos totalmente ajenos (como que se desconecte la red wifi) los acabó solventado, y sobre todo agradecer a la organización del Wacken en España, por darnos la oportunidad y vivir la experiencia de hacer de jurado en un certamen de este calibre.

Dídac Olivé
Sobre Dídac Olivé 66 Artículos
Soy de esa generación que la “post-pubertad” lo pilló entre el metal primigenio (lo que llamamos ahora old school) y la nueva ola que fue el Nu metal, es decir, pasado mediados de los 90. Me encantan muchos estilos pero sobretodo el rock clásico y evidentemente el metal, este último es una forma de vida y encima me gusta desgranar y reconocer la riqueza de todos sus subgéneros. Uno ya tiene su edad (los mechones blancos en la barba no están por que sí) pero no me cierro para nada a grupos nuevos, eso sí, mientras haya fuerza y calidad, aunque hoy en día hay mucha. Como nacido justo entrados los ochenta también se incluye que soy un friki de cuidado (rol, videojuegos, Star Wars, pelis Gore, literatura fantástica y un largo etc.) vaya que toco de todo un poco. En resumen, espero contagiaros mi pasión metalhead a la vez que disfrutáis de mis aberrantes destripes.