Entrevista a Miguel Ruiz, vocalista y guitarrista de Acid Mess: ‘Parece que si no tocas en macrofestivales no eres considerado un grupo lo suficientemente bueno y reconocido.’

Los asturianos Acid Mess están de vuelta con un disco que no es cualquier cosa. Sangre de otros mundos es el titulo que a través del sello gaditano Spinda Records nos trae los sonidos más frescos y refinados de los últimos años. Hablamos con Miguel (Mishi), voz y guitarra del grupo, quien nos cuenta algunos detalles sobre su nuevo trabajo.

Spinda ha sido la guinda que corona el gran trabajo realizado en este disco y la trayectoria de más de 10 años dando el callo no precisamente por dinero. Parece que la acogida en el sello ha sido inmejorable ¿no?

Sin lugar a duda necesitábamos a alguien que creyera en nuestro proyecto como lo hace Spinda Records. A parte de la pasión que pone en su trabajo hace que tengamos ganas de más y nos esforcemos por seguir trabajando aunque las condiciones actuales no sean las adecuadas. En este sector es muy difícil de encontrar personas honradas que miren tanto por sus beneficios como por los tuyos y en ese ámbito no podemos confiar más.

Sin duda Spinda está apostando por poner en valor el rock underground que tan poco valorado está en nuestro país, ¿consideráis que se está formando una escena underground española con mayor solidez?

Totalmente de acuerdo contigo. Quizás no estemos viendo esa escena tan sólida en los conciertos y con esto me refiero a que cada vez se le da menos importancia a los conciertos en salas. Parece que si no tocas en macrofestivales no eres considerado un grupo lo suficientemente bueno y reconocido. Pero lo que este sello está logrando es poner en conocimiento público a grupos de poca repercusión para que la gente más alejada de la música underground se de cuenta de lo que tienen en su país.

Así mismo es bueno que las bandas se conozcan entre sí y formen equipo como antes se hacía cuando querías tocar fuera de tu localidad, contactabas con un grupo semejante que viviera en la ciudad donde querías tocar e intercambiabas bolos. Esto se está perdiendo.

Hablando de vuestro nuevo trabajo, ¿qué habéis querido reflejar en él? ¿Hay algún concepto o conceptos que vertebren el disco?

Durante el proceso de composición de Sangre de otros mundos nunca se pensó en reflejar un concepto, pero sí que se llegó a hablar si era conveniente seguir una línea homogénea para posicionarnos con un público determinado. Por suerte ese pensamiento no duró más que unos instantes y pronto nos dimos cuenta de que esa idea no reflejaba lo que realmente era una banda como Acid Mess. Creo que aunque toquemos diferentes palos hemos conseguido un estilo propio del que nos sentimos muy orgullosos y sobre todo, llegamos a conformar un proyecto que nos llena de ambición y a su vez es reconocido por el público que nos importa.

Ya habíais demostrado que cambiar el estilo de vuestra música no os supone problema alguno y que además sabéis surfear perfectamente cada uno de ellos. ¿Podríais decir al menos tres discos que de alguna manera hayan inspirado este trabajo?

Dejando claro que estas influencias no son buscadas, creo que aunque no confluyen en el mismo espacio-tiempo me decantaría por los siguientes discos:
FuzzFuzz
The Mars VoltaFrances the Mute
TrianaEl patio

En Sangre de otros mundos la letra tiene una mayor presencia y complejidad que en anteriores discos ¿Cómo es el proceso de composición de letras? ¿Ha supuesto un trabajo más concienzudo?

Pues sin lugar a dudas ha sido para nosotros lo más complicado del disco. Teníamos claro que era necesario ponerle voz al repertorio pero no queríamos que careciera de sentido. Pasamos por muchos momentos complicados durante el proceso de composición del disco, teniendo en cuenta que también pasaron muchos años desde que lo empezamos, por lo que en él hay mucho contenido personal y nada semejante a nuestro estado emocional actual. Por lo que nos resultaba muy difícil acabar esas letras que uno había empezado hace tanto tiempo. Son letras cargadas de metáforas personales que para nada se han escrito con la intención de que la gente se identifique con ellas, son el reflejo de nuestras propias vivencias.

Entre tantas influencias y estilos, ¿os supone una dificultad encajar todo y poneros de acuerdo a la hora de construir los temas? ¿Se discute mucho?

La verdad es que nos cuesta bien poco encajar todas esas influencias y estilos pero sí que se discute mucho. Por suerte todo acaba bien y nos queremos un montón aunque tengamos nuestras diferencias. Todo es objeto de crítica y es algo que me parece sano en una banda, tener la confianza de decir a un compañero y amigo que la idea que está enseñando no gusta o no funciona. Muchas veces se empieza por negar dicha idea y con el tiempo se acaba aceptando y reconociendo como algo original. Sea el ejemplo de “Salvaje Historia” e “Infierno Gris”.

¿Se ha quedado algún tema fuera del disco ya sea por descarte o para incluirlo quizás en un trabajo futuro?

Se han quedado muchas ideas fuera de cualquier disco porque no funcionaban. Nos damos cuenta rápidamente de que algo no funciona y es descartado si la decisión es unilateral. Muchas veces pasa el tiempo y queremos volver a retomar esas ideas pero cometemos el error de no grabarlas y luego somos incapaces de recordarlas.

También soy de la opinión de que un descarte abre la puerta a otra idea más innovadora y que eso hace que nos esforcemos aún más en conseguir un resultado original.

En vuestra nueva obra habéis incorporado influencias del folclore tanto español como de otras partes del planeta. Sabiendo de la tradición musical asturiana, ¿habéis planteado el uso de elementos musicales más concretamente de vuestra tierra?

Bueno jajaja, hay que reconocer que no conocemos la música asturiana tanto como nos gustaría. Eso se debe un poco a la falta de interés por nuestra parte pero también es un problema muy común que la gran mayoría de nuestra generación haya puesto en su punto de mira culturas musicales tan internacionales como la americana o la inglesa.

Recientemente estoy dándole vueltas a una melodía tradicional asturiana de la cual desconozco su origen (como es muy frecuente en Asturias) y he de reconocer que me está costando horrores adaptarla a nuestro estilo.

Sé que el tema es recurrente y ya va cansando, pero es inevitable hablar de la incertidumbre que hay con respecto a la música en directo, ¿habrá vida para las bandas en la situación que estamos viviendo? ¿Alguna medida o sugerencia que queráis reivindicar para paliar los graves daños que está sufriendo la industria cultural y más concretamente el entorno de la música underground?

Es una pregunta que cada vez nos cuesta más responder. No podemos pensar en una medida concreta que pueda paliar esta situación, ya que muy a nuestro pesar todo depende de la mejora de esta pandemia. Pero si que todo apunta a una reducción considerable de conciertos y de su aforo.

Se apuesta por un apoyo en redes sociales que lo único que hace es abrir más la brecha entre público y músicos, enfriando aún más si cabe, el sentimiento necesario que vincula ambas partes.

Esperemos que esto se resuelva cuanto antes y podamos veros en directo lo más pronto posible. Mientras tanto, ya podemos disfrutar de vuestro nuevo disco. Felicitaros por un trabajo muy bien hecho y que merece ser escuchado con detenimiento. Mucha suerte.