Hjelvik – Welcome to Hel

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 20 de noviembre de 2020
Discográfica: Nuclear Blast
 
Componentes:
Erlend Hjelvik – Voz
Rob Steinway – Guitarra
Alexis Lieu – Bajo
Kevin Foley – Batería

Temas

1. Father War (3:42)
2. Thor's Hammer (2:13)
3. Helgrinda (4:21)
4. The Power Ballad of Freyr 3:36
5. Glory of Hel (4:30)
6. 12th Spell (4:21)
7. Ironwood (4:20)
8. Kveldulv (3:11)
9. North Tsar (4:12)
10. Necromance (4:54)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Hjelvik – Welcome to Hel
Todos los discos de Hjelvik – Welcome to Hel en Amazon


Noruegos que dejan sus bandas madres en pos de aventura en solitario. A día de hoy podemos disfrutar de Hank Von Helvete y ahora… de Erlend Hjelvik, el otrora cantante de Kvelertak que puso punto y final a su etapa con la banda y ha armado un proyecto realmente potente y logrado. De entrada, aplaudir la personalidad y esa voluntad de virar hacia lo que a realmente le gusta. Esto es mucho más heavy metal clásico que Kvelertak, con referencias odinistas de base y razzias hacia estilos mucho más folkies y extremos. Un cruce a veces entre Celtic Frost y Finntroll pero también tirando de metal clásico y vikingo.

«Supongo que siempre tuve en el inconsciente de mi mente que terminaría haciendo algo por mi cuenta en algún momento». “¡Simplemente no sabía muy bien cómo! Cuando dejé mi antigua banda empecé a escribir canciones y de repente todo empezó a rodar. Todo el proceso de composición fue incluso mejor de lo que esperaba y estoy muy emocionado de haber empezado de nuevo «. (Erlend Hjelvik)

Parece que el vocalista tiene muy claras las ideas tanto en lo musical como en lo estético. Aquí no hay complicaciones y sí muchos homenajes a bandas míticas en un disco debut tremendamente adictivo en el que se desmarca de su pasado con excelentes maneras. Hay aquí los primeros Manowar, pero con voces rasgadas, mezclando épica con una música directa y básica. No busques grandes lucimientos ni técnica, aquí bajamos al fango a luchar a pecho descubierto.

Con un cuarteto básico se apaña Erlend Hjelvik y demuestra que tiene mucho que contarnos. De entrada, en el vídeo del primer single “Glory of Hel” ya empieza con la decapitación de un búho, con toda la carga simbólica que eso representa. Se libera de su anterior grupo e indaga en los Celtic Frost mezclado con los Darkthrone más básicos y funcionales. Las referencias a series como Vikings o Juego de Tronos son constantes y la estridente guitarra de Rob Steinway deja el tema como si fuera todo un desolador panorama de batalla. También es una composición que tiene mucho que ver con su pasado más inmediato pues la base de R’n’R sucio está allí sumada a esos coros funcionales y a esa caja de batería destensada.

La gran sorpresa llega con el último tema que es “Necromance”, uno de los más logrados a riff machacón en el que juega con voces más limpias y quedando como el primerizo metal vikingo de Bathory. Una maravilla con cambios muy básicos y tirando de épica guitarrera con aires totalmente Iron Maiden. En la inicial “Father War” hay una llamada a las armas con su característica voz rasgada sobre una producción sucia con aires Finntroll, aunque con suficiente personalidad.

En “Thor’s Hammer” vuelven a estar algunas premisas ya apuntadas y sonido de Kvelertak pero todo llevado a su nuevo terreno. Estamos hablando de escasos dos minutos de composición directa, pesada como un martillo de guerra. Steinway huye de la pulcritud y el tapping final no es precisamente Eddie Van Halen, pero luce bien. Más batalla sin cuartel en “Helgrinda” que termina siendo un muro de escudos con su voz escupida y rasgada reposando sobre el cochón de teclados de aires Hammond.

El black metal tiene su cabida en “12th Spell” con rasgados de voz profundos y sonidos de ultratumba. Recordemos que estamos en Noruega y os referentes son los referentes. “Ironwood” reafirma todo lo expuesto en el disco si bien añade ese precioso final con acústicas que le dan otro detalle de calidad a la obra. La más étnica y troll es “Kvedulu” a ritmos intrincados tipo Korpiklaani y de riff oscuro. Otra de las mejores del compacto con interesantes variaciones en los fraseos de guitarra.

Posiblemente lo más cercano a una balada sea “The Power Ballad of Fryr” sonando bastante a death n’ roll propio de Chrome Division. Aquí luce el riff y la potentísima base rítmica formada por Alexis Lieu al bajo y Kevin Foley a la batería. Gran tema de directo que seguro que dará un plus a la descarga. Acercándose al folk metal encontramos ese “North Tsar” invitando al pogo y al desmelene cerveza en mano.

Material fresco y adictivo. Una salida buscando no tener comparación con su etapa anterior y demostrando que Erlend es capaz de mantener su aureola de vocalista diferente. Si eres fan de Celtic Frost, Sodom, los primeros Manowar o de los Darkthrone más punkies tienes aquí un disco de obligada escucha. Dentro del marcado estilo hay variedad y muy buenas ideas compositivas que terminarán enganchando a quienes le siguieron en Kvelertak. El búho empuñó la espada y se hizo vikingo, creo que esta frase lo resume todo.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 587 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.