Entrevista a José Ángel Mercader, batería de Arde Bogotá: ‘Tras la nominación a dos Grammys, todo adquirió como una aparente atmósfera de «esto se ha puesto serio»

Nadie duda del fenómeno Arde Bogotá. 2023 ha sido su año y, sin darnos cuenta, se han convertido es una de las bandas más exitosas de nuestro país. Hace unos meses publicaron su segundo disco, Cowboys de la A3 y despertaron la curiosidad de quienes aún no les habían prestado atención.

Tras una exitosa gira, varios premios y dos nominaciones a los Grammy Latinos de 2023, es un orgullo conversar con José Ángel, el batería de la banda.

Hola, José Ángel, aquí Beto de la revista Science of Noise de Barcelona. Es un placer conversar contigo. Antes de nada voy a delatarme, me flipa Arde Bogotá. Enhorabuena por lo logrado hasta la fecha, que no es poco. 

Lleváis unas semanas vertiginosas, prestigioso sold out a un año vista en Wizink y Sant Jordi Club. Felicidades. ¿Qué tal estáis?

Muy bien. Está siendo un fin de año bastante loco. Nunca hubiéramos imaginado ni nominaciones a Latin Grammys, ni ganar el Ondas, ni vender el Wizink en un día, ni nada por el estilo. Es de agradecer (y con más tiempo, de reflexionar).

Yo estuve en Razzmatazz hace unos días; hacía años que no disfrutaba así con una banda nacional. Tendría que viajar mucho atrás hasta La Romareda de Zaragoza viendo ese mini tour de reunión de Héroes del Silencio. Quizás fue mi última gran noche de rock “nacional”. Y ya que estamos hablando de Héroes, hay muchos momentos que os veo como reflejados en ellos. Antonio me recuerda muchísimo a Bunbury. ¿Han sido parte de vuestras influencias y en caso afirmativo, en qué sentido? 

Desde luego, es un cumplido que a veces te equiparen con Héroes, o que digan que recogemos algún tipo de testigo, o que les recordemos a ellos. Creemos que es el algo que mirar con cierta perspectiva, y hasta con lo que ser cautos, más que nada porque nos parecen palabras mayores. El tipo de letras de Héroes del Silencio, la manera de cantar de Bunbury, y la música de Héroes del Silencio nos ha influido, claro está. Fue una banda que rompió el panorama rock en España, y de la que hay mucho que aprender, tanto para lo bueno como para lo no tan bueno.

En referencia a lo vivido en Razzmatazz, me encantó ver como toda la sala cantaba TODAS las canciones del repertorio. ¿Os imaginabais en algún momento que toda esta ristra de canciones (20 para ser exactos) ya formen parte de la vida diaria de tanta gente? 

Algo que parece ocurrir en nuestros bolos es que la gente viene a soltar un nivel de energía casi “hooligan” bastante apabullante, cantando a pulmón todo el bolo. Suponemos que es parte de la “experiencia Arde Bogotá y de que la gente se ha convertido en la canción de tal manera que, en un concierto, se desviven. También nos gusta mucho notar que el público es heterogéneo, y que la peña que canta a grito pelao pueden ser abuelos, padres e hijos.

También dice mucho de vosotros la humildad con la que os presentáis sobre el escenario, con agradecimientos continuos hacía el público. Espero que en 10 años tengáis este mismo trato cercano hacia vuestro público, pues a veces los artistas se olvidan de estas cosas que parecen mundanas, pero que nosotros como fans agradecemos muchísimo…

Es de agradecer porque es el público el que acoge las canciones, y si luego acogen tu directo y ocurre un boca a boca, le debes lealtad y agradecimiento a esa gente. Cada vez se ha ido sumando más público a nuestros directos, y mucha de esa gente estuvo ahí desde el principio, ¿cómo no agradecer? También intentamos agradecer a nuestro equipo, que además de ser muy buenos en lo suyo, nos tienen que aguantar.

Hace también escasos días estuvisteis en los Grammy Latinos con dos nominaciones. No salisteis con la estatuilla, pero el mundo os conoce un poquito más. Tengo que admitir que ni el disco de Molotov ni la canción “Leche de tigre” superan vuestro disco ni a “Los perros”. Pero bueno, haremos como que son justas vencedoras. ¿Qué sensaciones os quedaron en todo este proceso de ser nominados, ir a la gala, no ganar…? 

El mero hecho de estar nominados a dos categorías fue absurdo y no acabamos de entenderlo. Estábamos rodeados de gente muy grande que se dedica a lo mismo que nosotros y en el mismo idioma. De repente, todo adquirió como una aparente atmósfera de “esto se ha puesto serio”. Aunque no ganáramos, la sensación de que digan tu nombre en dos categorías y estar viviendo ese momento es de una adrenalina increíble, para saltar de la silla e darte unas vueltas corriendo. Además, pudimos conocer a muchos artistas y hacer un nivel de promo nacional e internacional que de otra manera nunca hubiéramos hecho o hubiera tardado más en llegar.

La sensación fue de un aprendizaje continuo, y de que nos lo pasamos bastante bien en una semana que no es la normal en nuestras vidas.

Cowboys de la A3 es EL DISCO del año. Aunque SED de Triángulo de Amor Bizarro es un disco también monumental. (si no lo habéis escuchado os invito a hacerlo). ¿Orgullosos con el disco, su recibimiento y la huella que está dejando? 

No sabemos si es el disco del año pero, desde luego, es el disco que queríamos hacer. Y por ello, estamos muy orgullosos del sonido que hemos conseguido y de todo el proceso de crear esos “entes”. 

El recibimiento fue mayúsculo, y toda la cobertura que tuvo, así como la recepción del público fue masiva y muy superior a La Noche.

Tenemos la sensación de que nos ha descubierto mucha más gente gracias a “Cowboys…”, tanto que desde los primeros conciertos de la gira, el público ya se sabía la mayoría de las canciones.

Si los directos de La Noche nos hicieron crecer y aprender sobre nuestro oficio, Cowboys de la A3 nos ha cambiado la vida.

La verdad es que el disco contiene joyas, y me sorprende mucho que la canción que ha cautivado a más fans sea “La salvación”. La canción menos dura del catálogo. ¿Os esperabais este hito? 

No es algo descabellado. Siempre decimos que “Los perros” es la canción que mejor define el sonido al que quería llegar la banda en términos de rock puro y duro. 

Pero es cierto que la gente necesita canciones bonitas, canciones que toquen y que te hagan sentir identificado con un mensaje que a lo mejor necesitabas tener plasmado en una canción. “La salvación” es, además, un tema del que musicalmente estamos muy orgullosos porque tiene dinámica, subidas y bajadas, cuarteto de cuerda, y demás. Si piensas en el impacto que tuvo “Exoplaneta” en su momento, no era extraño que pasara algo así.

Lo bueno es que dentro del disco hay al menos una canción para todo el mundo, sea una balada o un trallazo.

De momento solamente habéis salido de España para ir a Colombia (evidentemente, Bogotá no podía esperar para veros). Pero realmente estáis más que preparados para saltar el charco y conquistar las Américas. El próximo curso desembarcaréis en los principales festivales del país (Azkena entre ellos). ¿Tenéis pensado girar por la América Latina? 

Como banda hemos ido un par de veces a Bogotá y la verdad es que es otra historia. Te deja grabado unos recuerdos muy férreos en la mente, unas sensaciones inigualables. 

Tenemos muchas ganas de volver y poder tocar en otros lugares de América Latina, y pretendemos darnos unas vueltas por allí en 2024, todo con cabeza y con la idea de picar piedra, que es lo que hay que hacer.

A nivel nacional, el año que viene pinta que la furgoneta se va a plantar y nos va a dejar tirados de la cantidad de km que le vamos a hacer, pero tenemos muchas ganas de ir a festivales nuevos que nos flipan y que son más duros que los que hemos pisado hasta ahora, como el Azkena o el Tsunami.

Si tuvierais que escoger una canción para ganaros a gente que no conozca aún a la banda, ¿cuál escogeríais? Yo lo he intentado con “Los perros”, “Qué vida tan dura” y “La salvación” con un éxito de un 66%. No os diré con cuál no triunfé…

¿Qué número tan exacto, no? Creemos que un buen menú tendría «Antiaéreo», «Exoplaneta», «Los perros» y «Copilotos».

Hace un tiempo que en las entrevistas que realizamos preguntamos a los artistas “cuál fue el primer disco que os comprasteis con vuestro propio dinero”. ¡Sorprendedme! (el mío fue el Californication de Red Hot Chili Peppers :P). 

Pues cada uno te dirá una cosa. Master of Puppets de Metallica; La Leyenda del tiempo de Camarón; Hot Fuss de The Killers; y quizás alguno de Green Day.

Ya sé que aún no es el momento, pero seguro que muchos ya piensan cómo será vuestro próximo paso. El tercer disco acostumbra a ser un punto de inflexión en la carrera de una banda. Es este punto en el que las cartas están repartidas sobre la mesa. Hay bandas que se consagran y otras que se estancan… ¿Cómo afrontáis este importante momento? 

No lo hemos pensado. Es pronto para hablar del tercer disco y estamos en medio de la gira.

Ya nos dijeron que el segundo disco era el de inflexión y que definiría nuestra carrera, entonces no tenemos muy claro qué puede ocurrir.

La idea es no estancarse y hacer la música que nos pida el cuerpo en base a todo lo que estamos viviendo, sin pensar en lo que quiera el público. Lo que pasa en el local es nuestro mundo y que salga lo que tenga que salir de ahí.

Estar en una banda y girar tanto no es simplemente subir a un escenario y tocar una hora y media con tus compañeros y “adiós muy buenas”. Al final ñ, tus compañeros son como tu familia, o tu pareja, compartes escenario, viajes, vivencias, emociones… ¿Cuál es el mejor recuerdo de estos años “en familia”? 

Son demasiados recuerdos como para quedarse con uno. Es cierto que somos una familia y que cada vez la familia es más grande, pero seguimos subiéndonos unos encima de otros en la furgo.

Siempre comparamos salir cada finde de gira con irse de viaje de estudios o de despedida de soltero, porque parecemos unas cabras locas, si bien somos muy responsables (¡o nos obligan a serlo!)

Nos quedamos con todas las veces que hemos podido salir de fiesta o hacer turismo en alguna ciudad, porque eso significa que íbamos relajados.

Me gusta pensar que el entorno moldea a las personas y, por esa regla de tres, a una banda. ¿Cómo ha moldeado Murcia / Cartagena / el mar Mediterráneo, vuestra tierra, a Arde Bogotá? 

Es una pregunta complicada. Estar junto al mar te crea una manera de salir con tu gente distinta, siempre acabas cerca de una masa natural que la gran mayoría de ciudades no tienen. Te genera una necesidad, una fragancia que es hogar, ese olor a salitre.

Además, en Cartagena no ha existido el mismo entorno o tejido cultural y musical que en otras ciudades cercanas como Murcia, entonces los planes siempre han sido parecidos, y todas las bandas nos hemos conocido entre nosotros. El objetivo era siempre salir de la ciudad y tocar fuera, y creo que eso te cambia el pensamiento.

Es una ciudad tranquila, donde los planes de todo el mundo eran parecidos, y donde además la música nos ha llegado no solo con festivales de rock o tocar en unas pocas salas “garajeras”, sino también con iniciativas como La Mar de Músicas o el Festival de Jazz de San Javier. Cartagena y alrededores han sido un puerto multicultural y musical increíble, y la ciudad gira alrededor de todo eso durante unos días. Somos gente curiosa y exploradora, no nos podemos estar quietos.

Siempre nos han dicho que el mundo es un lugar de soñadores. En poco tiempo habéis roto moldes y cumplido muchos de estos sueños. Siendo realistas, ¿qué sueño es el que más ganas tenéis por cumplir? 

Como en Arde Bogotá pasan cosas que a menudo no tienen demasiado sentido, cualquier sueño es bienvenido. Siempre nos hemos propuesto soñar en grande para conseguir cosas grandes. Así que el tiempo lo dirá.

Eso o tocar en Wembley.

Bueno chicos, un gran placer poder realizar esta entrevista. Felicidades por vuestro genial 2023 y mucha suerte con vuestros siguientes pasos. Estaremos atentos (muy atentos). Muchas, muchas gracias. ¡Abrazos y hasta pronto! 

Besos y animales.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 909 Artículos
Rock en todas sus extensiones