Entrevista a Rodrigo Caamaño, vocalista y guitarrista de Triángulo de Amor Bizarro (I): ‘Nuestra música está enfocada a gente a la que le gusta y disfruta de la música’

Sin duda, SED, el último disco de Triángulo de Amor Bizarro, es un firme candidato a disco nacional del año. Una vez más, los gallegos han vuelto a regalarnos un disco soberbio. Hace unas semanas, aprovechando que venían a presentar el disco en la Sala Apolo, contactamos con Rodrigo, la voz masculina y guitarra de la banda.

Nos dejó una larga y muy, muy interesante entrevista en la que tocamos evidentemente temas sobre su nuevo disco. También hablamos de su nuevo estudio, sobre los macrofestivales o sobre la escena nacional.

La entrevista es muy suculenta y tan extensa que hemos decidido partirla en dos artículos. Aquí va el primero de ellos.

 

Buenos días, Rodrigo, aquí Beto de la revista Science of Noise de Barcelona. Un placer charlar contigo! bueno, lo primero de todo, felicidades por SED, me ha parecido cojonudo. Y voy a entrar en el eterno bucle que tengo con vuestra banda: otra vez vuelvo a afirmar que es vuestro mejor trabajo.

Si es que siempre acabo diciendo lo mismo…

Rodrigo: Jajaja, muchas gracias.

Es como entrar en bucle, cada disco que hacéis está un nivel por encima del anterior. ¿Cómo os lo hacéis?

Bueno, primero de todo muchas gracias por tus palabras. Realmente cada disco lo afrontamos como algo nuevo, como si fuese nuestro primer disco. Intentamos hacer cada disco como un proyecto nuevo, una obra nueva. Intentamos aprender de todo lo que hemos hecho antes y cuando vemos que lo que estamos haciendo aporta algo nuevo a nuestra carrera, a nuestro sonido es cuando nos lanzamos a por ello. Siempre buscamos algo nuevo.

Al final de todo, lo puedo resumir en que haya valido la pena hacerlo. Todo el trabajo que conlleva hacer un disco que sirva para algo, ya para nosotros mismos, que nos aporte algo nuevo como músicos. Para que siempre nos vengan más ganas de seguir creando música.

Este sería el proceso, el volver a ser nosotros mismos, volver a encontrar algo que nos motive, añadir cosas que nos resulten frescas.

Si, al final todo se basa en el hambre. Hambre de crecer, de evolucionar, de llegar a más gente. El techo es el que uno mismo se plantea tener. Básicamente es así como funciona.

Pues sí. Al final todos los grupos, artistas, pasamos por momentos. Hay momentos más bajos en las que hay menos ideas o menos ganas de hacer cosas, te sientes aburrido. Por eso se tienen que aprovechar esos momentos en los que entras en el momento creativo en el que estás disfrutando de crear y probar nuevas cosas.

Esta claro.

Al final nos gusta que el disco refleje ese preciso momento, nuestros sentimientos del momento.

Hace como un año os pude entrevistar también, esa vez vía email y me respondió Isabel. Por cierto, la entrevista fue un éxito en cifras. Lo cual me hace pensar que, pese a que nuestros lectores son más de estilo heavy tradicional, hay mucho fan suelto de Triángulo de Amor Bizarro. A veces nos cuesta admitir que sentimos amor por bandas de nuestro país. A mi me ha pasado, y lo digo con franqueza. Aunque me hago mayor y ahora me gusta proclamar a los cuatro vientos que admiro a muchas bandas nacionales. Presumo yo cuando voy con la camiseta de Triángulo de Amor Bizarro por la calle y veo que la gente me mira para leerla… La prensa, los oyentes, a veces tienden / tendemos a idealizar a bandas internacionales.

Si, uno de los problemas es que tenemos un mercado muy pequeño de música. Eso hace que al final el mercado mainstream que está muy establecido mueva más. En otros países con más población, o con más gente joven por ejemplo, se da más pie a propuestas más minoritarias que si se pueden desarrollar. Aquí lo difícil es desarrollarte y mantener una propuesta personal. Al final tienes un público determinado que suele estar enfocado, como nuestro caso, a gente que escucha más música que la media. Sin radio fórmulas, gente a la que le gusta descubrir música, ir a conciertos más pequeños a disfrutar de nuevas bandas. Ya me entiendes.

Quizás en nuestras épocas quizás era algo diferente. Yo si me acuerdo de que había una escena más rock, punk rock o underground. La gente era algo deferente en este aspecto. Entonces, un grupo como nosotros lo tuvimos un poco más fácil para establecernos. Ahora esta todo más enfocado a las plataformas, redes sociales, en grupos masivos… entonces las corrientes más alternativas lo tienen más complicado ya que es mucho más difícil llegar a tu público. El tener que pasar por plataformas que al final son empresas, hay un factor intermedio entre tú y tu público, no sé si me entiendes.

Ahora es mucho más complicado, antes era más natural, ibas de conciertos y coincidas con gente que iba de conciertos para descubrir música y el boca a boca hacía el resto. En España hay mucho menos mercado del que todos creemos. En Latinoamérica por ejemplo hay mucha más gente joven y mucha más diversidad de estilos.

Aquí tenemos un puñado de 8, 10 artistas que tienen copado todo el mercado. Hacen cosas poco interesantes pero pensada en llegar a la mayoría de gente y las propuestas interesantes quedan penalizadas. Este es uno de los grandes problemas que hay en este país.

Pero vosotros os sentís cómodos lejos del mainstream. ¿Nunca habéis tenido la tentación de buscar un sonido más comercial para intentar llegar a más gente?

No, porqué realmente nunca escuchamos estos estilos que reinan en España. Y no es un tema de ser elitistas, ojo. Me encantan The Cure que al final es una banda de estadios. Si es cierto que justo aquí en España funciona una propuesta que al final es una serie de bandas idénticas entre ellas, de las mismas características. Si hay hoy algunas propuestas de fusión con por ejemplo flamenco con rock y cosas así, pero es que realmente estas cosas nunca nos interesaron. Acercarse a un estilo por el hecho de que así tendrás mucho más público sin que realmente conozcas los códigos ni te interese para nada ese estilo, es un fracaso total. Al final hacemos la música que nos gusta, esa es al frontera.

Te entiendo perfectamente. La pena es que haya bandas que acaben prostituyéndose para llegar a más gente. Hay bandas que sacrifican su estilo para empezar a sonar en las radios como Los 40 Principales, se rebajan para intentar ganar más dinero. Al final todo es un negocio y todos queremos ganar más dinero.

Si te gusta esa música, pues adelante. La música pop, música pre grabada, es la música que está al alcance de la gente común… la esencia de la música no está en esto. El tener una banda de amigos que empiezan a tocar la música que les gusta, eso es la verdadera esencia de la música.

Es un fenómeno de socializar, colaborar, con tus amigos o lo que sea. Si la idea principal es para ganar dinero o para alcanzar la fama, hoy en día hay caminos más cortos para llegar a ello. Si hay casos de disfuncionalidad, cuando de repente ves bandas que va en contra de sus propios códigos.

Te tienes que dejar llevar, trabajar mucho, disfrutar, tener una disciplina de banda y mirar que las cosas estén bien hechas. Nada de bajar los brazos cuando algo sale mal, si te equivocas tienes que trabajar en equipo para aprender y para volver al camino de hacer bien las cosas. De nuevo, siempre bajo el prisma de transmitir lo que es tu idea y tu música. Eso es lo que hacemos.

Regresando a la anterior pregunta sobre el “llegar a las masas”. Recientemente me he leído el libro Macrofestivales, no se si lo conoces. En él se comenta como los macrofestivales están matando el mundo de las giras. Están ahogando a las bandas más pequeñas y sobrevalorando a los grandes dinosaurios internacionales. Corrígeme si me equivoco, pero habéis estado varias veces en Primavera Sound, en Dcode, Tomavistas, O Son Do Camino… Es verdad que los artistas nacionales que no son consumo de masas prácticamente pierden dinero en estos macroeventos?

Hacemos muchos conciertos y nos gusta actuar en los festivales. Y bueno, tampoco se puede generalizar, por ser un festival grande no tiene porqué ser malo. Depende de la gestión. Es decir, en Tomavistas hemos actuado muchas veces y he descubierto muchos grupos allí, he visto muchos grupos que yo, siendo de Galicia, sería imposible verlos en directo. Es diferente esto a un formato de festival que sea 100% comercial. Creo que la barrera está donde siempre: tratar bien a los empleados, a tu público, a tus bandas y no hacer un cartel que realmente sea un cabeza de cartel con 25 teloneros.

Si hay un componente social y un componente artístico, todo puede convivir aunque sea con mucha diferencia de sueldos. De hecho, bajo esta premisa, nosotros hemos tocado en muchos festivales junto a bandas muy diferentes a nosotros. Si nos meten en unas escena en la que mucha gente no nos conoce, igual ganamos nuevos oyentes. Esta bien que haya esos solapes, pues siempre tienes una alternativa, pero claro, son escenas y estilos muy diferentes.

Ahora los festivales vienen a ocupar lo que antes eran las fiestas populares de pueblos y ciudades y allí pasaba lo mismo. Bandas diferentes para todo tipo de público. A mi me encantan las fiestas de pueblo y ver bandas que sino sería imposible de verlas en directo.

Al final hay debate al igual que lo hay en cualquier industria. Si, hay agentes que son más piratas pero también hay otros que lo hacen por la música. Es como todo, buscar un equilibrio.

Por cierto, habéis grabado en Boiro, en vuestro estudio. Esto os da más tiempo, más flexibilidad. También ideal para compaginar con la paternidad entiendo…

Sí, sí, sí. Exacto. Antes teníamos una pequeña sala y entre el pasado disco y el nuevo decidimos dejar de pagar alquileres y hacer el estudio para grabar aquí el disco. De repente esto nos permitió cambiar la metodología de trabajo. Antes hacíamos muchas maquetas y demos, las traíamos muy elaboradas y entonces ibas al estudio y la reproducías. Por un lado eso estaba muy bien, porqué al final crea una disciplina para saber grabar.

El tener una disciplina de grabación nos permitió dar al salto al siguiente paso, tener un estudio nos permite hacer las cosas de una forma más cercana, podemos reflejar muy bien el momento preciso que antes quizás perdía fuerza porque teníamos que repetir esas ideas previas y reproducirlas. Ahora todo está mucho más a mano, más rápido. Igualmente contamos con el mismo equipo de producción, lo que en vez de bajar a Madrid pues ahora vino nuestro productor a nuestra casa con lo que pudimos hacer sesiones más largas. Es otra metodología que al final nos ahorra tiempo y nos permite mantener más frescura.

Porque a veces pasa esto, que traes unas ideas que a priori están super bien pero cuando empiezas a repetirla le ves defectos y dejas de verlo claro. Ahora nos permite tener el flujo de trabajo más rápido y además más creativo.

Bueno, y también os da más flexibilidad para arreglar el disco, poner los detalles que acabáis metiendo en las canciones. Supongo que todo esto os lo agiliza. Además el tema de la paternidad, podéis compaginar mejor todo este tema. Conciliación familiar como se dice.

Claro, antes podías estar tres semanas fuera de casa. Ahora estás en casa. Cuando estás en el estudio hay muchos tiempos muertos. Cuando grabas y acabas tus partes después tienes un tiempo antes que no te vuelve a tocar a ti, al final aquí en casa te lo puedes organizar mejor, ensayos, grabaciones…

Cuando eres inexperto, en los primeros discos, es algo impensable, pues te puedes meter dentro de una espiral de no saber acabar las cosas. Grabar en un estudio te da una disciplina de grabación y de repente eso también es algo bueno, pues sabes que en dos horas tengo una guitarra grabada. El estudio te obliga a decidir, a tomar decisiones. Alargar las grabaciones tampoco es muy bueno, pierdes la perspectiva y te acabas aburriendo de ti mismo.

Al tener un estudio no machacas tanto las canciones, las mantienes más frescas. Es decir, a veces hay cosas que vas cambiando en directo pero también te ayuda a conservar las mejores versiones de las canciones. Es una nueva dinámica a la que nos estamos acostumbrando y nos va a dar esa facilidad de ir variando las dinámicas de grabación. Nos permitirá hacer cosas que antes nos robaban mucho más tiempo.

Continuará…

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 967 Artículos
Rock en todas sus extensiones