Entrevista a Johannes Eckerström, vocalista de Avatar: ‘Un concierto en streaming es una simulación, y nosotros no somos actores’

Fotografía: Johan Carlén

Después de una carrera que se alarga ya por casi dos décadas y el pelotazo que pegaron con su anterior Avatar Country, los suecos Avatar están de vuelta con el que es, en mi humilde opinión, el mejor trabajo de su carrera. Hunter Gatherer (2020) nos muestra todas las vertientes posibles de una de las bandas que parece destinadas, cada vez más, a liderar el futuro del metal. Para hablar de todo ello, haciendo especial hincapié en su nuevo disco, nos sentamos con su vocalista y cara visible, Johannes Eckerström, que como siempre se muestra cercano y elocuente. Pediros disculpas porque la entrevista se realizó unas semanas antes de la salida del álbum, pero nuestras rutinas vacacionales no han hecho posible que estuviera lista para publicar hasta hoy.

Español

¡Hola, Johannes, encantado de hablar contigo de nuevo! Antes que nada, gracias por dedicar algo de tiempo a contestar estas preguntas para nosotros. ¿Cómo te va estos días? ¿Listo para la salida del disco?

Sí, en realidad empiezo a estar bastante excitado sobre ello. Siempre hay ese tiempo entre que acabas un disco y tú tienes la oportunidad de oírlo, y entonces cuando todo el mundo puede hacerlo y pasas por una serie de distintos pensamientos sobre ello. Todos ellos buenos, pero con diferentes puntos de vista. La palabra «lanzamiento» (ndr. «release» en inglés. Sólo en este idioma tiene sentido la frase) puede tener dos significados, y cuando oyes el máster definitivo sientes esa sensación de liberación… te sacas un peso de encima porque has acabado y se convirtió en lo que se suponía que tenía que ser, así que haces las paces contigo mismo y con lo que has creado.

Yo siempre hago eso, y creo es casi como un ejercicio mental: Lo escucho, me aseguro de que me encanta y luego imagino qué ocurriría si todo el mundo lo odiara, y me aseguro que no me importe. Me aseguro que hemos hecho la música con la intención correcta, y esa intención es tener algo entre manos con lo que los cinco miembros de la banda podamos vivir durante toda nuestra vida independientemente de lo que piensen los demás. Que aunque este fuera el disco que arruinara nuestra carrera e hiciera que la gente nos abucheara en el escenario o nos lanzara huevos podridos, pudiéramos decir: «qué le vamos a hacer, a nosotros nos gusta».

Así que empiezas así y luego viene todo el trabajo de preparación para el lanzamiento del disco. Es todo a nivel muy práctico y es donde el negocio de verdad empieza. Nosotros hacemos nuestra pieza artística, pero luego tienes una pared altísima frente a ti. Nosotros estamos en nuestro pequeño local y creamos música para nosotros mismos, pero cuando está lista es momento de compartirla con el mundo. Y entonces es cuando entra el show business, y es entretenimiento tanto como arte. Tienes que cambiar de marcha y hay una cierta distancia por el hecho de que la gente lo va a escuchar y va a pensar en él. Pero ahora que ya estamos muy cerca de la fecha de salida empieza a parecernos nuevo otra vez, ya que nos damos cuenta que va a llegar a un montón de orejas. Y estoy muy excitado sobre ello. Creo que hemos hecho algo bastante increíble y pienso que mucha gente va a estar de acuerdo.

Sí, y debo decirte que yo soy uno de ellos. Sólo he estado escuchándolo durante esta última semana, pero realmente me encanta. Creo que es genial.

Oh, muchas gracias.

Creo que es probablemente vuestro trabajo más rico, completo y con más confianza que habéis publicado hasta ahora, e incluso me atrevería a decir que éste es el disco que os va a catapultar al siguiente nivel, incluso después de un disco tan exitoso como es Avatar Country. Es cierto que vuestra carrera ha ido creciendo de forma continuada, pero vuestro disco anterior fue sin duda el gran boom. Pero aún así, creo que Hunter Gatherer es un definitivo paso adelante. Supongo que debe ser difícil tener una perspectiva adecuada a estas alturas, pero ¿estás de acuerdo?

Sí, lo estoy. Y es divertido, visto desde la distancia, como mucha gente estaba… quizás no preocupada, pero sí dudosa, de si hacer Avatar Country era una buena idea. Meternos con esa loca comedia basada en una broma interna que creo que nadie esperara de nosotros. Pero es lo que realmente queríamos hacer en ese momento. Una comedia ni que fuera por una sola vez. Y la verdad es que fue realmente bien. Fue girando con Avatar Country que encabezamos un festival por primera vez y que rompimos todos los récords de asistencia de nuestra carrera.

Y todas esas cosas, también la campaña de kickstarter, ocurrieron entonces y funcionaron increíblemente bien. Pero diría, en perspectiva, que eso fue así contra todo pronóstico. Porque fue una pequeña locura. Si lo miras bien, es como si de golpe hubiéramos decidido hacer el Music from The Elder de Kiss. ¡Pero bien hecho! (risas) ¡Y queriendo! Pero ya lo hicimos y ahora eso queda atrás. Sé que habrá muchos fans que nos conocieron con Avatar Country y que ahora se van a sorprender de la oscuridad, la agresividad y la pesadez, pero creo que eso es genial. Siempre queremos cambiar y reinventarnos. No queremos escribir las mismas canciones dos veces.

Dicho esto, no sé si va a funcionar bien o no. Como te he dicho antes, nosotros escribimos en nuestra pequeña cabaña para nosotros mismos, pero en algun momento u otro necesitas dar un paso atrás y mirar qué es lo que vas a intentar venderle a la gente. Y una cosa que siento es que este es el disco mejor articulado de nuestra carrera hasta ahora. Con eso quiero decir que cada canción nos hace sentir exactamente como se supone que tiene que hacer sentir a la gente. Las cosas más rabiosas son realmente rabiosas y las tristes son verdaderamente tristes. Sí, lo siento como creo que tiene que sentirse.

Y sin ser orientado al pop o nada de eso, creo que hay un gran potencial comercial en eso. Creo que va a conectar realmente bien con esa gente con la mente abierta a entender la música de este estilo. Pero al mismo tiempo, no tengo ni idea (risas). Siempre siento que hemos hecho nuestro mejor disco. Es un trabajo lleno de amor y pasión por nuestra parte, y así es en cada ocasión. Así que en mi universo, cada disco que hacemos debería vender más que Back in Black (risas).

(risas) ¡Eso estaría bien!

Sí, por lo que significa para mí y por cómo valoro lo que hacemos. Y nosotros hacemos música que queremos escuchar.

Excelente, y eso es lo que importa realmente a la hora de la verdad. Ya has mencionado antes que hemos dejado atrás el glorioso y pacífico mundo del País de Avatar y aterrizamos en la oscura, preocupante y problemática distopía descrita en Hunter Gatherer. Esta vez no se trata de un álbum conceptual, pero aquí habláis de poder, de marginación, de incertidumbre…. Vuestro último trabajo era una gran comedia y, de golpe, aquí todo es más oscuro, más siniestro, serio y real, y eso se expresa y se siente claramente tanto en las letras, la música, los vídeos que habéis publicado hasta ahora y todo lo demás. ¿Qué es lo que queréis expresar con este disco en este sentido? ¿Refleja eso vuestro estado mental y emocional a la hora de construirlo o se trata de una expresión puramente artística?

Se convirtió en un viaje, en un camino, y creo que ese era un poco el objetivo. Feathers and Flesh fue nuestro primer intento de hacer un álbum conceptual, y lo hicimos porque nos miramos los unos a los otros, nos preguntamos si sabíamos cómo hacer un álbum conceptual y todos dijimos que no. Así que decidimos hacerlo como un reto a nosotros mismos. Avatar Country no estaba preparado hasta que lo estuvo, asi que no es que planeáramos hacer dos discos conceptuales. Pero la idea de divertirnos con esa idea tan estrafalaria y llevarla tan lejos como fuera posible a base de humor y todo lo demás también se convirtió en un reto apasionante.

Cuando empezamos con este nuevo trabajo sabíamos dos cosas. La primera, que no iba a ser un disco conceptual, porque a la que haces algo tres veces seguidas se convierte en una fórmula, y nosotros intentamos con todas nuestras fuerzas evitar cualquier tipo de fórmula más allá de que sabemos que lo que hacemos es metal y que vamos a esforzarnos por componer los mejores riffs que podamos. Creo que esa es la única fórmula presente en lo que hacemos.

Pero desde el principio, y porque veníamos de Avatar Country, sabíamos que este disco iba a ser heavy. Y lo es. Y luego hubo una sensación, una intuición de hacia dónde debíamos ir. Pero más que un objetivo hablado y consensuado fue más bien una foto borrosa y fuera de foco frente a nosotros. Tuvimos que ir ajustando las lentes a medida que avanzábamos, pero en general fue un proceso bastante libre. Todo el mundo fue contribuyendo distintas ideas, y sabíamos que esta vez no queríamos humor. Quisimos tomarnos todo en serio y esto se convirtió en un nuevo paso en el reto que es ser honesto con nuestra propia composición.

Cada disco ha sido todo lo honesto que ha podido ser, pero con cada disco viene un nuevo nivel de experiencia y nuevos retos que nos fuerzan a pelar una nueva capa de tontería. Porque seguimos creciendo y espero haberme sacado de encima un buen montón de tonterías cuando tenga ochenta años. Creo que eso es lo que significa precisamente crecer. Así que esto va a ser algo serio y voy a dejar ir toda esa rabia que no he tenido la oportunidad de dejar ir en dos años por culpa de Avatar Country, tengo que pensar muy bien en lo que voy a decir, en cuál es mi mensaje. Y si estamos enfadados con el mundo, ¿qué responsabilidad tengo dentro del mundo que tanto me enfada? Un equilibrio entre soltar la rabia y reconocer nuestra responsabilidad en ello. Creo que esta línea de pensamiento es lo que crea esa articulación de la que te hablaba antes.

Si echas la vista atrás hacia nuestros primeros discos, verás que había más death metal melódico y diría que éramos más extremos y más agresivos. Pero también éramos más jóvenes, así que esa agresividad era diferente. Si habláramos de una película de terror, el asesino en esos discos llevaría un martillo e iría aplastando cabezas dejándolo todo perdido de sangre. Sería algo muy caótico y no demasiado fino, pero bastante espectacular en sus propios términos. Pero el asesino en Hunter Gatherer es mucho más preciso. Es Hannibal Lechter. Es más bien alguien que sabe como usar un bisturí y sabe donde darte una sola vez para hacerte el máximo daño posible. Es mucho más concreto y centrado.

Es verdad, tal y como mencionas, que este disco es bastante más agresivo que el anterior. Por supuesto que vuestra marca personal se nota en todo momento, pero algunas canciones son casi death metal puro. Aún así, abarcáis una gran cantidad de registros. Está lleno de himnos potenciales, hay un montón de partes pegadizas e incluso una balada triste, profunda y muy sorprendente que me ha gustado mucho.

Oh, gracias.

Así que en términos de paleta musical, ¿ha sido un movimiento consciente para encajar el concepto del álbum o las canciones han llegado de forma natural y luego lo habéis construido todo junto? No sé si me he explicado bien… (risas)

Creo que todo fue creado con un cierto estado de ánimo, o mejor debería decir varios estados de ánimo porque tenemos múltiples compositores en la banda y todos llegamos con ideas suficientes para hacer un disco cada uno probablemente. O al menos, las semillas de unas ideas que, de haberlas desarrolladas todas, se habrían convertido en un álbum completo. Pero cuando la magia ocurre es cuando convertimos este montón de ideas en algo colectivo, cuando las partes individuales se transforman en Avatar. La primera selección ocurre ahí mismo. Yo puedo aportar cinco canciones que vayan en cinco direcciones distintas que encajen en el concepto del disco, pero Tim y Jonas hacen lo mismo. Ellos tienen todas esas direcciones distintas también, y lo que buscamos es un conjunto de ideas que encajen en una dirección algo más unificada.

Así que si quiero hacer esto, lo otro y lo de más allá, y Jonas quiere hacer esto otro y lo otro, tenemos que encontrar algo que ambos queramos hacer. Y eso acaba generando una selección democrática que suene y tenga el espíritu de Avatar. Eso es consciente en el sentido que el resultado final tiene que representar al colectivo, a la banda al completo. Pero las ideas iniciales a partir de las cuales hacemos esta selección es mucho más amplio porque, una vez más, venimos de ángulos muy distintos. La elección fue algo consciente en el sentido que no queríamos humor, queríamos centrarnos en cosas más agresivas, porque nos gusta la música agresiva, y luego estaba la parte estética que estábamos buscando. Pero más allá de eso trabajamos canción a canción.

En última instancia lo único que puedes hacer para componer la mejor música posible es centrarte en lo que más te apasiona. En ningún momento nos sentamos a hacer una lista que dijera «ok, si vamos a hacer un disco pesado y oscuro necesitamos una canción de death metal, una más thrashera, una balada triste, un final épico…«. No lo hicimos así, sino que fue la selección que acabamos escogiendo.

Hablamos el año pasado, y al discutir sobre las letras de Avatar Country me decías que sentiste una especie de poder a través del uso de un lenguaje casi propagandístico y que eso también ayudó a crear un vínculo más fuerte con los fans. ¿Cómo ha sido tu trabajo con el lenguaje esta vez? ¿Te colocaste conscientemente en una perspectiva distinta y usaste las palabras para reflejar este estado de ánimo más oscuro?

Diría que es mucho más libre y más personal en esta ocasión. Por un lado, gran parte de ello fue intentar hablar con franqueza y honestidad sobre el porqué hacemos música agresiva. Y eso es porque tenemos emociones agresivas, ya sea rabia, frustración o lo que sea. Y a partir de ahí tienes que atreverte a ser tan confrontacional como sea necesario. Pero creo que una de las cosas que ha afectado a mi razonamiento sobre qué tipo de letras escribir es que me he dado cuenta que el arte, en cualquiera de sus formas, intenta llevarnos a sitios a los que otros medios no pueden llevarnos aún. El arte intenta ir más allá de lo que conocemos, más allá de lo que entendemos y nos ayuda a procesar la vida de una manera para la que no disponemos de otras herramientas. Como escritor, esto es lo que significa para mí la poesía. Porque de lo contrario puedes escribir un manual de instrucciones, un artículo, un ensayo o una tesis doctoral. Puedes hacer todas esas cosas y hacerlas muy bien, pero cuando vas hacia una dirección más artística llegas a cosas que ni tan siquiera el propio artista llega a entender del todo.

Algunas canciones son más explícitas. «When All But Force Has Failed», por ejemplo, muestra enfado por como nos estamos cargando el planeta y también inserto mi propia responsabilidad en ello. Las primeras líneas: «Bird carcass with a belly full of plastic / one more year and I’ll be a millionaire» (ndr. «cadáveres de pájaros con las tripa llena de plástico / un año más y seré millonario»). Ese conflicto es bastante directo y obvio, pero luego tienes cosas como «A Secret Door», que trata de la esperanza y la desesperanza. ¿Qué tipo de acciones puedes tomar cuando toda la esperanza está perdida? De una forma u otra, la única manera de vivir de verdad y sentirse vivo hasta el final es actuar siempre como si hubiera esperanza, como si aún hubiera posibilidades. Tienes que morir luchando, incluso aunque sepas que vas a morir. Diría que esa canción se puede tomar como una filosofía de vida, pero expresa una emoción personal muy profunda mientras intento reflexionar sobre cuál es mi rol en todo ello, ya que este disco vuelve recurrentemente al concepto de «hacer las cosas mal».

Luego hay cosas que incluso yo, que he escrito las letras, sé que entenderé mejor en cinco años. Pero esto es porque he intentado llevar mi imaginación y mi escritura a sitios dónde nunca había estado antes. Y eso son practicalidades que se tornan inherentes en tu estilo y tu uso del lenguaje, pero siempre intentado ir más allá de lo que mi mente había ido hasta ahora. Escribir es para mí una terapia y una manera de evolucionar y procesar la vida. Al igual que los artistas hacen con su arte.

Supongo que aún es bastante temprano para decirlo, pero ¿qué canciones de este disco crees que tienen más oportunidades de convertirse en futuros clásicos de Avatar?

Uff… Bueno, nos esforzamos en hacer un disco que tuviera diez canciones, durara menos de cincuenta minutos y estuviera muy centrado ya que la mayoría de nuestros discos favoitos de metal cumplen estas características. Hay excepciones, por supuesto, pero en general no sé por qué un disco de metal debería ser más largo que la Novena Sinfonía de Beethoven (risas). Así que es muy compacto y está muy articulado, con lo que nos aseguramos que todas las canciones suenen perfectamente y tengan mucha calidad. Cada una de ellas tiene una historia. «Science in the Age of Apes» salió como single por una razón. Sacamos «God of Sick Dreams» antes por una razón. Luego «Colossus» y finalmente el vídeo para «A Secret Door».

Buena parte de estas elecciones son cosa del sello y el management, por supuesto, ya que nosotros no componemos singles como tal. Nosotros escribimos canciones, y cuando hemos escrito las suficientes, entonces alguien más tiene que tomar la decisión de cuál puede ser un single y cuál tiene potencial para petarlo. Si me preguntas a mí, como compositor, te diré que todas lo tienen (risas). Pero en este momento tienes más voces externas involucradas en esa selección. Y si han acertado, entonces esos singles serán los clásicos futuros por los que me preguntas.

¡Pero no tengo ni idea! Mirando al pasado, «Paint Me Red» nunca fue un single ni tuvo un vídeo, pero sigue siendo una favorita en directo hasta el día de hoy. Así que nunca se sabe. Es algo que puede cambiar y que puede sorprendernos a nosotros mismos.

Os vi el año pasado en el Rock Fest en Barcelona…

Oh, ese fue un día caluroso. Muy, muy caluroso. (risas)

(risas) Sí, todo tu maquillaje estaba derretido….

Ya te digo. Mi mujer y yo combinamos esos festivales que hicimos en España con unas pequeñas vacaciones, así que ella lo vio desde un lateral del escenario. En un momento que salí por un solo de guitarra o algo pensó que casi tenía que llamar a una ambulancia. ¡Estaba más pálido que mi maquillaje! (risas) Pero fue muy divertido.

¡Sí! Fue genial, pero eran las cuatro de la tarde o alguna locura así…

Qué le vamos a hacer. Fue nuestro primer festival en Barcelona, así que fue un buen principio.

Fue un gran concierto, ciertamente. En realidad, a mi alrededor había mucha gente que no os conocía y que quedó realmente impresionada por vuestro concierto. Entiendo que los festivales son un entorno especialmente fructífero para vosotros, ya que además de sonar potentes y compactos, sois una banda visualmente muy atractiva y podéis llamar la atención a muchos nuevos fans potenciales que ni tan siquiera pueden estar interesados en el tipo de música que hacéis a priori. ¿Estáis ya preparando la parte teatral de vuestra próxima gira, ya que entiendo que es algo importante para Avatar? ¿Vais a dejar atrás toda la imaginería de Avatar Country o vais a seguir recurriendo a ello en algunas canciones concretas?

Siempre lo comparo con un concierto de Michael Jackson, ya que se trata del ejemplo más claro. Cuando toca «Smooth Criminal» se pone el sombrero y la chaqueta blancas. Echas un poco la vista atrás. Un concierto de Avatar es Avatar en el presente pero también en el pasado e incluso un poco en el futuro, ya que en cada concierto se nos ocurren nuevas ideas e intentamos cosas distintas en el escenario que pueden influir en otros aspectos de nuestro futuro. No lo sé, empezamos a hablar de Avatar Country un par de años antes de que supiéramos que íbamos a hacer un disco llamado Avatar Country. Y eso es algo que empezó a evolucionar encima del escenario.

Un concierto de Avatar tiene que encapsular todo lo que somos y hemos sido, pero el disco actual decide cuál es el entorno y la base para ello. Con Avatar Country ese estado presente era muy operático, había un montón de cosas en el escenario. Y era muy heavy metal, muy ochentero con las escaleras y todos los trastos que llevábamos siempre que podíamos. Este nuevo álbum nos trae de vuelta a la tierra y se introduce en territorios más oscuros y personales, y todo eso se va a ver reflejado en nuestro espectáculo en directo. De alguna manera, Avatar Country era pornografía escénica. Todo directo en tu cara y a la garganta. No dejamos nada para la imaginación. Podríamos decir que lo que vamos a hacer ahora se acerca más al erotismo. No literalmente, claro, ya que vamos a dejarnos los pantalones puestos (risas), pero sí que vamos a usar más la oscuridad y vamos a ser más sugestivos con la intención de crear algo más en la mente del espectador y que ésta tenga que hacer una mayor parte del trabajo. Esto se convierte en una comunicación a dos bandas con la que esperamos crear un espectáculo más profundo y con un significado más personal.

En la práctica, eso significa llevar el espectáculo de luces a otro nivel y trabajar con un escenario más vacío para liberar un poco nuestros cuerpos. Porque si pones un montón de cosas sobre el escenario significa que tienes menos espacio para moverte. Y también queremos un vestuario que refleje la energía del disco y que nos permita movernos con comodidad. Con este disco pretendemos acercarnos un poco más a la gente. Es más piel sobre piel, de una forma u otra. Y ya sé que todo esto suena muy abstracto, pero este es el punto de la discusión en el que estamos. Primero tenemos que decidir la dirección a tomar en general, y luego traducir esto en cosas prácticas: necesitamos seis de esas lámparas, cuatro de esas otras y el escenario se verá así y asá. Los detalles específicos aún son un trabajo en progreso, y es algo que por culpa el Covid hemos dejado parado.

Me gusta que menciones esto porque para terminar es inevitable que hablemos un poco de toda la situación derivada del Covid. Antes que nada, supongo que es un momento algo extraño para sacar un disco ya que no vais a poder girar para presentarlo inmediatamente. ¿Cómo crees que toda esta situación va a afectar a la manera que funciona la industria de la música? He leído incluso que los más pesimistas no cuentan con que los grandes conciertos y las giras internacionales puedan empezar hasta finales del año que viene o incluso 2022. ¿Qué tipo de reinvenciones crees que tendrán que encarar tanto los artistas como los demás actores involucrados en la industria de la música?

La clave de todo es entender de qué forma podemos continuar siendo una banda si no podemos girar. Por un lado, es probable que en algún momento u otro empecemos a escribir más música. Siempre estamos escribiendo, pero se trataría de hacerlo con un objetivo en mente en vez de libremente como solemos hacer. Pero también está el dilema de como estar presente ahí afuera sin poder estar físicamente ahí afuera. De golpe estamos emitiendo más cosas en streaming, estamos filmando más cosas. Intentamos estar presentes en este sentido, aprendiendo formas de interactuar con la gente, de continuar siendo una banda y de promover el disco. Estamos haciendo cosas que muchas otras bandas ya llevan mucho tiempo haciendo. Matt de Trivium, por ejemplo, ha estado emitiendo vídeos para sus seguidores desde hace un montón de tiempo. Jugando a la consola, yendo al gimnasio, tocando la guitarra… Avatar nunca ha hecho nada de esto, pero ahora tenemos tiempo para ver cómo hacerlo de una manera que tenga sentido para nosotros.

Tenemos que pensar en ello porque normalmente escribimos música para poder subirnos a un escenario. Escribimos para tocar en directo, única y exclusivamente. Ahora me gusta el estudio más de lo que lo hacía antes, y disfruto del proceso de grabación más que hace unos años. De hecho, ahora me gusta mucho, pero sigo pensando que se supone que debemos sufrir, sudar y estar doloridos mientras tocamos y cantamos estas canciones. Y no es algo que podamos simular, así que no nos veo haciendo un concierto en streaming porque eso sería una simulación. Sería actuar, y nosotros no somos actores. Somos una banda teatral, sí, pero todo está basado en una historia real. Nuestro teatro está basado en nosotros y en quiénes somos, y la interacción con la gente es una parte tan importante del concierto que sin ella no hay concierto. Así que pensaremos en otras cosas que hacer. Algunas incluyen el tocar música, pero no voy a pintarme la cara y apuntar con el dedo a una cámara pretendiendo que es una persona. No podemos hacer eso.

Lo entiendo perfectamente, sin duda. Bueno, creo que se nos acaba del tiempo, así que muchas gracias.

Muchas gracias a ti, lo he pasado bien.

Eso es genial, yo también lo he pasado bien, y me ha ayudado a conocer más sobre este disco. De nuevo te quiero felicitar, ya que creo que es lo mejor que habéis hecho hasta ahora.

Muchas gracias, de verdad.

¡Un placer! Te deseo lo mejor de cara al disco y espero que podáis empezar a girar más o menos pronto y podamos encontrarnos con un escenario de por medio.

Sí, eso espero yo también. Eventualmente ocurrirá, solo tenemos que tener paciencia, lavarnos las manos, mantenernos saludables y esperar hasta que pueda ocurrir lo más temprano posible.

Sí, exacto. ¡Muchas gracias! Nos vemos pronto.

Hablamos, ¡adiós!

¡Adiós!

English

Hi, Johannes! Nice to talk to you again! First of all, thanks for spending some time answering my questions. How are you going these days? Are you ready for the release of the album?

Yes, I am actually starting to get excited about it. There is always that time between when you finish the album and you get to hear the final results, and then when people actually hear it, so you go through a whole bunch of different feelings about that. All of them good but just with different focus. The word «release» can have two meanings, and when you hear the final master you have your own sense of «aaah»… there is a release that is done and that it became what it was supposed to be and you make a kind of peace with what you have done.

I always do this, and I guess is almost like a mental exercise: I hear it, I make sure that I love it, then I imagine what it would be like if everyone else hated it and I make sure that I am ok with it. To ensure that we have made the music with the right intention and that intention is to have something that the five of us in the band can live with for all our lives no matter what anyone else thinks. Even if this is the one that kills our career, gets us booed of the stage or makes people throw rotten eggs at us or something, we can still be «OK, whatever, we like it».

So you start with that and then you have just the intense work on getting ready for the release. Is very practical and is kind of where show business starts. We do our pice of art but then you have a high wall in front of you. We stay in our little club and we make music for us, but when it’s done is time to share it with the world. Then it’s show business, is entertainment as much as it’s art. So you kind of shift gears and it is a bit of a distance to the fact that people will hear it and will think about it. But now that we get really close to the release… I mean, what day is it today?

Today is 23, so it comes in exactly two weeks.

Two weeks, yeah. So it’s out in two weeks, and now it starts to feel new again because I realize that it will hit a lot of ears. And I am excited about it. I feel that we have done something pretty amazing and I do think that a lot of people will agree.

Yes, and I have to tell you that I am one of them. I have only been listening to it for this week, but I really love it. I think it’s awesome.

Oh, thank you!

I find it probably your richest, most confident and complete work as of yet, and I am even gonna dare to say that it is the album that will probably push you to the next level, even after a very successful album. It’s true that your career has been growing steadily, but Avatar Country was the big boom. And I think this album is definitely a step forward. I guess it is difficult to have the proper perspective now, but do you feel the same way?

Yes, I do. And it’s fun in hindsight that a lot of people were… maybe not worried, but yes concerned, or at least questioned if doing Avatar Country was a good idea. To do this crazy comedy thing based on an inside joke, you know, I don’t think anyone expected that from us. But it was what we really wanted to do at the time, to try to do something funny. To do comedy for once. And it went really really well. It was while touring Avatar Country that we headlined our first european festival, it was with Avatar Country that we broke all attendance records of our careers.

And all these things, also the kickstarter campaign, happened then and it worked amazingly well. But I would say, in hindsight, that this happened against all odds. Cause it’s kind of crazy. If you look at it, is like if as we decided to do Music from The Elder, you know, from Kiss. But awesome! (laughs) And on purpose! But as we did that thing now we are done with that, and even though we know we got a lot of new fans from Avatar Country that will be very surprised and confused by the darkness, the aggression and the heaviness, I say it’s great. We always want to change and to reinvent ourselves. We never want to write the same songs twice.

That being said, about the feeling if it will go well… like I said we write in our little tree house, the boys club for ourselves. But then at some point you need to take a step back and look at what is what you are gonna try to sell to people. And one thing I feel is that this album is our most well articulated album this far in our career. Meaning that I feel that every song feels the way they are supposed to make people feel. The angry stuff is angry and the sad stuff is sad. Yes, it feels like is supposed to feel according to me.

And without being pop oriented or anything like that, I guess there is a great commercial potential in that. For whoever is open minded to understand music of this style, then it feels like it’s going to reach those people real well. But at the same time, I have no idea. I always feel like we have made our greatest album ever. It’s a labour of love and passion from the band, and it’s like this every time. So in my universe, every album that we do should sell more than Back in Black (laughs).

(laughs) That would be great!

Yes, because what it means to me personally and how I personally value what we do. And we do music that we wanna hear.

Excellent, and this is what really matters in the end. You mentioned already that we left the glorious and peaceful world of Avatar Country and now we land in the dark, worrying and troubled dystopia described in Hunter Gatherer. Here you talk about power, about outcasts, uncertainty… You last album had a big comedic touch but here everything is much darker, grimmier, serious and real, and this is expressed very clearly both in the lyrics, the music, the videos you’ve been releasing and everything else. So, first, what do you want to express with this album? Does this reflect your state of mind when building it or it is just a purely artistic expression?

It became a journey, and I think that was kind of the point as well. Feathers and Flesh was our first attempt on a concept album, and we did that because we looked at each other, we asked ourselves if we knew how to make a concept album, and we all said no. So we decided to do it as a challenge to ourselves. Avatar Country wasn’t planned until it was, so we didn’t plan to make two concept albums, but the whole idea of having some fun and going with that really outlandish crazy idea and taking that as far as we can with humour and all that became a challenge.

When we started this new album we knew two things. First, that it was not going to be a concept album, cause if you do it three times in a row, suddenly it’s a formula, and we try everything we can to avoid any form of formula aside of that we know is going to be metal and we are gonna try to make the best riffs we can. I think that’s the only real formula about what we are doing.

But since the beginning, and because we had just done Avatar Country, we knew the next one was going to be heavy. And it is. And then there was a sense, a feeling of where we were going, but rather than a spoken goal was a picture in front of you that was blurry and out of focus. You had to adjust the lens as you went with it. But then it was quite free form. Everybody was contributing different ideas, we knew we didn’t want anything humurous. We wanted to take everything seriously and this became another step in the challenge in terms of being honest in our writing.

Every album has been as honest as it possibly could be, but with every album comes a new level of experience and new challenges that force us to peel up another layer of bullshit. Because we get older and I hope to be rid of a whole lot of bullshit when I am eighty years old. I think that’s growth. So if this is gonna be serious and I am gonna let out this anger that I didn’t get to give out now for two years because of Avatar Country, then I have to think about what am I actually saying here, what is this actually about. And if I am angry with the world, where do I fit into that world that I am angry at? So unleashing rage while holding yourself accountable. And I think that in that line of thinking is where that articulation I was referring to comes from.

If you go back in time to our really early albums, where there was more melodic death metal and I guess we could say it was more extreme and more aggressive. But we were younger, so the aggression is different. If it was a horror movie, the killer on the early albums would hold a hammer, would bash your face in and blood would splatter everywhere. It would be very chaotic and not with a lot of finesse, but quite spectacular in its own way. But the killer in Hunter Gatherer has a lot more precision. Is Hannibal Lecter. Is more someone that knows how to use a scalpel and would know where to stab once for maximum damage. There is a lot more focus there.

It’s true, as you mention, that the album is overall quite more aggressive that the previous one. Of course you still have your personal imprint over it all, but some of the songs are almost straightforward death metal. Still, it also has a huge variety of registers. Is filled with potential anthems, lots of catchy hooks and even a moving sort of ballad, called «Liking Gun», which is sad, deep and very surprising and I actually also like a lot.

Oh, thank you.

So in terms of the musical palette, was it a conscious movement to fit the whole conceptual vibe of the album or rather the songs came naturally and then you build it all together. I don’t actually know if I explained myself very well… (laughs)

I think they were all created within a certain frame of mind, or rather multiple frame of minds I should say because we are multiple songwriters in the band and we all come with enough ideas for a whole album each probably. Or at least the beginnings of ideas, that if we would finish them up it would become a full length album. But when the magic happens is when we turn this bunch of ideas into something collective, when individual parts are meant to become Avatar. And right there the first selection happens. I might provide five different songs that have five different directions and kind of fit on what I want this to be, but then Tim and Jonas do the same. They have all these different directions as well, and what we find is that a bunch of these song ideas that fit a more unified direction.

So if I wanna do this, this and that and Jonas wants to do this, this and that, then we have one of those things that we wanna do that both wanna do. So that kind of puts together democratically a selection that sounds and feels like Avatar. That is conscious in the sense that the final result has to stand for the whole collective, the whole band. But the initial ideas that we make this selection from is much much wider because again we are coming from fairly different angles. So it was conscious in that we didn’t want humour, we wanted to focus in some heavy stuff because we like heavy stuff and it was that aesthetic thing we were looking for. But other than that it was also made on a song by song basis.

Ultimately all you can do to make the best music possible is to just to deal with the stuff that you are most passionate about. And we didn’t have a list saying «ok, if this is gonna be a heavy and dark album we need one song like this, one death metal song, one thrashier, one really sad ballad, an epic ending….». We didn’t do that list, it was just the selection we made.

We spoke last year, and when talking about Avatar Country you mentioned that you felt some sort of power through the use of an almost propagandistic type of language, which also helped create a strong bond with the fans. How have you worked with the language this time? Did you go into a different framest and stretched the language in a different way to reflect this much darker mood? Did you even get into a different persona?

I guess it’s much freer and much more personal this time. On one end, a lot of it was about trying to speak frankly and honestly about why do you make aggressive music. And this is because you have aggressive emotions, this being anger, frustration or whatever. And then you have to dare to be as confrontational as you need to be, but I think also that one thing that affected my reasoning about what kind of lyrics I wrote for a lot of it is that I figured out that any kind of art are the things we do to try to take us places where other means don’t take us yet. Art is trying to go beyond what we know, beyond what we understand and to process life in a way we don’t have other tools for. As a writer, that’s what poetry to me is. Cause otherwise you can write an instruction manual, you can write an article, an essay or make a PhD. You can do all these things, but when you go into a more artistical direction where not maybe even the artist fully understands.

And some songs is more clear cut. «When All But Force has Failed», for instance, is anger about how we are fucking up this planet and me also inserting my own responsibility in that. The first few lines: «Bird carcass with a belly full of plastic / one more year and I’ll be a millionaire«. And that full conflict is pretty straightforward, but then you have something like «A Secret Door» that is tackling hope and a certain sense of hopelessness. What can of actions can you take when all hope is lost, on a way for a human to truly live and be alive until the very end is to always act as it was hope, if there was a chance. You have to die fighting, even when you know you are gonna die, basically. But still that song I’d say applies to a big general philosophy of life, but expresses a very deep personal emotion and experiences while trying to make sense of my own role in this, as this is also very much an album that touches on the problem of being the wrong way. Then there is stuff that is put in there that me who wrote the lyrics I know I will understand better in like five years. But because I was really trying to push my imagination and push my writing to places that I hadn’t been before. And that’s practical things that’s crafted in your language and style, but always trying to go further than my mind has prior to this. I use writing as therapy and as a way to evolve and process life. As artists do with art.

I guess it is still quite early to tell, but what songs of this album do you feel have the highest chances to become future classics of Avatar?

Ufff…. Well, we made a point out of making an album that is ten tracks long, less than fifty minutes and very focused because if we listen to all our favourite albums in metal, most of them are like that. There are exceptions, of course, but overall I don’t know why a metal album should be longer than Beethoven’s Ninth Symphony (laughs), if you think about it like that. So it’s very focused and articulated, which makes that we ensure that all ten songs feel incredibly strong to us. Then each of them has a story. «Science in the Age of Apes» came out as a single for a reason. We released «God of Sick Dreams» early for a reason. Then «Colossus», and we are working on a music video to «A Secret Door» for a reason.

Part of that is labels and management, of course, cause we don’t write singles. We write songs, and then when you have written enough songs someone has to make the decision of what’s a single and what has «It» potencial. Me, as the songwriter, I sit there and say «All of them!» (laughs). But at that point you have more outside voices involved in that selection. And if they are right, then all those single selections might be those classics you are asking for.

But I don’t know! From our past, «Paint me Red» was never released as a single or had a music video, and that song is a live favorite to this day. So you never really know. It can change and it can surprise us.

I saw you in last year’s Rock Fest in Barcelona.

That was very warm! Very, very warm! (laughs)

(laughs) Yeah, all your face paint ended up melting…

Yeah, actually me and my wife combined those festivals we did in Spain with some vacation, so she was there on the side of the stage. So when I went off for some guitar solo or whatever she thought almost that she had to call an ambulance. I was paler than my make up! (laughs) But a lot of fun.

Yeah! It was great, but of course it was at four o’clock or something insane like that.

Yeah, what can you do! It was our first festival in Barcelona, I think it was a good start!

It was an awesome show, definitely. Actually, I was surrounded by a lot of people that didn’t know you at all and was truly impressed by your show. Probably festivals are a specially great place for you, as on top of having a super tight sound, you are a visual and striking live band, so you shine specially in this sort of environment and you can hook up lots of new fans that don’t know you and are not even attracted beforehand to your style of music but feel a live connection with you. Are you already preparing the theatrical side of your new tour, as I understand this is an important part of Avatar as a band? Will you totally ditch all the Avatar Country imaginery or you will still bring it in in some selected songs?

I always compare it with like a Michael Jackson concert, as it’s the clearest example I guess. If he plays «Smooth Criminal», then the white hat and the white jacket will come back on. You do a little throwback. So an Avatar concert is Avatar in the present but also in the past and even a little bit of the future, because we get new ideas and we try things on stage that could influence the songwriting or we can do in other aspects in the future. I don’t know, I started talking about Avatar Country a couple of years before we knew we were making and album called Avatar Country. And that started to evolve on stage.

So an Avatar show must encapsule everything we have been and what we are, but the current album decides the framework of it. And with Avatar Country that present state was very operatic in a way. There was a lot of stuff on stage. And it was very heavy metal, very eighties influenced, with the stairs and all kinds of stuff whenever we were able to bring it with us. And now, as this album brings us back to earth, deals more with darkness and there is a more personal nerve to it, all of that will be reflected in the live show. Avatar Country was in a way stage pornography, it was all in your face and down your throat. It left nothing to your imagination. And you can see what we are doing next more as eroticism. Not literally, and we will keep our pants on (laughs), but just that we will be using the darkness and be more suggestive, and hopefully with this create something more in your mind so you do a bigger part of the work in a way. And it becomes more a two way street of communication where hopefully brings a deeper and more personal meaning to a show.

In practical terms, that means taking the light show to the next level, it means working with an emptier stage to free our bodies a bit. Cause if you put a lot of cool stuff on stage it means that you will have less room to turn around. And we also want stage outfits that are being reflective of the vibe of the album at large, but also outfits where we kept in mind that you have to move well in them. So we get closer to the people with this album. Is more skin against skin somehow. And I know all of this sounds kind of abstract in a way, but there is kind of where the discussion is. First the general direction, and then it will turn into practical things: we need six of these lamps, four of those other ones and the stage is gonna look like this and that. Those specifics are still kind of a work in progress, and it is something that because of Covid it went to a halt.

It is nice that you mention this because we are going to wrap up the interview talking precisely about the Covid situation altogether. First of all, I guess it is a weird moment to release an album because you are not gonna be able to tour inmediately. But how do you think the whole Covid thing will affect the way the music industry works? I have even read that the most pessimistic people don’t expect big shows and widespread international tours until late next year or even 2022. What sort of reinventions you think that both the business and the bands themselves will have to adapt to this?

The whole thing is to try to understand in what ways we can continue to be a band if we can not tour. One thing is that at some point we are probably gonna start writing more music. You know, we always write music, but I mean in a focused way and with a goal oriented way earlier than we would otherwise. But then is also how can we get out there if we can’t physically get out there. Suddenly we are streaming more, we are filming more stuff. We try to be present like that in terms of how to interact with people, how to be a band and how to promote the album. So we are doing things like that and I think many bands did for the longest time. Matt in Trivium, for example, has been streaming stuff forever for his fans. Gaming, working out, playing guitar… And Avatar never did a lot of that, but now we have time to figure out how we make these kind of things in a way that makes sense for us.

That is something we are doing instead, but it’s all because we are waiting to go out there on stage. We write music for the stage, first and foremost. I like the studio more than I did back in the day. I enjoy album recording more than I used to. Actually now I really like it, but still we think you are supposed to be in pain and be sweaty and out of breath when you sing these songs. And we can’t really simulate that, so of all the things we can do with streaming and stuff I don’t see us doing an Avatar concert live stream without audience because that would be just a simulation. It would be acting, and we are not actors. Yes, we are a theatrical band, but it’s all based on a true story. Out theater is based on us and on who we are, and the interaction with the audience is such an important part that there is no concert without that. So we will think about other things to do. Some include playing music, but I will not paint my face and point into a camera pretending it’s a person. We just can’t do that.

Perfect! Well, I guess it’s about time, so thank you very much.

Thank you, I enjoyed it!

That’s awesome, I enjoyed it too, and helped me know much more about this album. Again I want to congratulate you, as I think is your best work so far.

Thank you for that, really.

My pleasure! I wish the best for it and I hope you are able to tour again soon and I am able to see you again soon!

Yeah, I am looking forward to it. It will happen eventually! We just have to be patient, wash our hands, stay healthy and wait until it can happen sooner rather than later.

Exactly! Thank you very much! See you!

Talk soon, bye!

Bye!

Avatar
Sobre Albert Vila 871 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.