Entrevista a Javi Carry, batería de Crisix: ‘Para pedir una ayuda tienes que estudiar un máster, y si eres músico entonces ya no eres nadie’

Fieles lectores, me dirijo a un flamante local, abierto hace un año, y que recomiendo mucho. Primero por las cervezas artesanales y segundo por los platos que hacen (¡no dejéis de probar el hummus!). Voy para La Benzinera, regentado por Javi, batería de Crisix.

Sí, haré esa entrevista que les hago anualmente. Las dos primeras fueron en un lugar cervecero de culto, el Morrison, pero ha sido un lugar damnificado por culpa de la pandemia, igual que la entrevista que hago, que lo normal habría sido hacerla y publicarla a finales del año pasado.

Así que me dispongo a entrar y charlar con Javi, bastante antes de que abra el local al público, para así podemos hacer una quedada de “colegas” donde se habla de todo, con calma, y sacando muchísimos temas. Eso de ser todos de la misma ciudad, ayuda bastante. Como sabréis los que habéis leído las anteriores, aquí sale de todo un poco y es una lectura no apta para ansiosos, así que coged una buena cerveza y comenzad a leer todo lo que nos puede contar Javi sobre el grupo, su proyecto personal, La Benzinera y muchas otras cosas.

¡Buenas! Después de hacer un par de entrevistas –la primera, en 2018, dedicada a dar un buen repaso a vuestra trayectoria durante 10 años, y la segunda, en 2019, más concretamente hablando de un año plagado de éxitos con la gira japonesa, americana o el petardazo que disteis en el Resurrection Fest-, esta vez toca hablar del tema actual que por desgracia aún sigue vigente, la pandemia y cómo os ha afectado a nivel de grupo toda esta mierda.

¡Venga, pues, dale!

Ante todo, espero que todo vaya bien y que a nivel personal no tengáis que lamentar ninguna pérdida…

Por suerte, no. Bueno sí, hubo una pérdida que quizá estuvo relacionada por Covid, pero bueno, ya era una persona muy mayor y con problemas. Había cogido el Covid dos meses antes y dijeron que quizá le agravó un poco, pero bueno, era su hora.

¿Esto fue al inicio?

No, no. No fue para septiembre-octubre de finales de año.

Entiendo, esos casos que por edad y situación no se sabe hasta que punto pudo influir o no…

Sí, nos dijeron que puede, que le jodió más de lo que estaba, pero que no murió por ello. En todo caso un efecto secundario pero bueno por suerte, y dentro de la gravedad de la situación, no tenemos que lamentar pérdidas directas.

Sí, en mi caso teniendo en cuenta la situación y tal, en mi caso tampoco hemos vivido ninguna pérdida. Si que a nivel amistades, por desgracia, algún hermano o padre de amigos si que lo han vivido.

Mejor, mejor…

Empecemos pues, por ejemplo, con el 12 de marzo, día fatídico en Igualada. Recuerdo como ya hacia el mediodía, empezaba a correr un rumor sobre el hospital de la ciudad, según el cual lo iban a cerrar con la gente dentro. Esto, pensado fríamente, se veía imposible, a no ser claro que hubiera una infección zombie. Pero la cruda realidad no fue que cerraron el hospital, si no que a las doce de la noche, se cerraba perimetralmente toda la Conca d’Òdena, afectando a decenas de miles de personas. ¿Cómo vivisteis esta situación?

Lo recuerdo perfectamente porque hacía dos o tres días que se estaba hablando de que la situación estaba empeorando. Claro, nosotros veníamos del Underground Tour, el 28 de febrero o el 1 de marzo, más o menos. Vaya, justo unos diez días antes. Y ya se estaba hablando bastante de esto, además yo volví con mucha tos, fiebre y llamé. Total, que me dijeron si había tenido síntomas, si había salido de España… Y yo les dije que había estado en 18 ciudades distintas, tocando para un montón de gente… puede que me lo tenga que mirar… No te preocupes, me dijeron. Bueno, después me hice las pruebas y por suerte no lo he pasado ni nada. Pero bueno, como que al principio se tomaba todo como mucho a broma.

Qué si esto está en China, que no va a llegar aquí…

Jajaja. Sí, al principio es lo primero que me dijeron, que si había estado en China y tal. Y yo, no… ¡pero he estado con mucha gente! Y nada, volviendo al tema del Underground Tour, pues volvimos, estuvimos hablando con mucha gente, la cosa empezaba a desmarcharse y nada, empezábamos una nueva gira el mismo día 12 con Insanity Alert, con quienes nos íbamos hacia Europa. La que haremos ahora en septiembre, si no ocurre nada.

Dinos dónde estabas y qué pensabas mientras salía nuestra Alba Vergés a comunicar a su gente esta trágica situación.

Pues la verdad es que no me acuerdo. En referencia a Alba, no sabía que era de Igualada ni nada de eso. Y mira que me gusta la política, a nivel personal tengo mis ideales, pero ya está. Verlos decir payasadas por la tele, insultarse y perderse el respeto, como que no, me pone de los nervios. Además, que como he dicho, no recuerdo absolutamente nada. Más a Fernando Simón cuando salía hablando cada día y todo eso, sí.

Claro, yo sí que la tengo más vista por Igualada, primero por nuestra edad más próxima y por coincidir en un pub que se llamaba Jimmy Jazz, lugar mítico alternativo y de izquierdas, que ella frecuentaba bastante.

Sí, el Jimmy, lo recuerdo, aunque se da la casualidad que por juventud no me pilló, Alba debe tener más de 40 y, aparte que yo soy de Òdena, y hasta los 25 no me vine a vivir a Igualada.

Entiendo. ¿Alguna llamada en concreto en el momento del confinamiento? No sé, a los padres en plan estáis bien.

Pues sí. Recuerdo la conversación con mi pareja y mi madre. Sobre todo, cuando nos cerraron y la gira era inminente. Ellas estaban con la total postura del: no vayáis, no vayáis. Mi pareja aún decía: «Bueno, si tenéis cuidado y tal», pero mi madre… no lo quería, la verdad.

Y aparte de esto lo bueno fue… ¡redescubrir las llamadas! Fueron los días de hacer videollamadas con todo Dios, haciendo una birra por la noche y una llamada… Lo que pasa que yo odio las llamadas. Lo que me puedes decir en un WhatsApp, en una llamada son cinco minutos y es como… bah, no me llames.

Que conste que me pasa con todo el mundo. Incluso mi madre es la típica que me dice que la llame cuando llegue a tal sitio… evidentemente, no me acuerdo nunca, pero nunca, eh… jajaja. Al cabo de dos días es ella la que se pone en contacto conmigo: «¿Qué, estás bien o no?» Y yo: «Sí, mamá, sí». Jajaja.

Jajaja y tu: «Sí, mamá, sí». Si no hay noticias es que todo va bien…

¡Exacto! Yo siempre le digo, que si me pasa algo, te vas a enterar.

Supongo que ya eres más generación de mensajes, todo más rápido y directo…

Correcto. También, al final, es sentir o no a “x” persona. Al principio hacía las birras con los colegas, y guay, pero ostras yo quiero sentir a esa persona a mi lado, no la tengo ahí. Yo quería hacer esa llamada, pero al cabo de 10 minutos no sabía qué decirle, allí en una pantallita pequeña… pues como que no. En cambio, puedo estar en una terraza cuatro horas hablando.

También es cierto que al inicio como que hacía gracia y tal las videollamadas, ¿verdad? Pero al cabo de unas semanas, ya cansaban… jajaja.

Jajaja, correcto, primero pensaba ostras que guay y tal, ya al cabo de poco me decían: «¿Qué, una videollamada?» Y yo respondía: «Hoy no, hoy como que ya no me va bien…»

Realmente, recuerdo que solo el mero hecho de salir a la calle para tirar las basuras era como algo surrealista y apocalíptico. Ni el videojuego Fallout se ha llegado a acercar tanto. ¿Qué sensación teníais en esas primeras semanas?

Debo decir que estuve 42 días sin salir…

¡Ostia! Esto sí que es una cuarentena total, eh…

Jajaja, sí, sí. Pero es que no salía ni a tirar la basura. Debo decir que tengo la suerte de vivir en una casa con jardín y no me hacía falta salir a la calle, propiamente dicho. Mi pareja sí que necesitaba salir ni que sea a dar una vuelta a la manzana para tirarla. Yo, no. Igual que comprar, siempre ella. Me sentía como un inútil ir a salir a tirar la basura, por el simple hecho de ser lo único que dejaban hacer. Igual que poco después, cuando nos dejaron salir para ir a correr. Empecé a salir con ella. Pero al tercer día, no la acompañé más. Primero porque no me gusta salir, y después porque lo hacía por el simple hecho que era lo te dejaban hacer. Yo quiero que me dejen ser libre y salir a lo que me dé la gana, no a correr y encima a menos de un kilómetro.

Sí, sí. Tengo el caso de una compañera de trabajo que la pararon los Mossos y la multaron por encontrarse más lejos de lo que tocaba.

¿Ah, sí? Qué fuerte me parece, yo me los como. Yo es que esto de hacer lo que te digan, pues como que no. Ahora puedes hacer no sé qué, ahora no sé cuántos. Estoy seguro que dicen que ahora puedes salir para ir a mear por la calle, y la gente lo hace.

Como al inicio con el caso de los perros, todo el mundo comprando perros y saliendo toda la familia con ellos. Si al final los veías fibrados y todo de tanto salir… jajaja.

Jajajaj, sí, sí, ahora te toca a ti, después a mí. Y volviendo al tema del autoconfinamiento, recuerdo lo de lavar las cosas que comprabas, casi quemar la ropa que te habías puesto para salir. Un largo etcétera que ha hecho que a mucha gente no se le va a quitar de la cabeza. Cosas como coger el teléfono de otro o tocar el vaso de otra persona, tocar las cartas… Lo respeto, eh, cada uno tiene sus cosas y sus manías, pero yo no quiero vivir toda la vida así.

Es que si no, no es vivir.

Exacto, encima con las cosas que decían, no toques aquí que seguro que te infectas, no toques allí que igual… Ha hecho mucho daño a la gente y después de un año y medio, ha afectado a mucha gente. La política del miedo.

A mí me encanta hablar con mi abuela, porque le da igual todo. Al principio, cuando iba con la mascarilla y salía por la ventana para verla, yo no la quería poner en peligro, pero ella no lo aceptaba. Me decía: «Que te vengas para acá, quítate el bozal de la boca y venme a dar un abrazo». Ella quería ver a su nieto. Me gusta esa actitud. Otra cosa es que no hiciera lo “correcto” o lo que le “mandaban”. Después, nosotros tenemos un montón de tonterías.

Es que, de hecho, con la gente mayor te encuentras los que aún ahora casi no quieren salir o los que desde el primer día iban saliendo cada día a comprar, ni que fuera el pan y con mascarilla por debajo de la nariz. Como mi suegro, que por no querer, no quiere ni vacunarse, ni aún no lo ha hecho. Que incluso seis días después de que nos confinaran, celebraba sus 90 años y estaba enfadado porque nadie había ido a verlo. Estos son lo que tienen 70, 80 y piensan que les da igual todo, quieren disfrutar, ya han hecho mucho más que nosotros.

Correcto, que ya les da todo igual, ellos quieren ver a sus familias. Cierto que esta mentalidad en la gente joven es diferente y solo hace falta ver lo que pasó en junio en Mallorca, por ejemplo. Son menos precavidos, pero es que es normal, llevan un año y medio encerrados. Yo lo entiendo, eh, me pilla con 17, 19 o 22, y hago lo mismo. Se me pasa la vida y no he hecho nada.

Es que a esa edad, yo recuerdo un día que no podía salir y era como el fin del mundo. Pero también ha habido mucha hipocresía. Mucho quejarse de los jóvenes y la de adultos que se han pasado por el forro el límite grupal para ir en bici o cuando no se podía entrar en los bares, y todos agrupados en la entrada riendo y haciendo una copa.

Al final creo que todos los jóvenes no son iguales. A unos se la suda y otros pues tienen más cabeza. Pero bueno, no puedes estar prohibiéndolo todo en la vida.

A nivel de grupo, estaba prácticamente terminada vuestro Underground Tour a falta de la última cita en Girona, y sin olvidarnos de la Thrash Alliance que era de abril a mayo junto a Destruction, Warbringer y Domination Inc. ¿Cómo se gestiona todo esto en tan poco tiempo?

Pues la verdad que muy mal, no lo negaré. Esas giras son las que estaban anunciadas, pero es que había muchísimas más. Faltaban dos o tres más por anunciar. De eso claro, no había unos pagos hechos por adelantado. Si no, pues se habría devuelto seguro. Entonces cuando te ves sin ingresos absolutamente de nada, te tienes que reinventar. Darle al merch, ya sea discos, camisetas… Y al final es cuando hicimos el Patreon (Crisix Supporters Club). No es una locura, pero bueno, te ayuda un poco, la verdad. Aparte que es algo que tienes y que te ayuda a pagar, por ejemplo, la letra de la furgo, el local, los contratos, lo que sea.

El “problema” es que la banda está en una situación que cada mes cuesta dinero; cuando tienes una banda novel, pues te cuesta el local y ya está. Cuando tienes contratos, seguridad social, y otros varios, al mes tienes un “x” que tienes que pagar. Y por desgracia ha habido muchos meses en los que ha entrado mucho menos dinero de lo habitual. ¿Entonces qué toca? Sobrevivir, llevarnos muchas cosas a la espalda y esperar que esta mierda acabe ya. Conocemos a muchas bandas de nuestro “nivel”, por así decirlo, que han tenido que pedir préstamos. Nosotros hemos tenido suerte y hemos podido tirar de uno o de otro, así, ahora que no nos lee nadie, cosas por lo bajini… jajaja. Y hemos ido tirando así. Es que no tocar es la muerte para las bandas.

Claro, encima con las ayudas del gobierno…

Mejor no hablar… Primero. para pedir una ayuda tienes que estudiar un máster, y si eres músico entonces ya no eres nadie. Claro es que yo soy músico…

Ya, ¿pero de qué trabajas?

¡Exacto! Pues sí, es mi trabajo. Y por eso pido ayuda, porque me has quitado mi trabajo. Y sí, tuvimos una ayuda en abril del 2020. Pero bueno, por esa ayuda, nos ha venido una hostia de Hacienda…

Sí, por desgracia sé de muchos que primero quedaron contentos por recibir la ayuda, pero luego el Estado se queda la mitad de esa ayuda. Después, cosas que te han girado, como las basuras, (caso de los bares cerrados) impuestos… y al final, se queda absolutamente en nada. Así vamos en este país.

Asqueroso. Y después, sabes cómo funciona el tema en otros países y flipas. Demostrando que tú eres músico y das “x” conciertos, pues tienes un sueldo del Estado. ¿Por qué aquí no? Encima, quedó muy claro durante el confinamiento qué necesitábamos, ¿no? La cultura, el arte. La gente se ha pasado horas leyendo, escuchando música, viendo la tele. Aquí sí, la tele porque se “necesita” y se ayuda a quién se ayuda. Que seguramente no es oro todo lo que reluce en otros países, pero si se habla tanto, es que algo habrá de cierto.

Es como las salas. Francia, no tiene sala mala. Todas las gestiona el ayuntamiento. Aquí claro, como son privadas… Si el que la lleva pues tiene cash, guay, pero si no, pues ya sabemos como está el tema. Que tiene de haber de todo eh, pero si tienes un estado que mima y apoya las salas y la música alternativa, pues claro, mejor. Mucha diferencia.

Volviendo al Crisix Supporters Club. La idea es que es como un remix entre la clásica fidelización de seguidores pero adaptado a los nuevos tiempos. Léase podcasts, livestreams, documentales, frikadas varias que molan. ¿Otra idea surgida en plena pandemia, o un poco pensada con anterioridad pero que debido a la situación, se desarrolló más rápidamente?

Es una idea que teníamos en mente, no lo negaré. Sabemos que es una cosa que se está haciendo bastante, sobre todo fuera de aquí. En el caso concreto del metal, había muy poca cosa, que yo recuerde, la cantante de Arch Enemy y tres o cuatro grupos más. Artistas de pop o de otros aspectos como puede ser pintores, pues estaban a tope. Y pensamos, ostras es una cosa que no estás obligando a nadie, en el aspecto de que no hay un mínimo a pagar, respecto a otros artistas. A nosotros nos puedes pagar un euro.

A raíz del Covid es cuando lo pusimos en marcha, pero no como deberíamos haberlo hecho. Es decir, juntándonos los cinco, desarrollando muy bien la idea. Pero claro, todo fue por Skype y a toda prisa. Por este aspecto quizá no empezó como nos hubiera gustado, cosa que empezó muy bien, eh, y nos sigue yendo bien, pero sí que nos esperábamos un poco más de push. Igualmente, está genial. Por poner un ejemplo, hay algún cantante de metal estatal, sin decir nombres, y tiene unos 15 seguidores, mientras que nosotros estamos sobre los 200. Siempre queda la espina que lo pudiéramos haber desarrollado mucho mejor, evidentemente.

Luego hay una cosa curiosa, y es que el grupo While She Sleeps, hizo lo mismo que nosotros. De hecho, actualmente toda banda, si quiere subsistir se tendrá que poner a hacer un Patreon. A ti te gusta un grupo y, a cambio, te cuelgan contenido “exclusivo”.

Como puede ser el club de fans de Guns N’ Roses o Metallica, por poner un par de ejemplos.

Correcto. Y volviendo a While She Sleeps, claro ellos tienen más medios y aparte que lo hicieron a lo grande, con un cortometraje de la hostia… Así se hace. También es cierto que no paran de colgar cosas exclusivas constantemente. A nosotros no nos da la vida, vamos haciendo cositas, pero colgar cada día cosas nos cuesta, nos cuesta.

Claro, es que a ver, primero pensar las cosas que publicarás a nivel personal, después las de Crisix y, para terminar, las exclusivas.

¡Exacto! Y no nos olvidemos que después tienes que ensayar, tocar, hacer números y un largo etcétera. Lo siento, pero no da el tiempo para todo. Pero bueno, al final el Patreon nos ha ayudado muchísimo, la verdad.

Mientras, tenías algo que anunciar, aunque por la situación estuvo unos meses hasta que no se hizo oficial. Agosto, ¡local de cervezas artesanales! ¡Wooohoooo! ¿Cómo se prepara todo esto?

A ver, mi idea era anunciar en marzo, que ese mismo mes iba a entrar a grabar Carry y que, en principio, en septiembre del año pasado saldría el disco. Y La Benzinera no la anunciaría hasta mucho más tarde, ya que no me esperaba estar aquí. Lo de montar un bar y tal es una idea que siempre me había gustado y ahora que estoy metido en todo esto de la cerveza artesanal, a mí me encanta. Además, tengo la suerte de ser mi propio jefe y si me tengo que ir, me voy. Lo tengo que cuadrar con mis compis y listo.

Entonces, como en marzo nos confinaron, lo que en principio solo era para 15 días, se alargó demasiado, como todos sabemos. Encima, posteriormente yo no podía ir al estudio, y Gerard Rigau, vocalista de Blaze Out y jefe del Amplifire Studio, pues como vive fuera de Badalona, tampoco podía ir. Por todas estas circunstancias cambié los planes y mira, lo que primero tenía que ser el disco de Carry, acabó siendo primero La Benzinera.

Ahora con la pandemia estás mucho por allí, así que si se pasan los fans, pues tienen un plus, como se puede ver por algunas fotos en las redes sociales.

Sí, sí, claro. Ahora que nos podemos mover “libremente” y hay mucha gente que se pasa un sábado o un domingo, por no decir que han repetido varias veces. Aparte que te ven en otro ambiente, más distendido, la terraza que hay, todo eso mola.

Durante una década si querías buena cerveza, teníamos el Morrison de nuestro amigo Christian, pero por desgracia y por culpa del Covid, cerró poco después de abrir tú.

Pues sí. Antes querías hacer una birra y te ibas allí. Tenía otro rollo, más industrial, pero con mucha calidad y variedad. Cosas que pasan con el Covid.

Bueno, ahora pues mira, tenemos un poco más marca Igualada, ¿no? Con La Benzinera, Crisix y La Lenta, ayuda un poco, y mola.

Sí, la verdad que ha quedado un pack muy bonito y guapo (amplía sonrisa en su cara).

Y a la semana siguiente anuncias que haces un proyecto en solitario. ¿Como lo tenías en mente?

A ver, yo siempre he estado componiendo, pero al final siempre ha sido para Crisix y si salía alguna otra cosa que hacía me lo dejaba para mí. Cosas más melódicas o acústicas. Esos días que estás en casa tranquilo, tocando.

Para disfrute personal, vamos…

Exacto. Y siempre lo más trallero era para Crisix, luego, hace unos cinco años, pues me puse a componer o más bien me salió un tema demasiado punky para Crisix y pensé hostia, esto no lo podemos tener. Pero me molaba tanto que pensaba que no podía dejarla de lado. Se la enseñé a unos colegas y me dijeron que les gustaba mucho. Otro día, al ser un fan de Ska-P, pues me salió una del palo, cosas así. Todo esto sin pensar en grabar ni nada, eh. Pero claro, a medida que vas enseñando los temas a los colegas, todos te dicen que les gustan y ves que al final ya tienes como cinco o seis temas, y dices hostia, quizá sí que molaría algún día hacer algo con todo esto. Y de aquí al final han salido unas 12 canciones. Así que pensé al final en hacer un disco.

El tema es que no quería hacer tampoco un Verkami, ya que obligan a dar el 21% a Hacienda, más casi el 10% para ellos, en total te quitan un 30% y eso es mucha pasta. Mi idea era grabar un disco y colgarlo, sin venta de camisetas ni nada, previo aviso que haría el disco ayudado por donaciones desinteresadas. Y con el presupuesto que tuviera ir al estudio y a grabarlo. Pero Verkami no me dejaba. Tenía que dar un objetivo, camisetas… Y claro, todo esto tiene un coste, por lo que me vi obligado a poner un coste estipulado, un pack para esto, un pack para esto otro, cosa que no quería hacer, pero bueno, me vi “obligado” a profesionalizarlo todo un poco.

Y al final lo conseguiste in extremis…

Sí, a finales de año lo conseguí. El primer y segundo día hizo una subida increíble pero después veía que no llegaría, incluso dije si podía alargarlo cinco días más, y me dijeron que no me preocupara, pero es que no me lo creía, porque claro si no llegas, te lo quitan todo. Y al final llegué dos días antes de los cinco días extra que me habían dado, o sea que me sobraron siete días. Estuvo chulo, la verdad. Entonces, la idea era entrar a grabar este año, pero aún no está hecho… ahora te lo avanzo…

¡EXCLUSIVA, EXCLUSIVA!

Jajajaja. ¿Qué pasa? Pues que ahora me ha venido mucha faena con Crisix. Tengo que estar cada día por la mañana en el local y por la tarde aquí, en La Benzinera. Y lo más importante es que las colaboraciones aún no las tengo. No lo he dicho, pero hay varias colaboraciones y tengo una que me falta. No pueden grabar aún porque están grabando su álbum. Y hace poco sí que me dijeron que, cuando tuviera un rato se pondrían en ello. Y claro, yo también he hecho colaboraciones y sé que es ir de culo y no tener tiempo. Por lo que mi respuesta fue que tranquilo, que cuando pudiera de verdad se pusiera a ello, sin agobios, que disfrutase del momento. No quería que lo hiciera “por hacer”, por decirlo así. Por lo que tendremos que esperar un poco. Además, que en nada sacamos el Pizza EP y no quiero sacar Carry al mismo tiempo.

Entiendo que, por exigencias del guión, como no has podido anticiparte, pues tienes que posponerlo hasta finales de año o inicios del próximo.

Exacto. Aparte que, aunque lo pudiera sacar en octubre, un disco tiene unos meses de preparación, que si el videoclip… Ya sabes. Y tampoco tengo mucho tiempo, pues en octubre me voy de gira, o sea que como digo, aún falta trabajo. Pero prefiero hacerlo con calma.

Tal y como está la cosa, lo mejor es no ir con prisas, la gente lo puede entender.

Sí, encima la suerte que tengo es que no tengo discográfica que me apriete y tal, aunque tuve una oferta, pero no me apetece. Se me ofreció una con las demos pero no quería prisas ni nada. Ahora, si después de sacar el disco vuelven a ponerse en contacto conmigo, entonces ya lo hablaremos.

¿Y tema colaboraciones no nos puedes decir quiénes son?

Jajajaja. Mira, te puedo decir que hay dos cantantes, un guitarrista, un violinista, un pianista, un bajista y trompetistas.

Hombre, si como bien dices te molan tanto Ska-P, debe de haber algo por el estilo, ¿no?

Jejeje, en esto sí que te puedo decir que hay alguna canción 100% ska, muy rápida eso sí. Parece thrash-ska, jajajaja. Al final vengo de donde vengo y lo he pasado por el filtro. Es punk acelerado. Es ska pero rápido. Estoy muy contento. Más cuando Gerard me dice que tiene algo diferente. Y esto, con tantos grupos y estilos que hay, pues mola que te lo digan. Hay mucho metal también, eh. A mi madre no le va a gustar, para que me entiendas… jajajaja.

Hablando de The Pizza EP, cuando en 2019 hablé con Juli, me comentó que en 2021 saldría a la luz un nuevo disco. Entiendo que ahora mismo, por la situación actual y exigencias del guión, no es el disco que teníais en la cabeza, ¿verdad? ¿O sí, pero a medias?

Esto son unos temas, al menos dos, que estaban puestos en lo que iba a ser el disco. De hecho, son los dos que ya tocamos en lo del Hellfest. Pero al final pasó lo que pasó y un día Busi nos vino con todo el concepto del Pizza EP. El concepto no deja de ser la hostia, con las letras, las canciones entre si van todas relacionadas, bastante conceptual, vaya. Está muy trabajado, con mucho curro detrás, como hacer la caja con la forma de pizza… De hecho, todo viene por Busi, que en su momento fue repartidor de pizzas y quería ser lo que ahora más o menos ha llegado a ser y entonces va un poco por ahí, un poco personal… jajaja. Al final, es darle algo nuevo a la gente para que no se olviden de que estamos aquí.

Hoy en día se tiene que hacer esto.

Exacto y se suma el hecho que hace como tres años que no sacamos nada y en septiembre tenemos gira… pues ya dirás. La gente necesita cosas frescas y nosotros también lo necesitamos para los directos.

Quiero hacer un pequeño inciso en algo que publicasteis en Spotify en 31 de octubre pasado, por Halloween, si no me acuerdo mal… «Year Zero», una cover de Ghost… Vale que es un tema que ya sacasteis hace tiempo y que conste que a mí me mola el humor negro pero, hostia colgarla en Spotify un tema así justo en plena pandemia, y más siendo nosotros de la Wuhan española, es un poco macabro.

Jajaja. Esta canción es de 2014 o 2015, creo recordar, sí, y solo estaba en YouTube. Y nada, salió la idea de colgarla por esas fechas y así se hizo, no por nada más, no, y sin pensar en lo que tú dices, que bien pensado tiene su qué… aunque digo fue por casualidad.

En su momento fue guay hacer esta versión de Ghost, aunque a mí, personalmente, ni fu ni fa.

Yo igual, hay tres temas que dices, sí, guay, pero ya está.

Pues yo, lo mismo. Al final como la hicimos a nuestro rollo, pues no se parece en nada. Me gustaron mucho las fotos, fue una grabación muy rápida y me moló. Fue para un especial de la RockZone, donde varias bandas hacían versiones. Podíamos escoger el grupo a versionar, pero Metallica, como que no salíamos de nuestro estilo, así que quedaban dos, Dropkick Murphys, que me encantan y son los que yo quería, y Ghost, que como todos los otros de la banda son fans de ellos, pues fue la elegida. Ojo que como banda son muy grandes, pero musicalmente no es mi estilo.

¿Cómo salió la idea del video A Great Wacken Story y del Hellfest? ¿Cómo fue la grabación?

Bueno, en referencia al documental, hace muchos años que grabamos cosas y las vamos guardando, hemos tenido Julivision… Hemos tenido siempre presente lo audiovisual de una banda y también es cierto que siempre hemos querido hacer un documental sobre la banda, como han ido pasando todos estos años, como ha ido creciendo, los malos momentos también, cosas así. Pero entonces, cuando pasó lo de volver a tocar en el Wacken, primero fue la gira por Japón, EE. UU. y curiosamente acababa todo en el Wacken, justo 10 años después de ganar el certamen, era como ¡joder! Esto está hecho a adrede.

Como digo siempre, ¿casualidad o causalidad…?

Jajaja, ahí está. Pues pensamos en grabar unos videos en rollo entrevista y tal, pero la cosa empezó a coger más forma hasta acabar siendo lo que fue. También en Japón hicimos un tipo reportaje que nos gustó mucho y esto llevó lo otro. Ostras que deberíamos hacer algo así… Lo preparamos, lo presentamos a Wacken y les encantó la idea. Surgió y ya está. Tal cual. Es que a ver, veníamos también del Resu, fue todo un poco bestia.

Es que el 2019 fue el click definitivo como banda.

Total, total. Y lo del Hellfest, pues nada, nos lo dijeron como dos o tres semanas antes, todo muy rápido. Y es una cosa que no olvidaré en mi vida. Y es que no todos los días puedes estar con la gente del Hellfest, solo con ellos, los organizadores, vaya, y sin nadie más, todo solo para ti, todo controlado, cómodo. Encima se hizo con una productora profesional, con unas cámaras de la hostia, un escenario ya preparado, etc. Debo decir que estábamos muy pez, hacía la tira que no tocábamos en directo, pero bueno, pudimos ensayar un poco antes de ir allí y la propia organización también nos dejó un sitio antes de nuestra actuación. Entonces hicimos el “bolo” y con un frío de la hostia, que voy con jersey todo el rato. Que conste que a media canción me lo podía quitar, por el calor que yo tenía, pero había mucho aire, juntado con el agua que me tiro, el sudor y pasé de sacármela. Más que nada para no pillar un constipado y pasar más PCR’s, jajaja.

El bolo fue guay, lo del fuego… Lo mejor fue que, acabamos de tocar, vamos al camerino y había una tele enorme que ya estaban dando el bolo, todo montado nada más acabar el concierto, lo hicieron allí mismo todo. Brutal, una profesionalidad increíble, espectacular.

Bueno, de nivel, por eso es de los mejores festis que hay, si no el mejor.

Total, total.

Pues bueno va, acabamos ya con una doble pregunta… ¿Te acuerdas de El món d’en Beakman? Programa mítico en TV3, así educativo divulgativo orientado a jóvenes…

¡Hombre, claro! El món d’en Beakman (Javi se pone serio poniendo la voz del protagonista)

Pues nosotros también recibimos cartas de nuestros lectores y club de fans.

Ah, vale, jajaja… qué bueno.

Así que tenemos un par de cartas dirigidas a Crisix. La primera carta es de Carles, desde Igualada y nos pregunta: “¿Os habéis planteado hacer un cover thrash cantado en catalán? Rollo Rosalía, pero en vez de Malamente, Thrashamente.”

Jajajajaja. Habíamos pensado hacer cosas en catalán, eso sí, pero un cover en catalán… la verdad que no me suena.

Ya tuvisteis suficiente en Japón haciendo saint seia…

Jajaja, es que todo esto nos flipa. Yo lo haría eh, versiones de Bola de Drac o cosas así, pero no ha salido la opción, pero nunca se sabe.

Y la siguiente pregunta es de Pol, desde Esparraguera. Y dice así: «¿Primero qué hacéis, la música y después la letra o es a la inversa? PD: No me digas primero la cerveza que eso ya me lo imagino. Jajajaja.»

Jejejeje. No pienses eh, normalmente no hacíamos cerveza para componer, ahora llevamos un tiempo que sí. Pues es curioso que me preguntes eso porque con el tiempo hemos cambiado. Hasta el cuarto álbum, era primero instrumento y luego letra y con el tiempo lo hemos hecho más libre. Juli escribe mucho y nosotros vamos componiendo, a ver que puede encajar y luego él ve a ver que le inspira y que puede cambiar, de qué podemos hablar… Es que tenemos letras de reserva.

Juli las vomita, vaya…

Sí jeje, es que si necesita escribir algo que realmente en ese momento necesita hacerlo, pues hazlo, ¿no? Luego ya veremos, y siempre se puede moldear si una frase no va bien que acabe de una manera u otra, se cambia, etc. Así que como digo, lo normal es música y letra, aunque cada vez tenemos más letras para ponerlas dentro de los temas que van saliendo.

Pues muy bien, Javi. Muchas gracias por tu tiempo, esperemos que esta puta pandemia acabe de una vez por todas, “Força Crisix”, ánimos y mucha suerte en las giras que tocan en breve, espero que tu álbum en solitario sea un éxito y nos vemos por La Benzinera, y ya sabes, el año que viene otra entrevista. Igualada power!

Jajaja. Pues muchas gracias, igualmente. Me ha molado mucho la entrevista. A ver si acaba todo esto de una vez, y sí, ya quedaremos para volver a hablar, claro que sí.

Dídac Olivé
Sobre Dídac Olivé 132 Artículos
Soy de esa generación que la “post-pubertad” lo pilló entre el metal primigenio (lo que llamamos ahora old school) y la nueva ola que fue el Nu metal, es decir, pasado mediados de los 90. Me encantan muchos estilos pero sobretodo el rock clásico y evidentemente el metal, este último es una forma de vida y encima me gusta desgranar y reconocer la riqueza de todos sus subgéneros. Uno ya tiene su edad (los mechones blancos en la barba no están por que sí) pero no me cierro para nada a grupos nuevos, eso sí, mientras haya fuerza y calidad, aunque hoy en día hay mucha. Como nacido justo entrados los ochenta también se incluye que soy un friki de cuidado (rol, videojuegos, Star Wars, pelis Gore, literatura fantástica y un largo etc.) vaya que toco de todo un poco. En resumen, espero contagiaros mi pasión metalhead a la vez que disfrutáis de mis aberrantes destripes.