Entrevista a Heolstor, miembro principal de At the Altar of the Horned God: ‘Mis deseos de grabar algo con ese “sabor” a bosque persistían, y al final opté por probar en una dirección distinta: música ritual’

At the Altar of the Horned God, es la enésima joya que esconde nuestro underground. Creedme. Sin hacer mucho ruido en nuestras fronteras, Through Doors of Moonlight (2020) está siendo un álbum muy bien recibido y valorado en el viejo continente. Una primera criatura engendrada por Heolstor, veterano y experimentado músico (Mystagos, Uruk-Hai, Nazgul, Cyhiriaeth y un largo etcétera), que aúna elementos propios de black metal, ambient/darkwave y neofolk. Una primera referencia de esencia ritualística, muchísimos quilates y una palpable personalidad musical. Al habla, Heolstor.

¡Saludos! Me alegra especialmente que nuestros caminos se crucen una vez más, aunque sea de manera «virtual». Pregunta de carácter obligado. ¿Cómo te encuentras tras estos meses un tanto atípicos para toda la comunidad global? ¿Qué ha ocupado tu tiempo últimamente?

Personalmente la pandemia no me ha afectado mucho; al margen de no poder ir al gimnasio, poco cambio he notado. Trabajo desde casa y no tengo mucha vida social, así que ha sido todo prácticamente rutinario para mí. En general me paso el día ocupado con trabajo, y el poco tiempo libre que tengo lo dedico a componer, grabar, y leer o ver alguna serie de televisión.

Casi de manera accidental y al azar, di con este nuevo ente que ha emergido un poco de igual manera, por lo que tengo entendido. Cuéntanos, ¿bajo qué circunstancias nació esta imperante necesidad musical que muestras en At The Altar of the Horned God?

Llevaba aproximadamente un año intentado componer cosas para un proyecto que capturase la esencia de discos como Bergtatt de Ulver o Songs of Moor & Misty Fields de Empyrium, pero no acababa de estar satisfecho, por lo que al final borré todo lo que tenía grabado. Sin embargo, mis deseos de grabar algo con ese “sabor” a bosque persistían, y al final opté por probar en una dirección distinta: música ritual. Desde el principio quise que AtAotHG fuera principalmente no metal, pero con elementos de black metal, ya que poca música captura la esencia de lo que supone caminar a solas por un bosque ancestral como el black metal, sobretodo el de los 90. Una vez tuve la dirección artística clara, el resto fue rápido, y en pocos meses tenía todo listo.

Conozco apenas un par de referencias de I, Voidhanger Records, el sello discográfico que ha lanzado esta primera obra de At The Altar of the Horned God, pero pienso que encajáis como anillo al dedo ambas partes. ¿Cómo surgió vuestra alianza?

Precisamente yo era fan del trabajo de I, Voidhanger desde hacía años, ya que me parece el sello que más apuesta y arriesga a la hora de fichar grupos con sonoridades distintas y experimentales. Prácticamente todo lo que publican me parece fantástico, y pensé que si alguien pudiera llegar a estar interesado en publicar AtAotHG, serían ellos. Grabé 3 temas y se los envié, sin molestarme con otros sellos. Inmediatamente me respondieron diciendo que estaban interesados en publicar un disco, así que fue todo fácil y perfecto. Estoy acostumbrado a tener que enviar demos a decenas de sellos, así que esto fue un éxito total.

Esta primera referencia, me ha dejado fascinado. Siento cierto escepticismo acerca de las ‘notas de prensa’ de los sellos discográficos, pero pienso que describe a la perfección el particular sonido de Through Doors of Moonlight. Es mágico y místico a la vez, existen fraseos de rabia y crudeza característicos del black metal, posee una atmósfera envolvente, el apartado vocal es dinámico y muy trabajado, destaca el sinfín de arreglos aquí y allá. ¿Premeditado? ¿Fruto del azar y la experimentación? ¿Querer romper un poco con tus propios esquemas?

¡Muchas gracias por tus palabras! Desde luego, todo está premeditado y muy cuidado, y cada nota e instrumento cumple una función específica, que es la de acercar al oyente a las sensaciones que se experimentan estando inmerso en la naturaleza y solas con nuestros propios pensamientos. Con AtAotHG quise probar a hacer algo distinto, porque no tiene sentido empezar otro proyecto musical y acabar tocando la misma música. Es más, inicialmente mi plan era que fuera incluso más ambiental, pero al final los elementos metálicos ganaron más presencia, a pesar de ser principalmente arreglos superimpuestos sobre composiciones de teclado y percusión.

¿Qué grado de incidencia ha tenido Simón Alvar y sus The Empty Hall Studios en el resultado final de Through Doors of Moonlight? ¡Los álbumes que ha producido para Spectrum Mortis y Aversio Humanitatis, me parecen netamente superiores!

Llevo trabajando con Simón desde hace años ya en prácticamente todos mis proyectos, así que le considero el miembro en la sombra de todos mis grupos. Tenemos una relación de trabajo muy eficiente, y en general siempre sabe lo que quiero. Siempre le doy mano libre para que experimente con las mezclas, algo que sin duda es buena idea porque siempre da buenos resultados. Al ser solamente yo el que compone y graba todo, es bueno tener a una persona fuera del proyecto metiendo pequeños cambios, sobretodo alguien con la experiencia de Simón, tanto produciendo como tocando. Lo habitual es que yo grabe todo en mi estudio casero (donde tengo guitarras, bajo, batería, micros… todo lo necesario para grabar en condiciones), hago una mezcla en plan demo para que Simón sepa por dónde van los tiros, y luego se encarga él de sonorizarlo, mezclarlo y masterizarlo todo. Raramente tengo que decirle que cambie algo, y trabaja de forma muy eficiente, así que posiblemente siga trabajando con él en el futuro.

¿A qué/quién rindes tributo a nivel lírico en este disco? Siento muchísima curiosidad por el trasfondo que has impregnado a las letras.

La idea detrás de AtAotHG es intentar acercar al oyente a las sensaciones ancestrales de miedo y asombro que sin duda nuestros antepasados sintieron al pisar por primera vez los bosques ancestrales, adorando arquetípicos atávicos y omnipresentes como es el caso del Dios Cornudo, en sus distintas encarnaciones (Pan, Cernunnos, etc.). No se trata de un proyecto de pagan metal, como algunos lo han llamado, ya que no intento evocar o glorificar un pasado mítico y posiblemente idealizado; lo que intento es traer la sensación de insignificancia y fragilidad que uno siente cuando se está a solas en un bosque durante la noche. AtAotHG es un proyecto musical creado para facilitar la conexión con nuestro yo primordial, y para recordarnos que seguimos siendo primates asustados ante la inmensidad de la naturaleza.

¿Qué tal está funcionando la promo del elepé? ¿Sorprendido por el feedback y la repercusión obtenida? He llegado a ver un buen puñado de reseñas y entrevistas en medios digitales bastante potentes, tipo Invisible Oranges, Angry Metalguy. Supongo que una vez más, se cumple con que uno no puede ser profeta en su tierra. Aunque estoy seguro que el impacto a nivel nacional de ATAOFHG se resume a un circuito muy cerrado y puramente Underground.

Sinceramente jamás hubiera imaginado que este tipo de proyecto pudiera atraer tanta atención, pero es sin lugar a dudas mi proyecto más exitoso. Todas las reseñas son magníficas, y hay muchas webs establecidas que lo consideran uno de los discos del año. El sello está muy satisfecho también, ya que las ventas han sido buenas, sobretodo teniendo en cuenta que es un proyecto musical nuevo. Como mencionas, sí, ha habido menos atención por parte de la escena española, pero los medios nacionales que sí han hecho eco de la publicación del disco también lo han puesto muy bien. En general estoy muy contento con todo el recibimiento. Contento, y muy sorprendido, como decía.

Otro de los aspectos por lo que destaca Through Doors of Moonlight, es la fantástica pintura que lo adorna, obra Orryelle Defenestrate-Bascule. He podido descubrir más en profundidad su variado trabajo, cuyas influencias artísticas son cercanas al mundo esotérico y relativo a la magia. ¿Quién o qué te conduce hasta él?

Conocía el trabajo de Orryelle gracias a sus colaboraciones con Fulgur Press, y siempre me ha parecido un artista increíble. Sin embargo, fue gracias a I, Voidhanger que hayamos podido utilizar su trabajo como portada del disco. He de admitir que siempre dejo el lado estético para el final, y no tenía muy claro qué tipo de portada utilizar para el disco. Tras barajar varios artistas con Luciano (de I, Voidhanger), un día simplemente me dijo: “ya tengo artista para la portada. No te digo más porque sé que te va a encantar”. Una semana más tarde me envió la portada, y efectivamente, era perfecta. Sin duda alguna gran parte del éxito del disco es debido a la ilustración de la portada, que es sencillamente espectacular.

Arrastras un sinfín de experiencias desde allá en la primera década del siglo XXI en lo que al black metal se refiere (Uruk-Hai, Cyhiriaeth, Nazgul y un largo etcétera). En parte, he podido seguir tu evolución musical, de aquellos pretéritos días hasta los días que nos ocupan. Veo a un músico con un background sólido en lo que a black metal se refiere, que no tiene miedo en experimentar con otro tipo de elementos y sonoridades. En perspectiva, ¿cómo crees que ha evolucionado el Heolstor de aquella época al que nos encontramos en pleno 2020?

Efectivamente, ¡eres de las pocas personas que debe de haber seguido mi “carrera” musical desde sus inicios! Personalmente creo que he evolucionado como músico sobretodo debido a que, por circunstancias personales, al final me he visto prácticamente obligado a dejar de tocar con otra gente y hacerlo yo todo personalmente. Siempre me ha gustado ensayar con gente, pero he de admitir que tocar los mismos temas una y otra vez me resulta aburridísimo, y a estas alturas de la vida no tengo ni paciencia ni tiempo para ello. Así que, tras más de una década tocando solo está claro que la evolución musical que he experimentado es fruto en su totalidad de mis experiencias personales y la evolución de mis gustos musicales. Si bien el black metal siempre ha sido y será el eje de mi labor compositiva, poco a poco he ido incorporando elementos de otros estilos, sobretodo del post punk o rock gótico. Posiblemente si hubiera escuchado cuando tenía 20 años lo que compongo ahora con Mystagos no me gustaría, jaja. Sin embargo, creo que es importante evolucionar como músico, pero manteniendo esa raíz y esa pasión que nos llevó a la música inicialmente.

¿Te brotan nuevas ideas para una próxima grabación? Viendo el cariz que ha tomado este primer larga duración, ardo en deseos de conocer la dirección de un tentativo segundo álbum. ¿Cuáles son tus planes más inmediatos con AtAotHG?

Tengo ya varias cosas planeadas para el siguiente disco, pero posiblemente no grabe nada hasta el año que viene, para dejarlo reposar. Me gusta alternar entre mis distintos proyectos, para volver a ellos con ideas y fuerzas renovadas. Ahora mismo estoy grabando otros proyectos así que AtAotHG no está en la lista de prioridades. Prefiero no forzar estas cosas, cada proyecto tiene su momento, y es cuando me encuentro en el estado mental y espiritual adecuado.

Hablando de tu pasado, ¿qué tal fue tu experiencia tanto a nivel personal como musical en Noruega?, ¿qué diferencias notaste a nivel de la denostada palabra ‘escena’ respecto a lo que se destila en el sur de Europa?

De Noruega guardo gratos recuerdos y grandes amistades. Lo primero que choca es lo aceptado que es el metal extremo ahí; tienen muy claro que es lo que ha puesto al país en el mapa, para bien o para mal, y hasta una viejecita de pueblo sabe qué es el black metal. Mientras que aquí vas a una gasolinera y ves CD’s del Fari, ahí tienes El De Mysteriis… o el Pure Holocaust. También hay que señalar que el apoyo del estado es increíble; cuando tocaba con Alverg teníamos un local de ensayo en un antiguo colegio, y era impresionante. Apenas pagábamos dos duros por él, y debía de ser 20 m² de local, con sofás y de todo.

En cuanto a la escena, es mucho más cohesiva, y hay un orgullo de pertenecer a ella que no existe en España. Esto, sin lugar a duda, está vinculado a sentimientos nacionalistas, pero creo que también al hecho de que no noté envidias estúpidas entre grupos y miembros de grupos. Sí puedo decir que esto no es exclusivo de Noruega; he estado muchos años viviendo en Serbia y es exactamente lo mismo. La escena española no es así, con excepciones muy contadas.

No puedo desaprovechar la ocasión para preguntarte por Mystagos, otro proyecto, de notable trascendencia a nivel underground, sobretodo fuera de nuestras fronteras. ¿En qué estado de salud se encuentra Mystagos?

Mystagos es mi proyecto musical principal, y siempre tengo algo en marcha. Mi intención es ponerme a grabar con Mystagos dentro de un par de meses, aún no sé si será para un CD o un MCD. He empezado a trabajar en las letras, y creo que el nombre del disco será Anchorite.

Esta charla ha llegado a su fin. Te agradezco infinitamente tu tiempo en descubrirnos los entresijos de At the Altar of the Horned God. Este último espacio y palabras, son toda tuyas.

Muchísimas gracias por darme la oportunidad de hablar sobre mis proyectos musicales. ¡Ha sido un auténtico placer! Espero que la entrevista sea de interés para vuestra audiencia.